Florencia Canale: “Viajar al pasado es imprescindible para entender el presente y pensar el futuro”

Florencia Canale
Por Andrea Viveca Sanz

Seducida por los hechos del pasado, Florencia Canale atraviesa las páginas de la historia y viaja hacia otras épocas, se mezcla con sus personajes, camina esos tiempos y los reconstruye para entender el presente y pensar en el futuro.

Como una artesana de palabras, va pintando los escenarios en los que se desplazan los hombres y mujeres que sentaron las bases de nuestro país.

Con delicadeza rescata entre luces y sombras todo aquello que le sirve para contar y de esa manera, se hace parte del sentir de quienes escribieron con hechos los destinos de la patria.

En  diálogo con ContArte Cultura la escritora nos lleva con ella y nos invita a ser parte de cada una de sus novelas.

—Contanos qué rasgos de tus protagonistas mujeres servirían para presentar a Florencia Canale.
—Me parece que el tezón de Encarnación Ezcurra; soy algo combativa, como ella. Lo defensora de los suyos como Manuelita Rosas. A veces la vulnerabilidad de Remedios de Escalada.

—¿Que significa para vos viajar al pasado para traer las historias que contás y qué cosas entendés imprescindibles para que ese viaje sea posible?
—Viajar al pasado me parece imprescindible para entender el presente y pensar el futuro. No revisitarlo constantemente clausura cualquier posibilidad de entendimiento.

—¿Cuándo apareció en tu camino la necesidad de escribir una novela histórica?
—El director de la editorial Planeta me decía que quería que publicara con ellos y yo me venía negando. Hasta que apareció la idea de escribir la historia de Remedios de Escalada. Soy sobrina en sexta generación de Remedios y me pareció interesante usarla a ella como excusa para contar a esa familia, a ese sector, a esa Buenos Aires, a ese momento histórico.

—¿Crees necesario visitar los lugares en los que se desarrollarán tus historias?
—Me parece fascinante visitar los lugares donde se llevaron a cabo los hechos. Siempre que puedo lo hago. Incluso aunque ya no estén ni las casas, ni las calles. Sentir que camino esos sitios y respiro ese aire me hace muy bien, me inspira.

—¿Qué te seduce de un personaje histórico para que forme parte de tus novelas?
—Para que yo tenga ganas de escribir acerca de un personaje histórico debe estar lleno de contradicciones, debe tener luces y sombras. Debo encontrarle sentimientos ocultos.

—En “Amores prohibidos” mostrás a un Manuel Belgrano diferente ¿Cómo llegaste a él?
—Luego de mucha investigación y búsqueda. Me gustó mucho mostrar a ese hombre de avanzada, ese caballero seductor, un romántico empedernido. Así fue, un hombre deslumbrante.

—¿Qué pueden encontrar los lectores en la trilogía sobre Juan Manuel de Rosas?
—De todo. La vida pública y la privada de Juan Manuel de Rosas. Pero además y sobre todo, a sus mujeres, en todas sus aristas: la madre, la mujer, la hija, sus amantes, que fueron varias.

—¿Cómo fue la experiencia de escribir “Sí, quiero”?
Sí, quiero fue un libro muy querido. Conté diez historias de amor que pasaron por el Registro Civil de la ciudad de Buenos Aires, y descubrir que, por ejemplo, el bailarín ruso Nijinsky se casó aquí, fue toda una sorpresa. Hablar de amor, para mí, es una práctica deslumbrante.

—¿Podés contarnos tu próximo proyecto?
—Ya estoy escribiendo mi próxima novela, que saldrá en la segunda mitad del año. Por supuesto es una novela histórica y es un personaje apabullante, que tuvo mucho amor para dar.

—¿Que sueño quisieras concretar en 2018?
—La película que estamos pergeñando con la directora Sabrina Farji.


Florencia Canale

Nació en la ciudad de Mar del Plata. Estudió Letras en la Universidad de Buenos Aires.
Es periodista y desarrolló esa profesión en diversos medios, entre los que se encuentran la revista Noticias, Living, Gente, Siete Días, Veintitrés, Infobae, entre otros.
Pasión y traición, su primera novela, fue un gran éxito editorial con nueve ediciones publicadas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*