Conéctate con nosotros

Literatura

Tras 60 años de actividad, cierra la histórica Librería Lorraine en CABA

Publicado

el

Después de 60 años, la Librería Lorraine, ubicada en avenida Corrientes 1513, en el centro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, confirmó que bajará las persianas a fines de enero debido “a la caída de ventas y a un escenario complicado por la pandemia que no llegó a reactivar” pese a la vuelta de actividades en la zona.

Fundada en 1960, la librería debe su nombre al cine homónimo que estaba junto al primer local en el que funcionó y hoy se la puede visitar de lunes a viernes de 11 a 18.

Su encargada, Mirna Sirera, dijo a la agencia de noticias Télam que “hubo otros momentos de baja de ventas pero no como el actual, la actividad en la zona no volvió a ser la misma: hay muy pocos turistas y bajó la cantidad de gente que venía a trabajar a las oficinas. No hay plata en los bolsillos”.

Sirera es la hija de la actual dueña, Cayetana Buscemi, y asegura que no ha tenido conversaciones con autoridades nacionales ni municipales, si bien destaca la implementación del programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), del Gobierno nacional por algunos meses, y de la Noche de las Librerías, organizada por el Gobierno porteño, como una actividad “de concentración de público y ventas” que, sin embargo, “no logró hacer cerrar las cuentas” y, por eso, “la decisión de cierre persistió”.

“Desde 1960 en la cultura”, se puede leer en la Librería Lorraine, donde hoy los libros se ofrecen a 50 pesos o tres por 120; mientras que las novedades serán devueltas a las editoriales, explicó Sirera.

Si bien el local ubicado en la avenida Corrientes, entre Paraná y Montevideo, quedará vacío a fin de mes, los ejemplares que no se hayan vendido se pondrán a la venta a través de una página web creada especialmente.

Según una encuesta de la Cámara Argentina del Libro (CAL) de marzo de 2021, la caída de ventas fue generalizada y osciló del 26% al 50% y entre los cierres de los últimos tiempos están la emblemática Librería de las Luces, Mr. Hyde, las dos sucursales de A libro abierto; Los Argonautas de Avenida de Mayo; Las mil y una hojas de Palermo, y Librería Waldhuter, ubicada en avenida Santa Fe 1685.

(Fuente: Agencia de noticias Telam)

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Literatura

Ediciones Bonaerenses, un sello que nació para “estimular la aparición de nuevas voces”

Publicado

el

Por Walter Omar Buffarini

Ediciones Bonaerenses es el sello editorial oficial de la provincia de Buenos Aires. Fue creado por decreto en mayo de 2020 y presentado en sociedad un mes más tarde, en el marco de una conferencia en la que el gobernador Axel Kicillof planteaba la necesidad de “rescatar el patrimonio histórico de la provincia y poner en discusión la cuestión de la identidad”.

En plena pandemia de coronavirus y con los obstáculos que en principio podrían haber demorado la puesta en marcha del proyecto, el mismo no solo se constituyó en una realidad, sino que a poco más de un año y medio de su creación ya cuenta con tres libros publicados y varios más en carpeta que verán la luz en este 2022.

ContArte Cultura dialogó con Guillermo Korn, director editorial del sello, para conocer un poco más sobre los caminos recorridos para la publicación de esos tres primeros textos (“Contra cielo plomizo”, “Buenos Aires Fantástica” y “Antecedentes y textos constitucionales de la Provincia de Buenos Aires 1820-1994”) y develar los proyectos que la editorial se plantea a corto y mediano plazo.

Guillermo Korn, director editorial del Ediciones Bonaerenses

—Durante 2021 Ediciones Bonaerenses lanzó tres títulos (“Contra cielo plomizo”, “Buenos Aires Fantástica” y “Antecedentes y textos constitucionales de la Provincia de Buenos Aires 1820-1994”) que si bien tienen diferencias de género apuntan a una política particular. Contanos precisamente cuál es el objetivo político y cultural de un proyecto como el que pusieron en marcha.

—La editorial surgió en 2020 bajo algunas ideas rectoras amplias, como fueron promover la educación y la divulgación del pensamiento. La idea de cuidar, fortalecer y expandir el patrimonio cultural provincial como tarea del Estado, también estuvo en los principios de su creación. A eso agregaría la idea de democratizar la palabra, de sumar a una editorial pública de estas características en la mesa de debate de cómo se publica en este tiempo, con sus lógicas propias que conviven con otras, pero sobre todo con la idea de estimular la aparición de nuevas voces, los modos de llegada del libro a otros espacios y también la de apelar a nuevos lectores.

