Conéctate con nosotros

Literatura

La Feria de Editores concretó la edición más convocante de su historia

Publicado

el

Con un gesto que desafió la incertidumbre económica y que da cuenta de la vitalidad de la edición independiente en el país, unas 18.000 personas participaron el fin de semana de la onceava edición de la Feria de Editores que reunió a más de 280 sellos en el Complejo C Art Media y se convirtió en la versión más convocante desde que abrió sus puertas por primera vez en 2013.

Las cifras que de movida marcaban un alza en el tamaño de la convocatoria -que pasó de 200 stands en 2021 a 280 en esta ocasión- tuvieron su correlato en la concurrencia, ya que mientras la edición anterior había reunido a 16.300 personas en el Parque de la Estación en un formato híbrido que fusionó charlas presenciales y virtuales, en este caso fue visitada por un total de 18.000 lectoras y lectores: 3.600 personas el viernes, 6.300 el sábado y 8.100 el domingo.

Las calles internas del predio -bautizadas con criterio literario como Juan José Saer, Sara Gallardo, Hebe Uhart, Ricardo Piglia, Juan Forn y Tamara Kamenszain– lucieron abarrotadas de visitantes que durante los tres días hicieron hasta cuatro cuadras de cola para ingresar. La demora les permitió garantizar la circulación, que los lectores pudieran disfrutar de los libros y, además, mantener un aforo razonable para esta última etapa de la pandemia.

“Logramos armar un espacio de casi 100 metros para que pudieran esperar bajo techo y para amenizar la espera recibían una impresión de Prensa la Libertad, podían ver un show de magia y tomar un café de especialidad de cortesía. La FED es evento público y gratuito consolidado para el mundo editorial, pero también es un paseo”, reflexionó al cierre el cocreador de la FED y de Ediciones Godot, Víctor Malumian quien, preocupado por las colas, se tomó el trabajo de cronometrar dos veces el tiempo que llevaba llegar a la puerta. “Lo máximo de espera fueron 6 minutos porque había circulación, no era grave”, contó con precisión.

Los sellos convocados dieron cuenta de un criterio federal y trascienden el mapa local: 50 de los 280 no son de Buenos Aires y 40 de esos 230 restantes son del exterior. Según Maluamian, el balance de las jornadas fue positivo para los nacionales y los internacionales que lo consultaban sobre cómo reservar para estar presentes el próximo año.

“Mucha gente. No podés arreglar encontrarte con nadie pero tampoco podés evitar encontrarte a alguien”, reflexionó, observadora, Marina, una lectora que reparó en esa mezcla de encuentro social con evento cultural que asumió la FED en estos días días. Esa dinámica tuvo un correlato en las redes sociales: muchos de los que visitaron la Feria se ocuparon de dejar, con fotos y videos, una huella de su paso por allí.

El encuentro creció a medida que pasaron los días. Para la primera jornada, el 90% de los stands había logrado recuperar el alquiler del stand, para la segunda, 9.600 lectores habían pasado por el predio y el domingo la concurrencia fue de 8.100 personas.

“La cantidad de gente fue increíble. Vendimos muy bien a libreros y a lectores y notamos mucho interés en nuestro catálogo. Además hubo una gran afluencia al espacio de la mini FED, un espacio para las infancias que armamos en un sector”, repasó Luciana Kirschenbaum, del sello de literatura infantil y juvenil Limonero. “Solemos decir que las ferias del libro son como fiestas, pero realmente la FED me parece una fiesta, sin mediación de ninguna metáfora. Uno se encuentra, comparte e intercambia entre muchos autores, lectores y escritores que están felices de asistir”, define.

Para Joana D´Alessio, editora y creadora del sello Vinilo y del infantil Ralenti, la FED fue “una bomba. Nos fue bárbaro con las ventas. El año pasado era la salida del encierro y eso generaba cierta euforia por la situación social. Este año, creo que la gente tuvo más resto para reparar en los libros, para buscar una editorial que les gusta mucho. Siempre es lindo encontrarse, pero ahora pareciera haber más tiempo y disponibilidad para hablar de literatura”.

