El próximo sábado los museos porteños vivirán su noche

La Noche de los Museos desembarcará el próximo sábado en 250 museos, galerías y centros culturales porteños, desde las 20 hasta las 3 de la madrugada, con una programación que incluye más de mil actividades, exposiciones destacadas en los principales espacios de la ciudad -como la de Miró en el Bellas Artes-, sitios renovados y propuestas artísticas para todos los públicos.

Por décimo cuarto año consecutivo, La Noche de los Museos irrumpe en los primeros días de noviembre, cuando el calor empieza a asomar, para hacer de las calles porteñas un encuentro mano a mano con la cultura.

Para facilitar el encuentro, habrá transporte gratuito con un Pase Libre disponible en la web del evento y acceso libre en autopistas que articulan la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, así como también estará en funcionamiento el sistema de Ecobici.

Es que por una noche, desde las 20 hasta las 3 de la madrugada, los lugares que atesoran las expresiones del arte porteño sacan a relucir lo mejor de lo suyo, principalmente a través de exposiciones -algunas recién inauguradas como la apuesta mexicana del Malba con obras de 60 artistas, entre los que figuran Frida Kahlo, Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros-, pero también con una programación diseñada al ritmo de la literatura, la música, la danza, las artes visuales y hasta la gastronomía.

El objetivo, en ese sentido, es “que la gente gane el espacio público”, según sostuvo el ministro de Cultura de la Ciudad, Ángel Mahler, sobre este evento que es “una apuesta a la cultura y a nuestra historia. Buenos Aires es la tercera ciudad en cuanto a oferta cultural del mundo; los turistas no pueden creer la cantidad de centros culturales, milongas, museos, teatros, eventos culturales independientes, por eso, lo que tenemos que apostar es a que siga creciendo la oferta artística”.

Esta nueva edición llega con cinco museos renovados -el Sívori y el Gardel, entre otros-, la participación, por primera vez, del programa Art Basel Cities y de la Embajada de España (que abre las puertas de su precioso edificio Club Español) y suma a la BienalSur de Arte Contemporáneo, que aporta un interesante menú de propuestas locales e internacionales.

Toda la programación está disponible en la web y en una aplicación de celular, que se descarga a través de esa misma página: www.lanochedelosmuseos.gob.ar.

Los popes de este mapa del arte lo encabezan el Museo Nacional de Bellas Artes con la exposición “Miró: la experiencia de mirar” centrada en el trabajo del artista catalán durante las dos últimas décadas de su vida; y el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba) que reabre sus puertas tras la refacción de su planta baja a puro color mexicano vanguardista: más de 170 obras de Frida Kahlo, Diego Rivera, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, Leonora Carrington, Remedios Varo, María Izquierdo y Rufino Tamayo.

En la misma línea, una parada obligada está en el sexto y séptimo del Centro Cultural Kirchner, en el ex Palacio de Correos, con la exposición “Les visitants” integrada por una selección realizada por el artista argentino Guillermo Kuitca sobre la colección de la parisina Fundación Cartier para el Arte Contemporáneo. Hay obras de Nan Goldin, David Lynch, Douglas Gordon, Tony Oursler y Patti Smith, entre muchos otros artistas de diversas disciplinas.

En el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (Mamba) confluyen la constelación de kilómetros de telas de arañas que fabricaron 7.000 arañas de la especie Parawixia bistriatan, obra de Tomás Saraceno, con la retrospectiva de Liliana Maresca, artista emblemática de las décadas 80 y 90 de la Argentina, y a pocos metros el Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires (Macba) se mete con la geometría de la mano de una exhibición antológica dedicada a la producción de Eduardo Mac Entyre (1929-2014).

En el Centro Cultural Rojas, también con pocos días de inauguración, está la exposición de la rosarina Andrea Ostera, fotógrafa de fotógrafos, que esta vez deja la cámara para explorar directamente sobre papeles fotográficos antiguos, mientras que en el Palais de Glace el artista Juan Gatti expone más de 100 exquisitas fotografías que retratan la búsqueda de identidad a través de la transformación.

Una interesante experiencia es la intervención auditiva con textos del escritor Ricardo Piglia que propone en su bar cultural la Biblioteca del Congreso de la Nación, donde además por primera vez se abre al público el tesoro mejor guardado de la institución, la Sala Pública, un espacio de más de 7.500 metros cuadrados repletos de publicaciones.

Y también con las letras como protagonista, en la Casa de Victoria Ocampo de Barrio Parque habrá una performance (a las 21, 23 y 01) de “Literatura en vivo: Fahrenheit 451”, en la que cuatro intérpretes proponen recorridos alternativos por el espacio a partir de la vinculación de fragmentos de los textos ganadores del Concurso de Letras del Fondo Nacional de las Artes.

En clave histórica, la programación llega hasta el Cabildo con percusión y teatro callejero, y a la Manzana de las Luces con viñetas y música, mapping y orquesta en vivo, en el marco de la sexta edición del Festival Internacional de Historietas “Viñetas Sueltas”, el evento que reúne más de 15 historietistas nacionales e internacionales y que en el Museo Histórico Nacional exhibe una muestra de la artista Lilian Obligado.

A 40 años de la desaparición de Héctor Germán Oesterheld, el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti propone un acercamiento a la vida y trayectoria del historietista y militante político, autor de “El Eternauta” junto al dibujante Francisco Solano López, de la que este año también se cumplen seis décadas de su primera entrega.

La línea A del subte pone a circular sus antiguos vagones de madera La Brugeoise, entre las estaciones Perú y Primera Junta, en un recorrido especial para el evento nocturno, que incluirá visitas al Taller El Polvorín (todo con inscripción previa en la web).

También con la nostalgia a flor de piel, en el renovado Museo Casa Carlos Gardel se podrá ver material inédito del compositor: la filmación de los segundos antes de subir al avión que terminaría con su vida.

En el barrio de La Boca hay visitas guiadas y murales de firmas conocidas del arte callejero; en San Telmo el Museo del Traje exhibe prendas de todos los períodos y orígenes históricos; y en Recoleta la Fundación Telefónica propone una muestra que reflexiona sobre la tecnología y su influencia en la forma de hacer, escuchar y reproducir música.

También el arte en su expresión digital tiene su lugar en La Noche de los Museos a través del sitio web Espacio Byte, donde se exponen “Mi pequeño mundo” de Colectiva de arte digital y “Odisea interior” de Animaciones GIF de Hexeosis.

Y entre las más de 1.000 actividades, como cada año, los más chicos también tienen una copiosa agenda que los interpela, con talleres, animaciones, visitas y espectáculos.

La 14° edición de La Noche de los Museos se realizará el sábado próximo en 250 puntos de la ciudad de Buenos Aires, con entrada libre y gratuita.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*