Mario Vaena: “Las circunstancias no siempre nos pertenecen, la responsabilidad de cambio sí”

Por Andrea Viveca Sanz

Buceando en la realidad que lo rodea, Mario Vaena investiga y captura historias que luego se convierten en libros testimoniales. En ellos podemos encontrar las herramientas necesarias para mejorar nuestra forma de vivir y así reinventar la vida. para salir fortalecidos.

En diálogo con ContArte Cultura, el escritor nos da una oportunidad para transformarnos y nos invita a cambiar la mirada para que nuestros sueños puedan realizarse.

—Contales a nuestros lectores cuál es el gran objetivo de tus libros.

—Mi trabajo se basa en una investigación periodística de historias de vida reales realizada durante 10 años, indagando el modo en que las personas comunes enfrentan y superan sus obstáculos en la vida. Esto, a mi modo de ver, nos aporta una mirada práctica, sencilla, realista acerca del modo en que habitualmente nos comportamos y reaccionamos las personas frente a hechos y circunstancias por los que casi todos tenemos que atravesar.
El objetivo de mis libros es que mi lector pueda sentirse identificado y encontrar herramientas que le ayuden a transformar en su vida lo que esté necesitando transformar. Luego, siempre todo depende de cada uno, existen personas con mayor o menor capacidad de cambio pero, por sobre todas las cosas, existen quienes están dispuestos a responsabilizarse de su vida y modificar lo necesario, frente a otros que eligen no hacerse cargo y terminan eligiendo repetir esquemas mentales y comportamientos que no les brindan resultados satisfactorios en sus vidas.
La experiencia de mi programa de televisión “Sobre la vida y los sueños” que se emite hace seis temporadas en Canal 26, los cientos de mensajes semanales que recibo, me enseñan permanentemente y me muestran que podemos cambiar, mejorar, crecer y madurar.

—”Sueños realizados” es un trabajo en el que ponés especial énfasis en la posibilidad de cada uno de alcanzar sus sueños. ¿Qué elementos fueron claves en la realización de tus propios proyectos?

—Son varios los elementos claves en la realización de nuestros proyectos y mi caso no es la excepción.
Tenemos que ser capaces de soñar con algo que nos motive lo suficiente como para que nos apasione o al menos nos entusiasme. Al mismo tiempo debo manejar un mínimo sentido de la realidad, ser ubicado. Por ejemplo, si peso 100 kilos y tengo 50 años, no puedo soñar con ser bailarín del Teatro Colón. Lo pongo en términos extremos, casi ridículos, a propósito. Esta ubicación es difícil ya que existen personas que se desubican con facilidad, pero también muchas otras se tiran a menos. Ni hablar de aquellas que, por miedo al fracaso, se dicen a si mismas que no estaremos nunca a la altura de algo que en realidad podría estarlo si entendemos que todo se trata de procesos en los cuales dedicamos años a nuestro propio crecimiento. Siempre es más fácil justificarnos al ver las limitaciones y los obstáculos, que trabajar seriamente durante años para pulirnos, aprender, crecer y mejorar. Solemos querer todo ya. Y en la vida real las metas se construyen durante años.
Lo usual es vivir de lo que podemos, interpretar que lo que nos permite vivir es un “proyecto balsa”, algo que nos mantiene a flote por un tiempo hasta que podamos llegar a la siguiente orilla. Mientras tanto, no perder de vista nuestro objetivo, y todos los días sembrar en dirección a lo que queremos.
Esta es otra gran clave, nuestra tarea es sembrar todos los días, y ya no perder más tiempo en estar mirando cuál es la semilla que floreció y cuál no. Si el tiempo que dedicamos a mortificarnos por lo que salió distinto a lo que queríamos lo utilizamos en seguir sembrando una y otra vez, con el correr del tiempo difícilmente no alcancemos logros importantes.

—En “Una oportunidad para transformarte” hablás de la necesidad de ser parte de las soluciones ante la aparición de un problema. ¿Cómo se puede lograr?

—Las personas usualmente no somos conscientes, por ejemplo, del diálogo interior que mantenemos con nosotros mismos. Solemos etiquetar, prejuzgar, opinar sin investigar en profundidad, opinar sin saber, etc. Este diálogo va interviniendo de modo directo en nuestras decisiones y en nuestros actos, pero muchas veces no nos damos cuenta. Suponemos que “pensarlo” es inocuo. En realidad, pensar sin estar atento a mis propios pensamientos, va contaminando mi propia atmósfera. Se desatan emociones, muchas veces, auto paralizantes. Nos transformamos en parte del problema. Confundimos las circunstancias con nuestra identidad, es decir creemos que “lo que nos sucede” define quiénes somos. La realidad es que una cosa son las circunstancias, y otra cosa es quién eres. Vos, entre otras cosas, sos la suma de tus potencias, pero estas potencias fluyen, si no, nos paralizamos.
Ser parte de la solución significa despegarme de esas circunstancias, tomar distancia, poder auto observarme, observar la situación y establecer un listado de tareas concreto para revertir mi realidad. Alguien podrá decirme, “Mario, si emocionalmente estoy paralizado, no veo como podré lograr lo que indicas”. Te doy entonces la clave para trabajarlo: Los seres humanos podemos tener una vida completamente reactiva (actúo según lo que me sucede), o podemos tener una vida reflexiva (actúo creando mejores condiciones para las situaciones planteadas). ¿Cómo instrumento una vida más reflexiva? No vivas corriendo y en automático, por el contrario, crea espacios para registrar tus pensamientos y emociones. Esto se logra creando el hábito de tener al menos un encuentro semanal con uno mismo en soledad. Tomas una pila de hojas en blanco y desahogas por escrito todo lo que sentís y pensás, todo lo que te sucede. Una vez hecho este proceso de volcar por escrito todo lo que te viene a la cabeza descansas de 5 o 10 minutos. Luego tomás otro pilón de hojas en blanco y mirando todo lo que escribiste en el proceso anterior, ingresas en una etapa de “verificacion” de tus propias afirmaciones.
En este acto leés lo que escribiste antes, y lo ponés en duda. De este modo, en esta pila de hojas surgirá una parte tuya más equilibrada, más tranquila, más reflexiva. Hasta aquí tendrás por escrito dos partes internas tuyas, la reactiva y la reflexiva. Por último, leerás todo y harás un resumen y conclusiones de toda la información relevante. En este proceso, que da trabajo pero es maravilloso, podrás registrar cosas que estaban dentro tuyo y podrías quizás ni saberlo, o no haberte dado cuenta. Te tranquilizará el desahogo realizado, bajarás angustias y encontrarás caminos de acción concretos para revertir lo que te preocupa. Comenzarás entonces a ocuparte y a ser parte de la solución. Todo trabajo interior siempre debe concluir con un “plan de acción para la semana”, un listado de tareas, un listado de acciones y objetivos. Lo que antes te angustiaba, ahora tendrá vías de acción para ser modificado.
Las acciones que te propongas para la semana serán varias, algunas podrás cumplir, otras no, pero las acciones concretas que sumarás cada semana con el correr de los meses harán una gran diferencia en tu vida.

