Conéctate con nosotros

Literatura

Con lecturas, filmes y conciertos, arrancaron los homenajes por los 40 años de la muerte de Cortázar

Publicado

el

Aunque no nació ni murió aquí y residió poco más de 30 de los 69 años en que se extendió su vida, la Ciudad de Buenos Aires fue uno de los territorios más entrañables para Julio Cortázar: a partir del lunes, cuando se conmemoraron los 40 años de su muerte, la geografía porteña aloja una programación en homenaje al autor de “Rayuela” que incluye proyecciones de películas, conciertos de jazz -su género musical predilecto- y lecturas que volverán a poner en valor la huella de su literatura en la cultura latinoamericana.

El “Año Cortázar” arrancó el lunes y se prolongará hasta el 12 de febrero de 2025 impulsado por el Ministerio de Cultura porteño, aunque habrá otras actividades por fuera de esa programación que también nutrirán la agenda de tributos. El ciclo abrió con una lectura de fragmentos de “Rayuela”, la obra más icónica del escritor, que con una prosa lúdica de estructura experimental proyectó la literatura en castellano hacia horizontes inexplorados que regaron la creatividad de varias generaciones.

Esa primera actividad tuvo lugar a las 19 en la Biblioteca Julio Cortázar Casa de la Lectura y la Escritura (Lavalleja 924) y estuvo a cargo del escritor Diego Paszkowski, quien leyó acompañado por jóvenes músicos de jazz que interpretaron obras de Frank Churchill, Charlie Parker, Bronislau Kaper, Sonny Rollins, entre otros.

El Centro Cultural Recoleta es otro de los espacios que aloja el homenaje. Por un lado, con una muestra especial que según adelantó la ministra de Cultura porteña, Gabriela Ricardes, se inaugurará a mitad de año y tomará varias salas de la sede, entre ellas la llamada precisamente Cronopios en honor al escritor. Antes, desde el jueves hasta el próximo domingo, ofrecerá un ciclo de cine gratuito que explorará distintos matices de la vida y la ficción del escritor bajo el título “Cortázar, imágenes de muchos mundos”. Las películas que se proyectarán serán “Esto lo estoy tocando mañana” de Karina Wroblewski y Silvia Vegierski (15 de febrero), “La cifra impar” de Manuel Antín (viernes 16) y “Circe”, también de Antín (sábado 17), en tanto que el domingo 18 habrá una película sorpresa.

En tanto, en el Teatro San Martín (Av. Corrientes 1530) se realizará el viernes 23 a las 18 un encuentro literario gratuito y dirigido al público en general que incluye una lectura de fragmentos de “Historias de cronopios y de famas”, la obra publicada en 1962 que reúne de sesenta y cuatro relatos cortos en los que el sarcasmo y la ironía que esconden entre sus líneas reflexiones filosóficas a través de un lenguaje sencillo y claro.

Durante estos meses están previstas además distintas actividades en las bibliotecas y espacios culturales como lecturas, muestras y la digitalización de todas las primeras ediciones de sus libros. En esta misma línea, la Ciudad está preparando recorridas abiertas a todos el público sobre los lugares más vinculados a Cortázar y su obra, desde el Casco Histórico a su barrio de Agronomía o la Galería Güemes.

Como parte del “Año Cortázar”, también está prevista una jornada especial del Festival de Jazz de este año, que además de estar dedicado a él, tendrá un día con música netamente vinculada a su obra.

El programa anunciado es solo una parte de lo planificado para el “Año Cortázar”, ya que en las próximas semanas se irán anunciando otras actividades que abarcarán desde teatros a bibliotecas y museos o centros culturales.

Por su parte, también en el marco del 40 aniversario del fallecimiento del autor de “Rayuela”, hasta el próximo miércoles se exhibe en el Cine Gaumont el documental “Cortázar & Antín, cartas iluminadas”, de Cinthia Rajschmir, un trabajo estrenado en el Festival de La Habana y en el Bafici en 2019 que obtuvo premios en festivales como Trieste y Punta del Este. A partir de la correspondencia creativa entre el escritor y Manuel Antín, el filme reconstruye la amistad transoceánica que entablaron y aborda la complejidad del compendio estético del lenguaje cinematográfico en la década del 60.