—Existen proyectos similares que inspiren el trabajo del sello de la provincia.

—Sí, hay varios antecedentes -con sus distintas particularidades- si nos referimos a la tarea editorial relacionada a una política pública. En Latinoamérica, los dos ejemplos más emblemáticos son -desde mediados de los años 30- el Fondo de Cultura Económica, que comenzó publicando en México textos de economía para estudiantes y desde entonces amplió sus catálogos hacia temas filosóficos, educativos, históricos y literarios, por un lado, y la Biblioteca Ayacucho, creada a mediados de los años 70, como una institución pública de Venezuela, destinada a reeditar y publicar clásicos de la literatura del continente. En Argentina, la experiencia de Ediciones Culturales Argentinas, la de Eudeba y las editoriales universitarias, y más para acá, las ediciones de la Biblioteca Nacional, bajo la dirección de Horacio González, son fundamentales. Otra experiencia que me parece muy importante es la de la Editorial Municipal de Rosario, que lleva varias décadas.

—“Contra cielo plomizo” y “Buenos Aires Fantástica” surgieron de la realización de concursos literarios, ¿cuál entendés que es la importancia de este tipo de eventos para la producción de literatura?

—Concursos literarios como los que dieron por resultado estos dos títulos permiten dar a conocer autores nuevos, potenciar sus escrituras y reponer una experiencia importante para un autor novel como es la de poder compartir su creación con los demás. Si pensamos que del Concurso Haroldo Conti, para mencionar el certamen que se recuperó en 2020 y que dio como resultado Contra cielo plomizo, han participado en sus primeras ediciones autores como Martín Kohan, Leopoldo Brizuela, Samanta Schweblin, Hernán Ronsino, Carlos Gamerro, Carlos Ríos, Juan José Becerra, por mencionar algunos autores importantes que hicieron sus primeros pasos desde la experiencia de los concursos literarios, me parece que da la chance de pensar la importancia de seguir apostando a esas convocatorias para la literatura actual y la que leeremos en los próximos años.

—¿Tienen previstos nuevos concursos con ese fin?

—Sobre los concursos de los que hablábamos la convocatoria fue realizada, en el caso de Contra cielo plomizo, por la Dirección de Bibliotecas y Promoción de la Lectura (Ministerio de Producción) y el Ministerio de Comunicación Pública, mientras que para Buenos Aires Fantástica, el concurso lo organizó la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia y la Unidad Bicentenario, del Ministerio de Comunicación Pública. En estos primeros pasos de Ediciones Bonaerenses no están dadas todavía las condiciones de pensar nuevas convocatorias desde la editorial. Ojalá en breve se pueda. 

—Contanos brevemente cuál fue el trabajo que debieron realizar junto al Instituto Levene para la confección de “Antecedentes y textos constitucionales…”

—Este libro había sido pensado y compilado, entre 2016 y 2017, por investigadores del Archivo Histórico de la Provincia de Buenos Aires “Dr. Ricardo Levene”, una institución provincial casi centenaria. Pero su publicación quedó sin efecto entonces. Los motivos, en detalle los desconozco, aunque pueden preverse: un libro que permita repasar y pensar la historia constitucional de la Provincia ‘podría no ser bien visto’. Por eso, en 2020, se pensó que el bicentenario de la Provincia era una ocasión propicia para dar a conocer este trabajo. A lo realizado, que comprendía la recolección de artículos, los trabajos de presentación y estudio por parte de tres investigadores de carrera del propio Archivo (Claudio Panella, Fernando Barba y Marcelo Raimondi), se pidió y agregó –precisamente en el marco del Bicentenario- un prólogo al Gobernador de la provincia (Axel Kicillof) y un estudio introductorio encargado a Marcela Ferrari y Ana Laura Lanteri, historiadoras de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

—¿Cuáles serían los títulos que se encuentran en carpeta para ser editados y publicados durante 2022 por Ediciones Bonaerenses?

—Los próximos libros a publicar son Luces de mercurio, que reúne los cuentos premiados en el Concurso Haroldo Conti de 2015, pero que por el cambio de gobierno había quedado sin publicar oportunamente; Pasajeras esas nubes, donde se reúne la producción de siete poetas del sur de la provincia (Lorena Curruhinca, Alejandra Sagui, Carolina Rack, Laura Forchetti, Eva Murari, Agostina Paradiso, Natalia Molina), compilado por Roberta Iannamico y el que dará comienzo a la colección Clásicos Bonaerenses. Es un volumen con trabajos periodísticos de Haroldo Conti, con varios que nunca habían sido publicados en libro. Hay varios títulos más sobre los que estamos trabajando, pero estos que comenté serán los primeros en aparecer en 2022.

