Conéctate con nosotros

Cine

De la caricatura al cine, en homenaje a Fontanarrosa

Publicado

el

Un delantero que no metía goles en River Plate para evitar que su padre muriera a causa de la emoción. Un obeso descomunal que falleció al levantarse del suelo para parar una pelota que era un gol cantado en una final contra Brasil. Un defensor de Chacarita Juniors que marcaba goles en contra para que la hinchada se acordara de su madre, que era prostituta. Esos tres fabulosos personajes de historieta y varios más, nacidos de la pluma del dibujante y cuentista Roberto Fontanarrosa, saltan a la gran pantalla a diez años de su muerte. La película Fontanarrosa, lo que se dice un ídolo convierte las historias del Negro en seis cortos dirigidos por seis directores de su ciudad natal, Rosario, sin perder de vista el gran objetivo vital del homenajeado: hacer reír a carcajadas.

La sala estalla con el testimonio de Dady Brieva en “No sé si he sido claro”, el primer corto, dirigido por Juan Pablo Buscarini. El actor expone ante el juez el trágico desenlace del desafío entre un enano y el gran ídolo del barrio, Miguelito, poseedor de “una cosa bárbara” e “inhumana” entre las piernas, un miembro digno de “ser expuesto en circos, en ferias públicas” y que atraía irremediablemente a todas las mujeres, muertas de curiosidad. En la pantalla, la narración frente al juez se potencia con la reconstrucción visual de varias escenas, entre ellas el momento en el que el enano y Miguelito se disponen a desenfundar sus aparatos para que sean medidos y se designe al ganador.

El creador de Inodoro Pereyra y Boogie el aceitoso coincidió con John Irving en que el lector continúa leyendo porque quiere saber cómo termina la historia. “Tu amigo Chiquito te está contando, por ejemplo en el club, cómo al imbécil de Ernesto le rompieron el culo a patadas cuando se puso pesado con la mujer de Rodríguez. Vos te tenés que ir, porque tenés que trabajar, porque dejaste la comida en el horno, o el auto mal estacionado, o porque tu propia mujer te va a armar un quilombo de órdago si de nuevo llegás tarde como la vez pasada. Pero te quedás, carajo”, escribió Fontanarrosa en “Palabras iniciales”.

Grandinetti, deseado por la televisión. Las historias del Negro atrapan ahora desde la pantalla. El espectador quiere saber qué pasa con la pareja que pelea frente a un dramaturgo y dos actores en “Vidas privadas”, con quién dormirá esta noche el protagonista de “Elige tu propia aventura” y si será acusado de violación el adolescente de “Sueño de barrio”. La fuerza del guión se impone sobre los sencillos relatos visuales y sobre la interpretación de los actores en casi todos los cortos. No es el caso de “El asombrado”, dirigido por Héctor García, donde sobresale Darío Grandinetti (otro ilustre rosarino) en su papel de hombre sin sombra, casi invisible, dominado por una madre autoritaria y deseado por una industria televisiva hambrienta de rarezas como él.

Si cinco de los relatos son cuentos, el sexto, que se alterna fragmentado entre los demás, es un corto de animación, “Semblanzas deportivas”. Sus historietas sobre fútbol, esa gran pasión que corría por las venas de Fontanarrosa, cobran vida de la mano de Pablo Rodríguez Jáuregui. Las caras de los aficionados del club millonario se transforman partido a partido al ver que el joven Conejo Fumetti no marca un gol, hasta esa inolvidable tarde del domingo 26 de julio de 1986, cuando en un clásico contra Boca su instinto goleador se impone al amor paterno. El Chancho volador bebe de la cruel costumbre infantil de enviar al gordo a la portería para crear un personaje mítico, que logra salvar un gol desafiando las leyes de la gravedad. Cierra la galería de personajes el defensor Virginio Rosa Camargo, quien se marca goles en contra para escuchar, orgulloso, cómo le gritan ‘hijo de puta’ miles de personas cada domingo.

“No aspiro al Nobel de Literatura. Yo me doy por muy bien pagado cuando alguien se me acerca y me dice: ‘Me cagué de risa con tu libro”, dijo Fontanarrosa. El homenaje de estos seis directores rosarinos, que llegará a los cines de Argentina el próximo 27 de julio, no lo defraudaría.

(Fuente: diario El País de España)

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Debes iniciar sesión para publicar un comentario. Acceso

Deja una respuesta

Cine

Confirman que la nueva película de Superman llevará el nombre del superhéroe

Publicado

el

James Gunn, director ejecutivo de DC Studios, anunció que cambió el nombre de su próxima película de Superman. El anterior título del nuevo film del icónico superhéroe era “Superman: Legacy” y ahora, directamente, se llamará “SUPERMAN”.

Fue a través de una publicación en Instagram donde el cineasta compartió una imagen del rodaje acompañada de la confirmación del nombre final, donde escribió: “Estoy encantado de anunciar el inicio de la fotografía principal de SUPERMAN”.

