Conéctate con nosotros

Literatura

La 46ª Feria del Libro de Buenos Aires se pospone hasta 2022

Publicado

el

La Feria Internacional del Libro de Buenos Aires no se realizará este año, la edición número 46 de uno de los mayores eventos literarios y libreros de Latinoamérica se pospondrá hasta 2022 debido a la crisis sanitaria de la Covid-19, informaron sus organizadores.

“La Fundación El Libro confirma que la 46ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires no se realizará en su fecha tradicional de 2021 y tampoco será posible hacerla en otro momento de este año. Razones sanitarias lo imponen”, señala el comunicado.

“Para la realización del evento en 2022, la institución firmó un acuerdo con La Rural por el que se establece que la Feria tendrá las mismas fechas, duración e idénticos espacios a los establecidos para la frustrada edición de 2020″, añade la misiva.

En un contexto de pandemia mundial que eliminó de raíz cualquier reformulación ferial -el año pasado se realizaron algunas actividades virtuales- y luego de la jubilación su director, Oche Califa, “Fundación El Libro trabaja en el desarrollo de programas virtuales para alcanzar la mayor visibilidad posible y acercar posibilidades de negocios a los expositores”, informaron.

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrevistas

Karel Hänich y un recorrido por el mágico mundo de “Etsu Euria”

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

La magia está viva. Asciende desde las profundidades de la tierra. Hay un mundo dentro del mundo, voces debajo de las voces, líneas que se ramifican, reinos que libran una batalla eterna para atravesar las fronteras de la imaginación y manifestarse en las manos que los dibujan.

En diálogo virtual con ContArte Cultura el escritor cordobés Karel Hänisch cuenta los detalles de “Etsu Euria”, la saga juvenil que se posiciona en las redes.

—Después de tu última novela histórico-romántica, te volviste a crear un mundo nuevo, Etsu Euria, ¿cómo y cuándo surgen los primeros esbozos de ese universo en tu imaginación?
—Tal como dicen, una vez terminada y publicada mi última novela, Furia de Libertad, comencé a tallar el mágico mundo de Etsu Euria. Entendí que era el momento indicado de iniciar la escritura de dicha obra. Aunque cabe destacar que los primeros esbozos de ese universo me llegaron hace ya varios años, cuando tenía trece para ser preciso. Todo ocurrió en mi afán de querer contar mis historias en un nuevo mundo, un lugar con sus propias criaturas, reinos, filosofías e historia. Necesitaba algo nuevo, una tierra virgen en la que poder sembrar mi imaginación. Y si bien en los años subsiguientes me dediqué de lleno a crear y publicar mis novelas histórico-románticas, siempre cual telón de fondo, estuvo Etsu Euria, como un espacio de refugio en el que nunca estaba solo.

—¿Qué fue lo primero que percibiste de “Etsu Euria”?
—Libertad. ¿Qué sucede cuando tenemos una hoja blanca al frente, y sabemos que de ella tiene que nacer un nuevo mundo? Fue una gran experiencia que hasta el día de hoy sigo construyendo. Pues a diferencia de una novela, un libro de ficción o cualquier otro género, sucede en la fantasía, al momento de querer lanzar esa primera semilla que detonará en un gran big-bang, en el que no tenemos nada de donde sujetarnos. La imaginación se enfrenta a la más pura libertad, porque es iniciar todo desde el punto cero. ¿La razón? Lo voy a resumir en un simple concepto: para crear un mapa, hay que pensar de antemano en la historia del mundo, su creación, su geografía, sus montañas, mares y portales. Allí construiremos reinos, pueblos o clanes con infraestructura propia y característica. Y cada raza además de ser única físicamente, tendrá su pensamiento, su filosofía, su historia, su cicatriz colectiva, dependiendo claramente de su ideología personal. Para cada criatura hay que construir un pasado, un presente y un futuro entrante. Cada bosque tiene que tener sus propios árboles, sus clases de plantas y minerales; de igual modo en los prados, los desiertos o los mares. Hay que dar vida a una mitología propia e historias y leyendas antiguas, como también contar de razas extintas, antiguos reyes o aventureros. Dar vida a canciones en las cantinas, juegos de mesa propios del mundo, costumbres, culturas, dialectos y bibliotecas con literatura propia. Para escribir un nuevo mundo, debemos primero vivir en él.

