Conéctate con nosotros

Cine

Llega Zama, la historia de un hombre condenado a esperar

Publicado

el

Por Claudio Minghetti (*)

Después de obras consagradas como “La ciénaga”, “La niña santa” y “La mujer sin cabeza”, y tras una serie de avatares que rodearon a la posibilidad de llevar la historia de “Zama” al cine, Lucrecia Martel pudo lograr aquello que parecía imposible.

Es sencillo descubrir de qué se trata “Zama”, la nueva, audaz y desafiante propuesta de Martel, que abreva en la anécdota del relato con el mismo título de Antonio Di Benedetto y su costado filosófico: sólo es necesario detectar esa verdad apenas comienza.

El oficial corregidor don Diego de Zama es un hombre en un lugar equivocado, alguien que no parece conforme con la vida, del que no se conoce nada de su pasado pero sí de su presente y se puede también desentrañar, en poco tiempo, que su infelicidad es inexorable.

No es prioritario conocer la valiosa obra literaria (elogiada por Jorge Luis Borges y Juan José Saer) que precede a esta de Martel, absolutamente autoral, ya que la literatura tiene su lenguaje y el cine el suyo: y “Zama” deviene una obra dueña de un elaborado discurrir cinematográfico.

El original de Di Benedetto, se ha juzgado largamente, es un opus descomunal dentro de la literatura latinoamericana, sin embargo Martel, muy acertadamente, no se somete a la simple adaptación sino a dejarse llevar por la interpretación, con su propia semántica y caligrafía.

Eso le da la posibilidad a la directora de construir una obra con lenguaje propio algo que difícilmente se detecta en los últimos tiempos en todo el cine, sea local o internacional, elemental o deficitario en diferentes aspectos, vacío de contenido y rutinario en lo estético.

La pregunta que se hace Martel, que interpela al espectador a través de lo que nos cuenta, es qué hace ese hombre en medio de lo salvaje, si es en verdad la ambición lo que lo moviliza a estar tan lejos del que se supone, lejos, debería ser su lugar.

La búsqueda de El Dorado, que en cine ya se había visto en “Aguirre, la ira de Dios”, de Werner Herzog vuelve aquí a tener un peso predominante detrás de la figura de este hombre solo entre muchos otros que aspiran a llevarse un botín para la corona o ellos mismos.

La locura e irracionalidad en la selva amazónica encabezada por Lope de Aguirre, en su caso en el siglo XVI de Pizarro, cambia por la calma, también irracional, salpicada de sangre, la de medio centenar de tribus, que son parte de esa naturaleza y la de los colonizadores.

Se supone que don Diego de Zama está en la primera Asunción del siglo XVIII, y aguarda un traslado que es clave para él, pero para lograrlo debería superar los obstáculos que finalmente incluirán la captura de un forajido portugués, famoso por su crueldad.

En buena medida Zama no es ni héroe ni villano, es decir algo así como un hombre de aquellos tiempos sumido a la oscuridad de un laberinto entre kafkiano -o borgeano-, en la incertidumbre de sólo saber que su destino responde a una ruta diseñada por otros.

Este hombre desea salir de ese lugar horrible y hediondo, y hasta sorpresivo, en el que se va sumergiendo, forzado a un descenso dantesco por los círculos del infierno, un trayecto que se prolonga con cada nueva e inexorable postergación, hacia un destino trágico.

El paisaje de cada episodio en esta sucesión de derrotas, en esta caída por la pendiente que lleva al horror mismo, es verde intenso y por momentos brillante, en medio de tanto barro y suciedad, de olores nauseabundos, de ropa percudida o de infección.

Martel va de la oscuridad al claroscuro, de la supervivencia en medio de la tapera con muebles viejos, a la casa del gobernador atiborrada de fulleros y donde era necesario desde pedir permiso para respirar, hasta esperar, ya sin esperanza, una respuesta.

Hay murmullos, ecos fantasmales, explicaciones que se repiten, discusiones, soberbia, humillación, mentiras, miradas torvas, desilusión, desesperación, traición y resignación, porque de eso se trata la pasión de Zama, la del hombre que está solo y espera su destino.

Hay varios oportunos subrayados que Martel logra dar a su relato: la imprecisa localización en Asunción, centro del Gran Chaco guaraní pero fuera de tiempo y la data igual de vaga acerca del funcionario, que pueda dar alguna pista más del enigma que encierra.