Gimena Bilbao, quien también estuvo en el stand del sello, destaca la sed por “saber, preguntar y curiosear” con la que se acercaban los lectores. Para poder atender a todos, el escritor Mauro Libertella, editor de Vinilo, pasó varias horas con lápiz y papel anotando las ventas y actualizando el stock.

Si bien D´Alessio este año notó cierta revitalización de lo literario por sobre lo coyuntural, extrañó estar al aire libre porque las jornadas son largas. ¿Sus preferidos? El catálogo que trajeron las editoriales chilenas y mexicanas.

El escritor y traductor Martín Castagnet participó de la feria como encuestador: “Todos los años realizamos una encuesta, organizada por la propia FED y el Centro de Estudios y Políticas Públicas del Libro de la UNSAM, que coordina Alejandro Dujovne, para conocer a quienes se acercan a la feria. El objetivo es descubrir hábitos de lectura, qué editoriales y autores siguen, cómo es su consumo de libros y a través de qué medios. El resultado de este relevamiento anual es importante para nuestro presente y confiamos en que eventualmente también será una fuente de información muy rica para la historia nacional del libro y la edición”.

Castagnet, quien fue elegido por Granta como uno de los mejores autores sub 35 en lengua castellana, estuvo presente en el stand de Cúmulus Nimbus con su traducción de “Diecisiete sílabas”, el libro de cuentos de la japonesa-norteamericana Hisaye Yamamoto. Entre la multitud de stands, eligió tres destacados: los títulos de poesía de la editorial Llantén, incluyendo los libros de sus dos editores y traductores, Natalia Litvinova y Tomás Maver, con joyas rusas, australianas y locales; los libros de Erizo Ediciones, en especial “El empapelado amarillo” de Charlotte Perkins Gilman y “La historia de una hora de Kate Chopin”, dos libros esenciales de la literatura norteamericana del siglo XIX y cuyas autoras son cada día más actuales; y la editorial Pupek, una de las mejores novedades de literatura infantil, con libros pensados con un corazón musical.

Santiago La Rosa, editor del sello Chai, hizo un balance sumamente positivo de las tres jornadas. “Nos fue muy muy bien con las ventas y las novedades tuvieron mucha fuerza. Hubo gran cantidad de compras chicas. Entre viernes y sábado, vendieron más que en la edición 2021 y también más ejemplares que durante toda la Feria del Libro”, comentó el editor, en una ecuación que da cuenta de hasta qué punto la FED es fundamental para el sector independiente. Las novelas de Cynan Jones y “Autorretrato” de Celia Paul fueron las estrellas del catálogo de Chai. La charla de Peter Orner impulsó las ventas de su libro, “¿Hay alguien ahí?” y generó gran expectativa entre los lectores que esperaron más de una hora para irse con su ejemplar autografiado. Entre ellos, hubo uno muy agradecido que le obsequió un fernet con Coca Cola como un souvenir argentino.

Hubo otras visitas internacionales de lujo en esta edición: la consagrada autora mexicana Margo Glantz; la filósofa y socióloga eslovena Renata Salecl; la especialista canadiense en urbanismo y género, Leslie Kern, y desde Brasil la escritora feminista y crítica literaria Amara Moira.

Nicolás Leyton de la editorial chilena La Pollera celebró el interés de los lectores argentinos por el catálogo. “Ha sido muy lindo ver cómo el trabajo y la organización de la FED, que integra a editoriales y libreros y que fortalece finalmente a toda la cadena del libro”, sostuvo. La Pollera también celebró la dinámica comercial: “Hemos vendido bien. Recuperamos el costo del stand el primer día, pero más que eso ha sido muy importante para nosotros poder conversar con nuestros lectores acá en Argentina”.

Quienes se acercaban al stand del sello, repararon en las dos novelas del escritor Marcelo Vera, “Estepicursor” y “Solo”, su primera novela del año 2020. También vendieron varios ejemplares de la colección de narrativa contemporánea como “La muerte viene estilando” de Andrés Montero o el libro de divulgación científica “Vida sumergida”, de Catalina Velasco, que trata sobre la importancia de preservar el océano para preservar la vida en la Tierra.

