Conéctate con nosotros

Entrevistas

Laura Miranda presenta su nueva obra: “Algo que estaba latente y encontró el momento justo para hacerse novela”

Publicado

el

Por Walter Omar Buffarini

La historia de una mujer que atraviesa una etapa muy particular de su vida, parada en el medio de su historia y en donde tanto el pasado como el futuro la impulsan a tomar drásticas decisiones, es la trama principal de “Volver a mí”, la nueva novela de la escritora Laura G. Miranda, que se presentará el próximo 3 de mayo en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

La obra, que saldrá a la luz en simultáneo en la Argentina y México conjuntamente con una novela de la escritora Samantha Young, cuenta con el trabajo en su portada del ilustrador Carlos Bongiovanni y es la primera novela editada por el sello Vera Romántica.

En diálogo exclusivo con ContArte Cultura, la autora marplatense brindó detalles de su nuevo trabajo, del que destacó la inclusión de “muchos personajes, muchas cuestiones afectivas y mucha reflexión” a la vez que resaltó: “Mayormente lo mío siempre es emocional”.

—“Volver a mí” es una historia que nada tiene que ver con ninguna de tus otras obras ¿hubo algo en particular que despertó en vos la necesidad de edificar esta novela?
—En realidad, era algo que estaba latente y encontró el momento justo para hacerse novela. Hablando con mi editora, y con la premisa de escribir algo que tenía que arrancar de cero, me propuso apuntar a un público de mujeres de entre 45 y 50 años, que es una gran franja de la sociedad que vive momentos de muchos cambios. Una camada que ha cumplido ya con todos los roles impuestos y de repente siente la necesidad, o la obligación, de tomar decisiones que tienen que ver con ella misma y no tanto con los demás. Fue en una de esas charlas cuando vino a mi cabeza la imagen de una mujer haciendo una valija, como que se iba de viaje, escena que finalmente terminó siendo la primera de la novela.

—Entonces es la historia de una mujer que se hartó de la vida que llevaba…
—No necesariamente. Lo que quería hacer era contar a una mujer de 45 años, que tiene tres hijos que ya transitan sus propias historias, que se da cuenta que no es feliz y que sin embargo tiene todo para serlo. Entonces me dije ¿por dónde se empieza cuando pasa eso? Y todo arranca con la primera decisión que esa mujer toma, que es separarse y querer viajar para tomar distancia.

—¿Y cómo fue el proceso para contar esa historia?
—Como dije antes, todo empezó con Gina, ese es el nombre del personaje, armando una valija, que en realidad es la segunda valija significativa que arma en su vida. La primera vez dejaba atrás un pueblo y a sus padres para viajar a la universidad, ahora dejaba tres hijos, un marido y una vida entera. Para ello también debí buscarle una profesión que económicamente le permitiera solventar sus viajes, y así decidí que fuera notaria (escribana), pero no una cualquiera, sino una ultrahumana que ejerciera la escribanía desde un lugar que no es lo que normalmente imaginamos, que tuviera un alto compromiso humano que trascendiera un poco la profesión.

—Dijiste que Gina deja todo y comienza a viajar, ¿cuáles son esos escenarios que recorre en esa nueva vida?
—La novela se inicia en Bogotá, Colombia, de donde ella es y en donde inicia su camino. Primero viaja a Nueva York, después a Brujas, en Bélgica, y finalmente llega a Machu Picchu, en Perú. De igual modo, no me agarro mucho del aspecto geográfico, sino más bien de las emociones.

—¿Pero ese itinerario responde a algo en particular?
—La idea fue que hiciera dos viajes en paralelo: uno interior y otro exterior. Y la elección de los destinos tiene que ver un poco con eso. Nueva York, sinónimo de ruido; Brujas fue como el silencio después de las agitadas luces, como un mirar para adentro; y después Perú, porque necesitaba un lugar energético, de espiritualidad, y puntualmente Machu Picchu es uno de esos lugares de reencuentro con uno mismo, que nos enfrenta a una parte nuestra que no es la que habitualmente vemos. Entonces, la historia muestra un viaje interno y otro externo. Una realidad externa que le mueve cosas internas y viceversa.

