La Biblioteca Nacional anuncia sus muestras itinerantes

Con el objetivo de difundir y ampliar su patrimonio, la Biblioteca Nacional reforzó el programa de muestras itinerantes que durante la segunda mitad del año hará llegar una decena de ellas al menos a seis provincias, como la de Mafalda a Tucumán y Entre Ríos, o las de Rodolfo Walsh y el Inca Garcilaso de la Vega, que recalarán en La Plata y Bahía Blanca.

“Mafalda en la sopa”, “Rodolfo Walsh, los oficios de la palabra” y “Letras incaicas” son solo algunas de las exhibiciones organizadas, curadas e inauguradas en y por la biblioteca que dirige Alberto Manguel.

“Las muestras son muy diferentes unas de otras en cuanto a temáticas, desarrollo y complejidad, pero todas, cada una con sus peculiaridades, son exitosas”, dice Margarita Ardengo, representante del área de Gestión cultural y muestras itinerantes.

La exposición centrada en la icónica niña creada por Quino abrirá del 9 de agosto al 3 de septiembre en la Sala Mayo de Paraná; y del 21 de septiembre al 19 de noviembre se verá en el Centro Cultural Eugenio Virla, de San Miguel de Tucumán.

“Rodolfo Walsh. Los oficios de la palabra”, repasa la vida del escritor a 60 años de la primera edición de “Operación Masacre” y 40 de su desaparición, con publicaciones, manuscritos, pruebas de imprenta y material en video que próximamente podrá verse en la Legislatura bonaerense, en la capital provincial, según adelanta Ardengo.

“Letras incaicas”, en tanto, podrá verse del 12 de noviembre al 15 de diciembre en el Centro Histórico Cultural de la Universidad Nacional del Sur, en Bahía Blanca: un homenaje al primer escritor indígena americano, el Inca Garcilaso de la Vega, y a Felipe Guamán Poma de Ayala, cronista peruano que recorrió el virreinato del siglo XVII rescatando la memoria oral de pueblos arrasados por la conquista.

A partir de agosto y hasta diciembre, exhibiciones que reflexionan sobre la última dictadura argentina a través de la literatura, el proceso emancipador irlandés, la independencia en nuestro país o la heráldica en los libros arribarán entre otras ciudades a Gualeguaychú, Paraná, Mendoza, Córdoba y Rosario.

“Algunas trasladan el material original del acervo institucional, otras requieren de una adaptación personalizada y, de la misma manera, son variados los solicitantes, las posibilidades espaciales y los niveles de convocatoria”, asegura Ardengo.

La idea de itinerancia, explica, “comenzó de manera experimental en 2014; se afianzó en 2016, cuando llegó a Brasil y a Cuba, y se continúa expandiendo: ‘Manuscritos literarios argentinos’ exhibió valiosos textos de Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Adolfo Bioy Casares, Leopoldo Lugones y Alejandra Pizarnik en Río de Janerio; y ‘Ciudades paralelas’ llevó a La Habana el trabajo de 23 escritores iberoamericanos”.

El objetivo es que los curadores que delinearon las muestras originales participen en las adaptaciones a los nuevos espacios, así como de las actividades complementarias que surgen en cada comunidad, por ejemplo, disertando sobre los motivos que dieron origen a cada proyecto.

Así, debates, visitas guiadas y propuestas diferentes enmarcan a una misma muestra en cada lugar pero con otro objetivo común: “incentivar a las personas a donar documentos, epistolarios, libros, publicaciones y archivos valiosos para que confluyan en el patrimonio nacional y no se pierdan”, señala Ardengo.

“Si bien aún no manejamos cifras, podemos afirmar que la itinerancia es exitosa. No es lo mismo la convocatoria en la ciudad de Junín que en Rosario, pero todas son muy visitadas en relación a las expectativas iniciales, siendo marco y promoción de diversas actividades”.

Las más convocantes hasta ahora fueron “Mafalda en su sopa”, “De Tapas. Ilustraciones originales de portadas de revistas” y “Rubén Sosa. De vuelta en casa”, exposición que en octubre próximo llegará a la Casa de la Cultura de Gualeguaychú, diseñada a partir de la obra que familiares del reconocido historietista hicieron llegar a la Biblioteca.

“La adaptación de cada muestra se trabaja con centros culturales, universidades y museos compartiendo los gastos que implican estos movimientos; en muchas de ellas son realizadas en base a acervos bibliográficos, hemerográficos, documentales, artísticos y fotográficos donados a la Biblioteca”, advierte.

Hay otras muestras, señala Ardengo, como “Historietas por la identidad”, que resultan “muy movilizadoras y tienen una repercusión profunda en la comunidad, por lo cual creemos más importante evaluar el efecto o la huella que dejan que la cantidad de visitantes”. Esta muestra, por ejemplo, se exhibe hasta hasta el próximo viernes 30 de junio en la Casa de la Memoria y la Vida, ex mansión Seré, de la localidad bonaerense de Castelar.

En esa línea se inscribe “Cartas de la dictadura”, que inaugurará en septiembre en la Fundación Ecuménica de Cuyo y en la Facultad Nacional de Artes de Uncuyo, Mendoza; realizada en base donaciones que comprenden más de 7000 folios del Archivo y Colecciones Especiales de la Biblioteca Nacional, que recogen cartas, postales y manuscritos personales de (y para) presos, exiliados y ex-combatientes.

Muchas de estas exhibiciones son solicitadas por universidades nacionales, y por eso mismo tienen un público asegurado dentro del claustro, al que se suma el de extramuros: “1816-Independencia-2016” es una de ellas, la cual “estuvo enmarcada por una excelente labor de visitas guiadas dirigidas a toda la comunidad santafesina, en la Universidad Nacional del Litoral”.

El 13 de octubre esa exposición se reeditará en Espacio Cultural Universitario de la Universidad Nacional de Rosario, adonde podrá visitarse hasta el 11 de noviembre. Pensada para un público adulto e infantil, recorre los núcleos de la Historia y de la Historiografía entre la Revolución de Mayo y el Congreso de Tucumán.

En tanto que otras más pequeñas o destinadas a un sector muy específico, como “Edificio de la Biblioteca Nacional”, han sido muy solicitadas por universidades de arquitectura y colegios de arquitectos provinciales.

De hecho esa muestra se expone hasta el próximo jueves 29 de junio en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Centro, en la localidad bonaerense de Olavarría.

Del 12 al 30 de septiembre podrá verse en el Centro Histórico Cultural de la Universidad Nacional del Sur, Bahía Blanca, “Irlanda 1916-2016”, muestra organizada con la Embajada irlandesa que conmemora el alzamiento de Dublín originario de la emancipación irlandesa, a partir de su literatura.

Esa puesta se exhibirá junto a “La heráldica en los libros-Ex Libris de la Biblioteca Nacional”, basada en la mayor colección de ex libris de América Latina, que consta de 26 mil piezas donadas a la institución, como originales de Ricardo Güiraldes y Victoria Ocampo, y retratos de escritores realizados por grabadores y artistas como Adolfo Belloq, Rómulo Macció y Victor Rebuffo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*