Quienes pasaron por la FED usaron las redes sociales para postear su “botín”, la foto con los ejemplares que se llevaron. “Creo que el año que viene hay que hacer la FED en La Rural”, lanzó por Twitter la periodista, escritora y editora en Siglo XXI, Raquel San Martín e inauguró un diálogo en el que otros proponían a Tecnópolis y al Centro Cultural Kirchner como nuevas sedes. El intercambio, en tono de apuesta, da cuenta de una sensación: la FED es un evento cultural consolidado que en el futuro requerirá de un espacio más importante para seguir creciendo.

(Fuente: Agencia de noticias Telam)

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrevistas

Ángela Gentile: “La necesidad de testimoniar la existencia es lo que te lleva a escribir”

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Hay una migración de las sombras, un desplazamiento de palabras, el testimonio que rompe los límites del encierro y muta. Viaja por distintos territorios, reviste los silencios, los pájaros tejen una lengua nueva, verso sobre verso, memorias.

¿Quién recordará el aroma del naufragio? ¿Dónde irán los pies que emergen de nuestros laberintos?

Atravesar nuestros laberintos, abrir los límites de las sombras, naufragar y atreverse al vuelo, oler la palabra que surge de lo cotidiano, darle forma hasta que rompa los silencios o por el contrario, dejar que ella misma se convierta en silencio en la quietud de cada verso, sólo para que el encuentro suceda.

Ángela Gentile es escritora, profesora de lengua y literatura italiana y española. Nacida en la ciudad de Berisso, desde su infancia pudo recolectar fragmentos de historias, vivencias y en ese recorrido, hacerse parte del gran vuelo de las palabras.

Contarte Cultura  charló con ella para entrar en su mundo de vientos y naufragios, de voces y de lenguas que delimitan los territorios que logran deshabitarnos.

—Comencemos esta charla con una imagen que te sirva para presentarte. Como si las palabras delimitaran las formas, te invitamos a seguir con los ojos de tu imaginación el vuelo de un pájaro. Sus alas van tejiendo, una a una las letras, que poco a poco, entre plumas y cielo se convierten en el comienzo de un poema. ¿Cuál es el primer verso que se te representa y qué nos puede contar de vos?

“La memoria es la medida del pájaro que cubre la imaginación.”

—Viajo por distintos territorios y sé que los revisito cuando los necesito, sin que medie el tiempo porque en la memoria siempre nos reencontramos.

—Y si hablamos de vuelos, seguramente recordarás cuándo y cómo comenzaron tus primeros intentos de desplegar las alas de la imaginación y animarte a escribir, ¿cuál es la “foto” de la infancia que podría resumirnos esos primeros intentos en el arte de escribir?

—La foto representaría la voz de mi padre leyendo y narrando las historias de Emilio Salgari, Stevenson y Julio Verne por un lado; por otro, mi madre recitando poesía gauchesca y también de Rosalía de Castro, la gran poeta de Galicia. Esos instantes sin duda fueron mi primer contacto con la palabra.

—Detrás de todo escritor hay también un lector. ¿De qué manera se relacionan en vos la lectura y la escritura? ¿Quiénes han sido tus referentes en este camino de palabras sin fronteras?

—Uno tiene una biografía lectora, una marca indeleble. Alguien que escribe debe leer a los maestros que están en los libros, ese es su único alimento. Escribí alguna vez que “La lectura es la libertad conquistada” y también que “Leer es imprescindible, respirar tal vez”, dos frases que uso para acompañar e ilustrar algunos proyectos. De ese recorrido lector puedo nombrar algunos y algunas; aunque sé que me olvidaré de tantos y tantas: Paul Celán, Olga Orozco, Miguel Hernández, Roberto Juarroz, Themis Speroni, Wislawa Szymborska, Fernando Pessoa, Octavio Paz, Álvaro Mutis, Adonis, Eugenio Montale, Alda Merini, Giuseppe Ungaretti, Costantino Kavafis y tantos clásicos.

—Más allá de las lecturas, es probable que existan imágenes, hechos u objetos cotidianos que actúen como disparadores de tus escritos, ¿qué te inspira a la hora de escribir?

