Jesica Canto: “Siempre creé historias en mi mente, como un juego para mí que aún hoy sigo haciendo”

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca)
Edición: Walter Omar Buffarini //

Las palabras forman parte de su paisaje cotidiano. Jesica Canto las busca, las encuentra, las redescubre mientras asoman desde rincones inesperados. Luego, con paciencia, logra convertirlas en imágenes narradas, que flotan en su interior y navegan con ella hacia el puerto de cada punto final, donde el barco de la escritura la espera, una y otra vez, para dar vida a nuevos relatos.

En diálogo con ContArte Cultura, la escritora y crítica de arte emprende un viaje imaginario para presentar sus libros y contar sus vivencias en los mares de las palabras, en los que navega cada día.

Para comenzar, imaginemos un barco detenido en un muelle lejano. Tenés la posibilidad de subirte a bordo para emprender un viaje en el que, como consecuencia de un hechizo, todos los pasajeros se han convertido en libros. En tus manos hay uno de ellos y cuando lo abrís te das cuenta que ese libro sos vos misma, ¿cómo comenzaría esa historia en la que te convertís en protagonista?
—Como escritora lo más importante de mis personajes siempre es su pasado, como se convirtieron en quienes son en el presente de la historia. Por tanto, mi historia empezaría por mi nacimiento o más atrás incluso, en mi árbol genealógico.

—¿En qué momento te sentiste llamada por la escritura y cómo comenzaste este viaje de palabras?
—Siempre creé historias en mi mente desde que tengo memoria, como un juego para mí que aún hoy sigo haciendo. Cuando me enamoré de la lectura, a los diecisiete años, por azar con Harry Potter 6, empecé a notar que las historias que construía para mí misma eran tan complejas como las de los libros publicados. Quise plasmarlas al papel y me di cuenta que no tenía idea de cómo hacerlo, entonces comencé a realizar talleres de escritura y posteriormente la Licenciatura en Artes de la Escritura en la Universidad Nacional de Arte (U.N.A.). Mi primera novela, El cazador de piratas, la travesía de Elena, me llevó tres años y diez versiones con grandes diferencias entre cada una. Pero siempre el trabajo de reescritura y corrección es respecto al modo de cómo narrar, la historia queda tal cual la pensé. Nunca escribo una palabra hasta que la historia no esté totalmente completa en mi mente, con los personajes, tramas secundarias y otros detalles.

“Amo el animé, es mi formato de ficción predilecto
y me fascina como los mangakas construyen
las tramas y personajes.”

¿Qué elementos u objetos son fundamentales a la hora de crear una de tus historias?
—Hay dos cosas que creo que influencian mucho mi escritura y que hay que conocer para comprender mi narrativa. La primera es mi gran interés por la psicología (estudié incluso media carrera en la U.B.A.), por tanto, en mis textos siempre están en primer plano los pensamientos y emociones de los personajes, los conflictos propios y las relaciones interpersonales. Es lo que me interesa indagar, lo que me gusta de la ficción. Como se dice “vivir otras vidas”, pero desde la perspectiva de los personajes como si fueran reales, con toda su complejidad y caos interno. La segunda cuestión es mi lado otaku. Amo el animé, es mi formato de ficción predilecto y me fascina como los mangakas (el animé siempre es previamente un manga) construyen las tramas y personajes. El animé/manga es un género japonés y tiene una estructura, subgéneros y arquetipos propios, totalmente diferentes a la idea occidental de El viaje del héroe. Si bien Carl Jung decía que la estructura de El viaje del héroe es la de la vida humana y por tanto se encuentra en toda historia, los mangakas japoneses no construyen sus obras desde esa perspectiva. Por ejemplo, para que se comprenda, los arquetipos en El viaje del héroe son en base a funciones mutables entre personajes, en cambio, en el manga/animé los arquetipos están dados por la esencia del personaje, eso que lo define, que por más que viva lo que viva, aunque crezca como personaje, va a seguir conservando en esencia. Es un modo diferente de pensar la historia a la hora de construirla y yo me he dado cuenta que sigo más ese modo que el occidental.

