Conéctate con nosotros

Muestras/Exposiciones/Festivales

Otra visión fotográfica de la “Década infame”, por Francisco Medail

Publicado

el

El fotógrafo entrerriano Francisco Medail (1991) -reconocido además por su labor como director artístico de la feria Buenos Aires Photo- inaugurará el 2 de agosto a las 19 en la galería Rolf Art su exposición individual “Fotografías 1930-1943”, un corpus de 50 imágenes provenientes de archivos y mercados de pulgas, con el que plantea una hipótesis sobre los regímenes de visualidad que operaron en el pasado.

Luego de tres años de investigación, el artista presenta alrededor de 50 imágenes que interpelan desde su resolución formal y su contenido: un ensayo sobre la denominada “Década infame”, oscura etapa que se inicia con el primer golpe cívico-militar del siglo XX en el país y marca el regreso de los conservadores al poder.

Medail se pregunta por los modos en que se construyen los relatos históricos y qué miradas logran cristalizarse frente a otras, en un tiempo y lugar determinado: de este manera, este conjunto de imágenes se aleja de ciertos cánones de la época -como la mirada modernista y estética de autores como Horacio Coppola o Grete Stern- y se erigen como una suerte de lado B con fotos de ángulos atípicos, miradas extrañadas, fuera de foco, encuadres en apariencia fallidos, tomas capturadas al paso.

Pero además este joven creador -que en un acto de irreverencia se apropia de las imágenes anónimas que provienen del Archivo General de la Nación, de mercados de pulgas y de lotes de la época compradas por Internet- propone un juego de autorías: así las casi 50 imágenes se presentan en la sala con un diseño de montaje clásico, en un marco de metal de 20 por 30 centímetros, todas en blanco y negro, y con la leyenda “Año 2017”, en referencia a la impresión y digitalización reciente.

“Mi obra se relaciona en general con las imágenes archivo y la resignificación de imágenes. Estuve tres años recolectando estas imágenes y empecé a notar que había algo diferente o que me llamaba la atención: una especie de anacronismo, imágenes que podrían ser muy contemporáneas, que tienen algo diferente y que sin embargo son de los años 30. Fui afinando el ojo, encontré más imágenes de este estilo y todo decantó en este corpus que presento ahora, de una visualidad particular, contemporánea, por fuera de los cánones de la época”, cuenta Medail en una entrevista con Télam.

En esta época que coincide con la denominada “Década infame” (1930-1943) y que Medail toma para dar un contexto particular a su hipótesis, “el discurso, la estética y el canon estaban puestos en otro lado”, señala. Sin embargo, la estética de este conjunto de autores anónimos que él recupera como una suerte de arqueólogo, va a cristalizarse como movimiento recién a partir de los años 50 en los Estados Unidos, a partir de la figura de Robert Frank.

 

“Este proyecto fotográfico que parte del trabajo de archivo y la práctica del apropiacionismo, a través de un proceso de búsqueda, edición y resignificación de material documental, se resuelve en un ensayo visual crítico, que descubre una historiografía soslayada, develando una estética desde un tiempo que le es ajeno”, explica por su parte la curadora de la exhibición, Verónica Tell.

 

Para la curadora, esta muestra “es una hipótesis o una provocación historiográfica. El ensayo visual de Medail juega con la posibilidad de reescribir una página de la historia de la fotografía argentina. Mientras la historiografía artística local enarboló, de la década de 1930, las propuestas modernas de Coppola, Stern, Saderman, Heinrich, y las más conservadoras deudoras de la estética del fotoclubismo, desatendió fotografías públicas y privadas que corrían por otros canales, con usos y funciones ajenos al campo del arte”.

¿Quién tomó estas fotografías? ¿Por qué las tomó? “Hay fotos aquí con el encuadre movido, sin criterio estético, no terminás de entender por qué fueron tomadas, no encontrás la funcionalidad, no tienen sentido”, desliza este joven creador.

“El título de la muestra pareciera un engaño porque alude a las décadas del 30 y 40 y yo nací en 1991, es imposible que esas imágenes hayan sido tomadas por mi. Frente a esa imposibilidad, lo que queríamos era plantear de entrada una hipótesis, algo que podría haber sido. Y ya sabemos desde el punto de partida que esto es una ficción”, opina el artista.

A juicio de Medail, el hecho de marcar el arco temporario de estas imágenes en coincidencia con la “Década infame” “dio aun más fuerza al proyecto. Era una época de democracia fraudulenta, una época turbia, discursivamente era el inicio de la modernidad, de una ciudad moderna, y a mí me interesaba mostrar el lado oscuro de ese proceso. Hay una imagen que me gusta mucho: el atelier de un artista, donde se está construyendo el monumento a Roca. Es decir, es la época en que se idolatra a un genocida. A este prócer y no a otro. Y eso habla mucho del contexto”.

