Trazas de Clitemnestra?, desandar el mito para descubrir a la mujer de todos los tiempos

Por Andrea Viveca Sanz
(@andreaviveca) //

En los senderos de la mitología griega es posible encontrar personajes que son capaces de atravesar la historia y hacerse visibles en nuestros días. Clitemnestra, la esposa de Agamenón, es uno de ellos, y desde algún lugar decidió que quería ser escuchada.

La actriz Viviana Maggio, junto a la directora de la obra Trazas de Clitemnestra?, Nora Oneto, logró desandar los caminos del mito y tras un largo proceso de investigación traer al personaje y recrearlo.

Sobre el escenario se trazan preguntas que interpelan y acercan al espectador a una historia en la que el cuerpo, enredado en las pasiones, responde con un lenguaje propio, cargado de metáforas que dan forma a esta pieza teatral que entrelaza temáticas de todos los tiempos.

En diálogo con ContArte Cultura, Maggio presenta “Trazas de Clitemnestra?” e invita a que los acompañen en las dos presentaciones que realizarán en la ciudad de La Plata los jueves 7 y 14 de noviembre.

—¿De qué manera se gesta la idea de esta obra?
—Es una interesante pregunta ésta sobre el origen de una idea en una obra, porque remite también a la pregunta por la razón de ser de la obra de arte, que siempre es enigmático. Y el enigma es parte estructurante del hecho estético y no hay una sola manera de responder a ello. Por un lado, uno podría interrogar, en el caso de la pieza teatral, el recorrido que fue transitando el dramaturgo en el desarrollo de la idea, así como también el del director en relación al texto dramático y su propia creación. En nuestro caso, directora y actriz investigan y confluyen en el desarrollo de la dramaturgia a lo largo del proceso de creación de la obra. No partimos de un texto escrito, sino que desarrollamos y arribamos al texto dramático en el proceso de investigación. Y éste partió en primer lugar de un deseo muy fuerte del lado de la actriz. Trabajé un tiempo sola para luego encontrarme con Nora Oneto y empezar a darle forma juntas a la idea. Decía de este deseo muy fuerte que fue el encontrar los resortes, el despertar del cuerpo, las resonancias en el despertar de un cuerpo nuevo, distinto, en este caso el cuerpo afectado o marcado por el momento que para la mujer es tan particular, el del final de su vida reproductiva, de su capacidad de ser madre desde el punto de vista biológico. Entonces, un primer resorte fue un impulso imperioso de hacer lugar al encuentro con ese cuerpo. Que algo de la vida tomara cuerpo. Un cuerpo afectado por la vida que no es sin su lazo a la muerte. Luego lo enigmático femenino y el encuentro con el personaje del Mito Griego, Clitemnestra, el amor, su crimen, su infidelidad, su no poder hacer nada contra la entrega por parte de Agamenón, de su hija Ifigenia, en sacrificio a los dioses para el triunfo de la batalla y saqueo, en la invasión a Troya.

—¿Cómo lograron desandar los caminos del mito griego que traza las líneas de esta pieza teatral, para darle forma y ponerla en movimiento?
—En la tarea de desandar los caminos del mito griego uno se encuentra con la proximidad y la actualidad del mito en las formas del padecimiento humano, su relación al amor, al odio, a la violencia, a las pasiones, a la sujeción al y el ejercicio del poder. Entonces sólo dejar lugar a las marcas propias, la de la directora, la actriz, el músico, la vestuarista y el encuentro de la textura en la construcción de la pieza es que se produce el hallazgo. Y ahí, en la tarea de desandar el mito, que oficia de apoyo, nos percatamos de lo que retorna de él en la actualidad. La batalla contra el tirano, por ejemplo, no es de la mitología, es una batalla que persiste. Entonces, la forma que fuimos encontrando fue hacer lugar a un lenguaje, donde la corporeidad tiene predominancia sobre el sentido, que permitiera la constitución de distintas escenas -la actriz que va constituyendo sus escenas mientras nos guía con sus preguntas-, a partir de objetos que orientaran la búsqueda y composición de las mismas apoyados en la plasticidad que el propio lenguaje nos ofrecía, que el mismo nos habilitaba. Y de la música que nos permitía encontrar las resonancias en el cuerpo de la música originaria que nos sostiene y nos da vida.

—¿Qué temáticas se entrelazan en esta historia y constituyen la esencia de Trazas de Clitemnestra?
—Las temáticas son la vida, el amor, el odio, la violencia, la muerte. Lo complejo de las temáticas como son la sumisión y el ejercicio del poder que producen tanto costo a la vida humana y que sin embargo insisten en manifestarse a través de los tiempos. Cuestiones como lo femenino, la mujer, la vida, la muerte, que tienden a simplificarse y que sin embargo requieren ser interrogadas, abrir a perspectivas diferentes al ser pensadas, y a distintos modos de ser puestas en la superficie a través de formas diversas. Aquí, por ejemplo, del hecho estético que representa la pieza teatral, que posibilita justamente complejizar y no cerrar las preguntas que merecen abrirse.

—¿Cuáles fueron las fuentes bibliográficas o los puntos de referencia de los que se nutrieron a la hora de dar vida al personaje que construye esta obra?
—Trabajamos a partir del Mito, en diferentes versiones, de Eurípides, de Esquilo. De dramaturgos como Jean Paul Sartre, su bella versión del mito en Las Troyanas, de escritores como Simone de Beauvoir (El Segundo Sexo).  Marguerite Yourcenar (en su libro Fuegos), De aportes del psicoanálisis, la filosofía, Freud, Lacan, Aristóteles, Heidegger.

—¿Creés que Clitemnestra es un personaje actual?
—Claro que lo es, y allí nuestra Traza, de Clitemnestra? Por eso el interrogante, ¿es Clitemnestra o es también la mujer de cada día, de cada rincón? ¿La mujer en la historia, que debió pelear para hacer valer sus derechos, la mujer víctima o victimaria? La pregunta por los misterios de lo femenino, de lo femenino como enigma, el enigma sobre su goce, las figuras de la femineidad con que se la viste: Clitemnestra esposa madre, hembra, mujer, reina, princesa, esclava, la otra, …Clitemnestra joven, vieja, niña. Clitemnestra y las virtudes “propias” de los hombres… como dirá la actriz.

—¿Quiénes forman parte de la puesta en escena?
—Nora Oneto (dirección y dramaturgia), Viviana Maggio (actriz y dramaturga), Sergio Mola (música), Federico Genoves (iluminación) y Analia Seghezza (vestuario)

—Estarán en La Plata los jueves 7 y 14 de noviembre, ¿qué te gustaría destacar de este espectáculo para invitar al público a atravesar el mito y recrearlo?
—Si alguien dijo alguna vez que el teatro es un espejo que el hombre ha inventado para mirarse, puedo agregar que el teatro es también una de las formas que encontramos para inventarnos. Invitamos a ello a quien quiera acompañarnos como espectadores, a pensar y encontrarnos en el espejo de la escena teatral, y jugar e inventarnos en la escena de la vida luego de atravesar por el movimiento la vida teatral.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*