—Y finalmente regresa a Bogotá…
—Ella hace ese recorrido, que le lleva algo más de un mes, y vuelve, porque en Bogotá siguen pasando cosas. Allí dejó un exmarido que corre con su propia historia, una amiga, sus hijos…

—Hablanos de los personajes.
—Como ya lo comenté, el personaje se llama Gina, Gina Rivera, una colombiana que en Perú conoce a alguien de una manera muy particular. Él se llama Rafael, también es colombiano, y está en Perú por una cuestión personal. 

—¿Existe algún personaje secundario que te gustaría destacar?
—Como la mayoría de mis textos, esta es una novela coral donde los personajes secundarios tienen mucha relevancia y es muy difícil establecer principales entre ellos. Todos despiertan un interés bastante parejo. De todas maneras, el amor es el eje de la historia. Es una novela romántica para un sello romántico.

—Volviendo a Gina ¿por qué decidiste que fuera colombiana?
—Es un homenaje que me atreví a hacerle a la escritora colombiana Ángela Becerra, a quien admiro y quiero mucho.

—¿Y por qué el título “Volver a mí”?
—Porque Gina es una mujer que ha priorizado a todo y a todos. Puso siempre todo delante, y la novela habla de su intento de volver a ponerse ella delante de todas las cosas.

—Para finalizar, ¿es una novela escrita para mujeres?
—No, es una novela que muchos hombres deberían leer para entender a tiempo a las mujeres. El libro plantea que cuando una mujer te deja, ya te dejó hace mucho. Ya te lo viene avisando. Entonces yo digo que esta historia a muchos hombres les serviría para actuar a tiempo.


Conocé más de Laura G. Miranda en la siguiente entrevista:

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrevistas

Laura Roldán Devetach presenta la versión bilingüe y digital de “La leyenda del tucán”

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Se escuchan voces. Son los susurros de la selva, cantos encima de cantos, plumas, hilos invisibles, gotas colgadas en el pico de una nube. Llueven palabras sobre la diversidad de las especies, se juntan, garúa, dan vida al mismo paisaje en el pico de un tucán.

“La leyenda del tucán” un cuento de la escritora Laura Roldán Devetach, es una historia de la selva, un recorte de las muchas voces que forman parte de ese ecosistema abundante y diverso.

En esta oportunidad y a partir de un proyecto colaborativo, la autora junto con ilustradores, traductores y diseñadores, presenta un libro bilingüe en versión digital.

En diálogo con Contarte Cultura, Laura cuenta cómo fue el proceso creativo de esta obra y quiénes colaboraron en ella.

El libro completa, aquí

—¿Cuál fue el punto de partida de este proyecto colaborativo en el que convergen distintas miradas para dar vida a tu cuento “La leyenda del tucán?

—Con Diego Carballo, director de la EIB N° 905 de El Soberbio, Misiones, venimos trabajando hace tiempo creando materiales bilingües y este era un cuento que quedó pendiente cuando vino la pandemia. También hicimos otras cosas a distancia con nuestro banco de voces originarias. Con la presencialidad  pude tomar contacto con gente que se interesó y sumó al proyecto. La idea era conseguir financiamiento para una edición en papel para distribuir gratis en las escuelas EIB de Misiones, pero como no lo conseguimos decidí hacer el libro digital. Se hizo a distancia porque estamos repartidos por la Argentina, salvo Fernanda Bragone, ilustradora con quien estamos en Buenos Aires.

—Y hablando de comienzos, ¿recordás de qué manera nació en tu imaginación el protagonista de esta historia sumergida en la selva misionera?

—Mientras escribía mi versión  de esta leyenda de selva trabajaba dando capacitaciones en Misiones. Al atardecer terminaba mi jornada, preparaba el mate y me sentaba en un patio selvático frondoso a observar qué pasaba a mi alrededor, a pensar ideas y a tomar notas. Había mucha vegetación, bignonias florecidas; pájaros de muchas especies cantando, volando; palmeras y naranjos cargados de frutos. Observando el comportamiento de las aves fue tomando forma en un anotador.

