Conéctate con nosotros

Cine

Llega Zama, la historia de un hombre condenado a esperar

Publicado

el

Por Claudio Minghetti (*)

Después de obras consagradas como “La ciénaga”, “La niña santa” y “La mujer sin cabeza”, y tras una serie de avatares que rodearon a la posibilidad de llevar la historia de “Zama” al cine, Lucrecia Martel pudo lograr aquello que parecía imposible.

Es sencillo descubrir de qué se trata “Zama”, la nueva, audaz y desafiante propuesta de Martel, que abreva en la anécdota del relato con el mismo título de Antonio Di Benedetto y su costado filosófico: sólo es necesario detectar esa verdad apenas comienza.

El oficial corregidor don Diego de Zama es un hombre en un lugar equivocado, alguien que no parece conforme con la vida, del que no se conoce nada de su pasado pero sí de su presente y se puede también desentrañar, en poco tiempo, que su infelicidad es inexorable.

No es prioritario conocer la valiosa obra literaria (elogiada por Jorge Luis Borges y Juan José Saer) que precede a esta de Martel, absolutamente autoral, ya que la literatura tiene su lenguaje y el cine el suyo: y “Zama” deviene una obra dueña de un elaborado discurrir cinematográfico.

El original de Di Benedetto, se ha juzgado largamente, es un opus descomunal dentro de la literatura latinoamericana, sin embargo Martel, muy acertadamente, no se somete a la simple adaptación sino a dejarse llevar por la interpretación, con su propia semántica y caligrafía.

Eso le da la posibilidad a la directora de construir una obra con lenguaje propio algo que difícilmente se detecta en los últimos tiempos en todo el cine, sea local o internacional, elemental o deficitario en diferentes aspectos, vacío de contenido y rutinario en lo estético.

La pregunta que se hace Martel, que interpela al espectador a través de lo que nos cuenta, es qué hace ese hombre en medio de lo salvaje, si es en verdad la ambición lo que lo moviliza a estar tan lejos del que se supone, lejos, debería ser su lugar.

La búsqueda de El Dorado, que en cine ya se había visto en “Aguirre, la ira de Dios”, de Werner Herzog vuelve aquí a tener un peso predominante detrás de la figura de este hombre solo entre muchos otros que aspiran a llevarse un botín para la corona o ellos mismos.

La locura e irracionalidad en la selva amazónica encabezada por Lope de Aguirre, en su caso en el siglo XVI de Pizarro, cambia por la calma, también irracional, salpicada de sangre, la de medio centenar de tribus, que son parte de esa naturaleza y la de los colonizadores.

Se supone que don Diego de Zama está en la primera Asunción del siglo XVIII, y aguarda un traslado que es clave para él, pero para lograrlo debería superar los obstáculos que finalmente incluirán la captura de un forajido portugués, famoso por su crueldad.

En buena medida Zama no es ni héroe ni villano, es decir algo así como un hombre de aquellos tiempos sumido a la oscuridad de un laberinto entre kafkiano -o borgeano-, en la incertidumbre de sólo saber que su destino responde a una ruta diseñada por otros.

Este hombre desea salir de ese lugar horrible y hediondo, y hasta sorpresivo, en el que se va sumergiendo, forzado a un descenso dantesco por los círculos del infierno, un trayecto que se prolonga con cada nueva e inexorable postergación, hacia un destino trágico.

El paisaje de cada episodio en esta sucesión de derrotas, en esta caída por la pendiente que lleva al horror mismo, es verde intenso y por momentos brillante, en medio de tanto barro y suciedad, de olores nauseabundos, de ropa percudida o de infección.

Martel va de la oscuridad al claroscuro, de la supervivencia en medio de la tapera con muebles viejos, a la casa del gobernador atiborrada de fulleros y donde era necesario desde pedir permiso para respirar, hasta esperar, ya sin esperanza, una respuesta.

Hay murmullos, ecos fantasmales, explicaciones que se repiten, discusiones, soberbia, humillación, mentiras, miradas torvas, desilusión, desesperación, traición y resignación, porque de eso se trata la pasión de Zama, la del hombre que está solo y espera su destino.

Hay varios oportunos subrayados que Martel logra dar a su relato: la imprecisa localización en Asunción, centro del Gran Chaco guaraní pero fuera de tiempo y la data igual de vaga acerca del funcionario, que pueda dar alguna pista más del enigma que encierra.

Daniel Giménez Cacho expresa sin necesidad de textos la desesperación del personaje, que a veces asoma su voz, como si se tratarse de un relator, un casting perfecto en el que también tienen peso Juan Minujin, pero en especial Rafael Spregelburd y el brasileño Matheus Nachtergaele.