Sigue leyendo

Literatura

El escritor chileno Cristian Alarcón, ganador del Premio Alfaguara de Novela

Publicado

el

El escritor y periodista chileno Cristian Alarcón se alzó este jueves con el XXV Premio Alfaguara de Novela, con la obra “El tercer paraíso”, reconocida por “su vigor narrativo y una estructura dual, ambientada en diversos parajes de Argentina y de Chile” según el jurado, y definida a su vez por el autor como una historia “surgida de la desesperación y la soledad”, durante el anuncio del fallo que tuvo lugar este mediodía en videoconferencia con España.

De esta manera, “El tercer paraíso” se impuso a 899 manuscritos: 131 de Argentina, 87 de Colombia, 43 de Chile, 408 de España, 57 de Estados Unidos, 119 de México, 29 de Perú y 25 de Uruguay.

“Fue una obra enteramente escrita en pandemia, en un retiro que me vi obligado a hacer en el sur de Chile intentando sobrevivir a una de las cepas más temibles del Covid,” explicó Alarcón (La Unión, 1970), en conferencia a través de Zoom desde la Argentina, donde reside desde hace varios años y lleva adelante emprendimientos como el de la revista Anfibia, de la que fue fundador.

“Tuve el privilegio de poder frenar el vértigo de la tarea periodística, decidí entregarme a la fabricación de una historia familiar latinoamericana y esta experiencia suburbana elegida -agregó-. Me reencontré con mis ancestros y la profunda relación que muchas y muchos necesitamos con a naturaleza, a un resurgimiento de lo botánico y de la vida más allá de nuestras urgencias”.

Desde comienzos de los ’90 Alarcón se dedica al periodismo de investigación y a la escritura de crónicas, una tarea que desempeñó en los diarios Página/12, Clarín, Crítica de la Argentina y en las revistas TXT, Rolling Stone y Gatopardo. En sus libros “Cuando muera quiero que me toquen cumbia” y “Si me querés, quereme transa” cruza la literatura con la etnografía urbana convirtiendo relatos urgentes en novelas de no ficción. También es autor de “Un mar de castillos peronistas”, donde reúne crónicas de viaje y perfiles de personajes disidentes y marginales.

El jurado del galardón 2022 estuvo liderado por el escritor español Fernando Aramburu (1959), autor de los libros de cuentos como “Los peces de la amargura”, XI Premio Mario Vargas Llosa NH, IV Premio Dulce Chacón y Premio Real Academia Española 2008; y de novelas como “Los ojos vacíos”, Premio Euskadi, “Años lentos”, premios Tusquets Editores de Novela y de los Libreros de Madrid en 2012, o “Patria”, premios Nacional de Narrativa, de la Crítica, Euskadi, Francisco Umbral, Dulce Chacón, Arzobispo Juan de San Clemente, Strega Europeo y Lampedusa, Atenas entre otros.

El tribunal se completa con la escritora y librera argentina Paula Vázquez (1984), directora de Asuntos Culturales de Cancillería; la editora mexicana Marisol Schulz Manaut (1957), directora de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara y Pilar Reyes (1972), editora con voz pero sin voto del selló Penguin Random House que contiene al sello Alfaguara.

Además de la escritora y periodista española Olga Merino (1965), autora de novelas como “La forastera”, premios Pata Negra y Cubelles Noir 2021, y “Las normas son las normas”, Premio Vargas Llosa NH 2006; y el escritor y cineasta también español Ray Loriga (1967), quien trabajó junto a Pedro Almodóvar y Carlos Saura y es autor de novelas como “Rendición”, Premio Alfaguara de novela, libros de no ficción entre los que se encuentran “Sombrero y Mississippi” y de relatos como los reunidos en “Días extraños.

El Premio Alfaguara de Novela fue creado en 1965 con la intención de difundir la literatura en español. Su primera edición fue en 1965, un año después de la creación del sello que desde 2014 forma parte del grupo Penguin Random House. Se lo entregó hasta 1972 y tras 26 años de silenció resurgió, en 1998, para volver a ser convocado en forma anual con una dotación de 175 mil dólares.

El responsable de este relanzamiento fue el periodista y escritor Juan Cruz, director literario de Alfaguara entre 1992 y 1998. En esta última etapa, la distinción desempeñó, a través de sus 24 ediciones, un papel determinante en la difusión por todo el mundo de la literatura en lengua española: se han editado más de 2.700.000 ejemplares de las obras ganadoras en simultánea en España, Latinoamérica y Estados Unidos, como homenaje a una lengua común a más de 550 millones de lectores.