—No lo podría precisar de verdad, aunque creo que la necesidad de testimoniar la existencia es lo que te lleva a escribir y eso es tan variado como misterioso.

—¿Cuáles son los “imprescindibles” en tu espacio creativo?

—Papel y lápiz es suficiente. No tengo espacios preferidos, no fabrico ninguna situación. La vida se encarga de atravesarte en un momento dado y si tenés dónde escribir se inicia esa magia; pero nada te asegura que llegarás, todo se parece más a un naufragio continuo que a una orilla grata.

—¿Cómo llegaste a publicar tu primer libro de poemas?

—A instancias de dos personas, una Antonio Dal Masetto quien conversando me dijo que debía publicar el libro que había recibido el Premio Nacional de Literatura (distinción suspendida durante los años de la dictadura). El Ministerio de Educación y Justica de La Nación en 1984 impulsó el Régimen a la Producción Artística y Literaria y convocó, concretándose en la Bienal 1985-87, que fue cuando lo recibí en nombre del Presidente de la República en el Palacio Errazuriz. La otra persona fue el helenista y poeta Horacio Castillo, quien me aseveró: “Ningún poeta es igual después de ver su primer libro publicado”. Ambos hicieron que me decidiera recién en el 2005.

—Y desde entonces fueron muchas las publicaciones y los reconocimientos…

—No llevo registro alguno. Escribo ensayos sobre problemáticas que me interesan como “Las lenguas y las canciones de cuna de la inmigración” (auspiciado por UNESCO); “Palabras, la voz de la mujeres indígenas” (Ediciones Hudson) y otros. Mi pasión es la poesía y dedico mucho tiempo a la reescritura porque se debe trabajar en una obra coherente y la misma no admite traiciones ni cansancio. Y como decía Federico García Lorca: “La poesía no busca seguidores, busca amantes”. Algunas distinciones, respondiendo a tu pregunta, fueron el premio nacional del cual ya di detalles, el Pregonero a la Prensa Gráfica (Fundación el Libro de Bs. As, 2009 por la revista Etruria que co-dirijo); distinción de la Asociación de Amigos de Nikos Kazantzakis (Suiza 2020); de la Academia de Letras Madrid, España (2020). Algunos momentos se transforman en premios de la vida como el haber sido invitada como poeta por la Universidad de Salamanca a las lecturas y posterior publicación por los 800 años de su creación en el año 2018, entrevistar a Umberto Eco para la revista Dall´Italia 2000 o ser incluida en la “Colección Juan Gelman de Poesía Argentina” del Ministerio de Justicia de la Nación.  Soy ciudadana distinguida de mi amada ciudad, Berisso, y hace unos días recibí la distinción al mejor guion en el Festival de Cine de la India (2022).

—Justamente, y porque las palabras circulan y van dibujando distintas historias, llegaste al guion del tan premiado corto “Out of mind”. ¿Cómo contacta a vos este proyecto y de qué manera viviste el proceso creativo?

Nicolás Isasi, un joven y talentoso platense que es director de cine, regisseur de ópera y músico, tuvo la amabilidad de convocarme. Un voto de confianza para mis poemas. Las palabras son increíblemente libres y te permiten recorrerlas para que se encuentren, se adecuen a las imágenes. Un ensamble de sentidos fue el proceso, una libertad absoluta.

—Para terminar y volviendo a nuestra imagen del comienzo, ¿cuál creés que será el próximo vuelo de Angela Gentile?

—Yo siempre estoy yendo, me gusta esa idea, y por ir tuve algunos recorridos inesperados como el que me llevó a  París donde la Editorial L´Harmattan publicó mi libro “Madrás” en francés y español. El mismo ya había sido publicado en Chile en la colección “Raúl Zurita” de Mago Editores y en Portugal, también bilingüe, en la Editorial Labirinto. El próximo vuelo espero me encuentre finalizando el ensayo sobre las danzas de la inmigración y el libro que mi agente literaria Marcela Hammerly aguarda que concluya sobre las mujeres artistas y escritoras italianas (un recorrido desde el Medioevo y varios siglos). Y los de poesía, que siempre son un trabajo de orfebrería, lento y hermoso.