También hay música, muy curiosa, que echa mano boleros mexicanos del siglo XX pero con cuerdas que parecen de arpas, y hasta recuerdan al citar de Antón Karas en “El tercer hombre”, y en el final las melodías que recuerdan a Arturo Ripstein o Pedro Almodóvar.

Zama tiene la ilusión de sobrevivir a pesar de su agonía en el bote que surca el río Paraguay: la proa va cortando las aguas tupidas de camalotes mientras el niño remero le pregunta si quiere vivir, un susurro detrás de las cuerdas que tocan “Muñequita linda”, y palpitan aquel sueño que no fue.

(*) Agencia de noticias Telam

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Debes iniciar sesión para publicar un comentario. Acceso

Deja una respuesta

Cine

Con muy poca asistencia a las salas, dos debuts lideraron la taquilla

Publicado

el

Los estrenos de “Madame web” y “Bob Marley: La leyenda” encabezaron la recaudación en los cines nacionales con una pobre convocatoria que no llegó a los 100.000 espectadores entre las dos.

“Madame web”, del universo de “Spider-Man”, ocupó el puesto número uno con 46.902 espectadores en sala, mientras que la biopic del cantante jamaiquino hizo lo suyo con 36.793 entradas vendidas, según la consultora Ultracine.

El podio lo completa “Con todos menos contigo”, la comedia romántica que metió 28.933 personas con un acumulado de 268.312.

En cartel continúa “Wonka”, que tuvo un aporte de 7.000 tickets para un total de 780.135, siendo la película del año más vista hasta el momento, seguida por “Wish: el poder de los deseos” (17.893 – 636.766).

Sigue leyendo

Cine

Con siete galardones, “Oppeheimer” arrasó en los premios Bafta

Publicado

el

“Oppenheimer”, la película basada en la vida del creador de la bomba atómica que se ha convertido en uno de los grandes éxitos de la temporada, fue la gran ganadora en la gala de la 77º edición de los premios Bafta, los más importantes que entrega la Academia Británica de las Artes Cinematográficas y Televisivas, que se realizó anoche en el Royal Festival Hall, de Londres.

El filme de Christopher Nolan se alzó con los galardones a mejor película, mejor director y mejor actor protagónico, que recayó sobre Cillian Murphy, entre otros.

Por su parte, “Pobres criaturas”, de Yorgos Lanthimos, acaparó cinco premios, entre ellos a mejor actriz protagónica para Emma Stone; mientras que “Zona de interés” se llevó tres estatuillas, entre ellas a la mejor película británica.

Los grandes ignorados de la noche fueron “Barbie”, el otro gran éxito de la temporada, y “Maestro”, la biopic sobre Leonard Bernstein, que se fueron con las manos vacías, a pesar de competir en varios rubros.

La siguiente es la lista completa de ganadores:

  • Mejor película: “Oppenheimer”
  • Mejor película británica: “Zona de interés”
  • Mejor película de habla no inglesa: “Zona de interés”
  • Mejor documental: “20 Days in Mariupol”
  • Mejor película de animación: “El niño y la garza”
  • Mejor cortometraje británico: “Jellyfish and Lobster”
  • Mejor cortometraje británico de animación: “Crab Day”
  • Mejor dirección: Christopher Nolan por “Oppenheimer”
  • Mejor actriz protagonista: Emma Stone por “Pobres criaturas”
  • Mejor actor protagonista: Cillian Murphy por “Oppenheimer”
  • Mejor actriz de reparto: DaVine Joy Randolph por “Los que se quedan”
  • Mejor actor de reparto: Robert Downey Jr. por “Oppenheimer”
  • Mejor guion original: “Anatomía de una caída”
  • Mejor guion adaptado: “American Fiction”
  • Mejor debut en guion, dirección o producción: Savanah Leaf, Shirley OConnor y Medb Riordan por “Earth Mama”
  • Mejor banda sonora: “Oppenheimer”
  • Mejor casting: “Los que se quedan”
  • Mejor dirección de fotografía: “Oppenheimer”
  • Mejor edición: “Oppenheimer”
  • Mejor diseño de producción: “Pobres criaturas”
  • Mejor diseño de vestuario: “Pobres criaturas”
  • Mejor maquillaje y peluquería: “Pobres criaturas”
  • Mejor sonido: “Zona de interés”
  • Mejores efectos especiales: “Pobres criaturas”
  • Estrella en ascenso (votado por el público): Mia McKenna-Bruce
Sigue leyendo

Cine

Se estrena “Entremedio”, un “coming of age” en clave de oda a la localidad platense de City Bell

Publicado

el

El drama “Entremedio”, dirigido por Martín Gamaler, que se estrena mañana en el Gaumont y en Cinema Rocha de La Plata, sigue las aventuras callejeras en las localidades platenses de City Bell y Villa Elisa de un niño de 10 años, en medio de la separación de sus padres a partir de dificultades económicas.

