El film que muestra cómo Churchill cambió el rumbo de la 2da. Guerra

Por Agustín Argento (*)

La Segunda Guerra Mundial iba derecho a ser ganada por la Alemania nazi hasta que Winston Churchill fue electo primer ministro británico y en sus primeros 25 días al mando, con decisiones no exentas de polémicas, cambió el destino bélico, algo que narra la nominada al Oscar “Las horas más oscuras”, que se estrena este jueves.

Para ello el director Joe Wright (“Ana Karenina”) puso en pantalla a Gary Oldman, quien también compite por la estatuilla de la Academia como rol protagónico, en un papel que lo borra por completo de otros roles y traslada al espectador directamente a 1940.

Sin embargo, pese a que Oldman viene arrasando en todas las premiaciones que antecedieron al Oscar, su mimetización con el ex premier y premio Nobel de Literatura en 1953, deja un sinsabor.

Si bien, por un lado, el tono de los discursos y el carácter de Churchill reflejan a un hombre firme, pese a sus dudas, no se puede dejar de lado que el intérprete del “Drácula” de Francis Ford Coppola, se encuentra escondido debajo de maquillaje.

El propio actor reconoció que esta situación, a la que se sometía por cuatro horas al día, resultó ser de fundamental importancia para encarnar a quien fuera uno de los líderes políticos más importantes del Siglo XX.

“Puede parecer que toda esa parafernalia, todo ese maquillaje, prótesis y pelucas, sería algo que me limitaría y, extrañamente, fue todo lo contrario: fue liberador. Saberme escondido me dio una confianza extraordinaria, pero es que, además, había interiorizado el personaje y el guion como si se tratara de una obra de teatro. No tenía que pensar en nada, era yo. Sólo tenía que relajarme y dejarme ir”, dijo Oldman en un reportaje.

El filme, además, no puede dejar de sufrir algún tipo de comparación, más no sea lejana, con “La Caída”, del alemán Oliver Hirschbiegel y nominada al Oscar como mejor película extranjera en 2012.

En ambos, se muestra a un líder que se siente todopoderoso y del cual sus lugartenientes dudan; el Reino Unido y Alemania están a punto de caer; la cinta sucede, en su mayoría, dentro de un búnker; las secretarias de ambos son los puntos de vista desde el cual se observa al protagonista; en uno, está la batalla final de Berlín; en el otro, las fuerzas británicas intentando escapar de la bahía de Dunkerke.

Pero mientras que en la película alemana se siente el encierro del subsuelo, la presión de la batalla y la asfixia de la no salida, en “Las horas más oscuras” el clima, por momentos, es casi risueño y hasta de condescendencia en el momento más crítico del Reino Unido desde las batallas con Napoleón.

Hasta la música elegida, una suerte de foxtrot, juega en contra del clima bélico que se desarrollaba en toda Europa. Tampoco está explicado el por qué, y demasiado acotado el cómo, Churchill llega al poder, pese a arrastrar derrotas militares y un irascible temperamento.

“Las palabras pueden cambiar el mundo, y de hecho, lo cambian. Esto es precisamente lo que sucedió a través de Winston Churchill en 1940”, dijo el guionista del filme, Anthony McCarten, en lo que puede ser una pista sobre el objetivo de la trama.

Quizá no era mostrar el resurgir de Londres, como tampoco el asedio al que el pueblo británico se veía sometido. Tal vez la única razón de ser de “Las horas más oscuras” es la de reinsertar rol del lenguaje en los procesos históricos.

Los momentos más convincentes y logrados son los discursivos en la voz e interpretación de Oldman. En ese punto, el protagonista de “El topo”, que le valió su primera nominación como actor principal, cumple su papel con creces.

No solamente el discurso de cierre está a la altura de la importancia del original, sino que sus intervenciones es lo realmente destacable de la obra de Wrigth, como si todo fuera una excusa para mostrar el histrionismo que Oldman y Churchil compartían.

“Churchill movilizó la lengua inglesa y la llevó al campo de batalla”, dice el personaje del ex ministro de Relaciones Exteriores, el visconde de Halifax, en un perfecto resumen del filme, el actor y el personaje.

(*) Agencia de noticias Telam

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*