Sigue leyendo

Literatura

Se desata la “Fiebre del libro” en la Biblioteca Nacional

Publicado

el

La Biblioteca Nacional organiza el próximo domingo la sexta edición de “Fiebre del libro”, una feria de libros y editoriales que apunta a difundir una parte importante (pero no siempre conocida) de la producción editorial local contemporánea, que tendrá lugar -en esta oportunidad en la Plaza del Lector Rayuela y en el Centro de Historieta y Humor Gráfico Argentinos.

De 14 a 19, se llevará a cabo una programación de espectáculos musicales, diversas actividades para grandes y chicos con la presencia de más de 80 editoriales. Además, se contará con un espacio dedicado a la historieta y el humor gráfico.

“La Fiebre del libro tuvo su primera edición en el 2016, se había interrumpido por la pandemia en 2020 y retomamos en el 2021 con otro nombre porque era un poco desafortunado hablar de fiebre. Pero este año volvimos a organizarlo con su nombre original, lo que nos pone muy contentos”, cuenta Jorgelina Núñez, del área de Publicaciones de la Biblioteca Nacional y organizadora del evento.

Núñez señala que la iniciativa consiste en “una feria de editoriales, en su mayoría independientes, que cubren todos los espectros; no solamente los literarios ya que hay libros de historia, de nutrición, para chicos, de ensayo, de poesía, de teatro”. La organizadora también celebra que en Argentina “es muy amplia y variada la oferta editorial”.

Más de 80 editoriales estarán presentes en esta oportunidad. Entre los stands, estará el de la editorial de la Biblioteca Nacional, que busca retomar a través del contacto directo con el lector “el significado tradicional de la feria como espacio de intercambio en el que la compra y la venta son parte de un acto cultural mayor que facilita el acceso al libro”, según informa la institución en un comunicado de prensa.

La “Fiebre del libro” comenzará a las 16 en la Plaza del Lector Rayuela con la presentación por parte de Ediciones Biblioteca Nacional del libro titulado “El banquete. Las cincuenta mejores entrevistas de un programa por amor al arte”, de Guillermo Saavedra, que recoge algunas de las casi cuatrocientas conversaciones realizadas por el crítico y ensayista en su emisión radial.

El autor conversará con el editor Sebastián Scolnik sobre “cómo surgió el programa de radio y la utilización de las grabaciones de las distintas emisiones para que se conviertan en libro”.

“Hablaremos también de la importancia de esas charlas por los personajes de lujo que han pasado como Ricardo Piglia, Abelardo Castillo, Ana María Shua, Luis Felipe Noé, Daniel Divinsky, Arturo Carrera David Viñas, Maitena Burundarena, Astor Piazzolla y Juana Bignozzi“, amplió el autor a la Biblioteca Nacional.

A las 17, el Centro de Historieta y Humor Gráfico Argentinos de la Biblioteca Nacional, se presentará la obra “Aún aprendo” de Lolo Amengual, un artista que transitó los más diversos caminos de la gráfica. Luego, a las 18, habrá un cierre musical de la cantante y compositora Maru Agostinelli, quien actualmente forma parte del proyecto de reggae “Rootment”, en la Plaza del Lector Rayuela.

Las editoriales que estarán presente en el evento son Kintsugi, Leteo, Ciccus, También el caracol, Años luz + Alto pogo, Conejos + Santos locos, Dualidad, Fiordo, Sudestada, Editorial de la flor, A-Marte, Cheuque, Nubífero, Párrafo Aparte, GES, Interzona, Factotum/Asunto Impreso, Marea, La Marca, Gourmet musical, Godot, Sigilo y Odelia.

También participarán El hilo de Ariadna, Seré breve, Clubcinco, Mochuelo, Eterna cadencia, Mardulce, Severled, Milena Caserola + Pocket, Miluno, Dedalus, Lenguaje claro + Motorlibros, Amauta&Yaguar, Tren en movimiento + Cúlmine ediciones también tendrán su lugar en la “Fiebre del libro” junto a Ediciones Winograd, Beatriz Viterbo, Hormigas negras, Pupek, Compañía naviera ilimitada, Riverside, Biblos, Didot, Paradiso, Crack-Up + Dragones de papel, Ediciones En danza, Omnívora, La bohemia y AFD ediciones.

