El Cine Municipal Select renueva su cartelera

A partir este jueves, el Cine Municipal Select de La Plata (1º piso del Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha, 50 entre 6 y 7) renueva su cartelera con la proyección de El último traje, una coproducción argentino española que tiene a Miguel Ángel Solá como protagonista (20hs.), y Sinfonía para Ana, conmovedor retrato de la década del setenta (18hs.). Entrada $30

En El último traje, una tragicomedia pensada para emocionar y concientizar, Miguel Ángel Solá interpreta a Abraham Bursztein, un sastre polaco que encontró refugio en Argentina después de escapar del horror nazi, y a los 88 años viaja a Polonia a cumplir un viejo sueño: reunirse con su amigo Piotrek, que lo salvó después de la guerra.

Dirigida por Pablo Solarz (guionista de Historias mínimas y Sin hijos, entre otras) la película hace hincapié en la emoción y el recuerdo mientras une el camino redentor del protagonista con varios personajes que lo acompañarán hasta el punto final en Polonia. Solarz recurre al humor para descomprimir la tensión dramática de una sencilla historia sobre búsquedas personales que apela al tono nostálgico y lo consigue gracias a Miguel Angel Solá, sobre quien descansa el peso del relato, interpretando a un anciano terco y desconfiado que irá abriendo su corazón.

La película cuenta además con las actuaciones de Angela Molina, Martín Piroyansky, Natalia Verbeke, Julia Beerhold, Olga Boladz y Jan Mayzel.

En el caso de Sinfonía para Ana, una incursión en la ficción de Ernesto Ardito y Virna Molina basada en la novela homónima de Gaby Meik (a su vez inspirada en hechos reales), retrata una época de idealismo luego derrumbada por el accionar de la Triple A y el posterior golpe militar.

Ambientada en el marco del Colegio Nacional de Buenos Aires a partir de 1974, la película tiene como protagonistas a Ana (Isadora Ardito) y a Isa (Rocío Palacín), dos íntimas amigas y militantes de la UES en tiempos del regreso de Perón.

El film logra transmitir las internas entre los militantes peronistas y los de izquierda, el despertar sexual, y el avance de la derecha con el progresivo desplazamiento de profesores y rectores que venían de la época camporista y una situación cada vez más represiva. Las asambleas, las tomas, las intervenciones policiales y los enredos sentimentales también forman parte de una película.

La reconstrucción de una época llena de complejidades, los múltiples recursos narrativos (incluidos materiales de archivo), el hecho de presentar las contradicciones políticas desde una perspectiva íntima y humana y varias interpretaciones destacadas de jóvenes actores que deben transmitir una mezcla de inocencia, valentía y terror ante la violencia reinante, hacen de Sinfonía para Ana una propuesta para tener en cuenta.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*