—Justamente, el escenario de este cuento es la selva, un ecosistema diverso donde coexisten muchas voces, ¿cuál es tu vínculo con la selva y sus habitantes?

—Con la comunidad siento un vínculo importante, hace muchos años que trabajamos con Vicente Méndez, Marcos Méndez y don Germán Méndez, chamán de Chafaríz. Siento un gran aprecio por las familias y mucho respeto por su cultura y la naturaleza que los rodea. Aprendo tanto de ellos que en cada viaje traigo el corazón lleno. Trabajar en ese entorno es maravilloso. Los aromas, los colores, el canto de los pájaros, las chicharras… es un privilegio.

—¿Cuáles fueron los objetivos principales que se propusieron para llegar a este libro?

—Estamos trabajando en El Decenio Internacional De Las Lenguas Indígenas 2022-2032 para promover la lectura y la cultura en lenguas originarias.

—La particularidad de esta obra es su formato digital, ¿quiénes colaboraron en la edición y producción de esta versión?

—Tengo un enorme agradecimiento para estos amigos queridos: Mauricio Micheloud, diseñador de Córdoba quien está a cargo de la edición, y Fabiola Prulletti, editora e ilustradora de Mendoza quien diseñó la tapa.

—¿Cuál y cómo fue el trabajo que realizaron con Vicente Méndez, cacique de la Comunidad Chafariz, encargado de la traducción de tu texto?

—Lo invité a participar y le envié el texto tipeado, separado en párrafos ya pensados para la ilustración, por correo electrónico, para que hiciera su versión en lengua materna. Vicente trabajó desde Chafaríz, y revisó la versión y el texto con don Germán Méndez, Chamán de la comunidad, y con sus colegas auxiliares docentes indígenas. Fue un ida y vuelta de pruebas según nos permitía la conectividad, el clima de la selva y la señal de internet.

Vicente Méndez (cacique), José Cáseres (alumno de la comunidad), Diego Carballo (director) y Pamela Barboza (docente)

—También participó del proyecto Agustín Chamorro, de Aldea Caramelito, alumno Mbya Guaraní  de la escuela, quien realizó la imagen de tapa. ¿Cómo llegó él a formar parte de este trabajo conjunto?

—Cuando iniciamos el trabajo pensamos con Diego Carballo, director de la escuela, que sería interesante que participara un alumno con sus dibujos. A Agustín le gusta dibujar, hizo varias escenas de pájaros en la selva y se ensamblaron para la tapa. En ese momento entró Fabiola Prulletti en el proyecto diseñando la tapa.

—Para terminar, ¿tenés algún agradecimiento que no puedas dejar pasar?

—Uno especial a editorial Sudamericana, por apoyarnos con la autorización del texto La leyenda del tucán, de la Colección Cuentamérica Naturaleza, Primera Sudamericana, Random House Mondadori S.A.

Sigue leyendo

Entrevistas

Berlanga: “Hay plena vigencia de vasos comunicantes entre la narrativa de Soriano y la actualidad”

Publicado

el

Por Carlos Aletto (*)

La biografía de Osvaldo Soriano, escrita por el periodista Ángel Berlanga, narra la vida del autor de “Cuarteles de invierno” y “No habrá más penas ni olvido”, que basándose en entrevistas, archivos privados y el relato de amigos, parientes, colegas y editores, muestra cómo Soriano, un apasionado hincha de San Lorenzo, hijo único de un funcionario y una ama de casa, se convirtió en una celebridad entrañable, un cronista brillante y un polemista de causas perdidas.

Para Berlanga, y queda claro en la biografía publicada por la editorial Sudamericana, Soriano es un personaje vital, clave y singularísimo de la literatura y el periodismo entre los 70 y los 90 (murió en 1997). La biografía deja ver en primer lugar el disfrute y el atractivo de leer a Soriano sobre muy diversos temas.

