Victoria Bayona: “Uno escribe, muchas veces, para entender”

Por Andrea Viveca Sanz

Embarcada en un viaje sin retorno, Victoria Bayona se sienta frente a la computadora para dejar caer sobre la pantalla las letras que guiarán su recorrido.

Mecida por las olas de la imaginación, se deja llevar por la fantasía que le permite sumergirse en mundos inventados que logra pintar con sus palabras.

Con determinación suelta a sus personajes dibujados y les da vida para acompañarlos en el barco de la ficción. Así, ellos toman forma y experimentan los cambios que les imponen las propias páginas en las que fueron liberados.

En diálogo con ContArte Cultura, la autora platense toma el timón y nos invita a acompañarla en sus viajes y a recorrer con ella las rutas imaginadas que conducen a la magia y al milagro.

—Para comenzar te proponemos que te subas al barco imaginario en el que vas a vivir tu propia aventura. ¿Cómo comenzaría esa historia en la que serías la protagonista?
—Todas mis aventuras comienzan sentándome a la computadora. Mientras las palabras pueblan el documento en blanco, yo recorro geografías maravillosas, sufro, amo, vivo todo tipo de alegrías y contratiempos… Cada nueva historia es la mía.

—Estás inmersa en varias disciplinas artísticas ¿desde cuándo las letras se hicieron parte de tus días?
—Desde los once, que empecé a escribir poesías. Fue la primera y la que más amo hacer desde entonces.

—Contanos qué no puede faltar a la hora de sentarte a escribir.
—Una taza de café, té o mate. Siempre tengo alrededor de la compu todo tipo de infusiones. Al final del día me llevo una bandeja llena de tazas a la pileta para lavar.

—¿Qué elementos de la vida cotidiana fueron determinantes a la hora de crear tus historias?
—Creo que gran parte de mi imaginario provino de lecturas, películas y de mis estudios de Historia del Arte. También de experiencias personales que decidí explorar y revisar a través de la literatura. Uno escribe, muchas veces, para entender.

—¿Cuál es el camino del diseño de cada personaje hasta que lográs soltarlo para que tenga su propia vida?
—En general comienzo por darles un nombre. Los dibujo, para que tengan una imagen en mi cabeza. Y al lado de su dibujo escribo sus características. Como en una ficha. Muchas veces les construyo un pasado que luego no describo en la novela, pero siempre sirve, como cuando uno construye un personaje para teatro, que tenga capas. Aunque el espectador/lector no acceda a esas capas, le da veracidad a la actuación del personaje, a la manera en la que se desenvuelve.

—¿Cómo fue el proceso que dio forma a la Trilogía de Marion?
Marion creció en mí hasta que fue tiempo de escribirla. Lleva su nombre en honor a Marion Ravenwood, la novia de Indiana Jones en Los cazadores del arca perdida. Cuando era chica quería ser ella. Admiraba su carácter, su valentía, y deseaba ir por el mundo viviendo aventuras junto a Harrison Ford.
A la hora de pensar una protagonista para mi historia, elegí a ese personaje al que jugaba ser. Y me entusiasmó desde el primer momento que fuera una mujer y no un hombre la que estuviera al mando de un barco y de una expedición. Me parece que las mujeres protagonistas escasean en este tipo de relatos. Escribí la historia que me hubiera gustado leer.
Tan pronto comencé a tomar los primeros apuntes -trabajo en un cuaderno de hojas lisas cuando boceto los personajes y las ideas al principio de cada proyecto-, sabía que iba a ser una trilogía. Sin embargo, planifiqué cada libro cuando llegó la hora de escribirlo. Al terminar el primero sabía cuál iba a ser el conflicto en el segundo, pero no cómo iba a resolverlo. Lo mismo pasó con el tercero. Me gusta ir dejándome desafíos a resolver a medida que voy escribiendo. Es divertido cómo la magia de la escritura obra su hechizo y, al final, todo encaja y no quedan cabos sueltos.

—Escribiste algunas obras de teatro, ¿qué nos podés contar de esa experiencia?
—Escribir teatro es completamente diferente a todo. Es mucho más ágil y me divierte mucho la construcción de una historia a través de diálogos. Intento jugar mucho con el humor y la comedia de situación. Me gusta que el teatro que escribo sea un espejo de la realidad donde uno pueda verse reflejado y reírse de las cosas que le pasan.

—¿Cuál es tu visión acerca del fantasy argentino en estos días?
—Me parece que, a medida que pasa el tiempo, van apareciendo excelentes escritores del género. Me gustaría que las editoriales apostaran cada vez más fuerte a las producciones nacionales, porque tienen mucha calidad. El imaginario argentino es muy rico y tiene mucho para decir en el campo de lo fantástico.

—¿Tenés algún libro en camino?
—En este momento estoy trabajando en tres proyectos. Un libro de poesías de terror en conjunto con el ilustrador Juan Chavetta, que es un verdadero genio. Una historia realista, juvenil. Y el comienzo de una saga que, espero, esté compuesta por cinco libros. ¡Veremos! Muchas ganas y poco tiempo, a veces, para dedicarle a todo.

—Cerremos la entrevista con tu llegada a una Isla imaginaria en la que la magia es posible y los sueños se hacen realidad. ¿Cuáles serían esos sueños que te gustaría alcanzar?
—Tengo la dicha de haber alcanzado el sueño más grande que tenía: ser escritora. Todo lo que venga de ahora en más es yapa. Si tuviera que elegir un sueño extraordinario, sería ver una de mis historias en pantalla grande. Eso sí sería lo máximo.


Victoria Bayona

Nació en la ciudad de La Plata el 18 de octubre de 1978, donde vivió hasta 1981, año en que se trasladó a la ciudad de Buenos Aires.
Es profesora de dibujo, egresada de la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón, y ha alcanzado fama como escritora de género fantástico, en especial tras la publicación de Los viajes de MarionEl secreto de la lengua, una de sus obras más destacadas.
Su novela La maestra fue finalista y obtuvo una mención en el Premio “El Barco de Vapor 2014”.
Su obra Balcones fue premiada por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en la edición 2015 de sus “Concursos Anuales de Arte”.

Conocé más de Victoria Bayona aquí.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*