La relación epistolar de la que da cuenta “Cortázar & Antín: cartas iluminadas” nació a finales de la década de 1950, cuando el realizador le escribió por primera vez y con registro formal a Cortázar y cierra con las cartas del final, en las que “se sacan chispas” por las diferencias que tuvieron al momento de la escritura de “Intimidad de los parques”, una de las tres películas que adaptó el cineasta sobre textos del escritor, junto con “La cifra impar” y “Circe”.

Por último, también se realizó este lunes el tour literario “Tras las huellas de Cortázar”, un recorrido peatonal por Buenos Aires que partirá del Teatro Colón y abarcará 10 puntos claves de la ciudad vinculados con el autor de “Los premios”, como Diagonal Norte, Plaza de Mayo, el Estadio Luna Park y la calle Florida.

La vida de Cortázar en Buenos Aires se puede dividir en varias etapas. Desde su llegada a la ciudad en 1918 a la edad de cuatro años, vivió en Banfield hasta 1932, cuando se trasladó a Villa del Parque. Durante este tiempo, pasaba la mayoría de sus días en la Capital Federal. En 1937 se mudó a Bolívar y luego a Chivilcoy para enseñar, regresando a Buenos Aires en los fines de semana. En 1944 comenzó a dar clases en Mendoza, antes de volver a Buenos Aires y luego mudarse a París en 1951. Realizó varias visitas a Buenos Aires, tanto con su esposa como solo, en distintas etapas de su vida.

“Tras las huellas de Cortázar”, organizado por la periodista y guía de turismo Mariana Iglesias, tuvo inicio desde el Teatro Colón (Cerrito 628) concluyendo en la Confitería London City.

Los puntos seleccionados para el tour literario tienen un significado especial, ya que son parte importante de la vida y obra porteña del escritor. Desde su llegada a Buenos Aires en 1918, cuando tenía cuatro años, hasta sus últimas visitas como escritor consagrado, Cortázar estuvo profundamente ligado a la ciudad y sus barrios.

Sigue leyendo

Entrevistas

Verónica Sordelli: “Escribir fue la manera de leer mi vida”

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Las huellas de sus pies desaparecen, se hunden en la arena como si nada hubiera existido, después de los deseos. Son partículas de tiempo disolviéndose, nada. Cada paso los acerca y los aleja. Son un espejismo de sus propias palabras. No basta con pronunciar sus nombres, el viento se los lleva, los arrastra al vacío, donde alguna vez existieron castillos de arena.

“Castillos de arena”, la última novela de Verónica Sordelli, cuenta una historia que se pierde en las arenas del desierto, en un escenario que muta para dejar en los lectores un viento de preguntas que, poco a poco, van revelando los otros desiertos, los que habitan en el interior de sus protagonistas.

En diálogo con ContArte Cultura, la autora cuenta acerca de su propia ruta en el camino de la escritura, especialmente de su última obra, donde invita al lector a viajar a través de sus palabras.

—La arena, su liviandad, esa convergencia de partículas en movimiento y la textura al pisarla suelen llevarnos a distintos escenarios donde nuestros pies han dejado sus marcas. En tu novela el desierto es un gran protagonista, es por eso que para comenzar nos gustaría detenernos en las sensaciones que la arena haya despertado en vos, en sus huellas, que de alguna manera puedan ayudar a presentarte.

—Soy de Necochea, la arena me acompaña desde mi infancia. Siempre fue la misma, soy yo la que con el paso de los años la fui viendo distinta, porque en cada etapa de mi vida despertó sensaciones diversas: una infancia construida de la misma manera que con la pala y los rastrillos se construyen los pozos esperando que desde su interior surja el mar. El asombro de no entender por qué sucedía y la alegría de que así fuera. Una adolescencia donde la arena representó los fogones con amigos, el primer beso de amor y tal vez la primera lágrima de desamor. Una adultez donde comencé a caminarla, y se la presenté a mis hijos y los ayudé a construir sus castillos y los escuché gritar de alegría y tuve que consolarlos cuando el mar, en cuestión de segundos, los desmoronaba. Miré muchas veces para atrás, no estaban solamente mis huellas, y lloré mucho despidiendo algunas que se fueron y agradecí recibiendo a aquellas que se sumaron. ¡Y si! ¡Así es la vida! Y como aquella niña siento el asombro de no saber porque sucede y la alegría de que así sea.

—Y en ese desplazamiento que significa viajar, vayamos a tus comienzos como escritora. ¿Recordás en qué momento de tu vida se despertó tu deseo de contar historias?