Además, tendrán su stand en el evento KerMés de libros, Mil botellas, Los lápices, Hygea, Cordelia, Museo Marítimo de Ushuaia, Longseller, Quipu, Riderchail, Corregidor, Artexto, Adriana Hidalgo, Clara Beter, Indómita luz, Calibroscopio, Alegría + Burlesque + Matraca, Maten al mensajero, Loco Rabia, Antelia + La nave ilustrada, Ampersand, Colihue, Argonauta, Mansalva, La mariposa y la iguana, Historieteca, Deriva Ediciones, Purple Books + Black Cat Studio, Promesa editorial, Universidad Nacional de Quilmes y Té para tres.

Sigue leyendo

Literatura

“Ficciones” de Borges y “Facundo” de Sarmiento, obras universales de la literatura

Publicado

el

“Ficciones” de Jorge Luis Borges y “Facundo o civilización y barbarie” de Domingo Faustino Sarmiento fueron elegidos en un ranking de los 100 mejores libros de la literatura universal que elaboró el medio español ABC con la participación de más de 50 críticos y escritores, convocados a seleccionar cada uno las diez obras en su opinión fundamentales de las letras.

Así, en el puesto 33 quedó sin dudas el autor más universal de la literatura argentina, Jorge Luis Borges, seleccionado en este caso por su volumen de relatos “Ficciones” (1944), que reúne textos como “El Sur” que el propio escritor definió como “acaso” uno de sus mejores cuentos. Mientras que en el número 78, se ubicó el político y educador Domingo Faustino Sarmiento con los ensayos de “Facundo o civilización y barbarie”, obra que comenzó a publicarse en folletín en 1845 y se convirtió en un texto de enorme influencia en el imaginario político-cultural y el paradigma de época.

Se trata de los únicos dos textos de autores argentinos que conforman la lista de los 100 libros de la literatura universal elaborada por el suplemento cultural del medio ABC de España, en el que convocaron a dar su veredicto a escritores y críticos como Fernando Aramburu, Rodrigo Fresán, Arturo Pérez-Reverte, Lorenzo Silva, Berta Vias Mahou, Enrique Vila-Matas y Manuel Vilas, entre otros. Como resultado, una lista que demuestra la fuerza y vigencia formadora de los textos clásicos: “El Quijote” de Cervantes, el primer lugar, seguido por “La odisea” y “La Ilíada” de Homero; “La divina comedia” de Alighieri; “Hamlet” de Shakespeare“; y en sexto lugar “La Biblia”.

De hecho, sólo tres libros de los últimos cien años ingresaron a los 25 primeros puestos. En ese pequeño espacio para obras del último siglo, en el número 24, y siendo el primer latinoamericano en asomar en esta lista, quedó el realismo mágico del colombiano Gabriel García Márquez con “Cien años de soledad”. El Premio Nobel de Literatura también se llevó otro lugar entre los 100 fundamentales con “El amor en los tiempos del cólera” en el puesto 53.

En cuanto a escritoras, la primera en aparecer en el puesto número 11 es Emily Bronte con “Cumbres borrascosas”, seguida por Emily Dickinson y sus “Poemas”; Natalia Ginzburg y “Léxico familiar”; Iris Murdoch y “El mar, el mar”; Santa Teresa de Jesús por “Las moradas” y Jane Austen por “Emma”.

Otras obras que integran el centenar de obras fundamentales según la opinión de los convocados son: “La invención de la soledad”, de Paul Auster; “El año de la muerte de Ricardo Reis”, de José Saramago; 70. “Frankenstein”, de Mary Shelley; “Sóngoro cosongo”, de Nicolás Guillén; “Una habitación propia”, de Virginia Woolf; “Poeta en Nueva York”, de Federico García Lorca; “La metamorfosis”, de Franz Kafka; o “Pedro Páramo” de Juan Rulfo.

Sigue leyendo


Propietaria/Directora: Andrea Viveca Sanz
Domicilio Legal: 135 nº 1472 Dto 2, La Plata, Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA Nº 2019-79370965 Edición Nº