Gloria Casañas: “Uno escribe por impulso natural, cuando siente el deseo ferviente de decir algo”

Gloria Casañas a días de presentar su última novela "Luna quebrada"
Por Andrea Viveca Sanz

Seducida por ideas que la sorprenden en situaciones cotidianas, la escritora Gloria Casañas se deja conducir por los caminos de las palabras que la ayudan a contar. Y de esa manera va entrelazando personajes, que se desplazan con naturalidad por ambientes cargados de magia y de poesía.

En diálogo con ContArte Cultura, nos cuenta acerca de ella, su profesión, sus historias y personajes, y sumergiéndose en el espíritu navideño nos presenta su nueva novela “Luna Quebrada”.

—A modo de presentación ¿qué palabras podrían definir a Gloria Casañas?
—Me cuesta definirme, porque eso implicaría una identidad fija, terminada, y creo que la vida nos muestra cuántas capas hay en nosotros, de cuántas maneras diferentes podemos expresarnos. Lo que puedo decir es que desde chica fui soñadora y aventurera. Quizá eso lo resuma todo.

—¿Qué elementos son los que te disparan una historia para contar?
—Escribo sobre temas que me interesan desde siempre. Tengo ciertas inquietudes que me acompañan en las lecturas, y a la hora de crear una historia aparecen. Son ideas que surgen de tanto pensar en ellas, sin depender de nada concreto, casi como una pulsión interna.

—¿Respetás algún método a la hora de sentarte a escribir?
—Para nada. No tengo horarios fijos, ni reglas, ni cábalas. Suelo “escribir” en mi mente primero. Incluso paso días sólo pensando, imaginando diálogos, situaciones, posibilidades. Por eso, cuando por fin me siento frente a la computadora o ante una libreta si no estoy en casa, la historia fluye a borbotones.

—Se asegura que para escribir es necesario haber escuchado o leído otras historias ¿tuviste alguna fuente especial de inspiración?
Creo que uno escribe por impulso natural, cuando siente el deseo ferviente de decir algo, y eso no depende de los demás, sino del efecto que las vivencias o las lecturas dejan en nosotros. En mi caso, escribo desde chica porque también leí desde muy chica, era casi como una necesidad de contar yo también las historias que tanto me gustaban. Mi inspiración han sido siempre los libros.

—¿Cómo le das vida a un personaje?
—Primero imagino un carácter, una personalidad o una circunstancia, luego me dejo invadir por los rasgos o cualidades que ese personaje requiere, es algo que viene solo, al igual que el nombre, cae como un rayo y ya no lo puedo cambiar.

—¿Creés que las mujeres de tus historias esconden algo de vos misma?
—Puede ser, pero si es así, se cuela sin que yo quiera, porque no busco identificarme con los personajes ni contar aspectos personales, al contrario, cuando escribo desaparezco, me torno invisible hasta para mí misma.

—Tus protagonistas tienen una continuidad a través de los libros ¿te cuesta desprenderte de ellos?
—No siento nostalgia ni me aferro a las novelas que escribí, siempre estoy pensando en la que vendrá. Cuando termino una historia, me encanta lanzarla a los caminos para que se las arregle conquistando a los lectores. Me da satisfacción, como ver a los hijos desenvolverse solos a medida que crecen. Es cierto que la serie histórica está ligada por los personajes, que ellos caminan por las novelas, atravesándolas, es algo que me gusta hacer para seguir viendo qué pasa con ellos después del final de un libro, cómo resuelven su vida, que así se entrelaza con las de los otros. A los lectores también les gusta seguir compartiendo las vivencias de un personaje. Lo vuelve más real, como si estuviese con nosotros en una misma habitación.

—¿Qué encontrarán los lectores en tu tríada Tres Lunas de Navidad, y particularmente en “Luna quebrada”?
—Quisiera que se empaparan del espíritu que debe reinar en la víspera, que vayan al encuentro de las emociones, de la oportunidad para restablecer los vínculos, lograr el perdón y empezar de nuevo. Es la idea de un relato de Navidad, que se cumpla el propósito del renacer. La primera, “Noche de Luna Larga”, fue una Navidad blanca, con el entorno clásico del hemisferio norte, la Navidad que recreamos en la infancia, la que estamos acostumbrados a imaginar a pesar de que no es la nuestra. En “Luna Quebrada”, en cambio, nos encontramos en pleno verano en las sierras cordobesas, en medio de nuestras tradiciones y con la manera propia de festejar la Navidad argentina. La tercera, de la que me reservo el título, tendrá otro escenario, pues mi intención fue crear tres historias diferentes que, si bien están vinculadas entre sí, tengan su propio final y puedan leerse por separado.

—¿La Navidad es un tiempo casual de estas historias o tiene algo en particular para vos?
—La Tríada navideña nació de mi propio afán por leer historias de Navidad en la víspera, algo que aún hoy me atrapa. Por eso quise escribirlas para mis lectores. Era mi época favorita en mi infancia y transmití eso a mis hijos. A pesar de que la vida nos golpea y nos quita el encanto por muchas razones, conservo esa sensibilidad que florece cuando llega diciembre. La tríada Tres Lunas de Navidad va “al rescate” del espíritu navideño.

—¿Tenés algún sueño especial para esta Navidad?
—Que Dios me permita seguir escribiendo y conserve en mis lectores el placer de refugiarse en los libros. La lectura es salvadora. Quisiera que todos pudieran experimentarlo.


Gloria Casañas

Nació en Buenos Aires el 22 de agosto de 1964, ciudad en la que vivió siempre.
Escribir es una actividad que la acompaña desde pequeña. Así fue acumulando poesías y cuentos que, de a poco, la llevaron hacia su género favorito, la novela romántica.
Siempre dividida entre la escritura y el estudio, Gloria se recibió de abogada en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, donde se desempeña como docente en la cátedra de Historia del Derecho Argentino.
Todo cuanto escribía permaneció en el más absoluto secreto hasta que, a raíz de su participación en foros de lectura, se atrevió a presentar la que fue su primera publicación, En alas de la seducción (2008).
A partir de esta novela, que fue muy bien recibida por los lectores, Gloria concentró sus esfuerzos en continuar por el camino que siempre había soñado recorrer, y volcó en sus libros tanto su interés por el pasado, como su amor por la naturaleza.
Casañas es una especialista en la historia de los pueblos originarios, gracias a lo cual es capaz de usar su cultura y mitos para crear un original trasfondo para sus obras.

Más información sobre Gloria Casañas en www.gloriavcasanas.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*