Laura Miranda: “Mi alma se instala en la ficción y me olvido de Laura para convertirme en todos mis personajes”

Laura Miranda
Por Andrea Viveca Sanz

Con una exquisita selección de palabras, Laura Miranda va pintando con pinceladas de poesía cada uno de sus libros. Sumergirnos en su mundo de ficción es comenzar a nadar en un mar de sensaciones que estimulan nuestros sentidos.

Ella atraviesa sus personajes y los trasciende con la certeza de haberlos liberado para que sus lectores los adopten y disfruten.

Su narrativa es capaz de llenar de magia los vacíos, de rescatarnos del fondo de los abismos y de ayudarnos a elegir aquello que nos conviene en el laberinto de la vida. En sus letras es posible regresar a la esencia misma de las cosas, para luego mirar la vida de una manera diferente.

En diálogo con ContArte Cultura, la escritora marplatense abre su corazón y nos cuenta sus vivencias en el arte de las letras.

—Tres palabras, dos colores y un aroma que sirvan para presentar a Laura Miranda.
—Sentimientos, Honestidad y Esfuerzo. Azul y Plateado. Aroma a jazmines, sin duda alguna.

—¿Qué significa la escritura en tu vida?
—La posibilidad de ser quien soy y quien no soy con igual intensidad. Es la chance de conocer más de mí y de intentar ser la misma pero mejor cada vez, porque creo que soy lo que escribo. No porque eso implique que haya identidad con mis personajes, sino porque soy cada palabra que cuenta mis historias, mis novelas me definen en sentimientos y convicciones.

—¿De qué manera lográs crear un ambiente adecuado para escribir tus novelas en medio de tus otras actividades?
—La verdad no sé si escribo en un ambiente adecuado literalmente pero logro absoluta entrega en mi escritorio cuando me conecto con la historia, el teclado y los objetos que me acompañan, porque cada obsequio ubicado allí trae a mi pensamiento el cariño de quien me lo dio y las circunstancias. En verdad, mi alma se instala en la ficción y me olvido de Laura para convertirme en todos mis personajes sin ser ninguno de ellos. Me olvido de todas las demás actividades y roles.

 —¿Cuándo sentiste que las palabras fluían para crear una historia de ficción?
—Yo escribía poesía, gané premios en varias oportunidades de índole nacional e internacional y había publicado “Viajando Sueños” en una editorial local, pero la poesía es muy difícil de publicar en editoriales de mayor alcance. Entonces el desafío de ir por más me quitó el sueño una noche cualquiera. Desperté y dije: “Quiero escribir una novela”. Mi esposo, me dijo: “Hacelo”, con la simpleza que suelen tener los hombres. Y lo hice. Tuve siempre el apoyo de mi familia.

—¿Cómo surge “Viajando sueños”?
—Toda mi vida escribí poesía y por el año 2009, el fallecido profesor Elio Aprile me leyó y me impulsó a autopublicar mi Poemario. Lo presentó él mismo en la Villa Victoria (N. del E.: Centro Cultural Victoria Ocampo de Mar del Plata) a sala llena, fue el comienzo.

—Contanos cómo armás la interacción de personajes en una novela.
—No tengo un plan de escritura. Elijo un hilo conductor, luego busco situaciones diferentes que lo atraviesen y empiezo a hilar la historia en mi mente. En “Amuleto contra el vacío” fue el vacío, en “Volver del Abismo” tocar fondo y en “Laberinto del alma” elegir. Intento que todos mis personajes vivan ese hilo conductor desde diferentes roles y convicciones. Lo demás me encuentra mientras escribo.

—¿Creés que la escritura es tu “Amuleto contra el vacío”?
—Puede serlo a veces, pero el amuleto es diferente dependiendo del vacío de que se trate. Hay amuleto siempre, el desafío es poder encontrarlo porque no es el mismo para cada persona ni para cada situación. No obstante, escribir es siempre liberador y sanador, eso es una certeza para mi.

 

—¿Las palabras encerradas en tus ficciones pueden ayudar a “Volver del abismo”?
—Estoy convencida de que sí. El mensaje de mis libros es esperanzador pero los hechos son reales, no hay soluciones mágicas, hay procesos como en la vida. Entonces, más allá de la ficción, mis lectoras se encuentran entre líneas y muchísimas de ellas me escriben por privado para decirme que las ayudó en cuestiones precisas, aunque no fueran las mismas de la historia.

—¿Qué estás escribiendo por estos días?
—Escribo mi quinta novela, mientras espero definir en qué mes de 2018 saldrá la cuarta. El hilo conductor son los planes y el tiempo, sobre el supuesto de que no mandamos sobre el destino y suele ocurrir que nada sucede conforme a lo previsto, ni en el tiempo esperado.

—¿Cuál sería tu sueño más anhelado como escritora?
—Superar siempre las expectativas de mis lectoras. Reinventarme en cada libro, pero siempre con mi estilo definido, y que mis libros se justifiquen en sí mismos como ficciones objetivamente buenas.


Laura G. Miranda

Nació en Mar del Plata, Provincia de Buenos Aires, y allí reside con su esposo y sus dos hijos.  Es abogada, dedicada al derecho de familia, docente e instructora de sumarios en la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Ha ganado premios nacionales e internacionales como poeta y narradora. En 2009 publicó su primer libro de poesía: “Viajando Sueños” (Editorial Cultura Fusión, Mar del Plata). En 2014 publicó “Amuleto contra el vacío”, Ediciones B, Sello VERGARA que fue exportada a México en el mes de Julio del mismo año. La mencionada Novela fue declarada de Interés Cultural por la Municipalidad de Mar del Plata, Partido de General Pueyrredón en el mes de Noviembre del mismo año. En 2015 publicó “Volver del Abismo”, Ediciones B, Sello VERGARA y en 2016 publicó “Laberinto del alma”, bajo el mismo sello y editorial. El 11 de diciembre de 2017 obtuvo el Premio Lobo de Mar en literatura Edición 29. En este momento trabaja en su quinta novela mientras se aproxima la publicación de la 4ta.

Conocé más de Laura G. Miranda aquí.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*