A partir de un guion de Gamaler y Alejandro Encinas, la película busca retratar el barrio platense en base a experiencias de la infancia de los autores, ambos de City Bell, y nutridos por un equipo técnico y actoral que también es de la zona, incluido el protagonista, Enio, hijo del cineasta de terror Ramiro García Bogliano.

El elenco se completa con Patricia Condron, pareja de Gamaler, que también tiene roles en la producción y el casting del filme; Leandro Melian, Javier De Jesús, Omar Sánchez, Mariana Torres, Verónica Spasoff, Javier Liforena, Maximiliano Maldonado, Pedro Andrade, Graciela Knesevich, Nora Onetto, Marcos Ochipinti, José Canevaro, Silvia Caruso y Renato Quattordio.

La trama del “coming of age” se entrelaza con la idiosincrasia local y los desafíos característicos de la vida en el conurbano bonaerense para mostrar la cotidianeidad de la zona City Bell-Villa Elisa, donde se muestra la problemática de un barrio cuyos habitantes tienen que luchar día a día contra la economía que los asedia y los vaivenes del país.

Nico, un niño de 10 años que durante el recorrido por su barrio comienza un viaje inesperado hacia su madurez, enfrenta la separación de sus padres y busca a su perra perdida, en un camino lleno de peligros y marginalidad.

“La película es un poco parte de mi historia de niño pero también de mi historia actual, alrededor del barrio. Filmamos la película en el barrio donde vivimos y como la película se hizo en pandemia, el diseño de producción tenía como meta que trabajemos ahí para descentralizar un poco la producción y también era la idea como productora: salir y trabajar en la periferia, en este caso La Plata. Nace de la necesidad de contar una historia que esté cerca nuestro, que nos identifique y que pueda llegar al público y que se identifiquen todos”, explicó Gamaler en un encuentro con la prensa en la sede de Directores Argentinos Cinematográficos, del barrio porteño de Villa Crespo.

Condron, que interpreta a la madre de Nico, contó sobre el proceso de reclutamiento actoral: “El niño fue el personaje más difícil de encontrar, hicimos un casting en una escuela de teatro para niños en City Bell y ninguno daba con el perfil que Martín buscaba, con muchas características. La mamá de Enio, que es directora de arte y vive en el barrio, me mandó un mensaje y cuando vi la foto de Enio supe que iba a ser el protagonista. Pero el papá es director de cine, entonces ellos tenían muchas cosas… porque al conocer el medio, no querían que le destruyamos al niño”.

“De chico ya había trabajado en las en las películas de su padre, Ramiro García Bogliano, y yo lo había visto en una escena, pero tiene conocimiento de lo que es el detrás de cámara del cine, entonces eso fue fácil. Los padres me ayudaron mucho en las reuniones: sabían cómo se trabaja, qué era lo que yo quería. Enio tenía la misma edad que el personaje y le pasaban las mismas cosas, empezamos a charlar sobre las similitudes que él tenía con el personaje y la verdad que la frescura y espontaneidad de los niños a mí me encanta, si bien es difícil trabajarlo”, agregó Gamaler.

El director, también productor del largometraje, sostuvo: “No lo escribí pensando en las mismas situaciones mías; cuando empezamos a tener las charlas con Enio, le pasaban las mismas cosas, me contaba anécdotas del colegio, la relación con su mascota. Tomamos cosas de eso para el personaje, cosas de sus amigos… fue una simbiosis también verlo a él, verme a mí y el personaje, y un poco estaba la idea de que el niño se guarda todo, es una esponja de todos los conflictos que tienen los padres y la sociedad, pero no puede expresarlo a veces porque no tiene los canales o las herramientas necesarias para hacerlo”.

“La historia es muy visceral, entonces salía mucho de mí en la historia original, pero Encinas también pasaba por una separación, por el alejamiento de sus hijos y cosas personales que pudimos ponerlas en el guion, que son más que nada viscerales. Después se fueron transformando, le dimos estructuras, temas y devoluciones”, concluyó.

Sigue leyendo


Propietaria/Directora: Andrea Viveca Sanz
Domicilio Legal: 135 nº 1472 Dto 2, La Plata, Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA Nº 2022-106152549
Edición Nº