Daniel Giménez Cacho expresa sin necesidad de textos la desesperación del personaje, que a veces asoma su voz, como si se tratarse de un relator, un casting perfecto en el que también tienen peso Juan Minujin, pero en especial Rafael Spregelburd y el brasileño Matheus Nachtergaele.

También hay música, muy curiosa, que echa mano boleros mexicanos del siglo XX pero con cuerdas que parecen de arpas, y hasta recuerdan al citar de Antón Karas en “El tercer hombre”, y en el final las melodías que recuerdan a Arturo Ripstein o Pedro Almodóvar.

Zama tiene la ilusión de sobrevivir a pesar de su agonía en el bote que surca el río Paraguay: la proa va cortando las aguas tupidas de camalotes mientras el niño remero le pregunta si quiere vivir, un susurro detrás de las cuerdas que tocan “Muñequita linda”, y palpitan aquel sueño que no fue.

(*) Agencia de noticias Telam

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cine

“El ritual del alcaucil” llega al Gaumont el 28 de octubre

Publicado

el

El documental “El ritual del alcaucil”, dirigido por Ximena González, se estrena el próximo 28 de octubre en el Cine Gaumont, y a partir del sábado 30 estará disponible en CineAr TV y CineAr Play.

La película cuenta que en las afueras de Buenos Aires existe un barrio construido alrededor de dos cementerios: el Cementerio Municipal de Avellaneda y el Cementerio Israelita. Entre vírgenes y ofrendas paganas, los ancianos recitan memorias y olvidan fantasmas.

Niñas y niños inventan su infancia con tumbas y hamacas. El olvido es un territorio donde se deslizan estas criaturas, que sienten pasar el tiempo, aunque ya no son parte de él. Los miedos se pasean entre las sombras de los desaparecidos, hay silencio donde debería haber voces y lo cotidiano se convierte en ritual.

La directora comentó que nació en la zona que registra el documental, “a metros de las fosas comunes que negaron la identidad de jóvenes asesinados por el terrorismo de estado y de las calles que vieron desaparecer a familias enteras”.

“De este mundo surge la necesidad de cuestionar el modo en que se constituyen las memorias colectivas, a partir de un acontecimiento particular: en 2001, con un compañero de la escuela de cine, rodamos en el Cementerio de Avellaneda. Años más tarde, en 2009, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), reconoció el cuerpo del padre de mi compañero, desaparecido en 1977 por la dictadura cívico-militar. Lo habían hallado en una fosa común en el mismo cementerio, en el lugar donde, casi jugando, habíamos buscado imágenes del olvido”.

González dirigió anteriormente “Mal del viento”, que fue declarado de interés por el Instituto Nacional de Cine, becado por el Fondo Nacional de Las Artes y premiado internacionalmente.

Sigue leyendo

Cine

Disney retrasó otra vez el estreno de “Indiana Jones 5”

Publicado

el

“Indiana Jones 5” vuelve a sufrir otro retraso ya que Disney anunció que la quinta entrega de la saga protagonizada por Harrison Ford demorará su estreno casi un año, y con una fecha de lanzamiento inicialmente anunciada para el 29 de julio de 2022, ahora el filme se verá a partir del 30 de junio de 2023.

No es la primera postergación que sufre la película sobre el icónico arqueólogo aventurero que tuvo ya un vaivén de directores.

Inicialmente, Steven Spielberg , responsable de las entregas anteriores, iba a ponerse de nuevo tras las cámaras pero tras el primer retraso -su fecha prevista para julio de 2019 fue cedida al remake fotorrealista de “El rey león” y pasó a julio de 2020-, optó por ceder su puesto a James Mangold (‘Logan’, ‘Le Mans ’66’) que significó un nuevo aplazamiento a julio de 2021, informó la agencia Europa Press.

Pero luego la pandemia provocó otro retraso, a julio de 2022, pero en junio de este año comenzaron las grabaciones y, pese que Ford, de 79 años, se lesionó pocas semanas después, Disney comunicó que la fecha de estreno se mantenía.

No obstante, el retraso de “Indiana Jones 5” forma parte de una serie de aplazamientos en cadena, ya que Disney reordenó completamente su calendario de cara a 2022 y 2023, eliminando varios proyectos de Marvel y 20th Century Studios.

