Cecilia Codoni: “Trabajo mucho con el azar de las formas, y el juego y la experimentación son esenciales en mi obra”

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Habitamos muchos mundos, somos palabras en movimiento capturadas por las formas que nos rodean. Somos parte de esas formas, voces invisibles que nos constituyen, papeles arrugados en una esquina, vientos de imágenes que callan para desandar las palabras que les dieron vida.

El arte nos invita a transitar esos mundos, nos lleva a abrir las solapas de la imaginación para saltar, y la artista plástica Cecilia Codoni no es ajena a ese acto mágico. Entrar a sus obras es sumergirse en un universo de formas en movimiento, es descubrir las palabras en los contornos de cada personaje y luego es rodar hacia lo invisible para recuperarlo.

Hacia allí fuimos de manera virtual con ContArte Cultura, y viajamos junto a la artista plástica platense por las calles de su arte, recorrimos su obra y conocimos la manera en que lleva adelante su proceso creativo.

—Imaginemos una ciudad construida por textos. Sus calles, sus edificios y sus casas están hechos de palabras en movimiento. Sin embargo, la gente se ha quedado muda. ¿Dónde te imaginas en esa escena y cuál es la palabra que te gustaría recuperar en primer lugar?
—Me imagino en la puerta de mi casa gritando ¡HACER! Siempre hacer, aunque no sepamos para donde vamos o que va a suceder con eso. No dejar de jugar. Aprendí con los años a comprometerme con mi trabajo y trabajar para ello todos los días. Haciendo, llegan cosas que nos transforman y nos hacen crecer. Nunca quedarse quietos. Inventarnos proyectos si no los tenemos. Me gusta trabajar en equipo y lo colectivo.

—¿Dónde y cuándo nace tu interés por las artes plásticas?
—Surge en la escuela primaria. Iba a un taller de plástica para prepararme a dar el examen en Bellas Artes, pero no quise darlo. Venía de una educación de doble escolaridad y quería otro tipo de escuela, más tranquila. Obvio que me arrepiento de haberle dicho eso a mí mamá. Al terminar la secundaria empecé Arquitectura, pero sólo unos meses. Luego, en 2001, Diseño, y ahí me pasé a Plástica, donde hice el profesorado y licenciatura con orientación en Grabado y Arte Impreso. Tuve la suerte de estar en la cátedra de grabado como adscripta, lugar que me encantaría volver. Amo la facultad de Arte.

—¿Qué te inspira al momento de crear y cuáles son los primeros pasos que das habitualmente para comenzar una obra?
—Me inspiran los materiales, suelo recolectar, acumular, acopiar muchos. Tengo una repisa en la que los veo continuamente, se hacen presentes. Soy bastante ordenada, así que los tengo clasificados, por ejemplo, los papeles por texturas, lisos, etc. También hago mis propios materiales y herramientas. Construyo sellos y pinto mis propios papeles. A veces los proyectos surgen así, en el hacer, como decía al principio. Tengo mi propio proceso y estructura, etapas de trabajo; selecciono los colores, recorto, pego y luego, seguramente, dibujo arriba. Es mi método. Suelo trabajar en series. Así, si surge algún concurso tengo obra. Hago muchos bocetos y pruebas. Siempre entrenando nuevas formas de construcción de personajes y con mucha experimentación con nuevas herramientas. En casa tengo taller y también puedo imprimir mis propios papeles con diferentes texturas que luego recorto. Trabajo mucho también con el azar de las formas. El juego y la experimentación son esenciales en mi obra. Por otro lado, mi paleta de colores es reducida. Suelo usar no más de cuatro, o gama de colores. Ahora estoy incursionando en componer con herramientas digitales, como el Photoshop.

—¿Con qué materiales y soportes te sentís más cómoda para trabajar?
—Seguramente me siento más cómoda con papeles, tintas, sellos, hacer mis propios papeles y herramientas. También me gusta jugar con el papel y hacer plegados. Uso los sellos para hacer personajes, sacarlos de su contexto de abecedario y que se formen otros universos. Me gusta trabajar siempre en lo colectivo, siempre estoy mandando a mis amigas y colegas “¿y si hacemos tal cosa?”. 

—Contamos cómo es un día en tu espacio creativo y qué cosas lo representan.
—A la mañana trabajo en una oficina, nada que ver al arte, pero sí tengo en mi obra cosas de ella, como los sellos y papeles desgastados con el tiempo. Luego, por la tarde, trato de destinar un tiempo siempre a hacer alguna ilustración, collage,o proyecto en camino. Siempre tengo listas de cosas por hacer y sus fechas. Como dije, soy organizada. También me gusta estar activa en las redes.

—¿Qué técnicas utilizas habitualmente para dar vida a tus obras?
—En los últimos años uso el collage, los sellos y técnicas mixtas.

—Las ciudades, lo urbano en general, están muy presentes en tus creaciones, ¿hay en ellas detalles imperceptibles que resultan disparadores de tus imágenes?
—Lo urbano se hace presente en la inspiración de las revistas de arquitectura que utilizo, y últimamente aparecen también los personajes que las habitan. Debo reconocer que antes aparecían más desdibujados. Tengo etapas de más abstracción y otras de más personajes y elementos reconocibles. Pero mis proyectos personales están atravesados por jardines, personajes cotidianos, vecinos, señoras, perros, gatos y situaciones que nos pasan a todos.

—¿Cómo estás llevando adelante tu tarea de docente por éstos días? ¿Los talleres se trasladaron al mundo virtual?
—No estoy dando clases por el momento, tenía planificado algunos talleres gráficos y de ilustración, pero por la pandemia se suspendieron. Creo que no podría hacerlo de manera virtual porque necesitamos espacio real para el uso de la prensa y las tintas que un taller de grabado y arte impreso requiere. De igual modo, estoy viendo la posibilidad de amoldarlos y ver con lo cotidiano como podemos generar cosas impresas.

—¿Hay nuevas obras o proyectos en camino?
—¡Si, todo el tiempo! Ahora estoy trabajando en un abecedario con unas colegas ilustradoras y dos proyectos de libro álbum, uno ya casi finalizando y el otro en pleno proceso de escritura. Seguramente serán auto-publicados. También quiero dedicarle más tiempo a la ilustración infantil y poder producir de lleno en eso.

—Regresemos a nuestra ciudad del comienzo, si pudieras dejar un sueño colgado de una ventana, ¿cuál sería?
—Hacer siempre lo que nos gusta o, si no es siempre, por lo menos un rato.

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*