—¿De qué manera dibujaste los territorios de tu mundo, sus accidentes geográficos, el espacio físico en el que se mueven tus personajes?
—Fue lo primero que hice al momento de crear Etsu Euria. Necesitaba vislumbrar el espacio con mis propios ojos. Tomé un lápiz, un papel y tracé sus fronteras. Y una vez que se dibuja la rueda, luego gira por si sola. Con el mapa entre manos, ya podía trazar las rutas de viaje, ver las estrategias de guerra, los pasos mercantiles o disponer tiempos de migración. Se debe tener presente también que el mapa es vivo y puede cambiar, pues siempre puede ocurrir que un reino caiga en ruinas por causa de la guerra, o que una estrella dormida forme un nuevo cráter, como puede ser incluso con la corriente de los ríos, lagunas, o formación de nuevos condados o posadas para viajeros.

—La magia es un tema central en esta saga, ¿en qué historias o autores te inspiraste para construir ese mundo mágico?
—Exactamente. No se trata solamente de inventar un mapa, razas y dar vida a una simple historia. Mi pasión es la fantasía, y lo que más atesoro de Etsu Euria, es que todo tiene su tinte particular. Es ahí donde la imaginación cobra importancia vital, porque cada viaje tiene que ser inolvidable, cada conversación, cada lucha, cada paisaje, tiene que descollar en la  más alocada de las magias.  ¡Se debe dar vida a una coreografía exquisita de palabras! Y sin duda me inspiré en aquellos autores que admiro: J.R.R.Tolkien, C.S.Lewis, Heinrich Heine, Caroll Lewis.

—Contanos un poco más sobre ese proceso de dar vida a cada uno de los clanes y razas de ese universo inventado.
—Es un momento de creación muy interesante. Se le otorga un nombre a la raza, una época de creación, un espacio físico donde interactuar y una historia de fondo. Cada raza tiene su filosofía, su cultura, sus intereses, motivaciones y hasta maneras peculiares de pensar. Dependiendo de la deidad que adoren, poseen diversas cualidades mágicas, simbologías rúnicas. Algunas criaturas son más propensas a vivir en ciudades, otras en bosques, cuevas, o algunas prefieren las montañas ya que pueden leer con exactitud las estrellas. Hay variabilidad en el uso de la lógica, la ira, la espiritualidad o la sabiduría. Dependiendo de la antigüedad o de la historia que hayan afrontado en el pasado, el clan y sus miembros suelen ser más propensos a interactuar con otras razas o no. Se debe tener presente además que, independientemente de la raza o de la historia, siempre hay aventureros osados que buscan romper con lo convencional y seguir su intuición.

—¿Quiénes son los personajes que te gustaría destacar y qué elementos te ayudaron a construirlos?
—En el encantado mundo de Etsu Euria, podemos encontrar un abanico muy bonito de personajes. Comenzando por Lizzie, una joven dulce y apasionada, es amigable y decidida a luchar por lo que cree correcto. Consciente de sus debilidades pero también de aquello que la fortalece; sabe que es una gran conquistadora.  Podemos destacar también a Ekrem e Immer, una pareja de jóvenes que ha incursionado ya en un sinfín de aventuras; desde las más descabelladas hasta las más serenas, y ambos aprenden de cada viaje, así como de ellos mismos. Ekrem es un mancebo con una historia muy profunda de fondo… una bruma oscura que lo ciñe desde el interior, Immer lo sabe y trata de ayudarlo, de sostenerle la mano y recordarle el camino de la luz. En personajes secundarios, puedo mencionar a alguno de mis favoritos. Entre ellos está la baladrona guerrera Gryfne, el mago elisiano Loreena, la arquera Ala con su hagalaaz, y puedo destacar también al príncipe Éliar, el príncipe Naridu, Coco, Absent y muchos otros. No obstante, y en un secreto casi a revelar, me atrevo a decir que mi personaje favorito de toda la saga es la villana Neresfát. Sé de antemano una historia muy profunda que se sujeta a su pasado. Conozco sus verdaderas motivaciones y futuras acciones y sé que tiene y tendrá muchísimo para dar y demostrar.