Otras de las imágenes, de esta suerte de lado B, que escapan al supuesto esplendor de la época, muestra una gran grieta en la Avenida 9 de Julio, o una imagen de Agustín P. Justo -casi siempre retratado desde una imagen de poder- pero en esta oportunidad con una silueta negra que le tapa la mitad del rostro.

De este modo, acontecimientos históricos se combinan con registros cotidianos para armar un mosaico sobre el período de entrega, corrupción y fraude que se inició en 1930 con el primer golpe cívico-militar del siglo en la Argentina.

“Fotografías 1930-1943” podrá visitarse hasta el 29 de septiembre, de lunes a viernes de 11 a 20, en la galería de Esmeralda 1353 (CABA), con entrada libre y gratuita.

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Debes iniciar sesión para publicar un comentario. Acceso

Deja una respuesta

Muestras/Exposiciones/Festivales

El Festival Nuevo Día se suma al Rock en Baradero

Publicado

el

Por primera vez el Festival Nuevo Día se suma con un escenario propio al Festival Rock en Baradero, en una colaboración inédita, en lo que los organizadores entienden que es el “comienzo de una relación que abrirá las puertas a nuevos artistas de la movida actual”.

El Festival Nuevo Día, que cruza a la nueva camada de bandas emergentes de la escena alternativa post-pandémica, con artistas de gran trayectoria, viene de vivir una exitosa experiencia en el CC Konex iniciando su temporada 2024 con 2 escenarios, más de 12 artistas en escena, ferias, stand, juegos y el cierre de la ya clásica fiesta VOMIT.

Tras sus exitosas ediciones en Buenos Aires, La Plata, Rosario y Montevideo, el festival caracterizado por hermanar generaciones de una nueva era musical hará un nuevo desembarco, esta vez en Baradero.

Sobre Rock en Baradero

El 29 y 30 de marzo del 2024 el Festival de Rock más grande de la provincia de Buenos Aires resonará en todo el país. Un fin de semana largo, tres escenarios, más de 40 bandas, todos los himnos que se quieran escuchar, a 150 km del Obelisco, a una hora de Rosario, a metros del río, en el corazón de la Provincia, a la vera de la ruta 9, “Rock en Baradero no pretende ser un festival de moda. Es un festival que vuelve porque lo estaban esperando”.

Rock en Baradero llega con toda la música nacional en un festival que reúne a generaciones enteras en el Anfiteatro Municipal de Baradero.

A continuación, el cronograma completo:

Día 1

Los Auténticos Decadentes, Los Palmeras, Los Pericos, Usted Señalemelo, Estelares, Nonpalidece, Kapanga, El Plan De La Mariposa, Massacre, Benjamín Amadeo, El Zar, Piti Fernández, Koino Yokan, Ketekalles, Barco, Terapia, Coral, Doppel Gangs, Dum Chica, Buenos Vampiros, Sakatumba, Nina Suárez, El Club Audiovisual, Camionero, Ladran Santos

Escenario Festival Nuevo Día: Dum chica, Buenos vampiros, Sakatumba, Nina Suarez, El club audiovisual, Camionero, Dopple Gangs

Día 2

Rata Blanca, Las Pelotas, La H No Murió, Turf, Catupecu Machu, Guasones, Fabiana Cantilo, El Kuelgue, Emmanuel Horvilleur, Dante Spinetta, El Bordo, Nafta, Militantes del Climax, Palta & The Mood, Parientes, Manu Martínez, Ryan, Eterna Inocencia, Las Tussi, Kill Flora, Mugre, WRRN, Mora y los Metegoles, Revistas, Perro Suizo

Escenario Festival Nuevo Día: Las Tussi, Kill flora, Mugre, WRRN, Mora y los Metegoles, Revistas, Eterna Inocencia,

(Fuente: Nadya Cabrera – Prensa)

Sigue leyendo

Muestras/Exposiciones/Festivales

Único en Iberoamérica, un museo en Adrogué homenajea a Los Tres Chiflados

Publicado

el

Por Diana López Gijsberts (*)

Moe, Larry y Curly, los protagonistas de la serie televisiva “Los Tres Chiflados”, que con sus caídas graciosas, los tortazos y piquetes de ojos divirtieron a varias generaciones de argentinos a la vez que encarnaban a la clase obrera en lucha por sobrevivir en un mundo aristócrata ostentoso, tienen un museo que los homenajea en Adrogué y es el primero en toda Iberoamérica.

Se trata del “Chifladoseo”, ubicado en Segurola 1152, de Adrogué, que contiene más de 2.400 piezas originales de ese trío que, en apenas 18 minutos que duraba cada corto en blanco y negro, lograban sacarle al espectador carcajadas con su humor físico y sus gags llenos de onomatopeyas que buscaban desdramatizar la violencia de los golpes que se daban mutuamente.