“Desde la segunda mitad de los 80, cuando empecé a leerlo en revistas como El Porteño y Crisis o en el diario Página/12 -fue una figura clave ahí-, fui juntando materiales: artículos, notas, entrevistas y grabaciones de radio y televisión”, cuenta a la agencia de noticias Télam el periodista.

En su relato, Berlanga recuerda que cuando encontró en una librería de usados el libro “Cuarteles de invierno”, la novela que Soriano escribió en el exilio, lo “encantó”. “Por esa época yo estudiaba arquitectura, pero venía desencantado, así que largué y me puse a estudiar periodismo”.

Berlanga tiene la influencia de Página/12, espacio en el que hoy trabaja. En particular de Soriano y Horacio Verbitsky, pero también de Miguel Briante, Antonio Dal Masetto y el mismo Jorge Lanata de aquella época. “Cuando Soriano murió, en 1997, tenía tantos materiales que propuse armar un número homenaje en La Maga -icónica revista cultural de los años 90-, para el que entrevisté a Juan Forn y Rodrigo Fresán“, rememora.

—¿De ahí aparece tu interés por escribir una biografía de Osvaldo Soriano?

—Tal cual. Entré al diario al año siguiente gracias a Forn, que en 2003 impulsó la reedición de la obra completa de Soriano en Seix Barral y me convocó para trabajar en ese proyecto, que incluyó prólogos y una suerte de collage de voces sobre la génesis de cada novela. Con ese envión encaré dos antologías, “Sorianescas: arqueros, ilusionistas y goleadores”, con los textos futboleros, publicada en 2006; “Cómicos, tiranos y leyendas”, textos periodísticos inéditos en libro, que aparecieron reunidos en 2012. A esa altura tenía ya una suerte de mapa esbozado de la recorrida de Soriano, con quién había compartido cada época. Las vigas centrales, digamos. Así que pensé que tenía las coordenadas para encarar un retrato más abarcador de su vida, profundizar en eso, investigar y entrevistar, articularlo y pulirlo, darle una forma, me llevó casi 10 años.

—¿Los temas populares en las novelas de Soriano, como tango, boxeo y militancia, pueden ser reflejo de una Argentina que ya fue?

—Los temas populares que aborda Soriano en sus novelas han evolucionado de diversas formas, hay una plena vigencia de los vasos comunicantes entre su narrativa y la actualidad. Los tironeos entre dos sectores del peronismo en los 70, medular en “No habrá más penas ni olvido”, pueden observarse, con variantes, en otras de su historia y eso es trasladable, por supuesto, a otras fuerzas políticas: la persecución, cancelación y celadas al boxeador y al cantante de tangos que llegan a Colonia Vela para la fiesta que organizan los militares en plena dictadura tuvo su reversión durante el macrismo, por caso, con otros artistas populares. El paisaje de disolución y desguace de “Una sombra ya pronto serás” es un escenario en el que la Argentina desemboca cada tanto; la manipulación de los próceres con una trastienda de negocios en tensión con las pasiones genuinas y patrióticas de algunos de esos próceres. Uno de los temas de “El ojo de la patria” es y será campo de disputa, en esa última novela, de 1992, armó además una suerte de telón de fondo con la identidad y ya en ese momento ponía en juego como normalidad el uso de caretas de famosos, las cirugías estéticas y la volatilidad de la pertenencia a un lugar o a un ideario.

—¿Cuál es la finalidad, si es que se puede pensar en ese sentido, de esta biografía?

—Durante 15 años, desde la publicación en 1982 de “No habrá más penas ni olvido”, Soriano fue el escritor más popular del país. Desde entonces, cada uno de los libros que fue publicando encabezó las listas de los más leídos en ficción y no ficción, porque publicó en vida siete novelas y cuatro recopilaciones de textos publicados en la prensa.

