Cruzando el Charco despide su álbum “A Mil”

La banda platense Cruzando el Charco cierra un año de consagración y de presentaciones por distintos puntos del país con un show en el que, mediante un “enorme despliegue escénico y musical”, empiezan a despedir “A Mil” y adelantan lo nuevo, este sábado en el Microestadio Atenas de la capital bonaerense.

“Queremos hacer todo lo más grande que se hace en cuanto a despliegue escénico y show, todo lo que se hace en un estadio, hacerlo en Atenas”, define Nahuel Piscitelli, guitarrista y corista de Cruzando el Charco, al adelantar lo que será el show del sábado 14 de abril en microestadio platense con capacidad para 3 mil personas, en el que se estarán presentando por segunda vez.

La banda, que se completa con el carismático Francisco Lago (voz y letras), Juan Matías Menchón (bajo), Ignacio Marchesotti (percusión) y Matías Perroni (batería) y que viene de un verano con recitales en Necochea, Mar del Plata, Pinamar y en Rock en Baradero, se despide este sábado del álbum que los consagró en escenarios y radios.

—¿Qué expectativas tienen para el show en Atenas, que podés adelantar sobre el recital?
—El show tiene de particular que toda la puesta en escena lo estamos armando con Octavio Lovisolo (Auténticos Decadentes, Los Cafres, Guasones), él siempre arma shows para estadios y esta será la primera vez que arma algo para un microestadio, ya que queremos hacer todo lo más grande que se hace en un estadio pero en Atenas. Siempre nos jugamos con la puesta en escena pero, según calculamos, nadie hasta ahora realizó en Atenas semejante despliegue en cuanto a la totalidad del show. Habrá instrumentación extendida, vamos a hacer 20 arriba del escenario, y en cuanto a efectos. Haremos repaso de toda la discografía y empezamos a despedir “A Mil” (sello Pirca) aunque seguramente adelantemos alguna canción del próximo disco de la banda.

El grupo formado en 2012 pisa fuerte y se consolida como una de las bandas jóvenes platenses más convocantes que sigue el legado de Guasones y Estelares.

Los discos “Perdonar” (2012) y “Desde Adentro”(2014) contaron con el respaldo de distintas bandas y la misma tendencia siguió en “A Mil”, disco en el que participaron invitados y que los hizo viajar a México y Costa Rica para acompañar a Los Auténticos Decadentes y a Bersuit Vergarabat, entre otros grupos.

—¿Cómo es despedir “A Mil”, después de que se consolidara como el disco de expansión de la banda?
—Es complicado porque es el disco que hizo que nos empiecen a ver y escuchar, el próximo disco tiene que lograr que nos asentemos. “A Mil” nos hizo visibles y el próximo nos tiene que dejar en posición. Es difícil porque las canciones de ese disco tienen un poder increíble, pero también nos tienen entusiasmados las canciones nuevas. En este tiempo nos pasaron muchas cosas que van a estar en este disco nuevo, dentro de sus canciones. El desafío es hacer un disco mejor, lo cual es difícil pero siempre digo que mañana, es mejor.

—¿Cuál es el vínculo de Cruzando con otras bandas instaladas del rock?
—Admirábamos algunas bandas como Bersuit que la íbamos a ver en la adolescencia y ahora logramos tocar con ellos. Hay cosas que uno se propone. Nos acercamos a verlos, les dijimos a muchos que hacíamos y que queríamos hacer algo con ellos. Bandas como la Bersuit, No te va a gustar, La Vela Puerca son gente que para nosotros allanó un camino que nos gusta y que tratamos de seguir con nuestras huellas. Fuimos preguntamos y así terminamos conociéndonos. También nosotros salimos a ver a bandas amigas. Nos encanta compartir momentos con otras bandas, cuando vamos al interior elegimos bandas locales y pedimos a la gente que vayan a verlos, nosotros también fuimos eso estuvimos ahí.

—Hacen un tipo de música que fusiona rock, candome, un rock rioplatense pero con espacio para la letra ¿Cómo definirían ustedes el rock que hacen?
—Somos todo eso, eso está dentro de Cruzando. Hacemos algo así como rock latinoamericano porque está la cuestión latinosa del candombe, de la cumbia, del reagge pero todo tiene su pincelada de rock, eso nos sale naturalmente.

—¿Cuál sería la búsqueda estética que mueve a Cruzando el Charco?
—Va cambiando permanentemente. De repente un día la puesta escénica para un show la queremos con mil luces y otro día la queremos pintada a mano, y otro , con mil efectos. No nos quedamos quietos, la nuestra es música movediza. Cruzando el Charco es en realidad también cruzar el charco musical. Es un poco de acá y un poco de allá, todo el tiempo.

—¿Cómo ven la escena actual del rock platense?
—Siempre hubo una movida importante pero ahora sucede que de repente hay proyectos que se venían gestando hace un tiempo y que ahora vieron la luz. De tanto patear la pelota en un momento el gol termina llegando. Acá importa trabajar para llegar al fin y el fin empieza a darse. Todos los que hoy tienen el merito en el rock platense, los mas convocantes son personas que laburaron mucho tiempo en la música. Muchos en bandas anteriores como los chicos de Sueño de Pescado o de Tallando el Elefante pero también hay bandas como Caracol a Contramano, o Se Va El Camello que vienen desde hace mucho. En La Plata hay muchísima oferta y también apertura musical.

—¿Cuándo calculan que será el lanzamiento del nuevo disco?
—La idea es hacer algo primaveral, hay que ver si llegamos. La preparación para este Atenas nos lleva mucho tiempo y energía, pero una vez que pase, hacemos la gira nacional, repetimos el camino del año pasado, iremos a Capital Federal, Córdoba, Rosario, el interior y quizás para mas fin de año estemos con el nuevo material.

(Nota de la agencia de noticias Telam)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*