Babasónicos, el gran cierre del Provincia Emergente

El grupo Babasónicos fue el encargado de cerrar anoche la segunda edición del Festival Provincia Emergente ante unas 25 mil personas reunidas en el Estadio Unico de La Plata, a los que ofrecieron clásicos y hits, vestidos de manera acústica y orquestal como lo vienen haciendo en esta etapa de “Impuesto y Repuesto de fe”.

Luego de realizar una larga gira por toda la Argentina con un show más intimo para teatros en un formato en el que la banda deconstruyó su repertorio y lo vistió de country, western spaghetti, romántico latino y bolero, Babasónicos comenzó a despedir la etapa de los discos “Impuesto y Repuesto de fe”.

Como parte de esta larga gira que volvió a reunirlos con el público argentino en las grandes y pequeñas ciudades del Interior, Babasónicos quiso dar un concierto gratuito y pudo hacerlo en el marco del Provincia Emergente.

En agosto serán las últimas fechas de este ciclo y luego la banda comenzará a componer y delinear sus nuevas canciones, su nuevo disco y retomarán seguramente el formato eléctrico.

Con Mariano Roger en guitarra electroacústica, Diego Uma a cargo de un piano y una versión digital del mellotrón, con Panza en batería, Tuta Torres en bajo, Diego Rodríguez en guitarra, vibráfono, percusión y saxo, y Carca en guitarra, lap Steel, percusión y cortos, y Adrián Dárgelos como el embaucador timonel a cargo del barco, los Babasónicos subieron al escenario del Unico.

El show abrió con “Natural” del disco “Pasto”, luego la versión enloquecedora de “Sin mi diablo” que le dio paso al hit “Yegua” que se ganó los coros del estadio acompañando a Dárgelos, mientras la banda se convertía en una orquesta que pasaba del pop romántico al estilo Sandro y Leonardo Favio al western con claras influencias de Ennio Morricone.

En “Rubí” todos los Babasónicos y el público ayudaron a Dárgelos a convertirse en un sátiro de fábula que seducía y llevaba al éxtasis a todos los amantes reunidos en el estadio. Mientras que “Soy Rock” fue puro country acústico con arreglos de Carca en la lap Steel.

“El maestro” recibió una cálida ovación de la gente al ver a la banda disfrutando de su rol de orquesta que se cerró con Panza golpeando un enorme gong ubicado a su espalda.

Esa línea Morricone más country western cobró aún más evidencia cuando la banda descargo una suite compuesta por “Zumba-Yoli-Viva Satana-La Roncha” que permite disfrutar de la decisión del grupo de deconstruir todo su repertorio y vestirlo de manera muy diferente al original.

La vieja canción “Posesión del tercer tipo” inicio un segmento abolerado, con Dárgelos en actitud de crooner romántico, con Carca y Diego Rodríguez aportando una percusión latina que ganó en protagonismo con el correr de los segundos. “Irresponsables” tuvo una versión bien pop acústica, línea que siguió en “Putita”.

Luego la banda apostó por la fidelidad sonora en “Vampi” una de los temas románticos más lindos de los últimos tiempos de la música argentina que tuvo un paso al ritmo latino para una cachonda versión de “El Loco”.

Babasónicos metió una suite más bailable compuesta por “Coralcarcaza-Muñeco y Delétrico” que tuvo un intercambio de instrumentos mientras Dárgelos se sacudía y la gente lo acompañaba en cada movimiento en un limbo carnal que siguió en “Los Calientes”.

Babasónicos se tomó un descanso breve y volvió para darle una interesante obertura instrumental a “Puesto” en donde Dárgelos estuvo acompañado por la gente en cada palabra.

“Su ciervo” tuvo un toque más intimista y calmo, un clima que se quebró suavemente cuando se despidieron con una rica versión de “Gratis”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*