Una de las búsquedas de la biografía es recorrer su obra periodística porque es un personaje central en el oficio y acaso alcance con enumerar algunas estaciones de su viaje por los medios: Primera Plana y Panorama apenas llegado a Buenos Aires; La Opinión como redactor de deportes y cultura después; Sin Censura durante el exilio, donde denunció las dictaduras latinoamericanas; la revista Humor, donde inició su progresivo regreso a la Argentina; El Periodista, donde estuvo a cargo del armado del proyecto y la redacción (iba a ser el director pero se peleó con Cascioli unos días antes de la salida) y Página/12, donde tuvo un papel protagónico hasta su muerte, en la investigación surgen nítidas las ligazones entre la obra periodística y literaria.

Además motorizó muchas polémicas porque era un tipo de mucho temperamento: criticó duramente a Alfonsín por no recibir a Julio Cortázar y a Ernesto Sabato por aquel almuerzo con Videla al comienzo de la dictadura; también desplegó una diatriba intensa contra los editores por sus destratos a los escritores. Soriano es un personaje importante para la cultura durante las últimas tres décadas del siglo pasado.

—¿Hay una genealogía ‘soriana’ o ‘sorianesca’?

—Toma de muchos lados. Figuras predominantes en él parecen Roberto Arlt y Raymond Chandler, pero además de la cadencia de la novela negra talla en él también el continuará de la historieta y la rebeldía. También forma parte de un tridente ofensivo futbolero con Roberto Fontanarrosa y Juan Sasturain pero ya estaríamos hablando de parentescos, de contemporáneos, entonces también lo veo parte de una familia en la que están Dal Masetto, Briante, Dipy Di Paola y Guillermo Saccomanno. En cuanto a herederos no veo seguidores natos pero sí autores que lo disfrutaron y toman algunos elementos como Eduardo Sacheri y Horacio Convertini o Juan Forn en un estilo totalmente propio, con su música, que toma elementos potentes como el espacio de contratapa en Página, el formato de cuento a partir de historias de personajes fabulosos, la fluidez de su escritura y la búsqueda para llegarle al lector.

—¿Cuáles son las enseñanzas que deja de su labor periodística?

—Su recorrida en el oficio es muy amplia y variada y eso ya es algo a destacar: el oficio permite muchos registros. Era una preocupación de él no aburrir ni aburrirse. Por otra parte, hay una distinción jerárquica sobreentendida que coloca a la literatura por encima del periodismo y muchos textos para la prensa de Soriano discuten eso. Esto es muy generalizador, por supuesto, pero muchas de las contratapas de Soriano en Página disparan la pregunta: ¿esto es literatura o periodismo? Si bien a veces se toma en solfa el oficio y dice que inventó entrevistas enteras por ejemplo, pero lo desacraliza. Las “Historias de vida” que hacía para el suplemento cultural del diario La Opinión son extraordinarias, he leído entrevistas a escritores como Juan Carlos Onetti, Cortázar o David Viñas buenísimas. Y como cronista es fenomenal. Su obra periodística es muy disfrutable y valiosa.

—¿Cómo articula el fanatismo futbolero y la militancia política en su obra?

Soriano decía que el fútbol le gustaba tanto o más que la literatura, que su sueño fue ser centrodelantero de San Lorenzo, equipo del que era fanático. Un amor correspondido, por otra parte, porque él mismo es un emblema de San Lorenzo y la sala de prensa del Nuevo Gasómetro lleva su nombre. Escribió varias notas sobre el equipo y desde el exilio seguía su marcha, lo que implicó padecer el descenso y exaltarse con la vuelta a Primera: pedía que le mandaran revistas deportivas, llamaba por teléfono los domingos para enterarse de los resultados, un tipo con la camisa jugada ahí. En el oficio empezó como periodista deportivo y se sentía realmente a gusto en esa sección, pero progresivamente fue expandiéndose a otras áreas de su interés. Y uno de sus rasgos es entreverar áreas: ya como cronista en La Opinión pone en relación los resultados con los intereses políticos, los negocios, la violencia. Dal Masetto, que fue muy amigo suyo, me dijo algo de él que suelo repetir: “Cuando hablaba de algo que lo apasionaba era como si clavara una bandera”. Se apasionó por los libros, los gatos, San Lorenzo, el box, las computadoras, la historia y la política, entendiendo a la política como materia del devenir. Con “Las Memorias del Míster Peregrino Fernández”, su último personaje, venía contando una saga de aventuras situadas entre los años 30 y 50: internado en un geriátrico, el viejo entrenador repasa su carrera en Europa, Rusia, África y cuenta cómo conoció a Stalin, Mussolini, Sartre, Perón, Lumumba.