—¿Cuáles son los libros que ya forman parte de esta saga?
—Desde el inicio, supe que la saga contaría con un total de siete libros. Siete entregas que irían manifestado los sucesos ocurridos en la Era Segunda de Etsu Euria. A finales de 2019 se publicó la primera entrega titulada “Las Crónicas de Etsu Euria: La llegada de Lizzie”. Más tarde, en 2020, se publicaron otras tres entregas de la saga: “Las Crónicas de Etsu Euria: La Corona de Felga”, “Las Crónicas de Etsu Euria: Ekrem y el sarcófago de cristal” y “Las Crónicas de Etsu Euria: Odisea al son del laúd”. Y ya en marzo de este año se publicó la quinta entrega de la saga, titulada “Las Crónicas de Etsu Euria: Las Mazmorras de Lerak”. Las obras están a la venta en plataformas digitales, como Amazon Kindle, Google Play, La Casa del Libro y muchas otras. Por fortuna son libros bien recibidos por el público juvenil, que gustosamente siempre dejan reseñas positivas en Goodreads. Es una alegría contar con lectores que siguen el día a día de la saga y sus personajes. En el caso de las últimas entregas, tuve el honor de ver como los libros se posicionaban dentro del top 5 de eBooks de fantasía más leídos a nivel mundial en Amazon Kindle. En el caso del último, llegó al top 1 como libro más leído mundialmente con temática LGBT. 

—¿Qué es lo que se viene para completar la saga?
—Siempre digo que Etsu Euria es un mundo vivo, que avanza por sí solo. Me considero un simple narrador de sus muchas crónicas. Considero que siempre va a haber historias para contar. Su universo es grande e infinito. Aun así, en deparo de lo próximo, quedan dos obras más para publicar y concluir esta primera saga. Estimo estar publicando el sexto libro a finales de este año. Y en cuanto al séptimo y último, se publicará a mediados de 2022. En detalle y como proyecto adyacente. Puedo comentar que estoy trabajando junto a una colega en la publicación de una historieta gráfica, que narrará algunos sucesos de la Era Tercera de Etsu Euria y que ansío dar a conocer pronto sus primeros destellos de luz. 

—Para terminar, ¿en qué lugares de ese mundo mágico se sentiría a gusto Karel Hänisch y por qué?
—Al igual que mis personajes, creo que me vería invitado a recorrer las tierras de Etsu Euria de este a oeste, de norte a sur. En un mundo tan bonito me gustaría arremeter como aventurero y conocer cada esquina de aquellos mágicos lugares. De hecho en cierto sentido lo hago, porque para escribir primero hay que vivir, y siento realmente que he vivido ya mil vidas en los bellos páramos de Etsu Euria. Conozco sus aromas, sus colores, sus noches y sus otoños. Pero hay muchos lugares que me gustaría destacar como autor, pues amaría recorrer las calles de Eyritet, pasear en los bosques de hongos de Trimmortal, conocer Páramo de Tainës y volar en un búho sobre las Montañas Clarvet para viajar a algún festival al norte. Me gustaría beber en alguna cantina de Eldhjärta y, por qué no, conocer Pétalos Dorados, la ciudad de Xandrie, y hasta luchar en las fronteras de Kiró. ¿Dónde me gustaría vivir? Como sueña Immer, en una cabaña en Valle de Lágrimas Verdes, y en verano pasear por las playas del mar Aturn.

Sigue leyendo

Literatura

Continúa el ciclo “Iluminar la Noche” en la Biblioteca Popular Virrey del Pino

Publicado

el

El Ciclo “Iluminar la Noche”, Encuentros con Hacedores de Libros -modalidad virtual-, continúa desarrollándose en la Biblioteca Popular “Virrey del Pino”.

Así, el próximo viernes 18 de junio a las 18, el editor e ilustrador de Córdoba Mauri Michelú, se anima a jugar con la propuesta de Laura Roldán de compartir “un puñadito de poemas”, y mantendrán una charla junto a Clarisa Abaunza, directora de la Biblioteca.

Respecto de su propuesta, Laura Roldán detalló: “Tengo puñaditos de poemas que fui sembrando en las redes con la intención de sembrar poesía. A fin de año decidí juntar algunos y buscar un editor que quisiera jugar con esta propuesta, y fui a buen puerto invitando a Mauri MichelúMauricio Micheloud-, editor de Córdoba”.

“El proceso de trabajo fue muy lindo, tuvimos una reunión por Meet con él y con Barbi Couto, su compañera y socia de Ediciones de La Terraza y de la Librería Traficante de Libros, y fueron y vinieron propuestas, borradores, pruebas, imágenes, todo a distancia, hasta que quedó listo. La edición es un acordeón en papel craft con unas viñetas muy delicadas de Mauri Michelú“, amplió la escritora al contar de qué manera se elaboro la iniciativa.