—Mi primera novela surgió de la necesidad de contar la historia de las playas de Quequén, una historia llena de naufragios, con uno de los hoteles más imponentes de Sudamérica. El momento exacto fue cuando una de las tantas mañanas que salí a trotar por la costa, sentí el privilegio de vivir en este maravilloso lugar. 

—Mirando hacia atrás, ¿qué hilos temáticos atraviesan todas tus obras?

—Escribir fue la manera de leer mi vida. En mis libros estoy. Entonces diría que el hilo rojo que une a mis novelas es la mujer. En algunos momentos de la historia, o de la cultura en la que vivió, no tuvo demasiado o ningún poder de decisión, en otros pudo hacerlo. Pero siempre luchó para ser fiel a sus pensamientos.

—Tu novela “Castillos de arena”, publicada por Del Fondo Editorial, es una historia de amor y de fusión de culturas, ¿cuál fue el disparador para su escritura?

—La importancia que tiene la religión en la cultura árabe y la maravillosa diferencia con el occidente me llevó a preguntarme: ¿Qué tenemos en común? Por encima de toda diferencia tenemos en común el amor. A partir de ahí comenzó la historia.

—¿Cómo viviste el proceso de cruzar el desierto para acercarte a una cultura tan diferente de la nuestra?

—Agradezco haber podido viajar en tres oportunidades a encontrarme con la cultura árabe. En cada una de ellas mi premisa fue no cuestionarla y respetarla. Fue lo que me ayudó a entender la importancia de los mandatos sociales y religiosos en sus vidas y como viven para cumplirlos. Fue también entender que somos distintos, ni mejores ni peores, solo distintos. Toda cultura se merece ser respetada, pero creo que para lograrlo hay que estudiarla, no desde los extremismos porque gente mala y buena hay en todas, sino desde la esencia del ser humano.

—¿Qué o quiénes te ayudaron a darle vida a Jayif, el protagonista de “Castillos de arena”?

—Jayif fue creado a partir del lugar que ocupaba en su cultura y con los mandatos que ella le imponía.

—Y si tuvieras que definir a Elena, tu otra protagonista, en una sola palabra, ¿cuál sería?

—Superación

—Al avanzar en la historia aparecen situaciones límite donde el dolor y la muerte envuelven a tus personajes, ¿qué fue lo que más te costó al momento de escribir esas escenas?

—Investigué y leí muchísimos testimonios. Lo más difícil fue aceptar que se trataba de situaciones reales.

—Un deseo sin spoilear… ¿hay vida después de la muerte?

—No lo sé, sólo puedo afirmar que la muerte es la no presencia física, pero siempre estaremos vivos en el recuerdo de aquellos que nos aman. Dicen que la vida es corta, pero también dicen que las cosas no valen por el tiempo que duran, sino por las huellas que dejan.

—Para terminar, ¿qué aroma creés que representaría a tus “Castillos de arena” y por qué?

—Mi preferido: el perfume que siento cuando abrazo a una persona que amo. Porque el amor sana y salva.

Sigue leyendo

Literatura

Ediciones Bonaerenses inicia 2024 con dos títulos muy recomendables

Publicado

el

Con las recomendaciones de los libros “Menú Bonaerense” y “Moscú que ya no existe”, Ediciones Bonaerenses, editorial de la provincia de Buenos Aires, inicia oficialmente este 2024.

“Menú Bonaerense” es el primer libro de cocina de Ediciones Bonaerenses, y fue pensado con la firme convicción de que hablar de lo que comemos, de cómo cocinamos, es también preguntarnos quiénes somos. La provincia de Buenos Aires tiene una rica identidad gastronómica construida durante siglos. Este libro brinda una primera mirada sobre los orígenes de esa identidad a través de sesenta y ocho recetas curadas por el reconocido cocinero Juan Braceli.

“Moscú que ya no existe”, novela de Marina Berri, es la obra que recibió el segundo galardón del Premio Hebe Uhart de Novela 2023, certamen del que participaron 284 novelas enviadas por escritoras y escritores de toda la provincia y cuyo jurado estuvo compuesto por Juan José Becerra, Gloria Peirano y Marie Gouiric.

La publicación de esta obra (junto a la de la novela ganadora del primer premio, “A ningún lugar”, de Nelson Mallach, publicada a fines de 2023) permitirá al público lector disfrutar de estos nuevos hallazgos de la literatura vernácula.

Cabe recordar que estas obras se imprimieron en la Dirección Provincial de Imprentas y Digitalización del Estado (DIPIDE).