“Los Tres Chiflados” lo integraban los actores cómicos estadounidenses Moe Howard y Larry Fine, mientras que el tercer “chiflado” fue interpretado por varios actores a lo largo de 50 años: Shemp Howard, Curly Howard, Joe Besser y Joe DeRita.

Eran tres hombres con distintos cortes de cabello y distintas personalidades. Moe con su flequillo negro corte taza era el serio y mandón del grupo; Larry con sus cabellos ensortijados rodeando su coronilla era el que buscaba mediar; mientras Curly, con su cabeza calva era ingenuo, crédulo y el que siempre se metía en líos, lo que provocaba los “golpes correctivos” de Moe, ya sean coscorrones en la cabeza o piquetes de ojos.

“Los Tres Chiflados significan muchas cosas para mí. Constituyen un loco sinsentido, el incumplimiento de las leyes físicas, el delirio de ver a tres adultos comportarse como si fueran dibujos animados vivientes, ayudados en gran medida por los efectos de sonido”, explica a la agencia de noticias Télam el caricaturista y dibujante Diego Puglisi, de 50 años, oriundo de la localidad de Turdera y creador del Chifladoseo.

Detalla el disfrute del “impacto de un pastel en la cara de un importuno, la carcajada de ver a Moe queriendo golpear la cabeza de Curly, tomar impulso y golpear la de Larry, la satisfacción de sentirse más listo que un trío de inoperantes y tontos plomeros que no pueden evitar enredarse en una maraña de tubos”.

Su referencia a los efectos de sonido de la serie no es un dato menor: el uso de un golpe de yunque o de un timbal hacían menos dramático y violento el momento de un golpe en la cabeza o un piquete de ojos, fue un ingenioso recurso que minimizaba la violencia de la situación y provocaba las risas.

“Pero por sobre todas las cosas, ‘Los Tres Chiflados’ remiten a mi infancia, al volver de la escuela para encender un aparatoso televisor en blanco y negro con estabilizador, arreglar el horizontal y el vertical, y sintonizar el viejo Canal 13 para ver a tres comediantes de excepción que supieron llevar magistralmente a los niveles más altos la comedia física y el humor farsesco”, dice reviviendo ese disfrute.

A mediados de los ’60 “Los Tres Chiflados” comenzaron a transmitirse en la televisión argentina. Primero lo hicieron por Canal 13 y en décadas posteriores también se pudieron ver los 190 cortos filmados por el trío por Canal 11 y América.

“Me identifiqué de primera mano con su tipo de humor”, aclara y precisa que “ya desde el vamos, verlos ya produce un impacto visual. Son tres tipos con cortes de pelos diferentes que te hacen reír con solo verlos. Y bueno, su comedia fue amor a primera vista”.

Cuenta Puglisi que la idea de armar el Chifladoseo “surge de mi colección personal, que a través de los años fue creciendo y sentí la necesidad de abrir la colección hacia el público”.

“A raíz de la creación del Stoogeum en 2004, que es el primer museo que se creó sobre ‘Los Tres Chiflados’ en la ciudad estadounidense de Filadelfia, fue que cerró el círculo para concretar el museo en Argentina”, explicó Puglisi, creador del primer museo en Iberoamérica sobre el trío de chiflados.

Cuenta que su colección la inició con un objeto: “Cuando adquirí una corbata original que tenía sus caras. Ese objeto fue como el punto de partida”.

Hoy el Chifladoseo tiene más de 2.400 objetos coleccionables en español, de los cuales 1.500 están en exhibición estable para que los vecinos y vecinas puedan disfrutarlos. Entre ellos, se encuentran una pila de carpetas con las rutinas cómicas de ‘Los Tres Chiflados’, muñecos y figuras, cartas escritas por los actores y hasta guiones originales.

El Chifladoseo fue inaugurado el 10 de abril de 2010 y recuerda que su concreción “llevó varios años y no sólo estuvo implicada mi tarea, ya que también conté con la ayuda de profesionales como carpinteros, restauradores, marqueros y museólogos. Fue una tarea en conjunto”.

“Quería mostrar de la mejor forma posible la colección y recrear el universo de ‘Los Tres Chiflados’, en el que la mayoría de su legado audiovisual es en blanco y negro. Por eso el mobiliario y muchos detalles del museo son con esos colores y también muchos grises”, detalló.

Quien recorre el Chifladoseo se encontrará con largas mesas vidriadas que protegen recortes periodísticos, carpetas y cartas y vitrinas con muñecos, marionetas, juegos, revistas, bustos del trío y gorros con sus imágenes, todo iluminado con una hilera de luces blancas que remedan los spots cinematográficos.

