Hania Czajkowski: “Estamos siempre inspirados, el tema es saber entrar a esa zona de inspiración”

Por Andrea Viveca Sanz
y Walter Omar Buffarini

En los muchos senderos del tiempo, multiplicado en líneas invisibles que se conectan a través de la magia, Hania Czajkowski logra encontrar las palabras que dan forma a una historia en la que es necesario regresar al pasado para sanar el alma.

La autora se entrega a un largo proceso de investigación en el que recorre cada uno de los escenarios, que más tarde dibuja con sus letras y da vida a personajes capaces de viajar con ella por las líneas del tiempo para regresar con una novela que, sin dudas, atrapará a miles de lectores. Porque volver, desandar el camino de nuestros ancestros y encontrarnos en las innumerables vueltas del destino es el secreto para avanzar.

En diálogo con ContArte Cultura, la escritora abre las puertas mágicas, necesarias para descubrir los misterios que se esconden del otro lado y presenta Kalinka, su último libro, en el que nos invita a recorrer el Camino Blanco.

—¿Desde cuándo transitás el mundo de la literatura?
—Desde siempre. Siempre escribía lo que me pasaba, desde chica. Después, circunstancialmente fui arquitecta, y ahora la gente me pregunta ¿cómo hiciste para pasar de la arquitectura a la literatura? y entonces les contesto que en realidad fue al revés. La arquitectura se metió como en un paréntesis en mi vida de escritora.

—¿Y durante ese paréntesis te olvidaste de las letras?
—No, para nada. Siempre seguí estudiando distintos temas. Cuando cursaba el segundo año de la facultad, me encontré con el libro “El misterio de las catedrales”, del alquimista Fulcanelli, y cuando empecé a estudiarlo me dije “este es mi mundo”. La arquitectura me llevó ahí, a descubrir ese universo de las catedrales, de los iniciados, de las órdenes, de los constructores, del símbolo. En ese mismo tiempo comencé a indagar en paralelo todo los temas místicos y esotéricos. Después de recibida hice un pequeño ejercicio de la profesión para luego trabajar en relaciones públicas, contratada en un holding de empresas. Cuando aquello terminó, cuando perdí ese trabajo, me tomé un año sabático en el que estudié mucho con un teólogo en angelología, en una época en que nadie hablaba del tema, y comencé a desarrollar mi primer libro, “Jugando con los ángeles”, que incluye un juego de cartas con mensajes. Esos fueron los primeros pasos profesionales en el camino de la escritura, algo que, sinceramente, nunca había imaginado.

—¿Fue hallar tu verdadera profesión?
—Mi vocación siempre fue escribir, pero nunca lo veía como una profesión, más bien era como una forma de expresarme para mí misma, y así el camino me llevó a ser escritora. Yo quería ser azafata, quería ser guía de turismo, en una época me dio por estudiar Bellas Artes en Boston, para ser pintora. Y ahora me encuentro que estoy haciendo un poco de todo. Porque estoy haciendo de guía de turismo en los viajes en los que llevo grupos y vamos haciendo seminarios. Los próximos serán a Grecia y Praga, en Octubre.

—¿Cómo fue escribir sobre los mundos sutiles?
—Para eso investigué las tradiciones europeas, mucho. Porque mi mamá me contaba muchos cuentos de hadas desde muy chica y ella fue la que me inició en este camino. A los nueve años mi papá me inscribió en la biblioteca del pueblo y entonces yo iba y me llevaba tres o cuatro libros, y me encerraba y leía. Desde ahí viene mi interés por las hadas y los dragones. También mamá me leía muchos textos de la tradición polaca.


En el libro ‘Jugando con los ángeles’ hablo de tres cielos. El primero es el de la inocencia; el segundo es cuando debemos entrar en la racionalidad para desarrollar precisamente la razón; y después se ingresa al tercer cielo, donde se retoma lo de la infancia, pero con conciencia, entonces te vas a vivir a los mundos paralelos, a entrar y salir de ellos sin quedarte pegado en ninguno de ellos.”