“Cuando terminé el primer borrador del guion, llamé a la película ‘Superman: Legacy’. Cuando cerré el borrador final, estaba claro que el título era ‘SUPERMAN’. Llegando a usted en julio de 2025”, agregó al respecto.

En cuanto al reparto, entre los confirmados se encuentran David Corenswet (House of Cards, The Politician), quien le dará vida a Clark Kent y su alter ego Superman; Rachel Brosnahan (The Marvelous Mrs. Maisel), quien será la reportera estrella Lois Lane; y Nicholas Hoult, quien interpretará al villano Lex Luthor.

En esta entrega, el director mostrará un nuevo ángulo del último hijo de Krypton, y aunque no será una historia de origen clásica, mostrará a un Clark Kent tratando de equilibrar sus dos vidas como reportero y superhéroe de la gran ciudad.

Al respecto, Gunn contó cómo fue aceptar el rol de director y todas las dudas que tuvo al respecto: “Inicialmente dije que no porque no sentía que tuviera algo único, divertido y emocional para darle a Superman la dignidad que se merece”.

“Hace poco menos de un año, vi una manera de entrar, centrándome de varias formas en la herencia de Superman. Como tanto sus padres aristocráticos de Krypton como sus padres granjeros de Kansas lo hacen quién es y las decisiones que toma”, sumó.

“SUPERMAN” llegará a los cines en julio de 2025.

Sigue leyendo

Cine

Proyectarán en Ensenada un documental sobre el golpe de Estado a Evo Morales

Publicado

el

“Seremos millones”, un documental sobre el golpe de Estado a Evo Morales en Bolivia en 2019 se proyectará este jueves a las 20 en el Parque Madres de Plaza de Mayo, ubicado en las calles Andrade y Echeverría de la ciudad de Ensenada, en una función al aire libre y con entrada libre y gratuita.

Dirigido por Diego Briata y Santiago Vivacqua, el film analiza el lawfare y golpe de Estado en Bolivia y propone además un debate con el público, entre quienes estará el director Briata e integrantes de la comunidad boliviana de la región.

El filme narra un momento histórico único en América Latina, en el que un líder indígena llega a la presidencia para refundar Bolivia. Su nombre es Evo Morales Ayma, un hijo de campesinos que nació en medio de la pobreza del altiplano boliviano.

El documental cuenta con música original de León Gieco y Gustavo Santaolalla.

(Fuente: Comunicación | Subsecretaria de Industrias Creativas e Innovación Cultural)

Sigue leyendo

Cine

A los 70 años falleció Camila Perissé, símbolo del destape de los ’80

Publicado

el

La actriz y vedette Camila Perissé, una de las más significativas representantes del destape de la década de los 80 y con un importante recorrido en cine, TV y teatro, falleció este martes a los 70 años en un hospital marplatense como consecuencia de una afección respiratoria, la última dolencia de una serie de problemas de salud que la aquejaron en los últimos años.

La noticia fue confirmada en las redes de la Asociación Argentina de Actores.

Camila Perissé se llamaba en realidad Camila Porro, aunque había elegido el apellido materno para su actividad artística, que abarcó el teatro, series de televisión y películas, a través de los cuales y gracias a una belleza desafiante se transformó en un “sex-symbol” del país durante los ’80.

La extinta edición local de la revista Playboy la tuvo como habitante de sus tapas y páginas interiores varias veces, a partir del famoso desnudo que protagonizó en “La señorita de Tacna”, una obra de Mario Vargas Llosa que dirigió Emilio Alfaro en el teatro Blanca Podestá, con Norma Aleandro al frente del elenco.

Corría 1981 y si bien la dictadura cívico-militar parecía haber superado su sanguinaria faena de 1976 a 1978, había que animarse a un desnudo total en épocas de censura impenetrable, por más que en el elenco figuraran nombres como los de Franklin Caicedo, Adriana Aizemberg, Leal Rey, Rubén Stella, Camila Perissé y Patricio Contreras.

A partir de entonces el nombre de Camila Perissé convocaba el morbo y la actriz era perseguida sin tregua por el periodismo farandulero, tanto en Buenos Aires como en Mar del Plata, donde la obra se montó durante la temporada veraniega.

Mar del Plata era la ciudad de nacimiento de Camila, quien a los seis años se trasladó a Buenos Aires junto a su familia –su madre, Ana Nieves, fue actriz secundaria en películas de Libertad Lamarque y Hugo del Carril-, y desde la adolescencia encontró en la gran ciudad un foco de cultura que la fascinó.

Cursó parte de su secundaria en el Instituto de Enseñanza Superior en Lenguas Vivas Juan Ramón Fernández, estudió inglés en la Cultural Inglesa, además de guitarra y danzas nativas y cofundó con varios de sus compañeros del Instituto Vocacional de Arte Labardén el grupo teatral independiente Taller de Expresión Popular.