¿Cuál es el proceso que llevás adelante para dar vida a tus personajes?
—Como comentaba anteriormente, todo el proceso de creación lo hago en mi mente, como un juego para mí. Así como tengo libros publicados, tengo miles de historias en la cabeza que aún no escribí y no sé si escribiré algún día. Creo esas historias para mí misma, sin ninguna otra finalidad más que disfrutarlas. Alterno unas y otras en mi mente, voy sumando escenas. Así surgen los personajes y se van acumulando detalles, voy buceando en su pasado y conociendo por qué son como son, empatizando con ellos. Me es imposible crear un personaje del cual no me enamore. Así sea un villano, tengo que saber por qué actúa como lo hace y al saberlo lo entiendo y me parece lógico que sea malvado, no lo juzgo por eso, más bien me da ternura. Hay personajes que me acompañan desde los doce años, que fueron mutando, que cada tanto los vuelvo a pensar y a poner a actuar en mis pensamientos, pero que aún no considero que estén listos para dar el salto al papel. Hay otros que surgieron de golpe. De ellos construí toda la historia en pocos meses y ya son libros publicados.

“Disfruto buscar el mejor modo para que una historia transmita las emociones que me generó
a mí al crearla en mi mente.”

—¿Qué es lo que más disfrutás escribir?
—La etapa de creación es lo que más amo, esa que hago solo para mí sin pensar si eso después lo terminaré escribiendo o no. Por tanto, en la etapa de escritura, el grueso del trabajo es pasar las imágenes de la mente al papel, lo que concretamente sería narrar por escrito. Es un gran desafío para mí, principalmente porque mis libros varían en géneros y subgéneros, pero es eso lo que me impulsa y me motiva a reescribir veinte veces un párrafo si es necesario. Disfruto ese buscar el mejor modo para contar esa historia, para que transmita las emociones que me generó a mí al crearla en mi mente.

—A continuación vamos a publicar las sinopsis de tus libros y te pedimos que elijas una palabra para definir a cada uno de ellos y nos cuentes el porqué.


El cazador de piratas,
la travesía de Elena

¿Qué harías si mataran a las personas que amas? Tras ser rescatada de un barco pirata, Elena emprenderá la búsqueda de su madre. Pero le será imposible olvidar lo vivido. “Los piratas seguían torturándola por las noches al cerrar los ojos, le habían quitado todo. Sí, deseaba que murieran. Y deseaba ser testigo de ello.” Abordo de El cazador, conocerá a hombres dispuestos a dar la vida por mitigar sus culpas y cobrar venganza. Elena tendrá que descubrir cuál es su lugar en el mundo y enfrentar el dolor de un amor prohibido, ganarse el respeto de quienes la rodean, además de hacerle frente a la muerte.

Resiliencia

Es un término de psicología, de moda como uso popular en las redes sociales. Simplificando se puede establecer su significado como la capacidad de una persona para volverse más fuerte tras un hecho adverso. Ese es el eje de esta novela, todos los marineros perdieron a sus seres amados a manos de los piratas y luchan incansablemente para que el mundo sea un lugar mejor eliminando a esos asesinos.


Entraña del adiós

¿Cómo actuar luego de la pérdida de un ser querido? ¿Qué hacer cuando nos sentimos incapaces de seguir adelante? Los personajes de estos diez relatos, deben encontrar un nuevo sentido a su cotidianidad y tomar una decisión sobre su futuro. La historia y la sociedad están llenas de situaciones dolorosas, algunas de las cuales se plasman en estas páginas.

Pérdida

Los diez relatos que integran este libro tratan sobre la pérdida, pero no solo de la pérdida de otra persona, sino de lo que muere en nosotros con su ausencia y la dificultad de sobrellevar esa soledad.