Caminos y rumbos 

—Contanos sobre tu “gen nómade”.
—Nací en Buenos Aires, pero soy de todos lados. Por eso hablo de que tengo un gen nómade. Por esa razón mis protagonistas son nómades también. El gen nómade no te permite quedarte mucho tiempo. Está conectado con el cambio permanente, que es la realidad de la vida. Lo que sucede es que cuando tenés una rutina, un marco de seguridad, te olvidás de que la vida es todo el tiempo cambio, que no hay nada seguro. Entonces sí, soy esencialmente una nómade. De casualidad hace unos meses que estoy acá, en Argentina, pero estuve viviendo en México y en distintos lugares. Y no sé por cuánto tiempo me quedo, aunque ahora estoy disfrutando el estar aquí.

—¿Y te sentís de acá?
—Yo soy como una extranjera en cualquier parte, o como ciudadana de todos lados. Te acostumbrás a que todo el mundo es lo mismo. Cambia el idioma, y la escenografía un poco, pero los temas humanos son siempre los mismos. Siempre es la misma búsqueda.

—¿En qué te ayudaron tus libros?
—A apoyarme en un camino que siento que es el mío. Yo quería tener una especie de confirmación del universo. Como nunca pensé en ser novelista ni ser escritora, ni en dar seminarios, lo voy haciendo con suma honestidad y esperando la respuesta del universo que me diga “es por acá”.


Un viaje en el tiempo llevará a la protagonista hasta la mágica Praga del siglo XV, para sanar su linaje ancestral y reencontrarse con su amado. Juntos descubrirán el secreto de la eterna juventud y regresarán al presente para revelarlo.

Kalinka es una artista nómade, una viajera hippie y soñadora, pero a pesar de su espíritu aventurero y atrevido, está desconsolada por el inexplicable abandono de Iván, su gran amor. Llora y deambula perdida en las calles de Antigua sin entender la razón de su partida. Petra, una amiga de la adolescencia, la rescata y la contacta con un misterioso brujo maya quien le da el poder de viajar a través del tiempo para encontrarlo de nuevo.

La cita será en Praga, en el año 1573, la época de oro de los alquimistas. Allí, Kalinka descubre su misión, un Camino Blanco que la inicia en poderosos secretos alquímicos. En medio de grandes aventuras, conoce a Giordano Bruno, al alquimista Bavor, al emperador Rodolfo II, al Rabino Loew, al Conde Saint Germain y a muchos otros personajes míticos del Renacimiento.

Kalinka trae al presente el “Cuaderno de Milagros, Encantamientos y Maravillas”, y el poderoso secreto para lograr la ansiada y eterna juventud. No se trata de un elixir, sino de un misterioso entrenamiento espiritual que todos podemos seguir. Pero hay una condición: derrotar a los siniestros Oscuros que por siglos han evitado que este y otros importantes conocimientos místicos sean revelados.


—¿Qué podés contarnos de “Kalinka. El Camino Blanco”?
—Kalinka es un viaje a otras vidas, a sus ancestros. Ella tiene una vida perfecta, porque viaja, tiene un amor con el que son muy libres, él es artesano y ella pintora, y de pronto él desaparece y ella no entiende por qué la deja, qué fue lo que pasó. Así empieza la novela. A ella le encargan una misión que tiene que ver con el Camino Blanco, el de los alquimistas, que es el camino de la certeza, con todas las dudas que tiene nuestra sociedad. Y de la grandeza también. Precisamente lo más importante de Camino Blanco, aparte de su contexto espiritual, es la grandeza. Salir de la mediocridad, de lo chiquitito, de los miedos, de la uniformidad.

—¿Cómo elegiste los personajes?
—No los elegí, simplemente vinieron. Estudié mucho alquimia y estuve tres veces en Praga investigando, entonces, estando en los lugares los personajes aparecieron solos, se me presentaron.

—¿Cuánto tiempo te llevó escribir esta obra? 
—Alrededor de cuatro años. Después de publicar Morgana, que salió en 2013, recién este año se editó Kalinka, pero de esos seis años debo haber estado cuatro escribiendo.