Sigue leyendo

Literatura

Borges según las nuevas generaciones: de imbatible a padre “rancio” de la literatura argentina

Publicado

el

Por Dolores Pruneda Paz (*)

Jorge Luis Borges, el invencible de la cuentística universal, padre “rancio” de la literatura argentina, titular de una ética de la que emana “todo el buen decir de la ficción”, a quien leemos en todas partes porque él nos enseñó a leer y que, especialmente en pandemia, puede contagiarnos la felicidad de Dahlmann tras haber pasado el encierro, es el que rescatan, a 35 años de su muerte, escritores jóvenes reconocidos por su producción.

Olivia Gallo, Michel Nieva, Martín Castagnet y Juan Ignacio Pisano, autores nacidos entre 1981 y 1993, repasaron, en diálogo con la agencia de noticias Télam, cómo las nuevas generaciones metabolizan y resignifican la herencia borgeana.

Nacido en Buenos Aires el 24 de agosto de 1899, Jorge Francisco Isidoro Luis Borges es una figura clave de la literatura universal. Escribió cuentos, ensayos y poemas como “La fundación mítica de Buenos Aires”, “Inquisiciones” y “El Aleph”. Murió en Ginebra, la ciudad de su juventud, el 14 de junio de 1986, dos meses después de haberse casado María Kodama, ex discípula y apoderada de su obra.

“Del Borges que más me gusta destaco una mirada de la literatura como terreno beligerante, un espacio de tensiones, relecturas, reescrituras, intertextualidades y apócrifos. No como el espacio de una consagración o de una aspiración de jerarquías que es, contradictoriamente, la imagen de Borges que circula en cierto sentido común de aspiraciones ‘cultistas’ en nuestra sociedad, sobre todo la porteña”, dice Pissano, autor de “El último Falcon sobe la tierra”.

Doctor en Letras especializado en gauchesca, Pisano se refiere a “un espacio de artificio e invención”, que entiende a la ficción “como una forma para que la posibilidad exista” y a “la capacidad de decir mucho sin explicar demasiado ni describir en exceso”.

Mientras que Nieva -autor de “Tecnología y barbarie”, textos que entrelazan ciencia ficción, cyberpunk y ensayo nacional-, se disculpa por lo “edípico y patriarcal” que pueda sonar, pero para él “Borges es el padre de la literatura argentina, un padre conservador y rancio de cuya ética literaria emana todo lo que se considera la norma de un buen texto de ficción: adjetivación sobria y precisa, imperativo de la brevedad, presentación no psicológica de los personajes”.

Su originalidad, dice Nieva, es que “inventó engendros alucinantes, como hacer que la filosofía sea una rama de la ciencia ficción o la política una forma de la literatura fantástica. Pero lo que más me sigue asombrando es su capacidad única de amonedar ideas poderosísimas en una o dos oraciones: casi toda la teoría literaria de la segunda mitad del siglo XX sale de dos ensayos suyos, “Kafka y sus precursores” y “El escritor argentino y la tradición” que tienen menos de 10 páginas cada uno”.

“Su obra desarma cualquier dicotomía: encarnó la vanguardia desde la tradición y elaboró un estilo mal llamado elitista desde los géneros mal llamados populares. Hasta su figura se burla de esas contradicciones: un visionario ciego que usaba elogios como insultos, un lector de los antiguos que fue más moderno que cualquier contemporáneo”, resume Castagnet, autor de “Los cuerpos del verano”, que comparte con Nieva haber sido elegido como uno de los 25 mejores escritores latinoamericanos sub-39, por la revista Granta.

“Sus cuentos arrancan en una dirección y terminan en otro lugar, hay un movimiento que siempre es sorpresivo”, destaca Gallo, autora de “Las chicas no lloran” quien, consultada sobre qué texto de Borges elegiría para leer hoy mismo, en pandemia, responde: “El sur”. Y cita: “En la luz amarilla del nuevo día, todas las cosas volvían a él”. Dahlmann “emprende ese viaje después de haber pasado varios días internado en un hospital. Aplicaría eso: la felicidad de salir después de haber pasado un encierro”.