Todos los títulos de Ediciones Bonaerenses se encuentran disponibles en formato papel en bibliotecas públicas y populares de toda la provincia y también pueden descargarse gratuitamente en formato digital en la web de la editorial.


Menú Bonaerense. Platos y recetas

De Juan Braceli | Colección Territorios e Identidades | 160 págs.

En estas páginas, una gran variedad de entradas, platos principales, postres, pastelería y panificados conviven naturalmente con fiestas populares y con tradiciones locales, regionales, nacionales e internacionales. En los ingredientes y pasos de cada receta se pueden intuir las particularidades de cada territorio y descubrir detrás una historia cultural única, pero también encontrar respuestas a todo tipo de curiosidades: ¿cómo se llegó al primer asado de tira? ¿Cuántos tipos de guiso sabemos hacer? ¿Cuáles son los secretos para hacer un buen costillar a la estaca? ¿Qué relación hay entre lo que se produce en la provincia, entre las economías regionales y lo que cocinamos a diario? Este menú aborda estas cuestiones y busca hacerse lugar en la mesa de todas y todos los bonaerenses.

Idea, investigación y textos: Unidad de Coordinación por la Conmemoración del Bicentenario de la Provincia de Buenos Aires. Ministerio de Comunicación Pública

Curaduría de las recetas: Juan Braceli

Fotografías: Eduardo Torres

Ilustraciones: Gabriela Podestá

Moscú que ya no existe

De Marina Berri | Novela | Colección Nuevas Narrativas | 176 págs.

“Una novela distinta, innovadora, de búsqueda, que abre la escritura hacia el futuro. Estas páginas revelan una notable articulación entre una trama de índole original y la reflexión enlazada sobre el lenguaje”, escribe sobre el libro Gloria Peirano. Y agrega: “El punto en que confluyen ambas dimensiones provoca en el lector o la lectora un interés por la narración en sí misma, es decir, qué sucede con los personajes, cómo se desarrolla lo argumental en sentido estricto; y, al mismo tiempo, la extrañeza del idioma y de la historia de Rusia, convocan un presente narrativo interesantísimo”.

Marina Berri nació en Buenos Aires, en 1982. Es Licenciada en Letras y Doctora en Lingüística por la Universidad de Buenos Aires. En el 2017 recibió el tercer premio de la Fundación El Libro por el libro de cuentos Antes de África y en el 2015, el primer premio del Concurso Haroldo Conti por el cuento ‘Proyecto Gógol’. En el 2019 se le concedió el segundo premio de la Fundación El Libro por el volumen de cuentos Arvejas negras. Publicó la novela Fantasmas (2019, Dábale Arroz), Diccionario de ruso (2020, Dábale Arroz) y Arvejas negras (2023, Dábale Arroz).

Arte de tapa: Letras, Ro Barragán.

(Fuente: Prensa Ediciones Bonaerenses)

Sigue leyendo

Literatura

“Juntos somos útiles”, librerías independientes inician campaña para juntar útiles escolares

Publicado

el

Con el objetivos de generar comunidad y ser “mucho más que la venta de un producto”, la Cámara Argentina de Librerías Independientes (CALI) lanzó “Juntos somos útiles”, una colecta de útiles escolares y guardapolvos que convertirá a partir de este jueves y hasta el 9 de marzo a las librerías de distintos puntos del país en puntos de colecta y posterior entrega a organizaciones sociales locales.

“Las librerías independientes que construimos comunidad a lo largo y a lo ancho de nuestro hermoso país somos refugio de la cultura y somos también refugio de mucho más que la venta de un producto”, asegura CALI en el texto de lanzamiento de la iniciativa, una idea que surgió inspirada en una movida similar que iniciaron hace una semana las librerías pratenses.

Los útiles y guardapolvos (nuevos o usados pero en muy buen estado) que se recibirán hasta el 9 de marzo serán donados a distintas instituciones y organizaciones en cada una de las comunidades en las que las librerías funcionan.

En la cuenta de CALI en Instagram, @cali.camaradelibros, compartieron, provincia por provincia, el listado todas las librerías que se sumaron a la iniciativa y que, durante estos días, se convertirán en puntos de colecta.

Sigue leyendo


Propietaria/Directora: Andrea Viveca Sanz
Domicilio Legal: 135 nº 1472 Dto 2, La Plata, Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA Nº 2022-106152549
Edición Nº