Carolina Macedo presenta “La intensidad del monzón”, su nueva novela

Por Andrea Viveca Sanz
(@andreaviveca)

Convencida de que los vínculos pueden atravesar los lazos de sangre para perdurar a través del tiempo, la escritora Carolina Macedo se atreve a contar, con su nueva obra, lo que sucedió veinticinco años después en la trama de su primera novela “Dueñas del destino”.

En ese camino, se sumerge en la vida de sus personajes y logra atrapar entre sus letras las vivencias y los conflictos que cada uno de ellos deberá atravesar. Con sus palabras, da vida a los escenarios en los que se desarrolla una historia que se enreda en temas de actualidad y rescata distintos eslabones del amor.

En diálogo con ContArte Cultura, la autora salteña adelanta algo de lo que se esconde entre las páginas de “La intensidad del monzón”, su nuevo libro.

—¿Qué fue lo que te marcó que la historia de “Dueñas del destino”, tu primera novela, podía extenderse y dar vida a “La intensidad del monzón?
—En realidad, cuando me senté a pensar “Dueñas del destino” se me ocurrió el argumento de mi segunda novela “La intensidad del monzón”, sobre ésta fueron mis primeras notas. Ocurrió que antes de comenzar a escribir, leí una entrevista en un blog de escritores por casualidad, que decía que cuando uno pensaba una historia debía llevarla lo más atrás posible y comenzar en lo que pudieran ser los inicios de aquello que se nos había ocurrido. Eso fue lo que hice y comencé con la vida de los padres de los protagonistas que habían llegado a mi por primera vez.

—¿Por qué elegiste ese título?
—Siempre digo que el título es lo que más me cuesta decidir, de hecho, siempre es lo último que hago y la verdad es que los títulos, tanto de la primera como de la segunda novela, lo eligieron unas amigas. Se los agradezco, porque tal vez no se me hubieran ocurrido, pero al escucharlos fueron perfectos.

—¿En qué tiempo histórico se desarrolla la trama?
—La novela es contemporánea, por lo mismo, la trama es actual. Uso como marco temas cotidianos, los que se escuchan en un programa de noticias, una charla entre amigas e incluso lo que me toca, me conmueve o roba de alguna manera mi atención durante mi proceso de escritura.

—Contanos cuáles son los escenarios por los que se moverán tus personajes.
—Me gusta crear escenarios potentes, especiales, necesarios para darle el clima o el tono a la narración, con pinceladas puntuales que aporten dramatismo. El escenario viene dado por los personajes, es allí donde viven, se mueven, respiran. La historia podría contarse en muchos paisajes, por lo que hay que elegir una para todos o para cada uno de ellos. La “Intensidad del monzón”, con sus personajes cosmopolitas, nos lleva a un viaje por ciudades que por uno u otro motivo me resultan fascinantes: Delhi, Londres, París, San Francisco, Bogotá, sin dejar de pasar por Buenos Aires.

—¿Qué temáticas constituyen el hilo conductor de la obra?
—El hilo conductor es sin duda el amor y la amistad, que en cierta forma es lo mismo. Se desarrolla dentro de un mundo cargado de intrigas, poder, ambición y traición. Allí vemos en acción a la segunda generación de los protagonistas de “Dueñas del destino”. Sus vidas se entrecruzan ante las adveridades que deben atravesar, víctimas de un enemigo en común, y se unen para enfrentarlas.

—¿Quiénes son los protagonistas principales y cómo podrías definirlos?
—Como en mi primera novela, los personajes son muchos. Me gustaría que cada lector descubra al protagonista según su lectura.

—¿Hay algún personaje secundario que te gustaría destacar?
—Sin lugar a dudas, Savir. Un niño que cuando comenzó la novela parecía no tener mucha relevancia pero de a poco se fue ganando mi cariño y admiración. Este pequeño gran personaje podría pasar inadvertido, pero teje a lo largo de toda la trama un mundo subyacente que muestra importantes circunstancias de la vida y las diferentes maneras de enfrentarlas. Savir emerge para plasmar en la trama, de manera contundente, su determinación a pesar de su corta edad.

—¿Qué les dirías a los lectores para que se acerquen al mundo de ficción que creaste?
—Van a encontrar una oportunidad para sumar aventuras y emociones. Leer nos permite evadir la realidad por un momento para sumergirnos en una trama que tiene la intención de atraparnos y hacernos cómplices, o al menos testigos de la vida de los personajes. La ficción tiene estrechas relaciones con la realidad, lo que nos permite identificarnos con las emociones que atraviesan los personajes, así si estamos de verdad involucrados, llegamos a sentir amor, rabia, compasión, complicidad y hasta empatía.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*