Andrea Milano presenta en sociedad “Alma gitana”, su nueva novela

Por Andrea Viveca Sanz

Convocada por las voces de personajes que quedaron atrapados entre la páginas de su “Embrujo gitano”, Andrea Milano decide regresar para contar otra historia, la de aquellos que sus lectores han reclamado, la que, seguramente, se merecían los protagonistas de su nueva novela “Alma gitana”, en la que todo puede suceder en nombre del amor.

En diálogo con ContArte Cultura, la escritora desliza algunas pinceladas y pinta el boceto de su última obra, para que sus seguidores la completen con su lectura y logren colorear con su imaginación la totalidad de las páginas.

—¿Qué te decidió a regresar sobre las páginas de “Embrujo Gitano” para completar la historia?
—Cuando estaba escribiendo Embrujo Gitano, ya sabía que el Payo y Almudena tendrían su propia novela. Creo que su historia se merecía ser contada, porque si bien no fue una trama que quedó trunca, esa amistad que nació entre ellos daba para mucho más. Cuando terminaron de leer Embrujo Gitano, muchas lectoras me preguntaron si volverían a saber de Pablo y Almudena, así que podríamos decir que fue un deseo en conjunto que hoy se hace realidad con la llegada de Alma Gitana: El que las hace las paga.

—¿Cuál es la temática principal que atraviesa a tus personajes?
—El Payo carga con la culpa de lo que hizo en el pasado y con el dolor de haber amado toda su vida a una mujer que nunca correspondió a sus sentimientos. Mientras tanto, Almudena sufre porque el corazón del hombre que ama le pertenece a otra. El miedo, las sombras del pasado, el odio, la intriga y, sobre todo, esa sentencia inexorable que afirma que “el que las hace las paga”, serán parte del hilo conductor que atraviesa la novela desde la primera hasta la última página. Fiel a mi estilo, también hay mucha pasión y erotismo.

—¿Por qué “Alma Gitana”? ¿Hay algún adelanto del argumento en ese título?
—Cuando empecé a escribir la novela, quería que el lector la asociara de inmediato con su antecesora, Embrujo Gitano. Esa es una de las razones por la cual lleva ese título en particular. Por supuesto, también tiene relación directa con el argumento, aunque prefiero no revelar demasiado. Solo diré que, aunque por sus venas corra sangre gitana, Pablo, el protagonista, sufre el rechazo de los suyos desde pequeño. Aun así, siempre se ha sentido gitano de alma más allá de su ralea. Y hasta ahí puedo contar…

—¿En qué tiempo histórico se desarrolla la trama?
Alma Gitana está ambientada a comienzos de la década de 1870 y en sus páginas relato el asesinato de Justo José de Urquiza a través de los ojos de uno de sus personajes. El auge del ferrocarril, el ataque de los malones, la incertidumbre que generó la muerte del caudillo entrerriano, son parte de la historia.

—¿Cómo construiste los escenarios de esta nueva novela?
—Como algunos de los personajes ya venían de Embrujo Gitano, volví a varios escenarios conocidos, como la mansión de los Izaguirre en la Calle Larga, en el barrio de Barracas o al campamento gitano. En Alma Gitana recorro las calles de Cruz del Eje, provincia de Córdoba, en donde transcurre la mayoría de la trama. También me di el lujo de “visitar” a través de esta historia el magnífico Palacio San José o acompañar a los personajes a tomarse un chocolate en el mítico Café Tortoni, lugar en donde tendré el honor de hacer la presentación de la novela el sábado 28 de septiembre. 

Palacio San José, provincia de Entre Ríos

—Contanos acerca de los protagonistas, ¿quiénes son y qué rasgos psicológicos o físicos te gustaría destacar de ellos?
—Como comentaba anteriormente, los protagonistas son Pablo Medrano, el Payo, y Almudena Izaguirre, a quienes el lector ya conoció en Embrujo Gitano. Son personajes con los cuales estoy muy encariñada y no podría ser objetiva a la hora de describirlos. Sí puedo decir que ambos son muy testarudos, uno para mal, otro para bien, les toca a los lectores descubrir por qué. Pablo y Almudena son muy pasionales y aunque deberán enfrentarse a varios conflictos, propios y ajenos, siempre buscarán la manera de estar cerca uno del otro, aunque sea por motivos muy distintos. Como autora, confieso que hubo muchos momentos en los cuales les hubiese dado un buen coscorrón (risas).    

—¿Cuál sería el personaje secundario que quisieras destacar y por qué?
—¡Qué gran disyuntiva! En esta novela hay un gran abanico de personajes secundarios cuyas historias corren en paralelo a la de los protagonistas. Hay un personaje secundario que se las trae y ese es el soldado Ramiro Flores; pero también los villanos juegan un rol importantísimo en Alma Gitana y, sin dudas, doña Úrsula, a quien varios apodan el Cuervo por varias razones, se lleva todos mis aplausos.

—Una invitación a tus lectores para que se sumerjan en el universo de “Alma Gitana”.
—Invito a todo aquel lector que leyó Embrujo Gitano a adentrarse en las páginas de Alma Gitana, no solo para reencontrarse con personajes queridos (y no tan queridos) sino también para disfrutar de esta nueva historia en donde se conjugan la pasión, la sed de venganza y la intriga. Y si todavía no leyeron Embrujo Gitano… ¿qué están esperando?

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*