—¿Cómo impactó su obra en vos?
Juan Ignacio Pissano —Entré a Borges con un ansia de literatura “posta”, pensando equivocadamente que mis lecturas previas habían sido cosas menores: libros infantiles o adolescentes y otros del género terror, y fue una cachetada ante esas pretensiones porque el impacto fue el opuesto: encontré al Borges del que hablaba antes, el que inauguró un cambio en mi concepción de lo literario que siguió mutando con otras lecturas, el que me formó en un modo de leer.

Michel Nieva —Por suerte las escritoras y los escritores que nacimos después de su muerte no sentimos el peso asfixiante que tuvo en generaciones anteriores, como la de Aira, Piglia y Saer. Diría que Borges es como un abuelito al que se admira y del que se afanan ideas o procedimientos, pero sin que su influencia sea un drama paralizante.

Martín Castagnet —Leo a Borges en todas partes porque precisamente él nos enseñó a leer y por eso el ensayista es quizás más importante que el cuentista, aunque sus ensayos tengan la fluidez de sus cuentos y sus cuentos el rigor de sus ensayos.

—¿Cómo se resignifica hoy el Borges cuentista universal?
J.I.P —Sigue siendo una fuente de producción textual y además se resignifica por el tipo de relaciones (en retroactividad) que establece con textos que se van publicando. Por ejemplo: “El amor”, un cuento de Martín Kohan que se escribe retomando lo que pudo haber ocurrido entre Fierro y Cruz luego del final de “El gaucho Martín Fierro”, cuando cruzan la frontera y se van a las tolderías. Ese cuento retoma explícitamente a “Biografía de Tadeo Isidoro Cruz”. El personaje de Fierro que Kohan construye lo llama a Cruz como “Tadeo”: en el poema de Hernández Cruz es Cruz, no tiene otro nombre. Es decir que Kohan escribe su cuento también desde el cuento de Borges, y no solo desde el Martín Fierro. O podemos pensar en “El Aleph engordado”, de Pablo Katchadjian. María Kodama, en ese sentido, funciona obturando la circulación de Borges desde una concepción de lo literario que el propio Borges (creo; o quiero creer) no compartiría.

M.N —A mí que escribo ciencia ficción me interesa reivindicarlo como un autor de ese género y me parece que hoy en día hay un rescate de su obra en ese sentido. En 2016 le dieron el Premio Hugo post mortem (que es como el Nobel de la ciencia ficción) y en Estados Unidos ahora se reeditaron sus cuentos con prólogo de William Gibson, que es uno de los creadores del cyberpunk.

M.C —Nací dos semanas antes de su fallecimiento y mientras viva cumpliré los años que lleva muerto. La generación posterior a la suya intentó matarlo; la nuestra solo se acerca cada vez más. Las tecnologías, la manera misma de leer del nuevo milenio (a decir de Calvino, otro gran borgeano), nos acercan a Borges aunque no lo intentemos: la brevedad, el fragmento, la autoficción, la hiperconectividad. No sé qué pasará cuando ambos cumplamos 50, yo de vivo y él de muerto, pero al día de hoy su obra rejuvenece cada minuto que pasa.

—Si tuvieras que elegir un cuento suyo para leer hoy mismo ¿cuál sería y por qué?
J.I.P —”El Sur”. Me parece una condensación maravillosa de tensiones que como nacido en Buenos Aires me interpelan: el corte entre el sur y el norte, el contacto con la alteridad, el campo como espacio de cierta aspiración de vida, el tratamiento del cruce entre lo que en nuestra tradición se nombra como civilización y barbarie… en fin: un dinamizador de ideas y de imágenes muy potentes. Además de algunos detalles maravillosos como ese cambio de tiempo verbal que aplica en el último párrafo y que lleva a sentir y ver a Dahlmann empuñando ese puñal de un modo permanente, como una escena que nunca acaba. Como una tensión abierta.

M.N —”Tlön, Uqbar, Orbis Tertius” es lo mejor de Borges: ciencia ficción, metafísica, humor kafkiano y complots delirantes en 15 páginas.

M.C —En “El milagro secreto”, el tiempo se detiene para un hombre frente a un pelotón de fusilamiento, únicamente para que pueda terminar en su interior su opera magna. Es imposible no pensar en el propio Borges, camino a la ceguera, intentando encontrar una escritura sin escritura. Pero cada día pienso menos en Borges y más en mí (¡la soberbia del lector!), que a medida que voy ganando oficio termino escribiendo más en mi cabeza y menos en el teclado.

(*) Agencia de noticias Telam

Sigue leyendo