Sigue leyendo

Cine

Estrena “La casa de los conejos”, adaptación del libro de Laura Alcoba

Publicado

el

La adaptación audiovisual de “La casa de los conejos”, el libro de Laura Alcoba que narra la dictadura cívico militar desde la perspectiva de una niña y retoma experiencias de su propia historia, se estrena el próximo jueves en las salas de nuestro país con una versión de la cineasta Valeria Selinger que pone su mirada en “la vida de una niña que le toca vivir en este contexto y época y que sabe muy bien dónde está el peligro”, como definió la realizadora.

Para la película, que está protagonizada por Mora Iramain García, de 8 años, y reúne las actuaciones de Darío Grandinetti, Miguel Ángel Solá, Guadalupe Docampo, Paula Brasca y Patricio Aramburu, Selinger se centró “en los hechos de cada día, sin exacerbar al acto politizado o al discurso de la época, solo contextualizando con esos elementos para después quedarme tan solo en lo cotidiano”, según dijo a la agencia de noticias Télam hace un tiempo a propósito del estreno internacional en algunos festivales.

Publicada en 2008 por Edhasa, la novela “La casa de los conejos” fue la primera entrega de una trilogía en la que Laura Alcoba -escritora argentina radicada en Francia desde el exilio junto con su mamá- cruzó ficción con experiencias autobiográficas para narrar la vida de una niña en la clandestinidad, cuando vivía en una casa de La Plata donde se imprimía el diario Evita Montonera.

Luego, Alcoba escribió “El azul de la abejas” donde abordó la correspondencia con su papá que estaba preso, y finalmente “La danza de la araña”, el punto final de una historia en la que la narradora deja de ser esa niña y transita la etapa hacia la adolescencia. A propósito del film, la propia escritora definió la película como “fiel al libro en sus grandes líneas, pero con elementos y aportes personales de Valeria Selinger” y con “escenas muy bellas que no corresponden a escenas precisas del libro pero sí a su universo mental”.

En palabras de Selinger, “en la adultez uno puede recorrer muchas vidas distintas. La infancia es en cambio solo una. A la niña de mi película la quitan de la escuela y tiene que jugar con los adultos que tiene a mano. Ese es su cotidiano por lo tanto eso es lo que la nutre y con lo que se identifica. Allí quedarán entonces sus recuerdos de infancia. Como calculo le ocurrió a Laura Alcoba al vivir esta historia en la casa de la calle 30″.

A la cineasta el libro la condujo directamente a su infancia: “Al leerlo imaginé enseguida una película que tenía mucho que ver conmigo. Es un libro que permite que el lector reencuentre sus propias vivencias mediante la lectura, como un espejo. Lo que más llama de la historia es el silencio de esa niña inmersa en medio de adultos con vidas desmedidas. Y también obviamente la necesidad de restablecer la identidad de los bebés robados, de encontrar a Clara Anahí, por ejemplo”, explicó en referencia a la niña apropiada por la última dictadura militar cuando tenía tres meses de vida en la vivienda del matrimonio Mariani-Teruggi, que funcionó como una casa operativa de la agrupación Montoneros en la La Plata.

Para Selinger, lo más difícil de relatar desde la mirada de esta niña fue “pensar cómo o hasta donde dejar de lado a esos adultos en los planos. Y justamente terminé incluyéndolos más de lo que tenía pensado. Creo que porque representan gente real, historias reales. Eso merece un gran respeto y es difícil entonces aplicar una mirada de niña puramente infantil a nivel de recursos estilísticos… si bien la película narra finalmente claramente desde esa mirada infantil”.

La película ya se presentó en el Vancouver International Women in Film Festival; en el Festival de Maracaibo, de Venezuela; en el Ischia Film Festival, en Italia; en el Festival de cine internacional de Buenos Aires y en el Taormina film fest. Además recibió los premios Queens World Film Festival (Nueva York) y el Fecip de Ecuador. El jueves 21 de octubre se estrena en las salas del país.

Sigue leyendo


Propietaria/Directora: Andrea Viveca Sanz
Domicilio Legal: 135 nº 1472 Dto 2, La Plata, Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA Nº 2019-79370965 Edición Nº