—¿Qué encontrará el lector en “Cambia tu mirada“, tu último libro?

—Las circunstancias dadas no siempre nos pertenecen. La responsabilidad de cambio si. Existen muchos factores que nos afectan y a veces tendemos a culparnos creyendo que determinadas conductas forman parte de nuestros defectos personales. En “Cambia Tu Mirada” realizo un recorrido en el cual exhibo muchas conductas en las que la mayoría de las personas naturalmente caemos y que, desde mi punto de vista, forman parte de la condición humana. La segunda parte del libro se dedica a distinguir aquello de lo que sí debemos hacernos cargo y responsabilizarnos para mejorar nuestras vidas. Comenzamos a distinguir claramente lo que no depende de mi, para luego pasar a pensar cuál si es mi radio posible de acción, y poner manos a la obra. “Cambia tu mirada” alivia angustias, esperanza, motiva y brinda claves concretas para abordar nuestros cambios necesarios.

—Cada capítulo del libro tiene un texto motivador. ¿Tan importante es esta motivación a la hora de descubrir nuestro potencial?

—El texto motivador es nada más que un pequeño complemento, al igual que las frases celebres que todos mis libros suelen incluir. Lo verdaderamente motivador es comprender nuestras conductas, evidenciar caminos de acción y responsabilizarnos de modificar lo necesario para mejorar nuestras vidas. Pienso que el desarrollo profundo de mis libros permiten comprender lo que nos sucede, y esa comprensión alivia y motiva.

—¿Cuál es el sueño que hoy mantiene motivado a Mario Vaena?

—Pienso que el sentido de la vida está dado por vivir en el afecto de nuestros seres queridos, ser útil a los demás, ayudar cada siempre a todo el que podamos, para hacerle más llevadera su carga y realizar nuestro potencial. Cuando realizamos todo lo que podríamos ser, algo maravilloso se produce en nuestra vida, nos genera una sensación de alivio, de tranquilidad y de satisfacción. No debemos renunciar nunca a crecer, a sacar afuera aquello que podemos ser. Desde el día que nacemos tenemos un potencial. No desplegarlo nos hace sentir mal. El sólo hecho de trabajar por desarrollar nuestro potencial nos hace mucho bien. Nos ocupamos de nuestros deseos más profundos. No postergamos más lo que en verdad queríamos ser y hacer. Allí está el núcleo de lo que me motiva, disfrutar del amor y el afecto de mis seres queridos y seguir desplegando mi potencial, que también me permite sentirme útil cuando escribo un libro nuevo y ayuda a una persona a enfrentar sus propios desafíos,


Mario Javier Vaena

Nació en Gualeguaychú, Entre Ríos. Es consultor en comunicación y publicista de productos líderes. Durante 15 años desarrolló la comunicación del principal evento cultural de Buenos Aires, la Feria del Libro.

Locutor y periodista, produjo y realizó el ciclo “Las Vueltas de la Vida” con emisión satelital para Latinoamérica. Este ciclo le valió los premios Fund TV 2003, Gota en el Mar y el premio de la Fundación Germán Sopeña al periodismo solidario años 2004 y 2005. Sus historias de vida fueron emitidas en el Programa ¨Desayuno¨ conducido por Víctor Hugo Morales, y en diversos programas y emisoras de radio. Autor de exitosos libros de autoayuda con gran repercusión en ventas, público y critica.

Conductor del programa de Televisión ¨Sobre la vida y los sueños¨ que ha inspirado durante años a cientos de miles de televidentes en Argentina y Latinoamérica.

Toda su obra se basa en una investigación periodística de historias de vida reales. A lo largo de diez años ha indagado de manera práctica y directa el modo en que las personas enfrentan y superan sus obstáculos en la vida.

Poseedor de una aguda mirada, un don particular para el análisis sobre el mundo, la vida y las circunstancias por las que las personas debemos atravesar, se ha convertido en un hombre de consulta de personalidades en Argentina y Latinoamérica.

(Conocé más de este escritor en https://www.mariovaena.com)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*