Admirada por su innegable atractivo físico y por la firme voluntad de incursionar en las artes, integró por un tiempo el Ballet Estable de Joaquín Pérez Fernández –un bailarín español que hizo escuela y falleció en Buenos Aires en 1989-, hasta que decidió que lo suyo era el teatro.

Estudió con el joven y ascendente Julio Ordano, con Carlos Gandolfo y con la maestra vienesa Hedy Crilla, quien antes de refugiarse del nazismo en la Argentina se había codeado en Europa con figuras como Bertolt Brecht, el director y coreógrafo Max Reinhardt y el dramaturgo y guionista Carl Zuckmayer.

Crilla y su discípulo Agustín Alezzo la dirigieron en su debut con “Despertar de primavera” (1977), de Frank Wedekind, junto a un elenco de principiantes que luego lograron fama y un buen pasar gracias a la televisión, entre ellos Luisa Kuliok, protagonista de un comentado “topless” a bordo de una canoa.

En teatro se animó a todo: desde secundar a Rudy Chernicoff en “Yo, argentino”, participar como vedette o media vedette en las revistas “Zulma en el Tabarís”, con Zulma Faiad; “La revista del Mundial”, con Joe Rígoli; “El Maipo es el Maipo y Gasalla es Gasalla”, con Gasalla, Enrique Pinti y Claudia Lapacó; o hacer comedia en “Amores míos”, con Thelma Biral, Raúl Aubel y Víctor Hugo Vieyra.

Hasta que llegó “La señorita de Tacna” y su fama y su cotización subieron de golpe; fue contratada para compartir cartel con Soledad Silveyra en “Íntimas amigas”, y con Juan José Camero y Eva Franco en “Las mariposas son libres”, que en 1971 había elevado al estrellato a Susana Giménez, dirigida por José Cibrián.

En 1993 trabajó en otra obra de Vargas Llosa, “Pantaleón y las visitadoras”, dirigida por Hugo Urquijo, que le valió integrar una terna como mejor actriz en los Premios ACE. Después de eso su carrera teatral se fue dispersando y Camila hizo teatro callejero en Nueva York (1998 y 2000), se presentó en pequeñas salas de provincias, trabajó para grupos de jubilados y geriátricos y su último trabajo registrado fue en 2013, con “Maté un tipo”, de Daniel Dalmaroni, en el auditorio Cendas.

Desde el principio su figura había aparecido en numerosas publicidades y la televisión no fue ajena a sus encantos: se la vio en “Tato por ciento”, “Como en el teatro”, “Esa provincianita”, “Viva la risa”, “Desde adentro”, “Zona de riesgo” y “Gino”, su última actuación, en 1996.

En la pantalla grande sirvió como anzuelo visual en películas como “Fotógrafo de señoras” (1978), con Jorge Porcel, “Mi mujer no es mi señora” (1978), con Alberto Olmedo, “Encuentros muy cercanos con señoras de cualquier tipo” (1978), para ambos cómicos; la infantil “Los superagentes no se rompen” (1979), dirigida por Julio De Grazia; y “Te rompo el rating” (1981), otra vez con Porcel.

En 1985 figuró en la dramática “Bairoletto, la aventura de un rebelde”, de Atilio Polverini, y en tres películas donde el cine argentino intentó un “porno-soft” más ridículo que excitante: “Los gatos (Prostitución de alto nivel)” y “Las esclavas”, de Carlos Borcosque (h); y “Las lobas”, de Aníbal Di Salvo.

Hubo otros títulos, pero las revistas de la farándula atisbaban la vida particular de Camila como si no pudieran apartarla de su figura sexuada, por lo que fue vinculada con personajes de la vida artística, política y deportiva; pero ella prefirió aquerenciarse en lugares apacibles y provincianos como Lobos o Pergamino. Sus problemas eran más graves de lo que el periodismo creía y tenían que ver con sus adicciones.

Realizaba programas de radio al tiempo que trataba de alejarse de adicciones que inevitablemente la llevaron al colapso físico y mental; hasta que conoció al músico Julio “Chino” Fernández, cuatro años menor que ella, un hombre que fue feliz y sufrió a su lado –incluso con gravísimas carencias materiales, según él mismo relató- y la acompañó hasta sus últimos minutos.

Los últimos años de Perissé estuvieron signados por distintos problemas de salud desde que fue diagnosticada con fibromialgia en 2018, por la que le recetaron una medicación que le dejó como secuela un grave daño cognitivo. Durante la pandemia fue internada en varias oportunidades por Covid-19, y desde entonces su estado de salud era muy frágil.

Sigue leyendo


Propietaria/Directora: Andrea Viveca Sanz
Domicilio Legal: 135 nº 1472 Dto 2, La Plata, Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA Nº 2022-106152549
Edición Nº