Vitico: “Fue un acierto haber dedicado mi vida al rock”

Vitico, bajista de la histórica banda Riff y actual líder de Viticus.

Vitico, bajista de la histórica banda Riff y actual líder de Viticus, calificó como “un acierto” el hecho de haber dedicado su vida al rock, a partir de haber compartido escenario con leyendas del género como Black Sabbath, AC/DC, Megadeath o su inminente actuación como apertura del show que Deep Purple brindará este miércoles en Tecnópolis.

“Siento que haber dedicado mi vida al rock fue un acierto porque estuve en el mismo lugar en donde iban a estar Keith Richards, Angus Young, Megadeath. Pasa que Viticus es una banda que alegra a la gente, además de estar dentro de ese estilo musical. Son temas de rock que tiran para arriba. Para mí es un orgullo abrir para toda esa gente”, dijo Vitico en una entrevista brindada a la agencia de noticias Télam.

De esta manera se expresó al bajista que el miércoles continuará con la presentación de su disco “Equilibrio” en el festival Solid Rock, en una jornada que también tendrá a Tesla y Cheap Trick como animadores, antes del gran cierre con Deep Purple.

Tras varios shows en distintos puntos del país, como Córdoba y Santa Fe, Viticus continuará mostrando los temas de su nuevo disco, además de repasar algunos clásicos de la banda, como así también se podrán escuchar canciones de Riff.

En esta ocasión, el grupo, que completan Jerónimo Sica, en batería; y Gastón Videla, en guitarra; contará con el guitarrista Nicolás Bereciartúa, hijo de Vitico y miembro original de la banda, como invitado.

Partícipe del rock argentino desde sus inicios, con presencia en bandas como La Pesada del Rock, Los Mods, La Joven Guardia y Alta Tensión, entre otras; y experiencias musicales en Londres, en los años ’70, Vitico formó junto con Pappo el precursor grupo Riff, a principios de los ’80.

En 2003, armó Viticus, su proyecto personal, con el cual se mantiene activo hasta la actualidad, y que se constituye como el heredero musical de Riff.

A pocas horas de compartir escenario con Deep Purple, Vitico habló con esta agencia de la actualidad de su grupo, de su nuevo disco y explicó cómo superó el incidente vivido hace casi dos años, cuando perdió su casa del Tigre y todos sus bienes en un incendio.

—¿Cómo se prepara para el show del miércoles en el Solid Rock?
—Nos venimos preparando fuerte porque venimos de hacer fechas en Córdoba, Santa Fe, Wilde. Estamos muy contentos, a pleno, y la novedad en estos shows es que volvió Nicolás (Bereciartúa), que estará con nosotros hasta fin de año, hasta el 23 que tenemos un show en Niceto. Es un placer porque es como el retorno del hijo pródigo. Vamos a hacer clásicos de Viticus y de Riff, que nunca dejo de hacer porque lo llevo muy adentro de mi alma. Pero vamos rotando los temas en cada presentación.

—¿Cómo se relaciona con los guitarristas teniendo en cuenta que su sociedad más duradera la tuvo con Pappo, un verdadero virtuoso del instrumento?
—Siempre tuve suerte de tocar con muy buenos guitarristas, empezando por Pappo. Es cierto que después de eso hay que ser muy selectivo. A mí me da gusto lo de Nico porque logró que lo había logrado Pappo en su momento, que era ir a Estados Unidos, quedarse allá y hacer giras. Pappo lo hizo con B.B. King y Nico con Rich Robinson, de The Black Crowes, que es una de sus bandas favoritas, así que me da orgullo. Nico tiene un buen gusto para tocar, me llama la atención. Se nota que viene de afuera.

—¿Por qué considera que es tan difícil que aparezcan bandas con un estilo similar al de Riff?
—Hay pocas bandas que lo hacen bien porque los temas de Riff parecen fáciles pero para hacerlos, si no tenés el groove y la emoción necesaria, van a sonar mal. Es un orgullo que ahora nos valoren porque nos decían que hacíamos rock de las cavernas, pero ahora se ve que lo que hicimos fue algo simple pero contundente. Nunca una banda sonó como Riff y lo más parecido que hay es Viticus. Cuando nosotros empezamos, lo que circulaba como gran moda era Seru Giran, que sin poner en duda la capacidad de los músicos, era lo único que había, así que habían ablandado la milanesa, como decía Pappo. Nosotros volvimos con la milanesa como tiene que ser, finita pero rica (risas).

—¿Qué evaluación hace de “Equilibrio”, su nuevo disco?
Es un disco muy bueno. Yo tengo la idea que cuando sacás un disco, tiene que ser mejor que el anterior. Lo mismo pasa con los shows. Este disco supera al anterior, suena muy bien, tiene una buena mezcla. Lo grabamos en cinta de dos pulgadas, que para mí grabar de manera analógica permite sonar mucho mejor que si lo hacés digital; y se mezcló en Miami, que también es algo que se nota mucho

—Hay una canción en su disco, llamada “No hay que aflojar”, que fue inspirada por el incendio de su casa. ¿Qué mensaje quiso transmitir con este tema?
—Dentro de todo eso, que fue algo espantoso, fue más grande la alegría por la solidaridad de la gente. Yo me quedé sin nada y de repente un montón de gente hizo un esfuerzo por mí, que tenía que empezar de nuevo. Se organizó un recital para ayudarme y fue emocionante porque nadie cobró nada, ni los músicos, ni los técnicos, ni los asistentes. Eso me hizo pasar un rato de felicidad y me permitió dejar de lado lo material. Es más importante sentirse querido, íntegro, lúcido. También me saqué una mochila de encima porque empecé de nuevo y estoy mucho mejor que antes. Siempre hay que seguir adelante. ¿Sirve de algo lamentarse? Lo que pasó, pasó y no vas a cambiar nada. Este tema habla de eso, que no hay que aflojar, que no importa lo que pasó y hay que seguir adelante. Ojalá mi ejemplo le pueda servir a alguien.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*