La chica de los libros

Ayelén es secuestrada en las calles de Buenos Aires. Ingenua e indefensa, soportará el encierro dejando vagar su mente por los libros que alguna vez leyó, deseando volver a tenerlos en las manos. Jane nos narra esta historia con poca empatía y solo al final podremos comprender por qué tiene esa mirada.

Encierro

Trato de imaginarlo y me resulta horrorosa la idea de estar privada de mi libertad. Creo que en ese caso enloquecería, de ese pensamiento surge esta novela.


En el vagón

El subte es un lugar de paso, donde se cruzan miles de historias. Estos noventa y nueve microrrelatos son tan solo un ejemplo de ellas.

Urbanidad

Los temas de estos breves relatos son diversos, pero se nuclean en el hecho de transcurrir todos en el subte.


Recorrido por la vida

Vivir es mutar, una sucesión de instantes que nos cambian. Sensaciones y momentos, tristes y alegres, experiencias que se suman a lo que somos. Estos poemas transitan el recorrido que hacemos en nuestra vida.

Recorrido

Los poemas en este libro son diversos y están agrupados en secciones que, en mi opinión, se asemejan a las etapas de la vida.


Mujeres ficticias de la Historia

¿Cómo se representaba a las mujeres en la antigüedad? Estos poemas nos muestran a diosas mitológicas de diferentes culturas elegidas al azar. Son una forma de asomarnos a conocer el modo en que antiguamente se pensaba a las mujeres y sus funciones, pudiendo observar las similitudes y diferencias entre sociedades de diversos territorios. Primer libro de la colección Vestigios Culturales.

Mitología

Desde la escuela primaria que me interesa la mitología, me parece fascinante cómo es que la gente inventara historias para explicarse el mundo ante la ausencia de la ciencia y que llegaran a creer en ello al punto de realizar sacrificios humanos. Sin duda, la mente humana es el mayor de los misterios.


—¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?
—En este momento estoy abocada al proceso de edición de los últimos tres libros: En el vagón, Recorrido por la vida y Mujeres ficticias de la Historia, que van a publicarse en este noviembre, si no hay inconvenientes. Respecto a la escritura, tengo un libro frenado, que continuaré trabajando en 2020. La historia está toda escrita, le falta la etapa de reescritura y corrección. Se titula Etheldred y es una novela medieval sádica, basada en la vida de Elizabeth Bathory, alias “la Condesa sangrienta” y en Gilles de Rais, alias “el empalador”. Ambos mataron por placer y con rituales demoníacos a más de 400 personas cada uno. La historia es ficticia y no menciona a esos personajes reales de la historia del mundo, pero hay referencias y alusiones claras para quienes conocen esos casos. Las protagonistas de esta novela son unas hermanas campesinas víctimas de ese sadismo. Otro proyecto que tengo iniciado y me parece muy importante, es un libro de crónicas sobre acoso callejero a mujeres. Desde hace varios meses estoy intentando recopilar esas historias reales, que lamentablemente todas sufrimos alguna vez, y plasmarlas en un libro con la intención de generar conciencia. Si alguna mujer está dispuesta a aportar su ayuda les dejo el link del formulario (https://jesicasabrinacanto.wixsite.com/sitio/proyectos). El relato de estas historias puede figurar con el nombre de la persona que lo padeció o de forma anónima.

Volvamos a la imagen del comienzo, ¿qué sueños te hubiera gustado esconder en un cofre ilustrado en la última página del libro que te contiene?
—Soy aséptica a la idea de sueños. Soy de esas personas que si quieren algo se esfuerzan para conseguirlo. Mi mayor deseo es ser feliz y lo soy. Estoy rodeada de gente que amo y me ama. Estoy publicando mis primeros libros y difundiéndolos. Mi meta es poder vivir de la escritura como si fuera cualquier otro trabajo. A eso yo lo llamo meta y proyecto de vida en lugar de sueño, porque depende de uno conseguirlo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*