FILBA 2019: un momento de calma para hablar de “La escritura en tiempos de cólera”

Por Andrea Viveca Sanz

En estos tiempos en los que la imagen predomina sobre la palabra, El Emporio Ediciones puso sobre la mesa un tema que cuestiona a escritores y lectores.

Bajo las alas protectoras del gran creador de mundos fantásticos, Adolfo Bioy Casares, en la sala que lleva su nombre, cuatro autores de esta época en la que todo es urgente y la ira se desata como un rayo en las circunstancias menos pensadas, reflexionaron sobre “La escritura en tiempos de cólera”.

De esa manera, Ana Emilia Moglia, Beatriz Grinberg, Conrado Bocco y Carolina Del Pópolo presentaron sus novelas y, luego, expusieron sus sensaciones y vivencias en la creación de sus propios mundos imaginados. Estos mundos, construidos por letras, no saben de urgencias y se deshacen pacientemente sobre los papeles para dar forma a escenarios que compiten con la inmediatez de las imágenes que saltan de pantalla en pantalla y que, muchas veces, se convierten en una epidemia.

La escritura es un acto creativo en el que es necesario detenerse para dar vida a cada uno de esos seres irreales que llegan a reflejar las emociones del autor, gotas de tinta que parten desde su corazón para aquietarse sobre las páginas y llegar al lector.

Los personajes se convierten entonces en espejos en los que cada uno de esos lectores se encuentra y se hace parte de una historia en la que es fundamental detenerse. Las imágenes que se esconden entre las palabras son capaces de cambiar de forma tantas veces como sean leídas y no existe pantalla que pueda competir con ellas.

La lectura es entonces, también, un proceso creativo en el que es posible descubrir lo que otros no ven, dibujar en nuestras mentes paisajes de letras y viajar por mundos que solo nosotros podemos ver.

La voz Tamara Sternberg (foto), directora editorial de El Emporio, fue el hilo conductor de un encuentro en el que todos los presentes tuvieron la oportunidad de reflexionar acerca de las emociones que nos rodean por estos días, donde lo vertiginoso se impone al sosiego de la palabra escrita.

Como la vida está tejida con los sueños de todos los que habitamos este planeta, tal vez sea tiempo de descubrir en el arte un camino para elevarnos por encima de la cólera que llevamos arraigada en nuestros patrones inconscientes.

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*