En toda su historia, el premio fue otorgado siete veces a autores argentinos y sólo una vez, en 2005, lo ganaron dos escritoras que escribieron en tándem: Graciela Montes y Ema Wolf, habían competido con “El turno del escriba”. En 2019 lo ganó Patricio Pron por “Mañana tendremos otros nombres”, en 2016 Eduardo Sacheri con 2016 “La noche de la Usina”, en 2012 Leopoldo Brizuela con “Una misma noche”, en 2009 Andrés Neuman con “El viajero del siglo”, y en 2002 Tomás Eloy Martínez con “El vuelo de la reina”.

Sigue leyendo

Literatura

Desde este jueves la Feria de Editoriales de Mar Azul vuelve a la presencialidad

Publicado

el

Con la expectativa del encuentro presencial y de revitalizar el circuito de novedades y venta de libros que escapan al circuito mainstream, tras dos años de ausencia vuelve este jueves a la ciudad costera de Mar Azul la Feria de Editoriales Independientes en su quinta edición que, organizada por los sellos La Flor Azul y La Zorra Cafetería, reunirá durante cinco noches al aire libre, respetando los protocolos de la Covid-19, a autores como Selva Almada y propondrá numerosas actividades artísticas gratuitas.

A través de la atención de los propios editores, esta feria nocturna, gratuita y callejera se desplegará entre las calles Punta del Este y 35, llevando a la Costa Atlántica clásicos y últimas producciones de casi 50 sellos, como Blatt & Ríos, Sigilo, Salvaje Federal, Godot, Milena Caserola, Eloísa Cartonera, Gourmet Musical, Beatriz Viterbo, La Coop, Malisia, Papel Limonero, Nebli, La Cebra, Las cuarenta, Sudestada y Mil botellas.

Desde las 19 habrá presentaciones de libros, lecturas y música en vivo. La apertura será con música para niños que llevará el sello infantil Pupek, comprometido con las infancias, la inclusión, la promoción de la lectura y con los libros como mediadores del lenguaje, las emociones y el aprendizaje desde los primeros años de vida.

“Las expectativas este año son las mejores -dijo a la agencia de noticias Télam Pablo Franco, de La Flor Azul-, turistas de todo el país pueden encontrarse con libros de pequeños sellos por primera vez y esperamos crecer en visitantes como crecimos en editoriales que nos acompañan”.

Franco agregó que “si bien la Feria es al aire libre y eso está bueno para los cuidados contra la Covid, está el asunto del clima que esperamos todos que nos acompañe. De todas maneras, si llueve las actividades no se suspenden y la venta de libros pasa al día siguiente, por eso mismo están planificados tantos días de venta”.

En tanto repasó que “la feria será visitada por escritores consagrados y nóveles”, como Jorge Dorio, que el viernes 21 a las 21 presentará su flamante libro de poemas peronistas “La evolución de octubre”, o Selva Almada y Ana Asprea, quienes el sábado a las 20 presentarán el libro “Subrogar”, de Natalia Peroni.

A quienes se sumará el trabajo de La Copa del Árbol, una plataforma de gestión y difusión de literatura que puede seguirse en la página de Internet www.lacopadelarbol.com y que a las 21 de ese día hará un maratón de lecturas.

Las opciones son eclécticas y vastas. El viernes 21 a las 20 Daniel Villaverde hablará sobre “Frankie”, una novela poética que aborda el abuso infantil, protagonizada por un niño que llega la ciudad de Buenos Aires desde las afueras y en ella descubre un mundo a la vez maravilloso y terrible.

Las infancias contarán con una importante representación en esta feria, que de alguna manera homenajeará al recientemente fallecido escritor Juan Forn, con una lectura de un libro disruptivo en su emblemática obra y que hizo con María Domínguez, “Nieblita del Yí”, basado en un texto de Hudson e ilustrado por Teresita Olhaberry.

“Habrá actividades para niñes y música en vivo para cerrar cada jornada”, resaltó finalmente Franco, con invitados como Tomi Lebrero, Laila Farinola, Roberta Iannamico y Morena Leza.

Los interesados en conocer el cronograma que hasta el lunes 24 de enero desarrollará la V Feria de Editoriales Independientes de Mar Azul, pueden seguirlo por el Instagram en @laflorazuleditorial, en el Facebook https://www.facebook.com/laflorazuleditorial y en la página Web https://laflorazuleditorial.com.ar/feria-mar-azul/.

Sigue leyendo


Propietaria/Directora: Andrea Viveca Sanz
Domicilio Legal: 135 nº 1472 Dto 2, La Plata, Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA Nº 2019-79370965 Edición Nº