“Locos x el asado”, de Youtube a la televisión latinoamericana

'El Laucha' Luchetti, uno de los chef de "Locos x el asado.

Con el aval de ser uno de los canales más exitosos de Youtube, a partir de videos surgidos de encuentros de un grupo de amigos que se reunían semanalmente en torno a una parrilla, “Locos x el asado” llegó a la pantalla televisiva, en donde comenzó una primera temporada compuesta de 13 capítulos, en la señal Food Network, que transmite para 12 países latinoamericanos.

En cada entrega, cuyos estrenos pueden verse los viernes a las 20.30, el chef Luciano “El Laucha” Luchetti, con un lenguaje ameno y un estilo descontracturado, revela sencillos secretos para hacer un buen asado, en un repertorio que incluye la cocción de todo tipo de cortes de carnes vacunas y porcinas, y verduras; y la preparación del fuego y los condimentos.

“Alrededor de un fuego somos todos muy parecidos”, dijo Luchetti a la agencia de noticias Télam, en lo que pareciera ser uno de los vectores principales que guían estas transmisiones, que no sólo hacen hincapié en aspectos culinarios, sino también en los elementos culturales que se ponen en juego en esta actividad que alcanza el rango de ritual.

No podría ser de otra manera si se tiene en cuenta el nacimiento y el desarrollo de “Locos x el asado”, cuyo origen se remonta a unos videos caseros tomados con un celular en reuniones semanales de amigos, en donde Luchetti se convertía en el protagonista, gracias a sus dotes de gran asador, surgido de su espíritu autodidacta.

Las publicaciones comenzaron a sumar adeptos que osaban comentar, consultar y criticar las técnicas utilizadas, al punto de llegar el momento en que se imponía la profesionalización de las entregas, un salto dado gracias a la aparición de algunos sponsors interesados en apoyar el proyecto.

La fama de este grupo llegó a los medios masivos de comunicación cuando cosechó todo tipo de críticas por haber participado de un mundial de asado y no haber podido acceder al podio, lo cual fue considerado por el argentino medio como “un papelón”.

“Fue una experiencia linda pero enseguida llegaron las críticas que hablaban de papelón argentino sin saber qué había pasado, cómo habíamos salido, las reglas, ni lo que se evaluaba. Pero bueno, si critican a (Lionel) Messi, ¿qué podemos esperar nosotros?. Lo bueno es que luego de eso, nuestra comunidad nos empezó a respaldar mucho más y logramos forjar un grupo más unido”, recordó Luchetti.

Con una segunda temporada ya cerrada, la intención de continuar con la aventura televisiva, la idea de expandir la marca “Locos x el asado y hasta el sueño de abrir un restaurante, el asador estrella conversó sobre esta nueva etapa que se abrió con el paso de Youtube a la pantalla televisiva.

—¿Cómo encara este cambio de formato y la llegada a un público distinto?
—Nosotros siempre tratamos de mantenernos muy abiertos, nunca nos pusimos en el lugar de ser los argentinos que saben hacer asado mejor que nadie, ni mucho menos. Creo que el crecimiento del canal fue porque éramos parrilleros argentinos, así que mucho de la esencia no cambiamos. Lo que sí buscamos es incorporar recetas internacionales, una apertura mayor en ese sentido. Pero siempre tratamos que sean recetas simples, hablamos de cortes conocidos en todos los países, usamos los distintos nombres que le dan en cada país a cada corte como para integrar a todo el público, aunque la manera en que hablamos es siempre la misma. Supongo que eso también es lo que nos acercó a Food Network.

—¿Qué límite se plantea no cruzar en esa apertura para no perder la esencia?
—La idea es que todas las cocciones sean al calor del fuego. Puede ser un horno a leña, que tal vez no queda ahumado, pero todo lo hacemos al calor del fuego, así sea con una sartén. No usamos gas. Esa es la mística de “Locos x por el asado

—¿Se planteó de manera consciente el hecho de ser un transmisor de nuestra cultura al mostrar a toda latinoamérica cómo se hace el asado argentino?
—Creo que las raíces son muy importantes. La cultura es muy parecida en latinoamérica porque todos somos muy abiertos, pero lo que nos dimos cuenta viajando y haciendo asados en otros países es que alrededor de un fuego somos todos muy parecidos. La gente se abre, charla. Queremos transmitir la pasión que tenemos los argentinos por el asado, que es algo hermoso. Es hacer patria de alguna manera y eso me enorgullece un montón porque amo a mi país.

—¿Cuál es el principal concepto que busca transmitir?
—Tratamos de entrarle a toda la gente, tanto al que recién empieza y no puede prender al fuego, como al más experimentado, a quien le damos recetas más complicadas. También queremos demostrar que no hay recetas complicadas si uno las explica bien. Todo se puede hacer, es cuestión de probar. Yo no estudié y lo que sé de asado fue probando desde los 14 años, así que todos pueden aprender.

—¿Recibió muchas críticas al meterse con un tema en el que la mayoría de los argentinos se creen expertos?
—Pasó mucho al principio, que todo era crítica pura, hasta que fuimos conformando la comunidad. El asado es como el fútbol, un tema en el que todos nos creemos los mejores. Lo que nosotros intentamos es no dar nada por sentado. La idea es que yo hago las cosas así pero cada uno puede hacerlo como quiera, no plantemos que lo que hacemos es la verdad del asado. En la comunidad digital, enseguida sabés qué opina cada uno, pero nosotros nunca borramos un mensaje. Fuimos escuchando y probando. Pero al principio fue difícil porque salimos de lo que es el asado tradicional con sal y pimienta. Usamos salsas y otras cosas, no porque creemos que al asado le haga falta, sino porque creemos que se pueden probar otras cosas. Cuando tirábamos una verdura a la parrilla, parecía el apocalipsis, hasta que algunos se animaban a hacerlo y lo terminaban incorporando.

—¿Cuáles considera que son las claves para hacer un buen asado?
—La paciencia es muy importante. También conocer la materia prima, saber de carnes y saber donde se puede conseguir buena carne. Saber que los cortes más finos se hacen a fuego fuerte para sellar y mantener los jugos internos y los cortes con más grasa se cocinan a fuego lento para que se vayan desgrasando y saborizando la carne. Nosotros siempre elegimos carne de novillo porque si bien es cierto que la ternera es más tierna, le falta sabor porque tiene menos grasa. Si se lo cocina lento, el novillo es más rico. Y el fuego es fundamental. No importa que lo hagas con carbón o leña, pero tiene que haber un buen fuego. Yo siempre digo que el fuego es el primero que llega y el último que se va. Pero lo principal es compartirlo porque no es asado si es para uno solo. Hay que compartir y brindar.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*