—¿De dónde surgió el nombre?
Kalinka me apareció por una canción rusa que es muy alegre. Así, apareció. A todos los que estamos conectados con el arte nos aparecen las cosas.

—¿Y también sentís que la historia “apareció”?
—Yo misma me sorprendí por cómo se fue armando la novela, porque creo nunca hubiera podido crear esas tramas entre los personajes. Solo con la razón no lo hubiera podido crear. Porque se unen tiempos, espacios, vínculos entre ellos, causas y efectos, que yo misma, cuando después lo leía, me sorprendía.


“En el rubro novela yo era una mosca blanca y no he dejado de serlo. ¿Quién escribe novelas en la espiritualidad? Casi nadie. Paulo Coelho, James Redfield, y pocos más. Nunca supieron dónde poner mis novelas en las librerías, pero esta vez tuve una alegría enorme al ver a Kalinka, en la librería Cúspide, como novela romántica. En ese momento me dije ‘si, Kalinka es una visión romántica de la espiritualidad, ni científica, ni técnica’.”


—¿Necesitaste un lugar en particular para escribir?
—No, yo puedo escribir en cualquier parte. Si surge, puedo hacerlo en un café lleno de gente. Respecto de lugares geográficos, a Kalinka la escribí mayormente en Grecia, que tiene una energía muy especial, particularmente en Creta. Pero también lo hice en México, en Alemania.

—La saga se inicia con “Morgana. El Camino Naranja”, sigue con “Kalinka. El Camino Blanco” y se completa con una tercera parte ¿siempre supiste que eran tres caminos?
—No, hay muchos más. Cuando inicié con Morgana sabía que había muchos colores más, pero para acotarlo para la editorial lo presenté como una trilogía: Camino Naranja, Camino Blanco y Camino Rojo. Pero esto sigue, y por lo menos serán siete, que tienen que ver con distintas disciplinas.

—¿Cuándo empezaste a escribir “Morgana” ya sabías de estos primeros tres caminos?
—Recuerdo el momento perfecto cuando me apareció el tema, porque era tanta la información de Morgana, que no entraba en un solo libro. Entonces me dije “esto lo voy a tener que dividir”, estaba en Guatemala, en el hostel que menciono en Kalinka, en Monte Rico, y ahí aparecieron los tres caminos.

—Contaste que la próxima novela será el Camino Rojo, ¿ya sabés quién la protagonizará?
—No sé aún su nombre, pero sí que va a ser mujer. No conozco tanto la psicología masculina, estoy tratando de descifrarla, entonces no me animaría a escribir con un protagonista hombre.

Viajes y lugares

—¿Cuando salís de la Argentina siempre sabés a qué lugares vas a ir o simplemente se cruzan en tu camino?
—Mayormente sé cuáles serán mis destinos. Por ejemplo, hay un lugar que quiero explorar próximamente que está en la India. Se llama Auroville y es una comunidad que se creó en los años 60. Hoy es una ciudad con 30 mil habitantes, que tiene distintos barrios y que en cada uno de ellos tiene un hostel. Es un experimento que salió muy bien y que no estuvo marcado por el hippismo, sino que de entrada se armó como una cooperativa. Estuve en San Juan La Laguna, en Guatemala, en un lugar de cooperativas de mujeres impresionante. Y mayormente son ese tipo de lugares, porque busco que tengan algo místico y también social.

—¿Quién te acompaña en estos viajes por el mundo?
—Todo este tiempo me acompañó mi esposo, que es un alemán loco, aventurero también, pintor. Es una relación también un poco nómade. Yo también hago mucho en soledad, puedo hacerlo, pero en realidad nunca estoy sola porque estoy en hostels y siempre tuve afinidad con el tema de las comunidades. En realidad, no viviría sola en un departamentito en ningún lugar del mundo.

—¿Y en la Argentina encontrás de esas comunidades?
—Si, un montón. Pero ahora es tiempo de escuela en comunidad, porque todavía no está la conciencia como para compartir una parte de tu vida, de tu tiempo, en pos de que el bien común sea tan importante como el propio.