(*) Agencia de noticias Telam.

Sigue leyendo

Entrevistas

Verónica Chamorro: “A veces como escritores nos toca tomar decisiones que nos conmueven”

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

A veces hay que atravesar el desierto, poner los pies en la arena que pesa, con los ojos puestos más allá, lejos, para conquistar el territorio de los deseos, en el punto de la libertad.

A veces hay castillos. Y princesas. Hay desiertos en la vida de las princesas. Y castillos derrumbados.

A veces, la ropa ajusta como si no fuera necesaria, como si pudiera apretar las palabras y comprimir los silencios.

A veces hay princesas que callan. Y otras que se disponen a hablar.

El nuevo libro de Verónica Chamorro es un viaje, un recorrido por un escenario caliente y seco donde la protagonista descubre sus propias fuerzas para volverse dueña de sus propios territorios.

Contarte Cultura charló con la escritora y editora nacida en Rafael Calzada, autora de otros libros como “Tobías y Perro”,” El gran partido” y “La piedra lunar”, para que nos cuente un poco de su obra y de ella misma.

—Nos gustaría empezar esta charla poniendo la mirada en una imagen, el desierto. Si pudieras hacer foco en algún elemento de ese espacio que te ayude a presentarte, ¿cuál elegirías y por qué?

—La vida escondida. El desierto a simple vista parece tan escaso de vida. Pero si uno permanece mirándolo en silencio el tiempo suficiente, la vida surge allí, donde antes parecía que no había nada. Y si uno permaneciera el tiempo suficiente viviendo allí, notaría que hasta las montañas cambian con el viento. Siento que esa mirada necesaria para descubrir la riqueza que se esconde en el desierto es parecida a la que necesitamos para escribir, cuando nos sentamos ante la página en blanco.

—Ya que hablamos de algo que te representa, ¿recordás cuándo y de qué manera se inició tu marcha en el camino de las letras?

—Desde chica me gustaba escribir. De adolescente, de hecho, solía escribir poesía y participar de concursos. Pero luego me enfoqué en acompañar la escritura de otros y olvidé la propia. Hasta que luego del nacimiento de mi hija mayor decidí apartarme del trabajo en editoriales y ser independiente, para poder acomodar los horarios a las exigencias de la maternidad. Y recién entonces logré hacerme un hueco para conectarme con la escritura y pensarla ya como un trabajo posible y no como un pasatiempo. Así nació Tobías y Perro, mi primera novela que publicó Edelvives

—¿Qué cosas te conectaron y te conectan con la literatura infantil?

—Desde siempre, para mí los libros fueron un refugio. Un lugar seguro donde vivir mil vidas, ser otra persona, aventurarme a lo desconocido. Trabajar para brindarle esa misma posibilidad a otros chicos y chicas me entusiasma muchísimo. Integrar el arte de la ilustración para contar historias también me genera mucho placer. Dailan Kifki es el primer libro que recuerdo, con maravilla absoluta. Recuerdo la sensación de “ah, esto es leer”. Y luego vi cómo mi hija y mi hijo encontraban también su primer libro, ese que los convirtió realmente en lectores. Les había leído decenas antes, pero cada uno tuvo que descubrir su propia novela, que les despertó la misma reacción. Si alguno de mis libros generara la misma sensación en algún lector, sentiría felicidad absoluta.

—¿Cuál fue el punto de partida de la protagonista de “La princesa que conquistó el desierto”?

—En realidad, partí de una imagen: una princesa que atravesaba el desierto. La historia luego se fue acomodando a esta primera visualización, pensando de dónde venía, hacia dónde iba. No me alcanzaba con hacer una princesa empoderada, quería algo más. Quería narrar una historia en la que el proceso, el viaje, fuera más importante que alcanzar la meta. Que se alejara del concepto de amor romántico y que planteara la posibilidad de escuchar el propio deseo y darse permiso para cambiar de rumbo.