—¿Los retiros que organizás tienen que ver con visitar esos lugares?
—No. Los retiros son comunidades que armo por tres días con mis lectores. En esos viajes, cuando llega la gente que va a participar yo les digo “esto es una comunidad, si bien es un viaje y podemos estar disfrutando del Caribe, acá el bien común es más importante que el de cada uno”, así logramos verdaderos aprendizajes de convivencia.


Nosotros somos muchos personajes, los llevamos dentro. Nuestros ancestros somos nosotros. No son otros, somos nosotros en otras vidas. Las líneas genéticas nos unen a todos.


—¿Puede decirse que los libros son tu propia necesidad de contar estas cosas?
—Sí, seguramente. Yo escribo lo que vivo, no vivo para escribir. Nunca me encerraría en un lugar a escribir y vivir de la fantasía. Trato de vivir las cosas y después las comunico. Pero más que una necesidad es casi como una consecuencia. La escritura en mi existir es una forma de vida, porque siempre funcioné de esa manera. Cuando tenía que resolver algo, lo escribía. Esa es la razón por la que todos los personajes tienen que ver conmigo.

—Hablamos de tu profesión de arquitecta, pero no de cómo llegaste a ella, ¿qué te llevó a elegir esa carrera?
—Todo surgió de la idea de estudiar Bellas Artes en Boston, donde tenía una beca que finalmente no llegué a tomar porque extrañaba, no soportaba a los 16 años estar sola en Estados Unidos, a pesar de tener todo un mundo abierto. Cuando volví a la Argentina, acá todo debía ser más práctico, y mi papá me dice: “A ver nena, ¿qué vas a hacer con el arte?”, entonces llegó el momento de sentarnos en familia y llegar a la conclusión de que la arquitectura era algo práctico y también incluía al arte.

—¿Te resultó difícil la carrera?
—Con las materias de arte, de diseño y de arquitectura propiamente dicha me llevaba bárbaro, pero cuando llegamos a las instalaciones, las estructuras, me decía “qué me importa por dónde van los caños”. Y si bien eso me sirvió para reconfirmar que lo que me gustaba era el arte, también descubrí que la arquitectura era una profesión iniciática. Muchos iniciados pasaron por la arquitectura porque tiene los secretos de la magia. Porque vos pasás de una idea a un esbozo, a un plano, y de ahí a las tres dimensiones. Es como construir un estado en equilibrio: primero tenemos la idea, después la vamos definiendo, después entramos en acción y finalmente se materializa. Entonces, a pesar de que primero pensaba que no, después me di cuenta de cuánto tenía que ver con lo que más me gustaba.

Responsabilidades e inspiraciones

—Al estar realizando tantos viajes, ese ir y venir por el mundo, ¿cómo manejás tus tiempos con la editorial?
—Particularmente estos seis años no lo manejé (risas). Me dieron un tiempo y no lo cumplí, me tuvieron mucha paciencia. Pero siempre trato de cumplirlo, porque es un compromiso que uno asume. El tema es que uno no escribe cuando se inspira, no es así, eso es para los principiantes.

—¿Cómo es eso?
—Simplemente uno se pone en un “modo x” que ya se acostumbra a estar ahí, se sale de un mundo habitual y se alcanza otro plano del que se puede entrar y salir, y escribir cuando una quiere, salvo que existan grandes temas emocionales, personales o también materiales, que te traben. Una no puede decir “escribo solo cuando me inspiro”, no, estamos siempre inspirados, el tema es saber entrar a esa zona de inspiración. Y esta no es algo espontáneo que viene sin control. Es voluntario, porque se ingresa a un estado alterado de conciencia, pero después se aprende, sin drogas ni ningún tipo de estímulo, con meditación, con oraciones y con una forma de vida en donde se entiende que hay varios mundos paralelos y se aprende a transitar entre ellos. Es más, Kalinka aprende a viajar entre los tiempos, y eso todos lo podemos hacer.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*