—¿Cómo llevaste adelante la construcción de los personajes (príncipe y princesa) que el desierto separa?

—La princesa estuvo clara desde el principio. A veces, al escribir, uno siente que los personajes hablan por sí solos, que basta con sentarse y ser una especie de médium. Eso pasó con la protagonista. Quería que estuviera relativamente cómoda en esa rutina de palacio, que algo le hiciera ruido, pero que aún no supiera bien qué no se ajustaba a ella. Y que pensara que el amor solucionaría todo hasta que el desierto la obligara a encontrarse consigo misma. El príncipe me costó más. Me daba un poco de pena que esperara a su amada y descubriera al final de la espera que ella ya no era la misma. Pero después me detuve a pensar qué hacía él mientras la princesa atravesaba sola el desierto. Si descansaba en “ella puede con todo” y no hacía nada por encontrarla, ¿por qué sentir pena? Así que trabajamos para poner las características del príncipe parte en palabras y parte en ilustraciones. En ese sentido, el trabajo de Carla Moneta para representarlo fue espectacular.

—¿Qué elementos narrativos te aportó el desierto como escenario de esta historia?

—Me llevó a cambiar completamente el tono de la narración. Comencé con un tono más liviano, más humorístico. Pero al llegar al desierto se vuelve más épico. El silencio del desierto obliga a minimizar los diálogos, aumentar el monólogo interno, jugar con la cadencia y el ritmo narrativo para acompañar el paisaje.

—Hay un desierto pero también hablaste de un viaje, un recorrido de la protagonista a través de sus propias dudas y limitaciones, ¿de qué manera viviste como autora ese viaje, que a la vez fue tu propio recorrido a lo largo de la trama?

—Hay algo de ese “yo puedo” de la princesa que me representa mucho. Avanzar, hacer, solucionar, seguir avanzando pese al cansancio o a los problemas. Tengo que admitir que en ese no rendirse hay mucho de mí y fue muy movilizante llevarlo a la historia. Después, a veces como escritores nos toca tomar decisiones que nos conmueven. Va a sonar exagerado, pero lloré cuando la hice dejar el oasis. Y volví a sentir mucha tristeza frente al príncipe, que no la mira realmente, no la reconoce. Él no charla con ella, no la escucha. Dialoga con la idea de la princesa que tiene en su mente, no con la mujer real. Ve lo que quiere ver, y ella se esfuerza por ocupar ese espacio y no lo logra. Creo que es algo habitual que esto pase en la vida real. No sé qué hubiera pasado si él realmente le daba lugar para ser ella misma. Eso quedará para otra historia.

—Para terminar y volviendo a la imagen del principio, ¿qué desiertos te gustaría conquistar con tu libro?

—El de la soledad, desde dos ángulos. Por un lado, hay muchas niñas, jóvenes, mujeres que sufren la exigencia de acomodarse a un estereotipo de género y a silenciar sus propios anhelos. Y eso es muy solitario. Si mi libro pudiera acompañar y desarmar un poquito esa sensación de “estoy sola en esto”, me sentiría más que satisfecha. Y por otro lado, mi generación está cruzada por la idea del amor romántico. El encontrar a otra persona que “complete”. La bendita media naranja. Pero estar con una misma es grandioso. Aprender a ser nuestra propia compañía, encontrar la dicha en eso, es todo un aprendizaje. Si hay una mujer que al leer este libro a algún niño o niña siente que algo de esta historia infantil le resuena en su interior durante la lectura, quisiera que mi historia la acompañe. Aunque nos haya enseñado que la soledad se parecía a un desierto, hay mucha, muchísima vida escondida en ella.

Sigue leyendo


Propietaria/Directora: Andrea Viveca Sanz
Domicilio Legal: 135 nº 1472 Dto 2, La Plata, Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA Nº 2022-106152549
Edición Nº