Las paredes están cubiertas casi en su totalidad por grandes posters y afiches originales de cada corto filmado, en español, inglés y francés.

“Los Tres Chiflados” discutían y peleaban entre sí, pero al final prevalecía la amistad y la unión para enfrentar las disparatadas vicisitudes que encontraban a su paso, en cada episodio donde supieron representar a la clase obrera, siendo plomeros, pintores, o incluso desempleados en busca de trabajo, mientras la aristocracia vivía de fiesta en fiesta en lujosas mansiones donde el trío irrumpía para ridiculizarlos con sus actos.

Pero el objeto que más emocionará al visitante amante de “Los Tres Chiflados” será ver a uno de ellos en tamaño real.

Se trata de la estatua de Shemp Howard, quien con su 1,63 metro real y su traje negro parece estar listo para realizar el divertido baile con sus pies con el que pretendía “asustar” a su contrincante previo a la pelea con puños.

“Si estuviera forzado a elegir a uno de ‘Los Tres Chiflados’ elegiría a Curly y si se hiciera una encuesta sin dudas es el más popular entre los fans; pero en el museo valoro a los 6 Chiflados, porque cada uno aportó su talento y su cuota de humor en distintos períodos de la historia del grupo. Todos fueron valiosos e importantes para el éxito de ‘Los Tres Chiflados'”, remarca el creador del único museo de “Los Tres Chiflados” en Iberoamérica.

El Chifladoseo forma parte del circuito de edificios históricos y museos que ofrece el municipio de Almirante Brown para estas vacaciones, junto con la “Casa Borges” que conserva la obra del célebre escritor Jorge Luis Borges; el edificio histórico “La Cucaracha”, que alberga la memoria histórica del distrito; el castillo “Castelforte”, con túneles secretos en pleno centro de Adrogué; la Fundación Soldi y el Museo Manigrasso, entre otros.

“Mucha gente lamentablemente no tiene la posibilidad de viajar (a Filadelfia, donde está el museo Stoogeum sobre el trío) y al abrir la colección al público, que era mi idea inicial, muchos pueden acercarse y conocer sobre la historia de ‘Los Tres Chiflados’, su legado y su vida familiar también. Y de esta forma poder interiorizarse sobre el fenómeno mundial que fueron estos cómicos”, remarcó Puglisi.

El Chiflodeo no tiene días y horarios regulares de apertura. Las personas interesadas pueden comunicarse telefónicamente 4298-8969 o vía email a info@chifladoseo@gmail.com para coordinar la visita en función de eso.

También ocasionalmente se organizan aperturas mensuales programadas que se anuncian en la página de Facebook del Chifladoseo o en Instagram (@chifladoseo).

“La repercusión por parte de las personas que se acercan al museo es muy linda. Los visitantes se van muy contentos, asombrados. Muchas personas no se esperan lo que van a ver y eso es muy gratificante”, concluyó Puglisi.

(*) Agencia de noticias Telam.

Sigue leyendo

Muestras/Exposiciones/Festivales

En medio del debate sobre el fomento a la cultura, se pone en marcha la 64ta. edición del Festival de Cosquín

Publicado

el

El Festival Nacional de Folclore de Cosquín, el de mayor impacto entre los centenares que se realizan en el país, tendrá a partir del sábado una de las ediciones más complejas desde su creación en 1961: se realizará en un contexto atravesado por la crisis económica y mientras desde la esfera política se pone en entredicho si el Estado, en cualquiera de sus formas (nacional, provincial, municipal), debe aportar a las manifestaciones de la música popular.

La 64ta. edición del Festival se realizará entre el 20 y el 28 de enero y ese solo dato resulta una noticia en un cuadro signado por numerosos festivales folclóricos provinciales que fueron suspendidos. No sólo faltan fondos sino que -como se propone en la llamada ley ómnibus que el Poder Ejecutivo Nacional envió al Congreso- se postula el retiro del Estado de las políticas de fomento a la música, el teatro y el cine.

“Es un tiempo difícil porque no todas las manifestaciones de la música, en especial aquellas que tienen que ver con la identidad, son para el Movistar Arena. Basta con ver qué rol cumple el Estado en materia cultural en los países europeos, que siempre se señalan como horizonte, para ver su importancia”, dijo el armoniquista rosarino Franco Luciani, que será parte de la jornada inaugural del Festival.

Raúl Cardinali, intendente recién electo de Cosquín, aclaró que la organización de la 64ta. edición del Festival fue “muy dificultosa” en términos de su sostenibilidad económica.

“Tenemos mucha expectativa a pesar de la situación y la ventaja de que todos los artistas quieren estar acá”, dijo el funcionario a modo de respuesta sobre las razones que permiten que Cosquín se realice mientras otros festivales se suspenden.

“Ojalá -agregó- incluso para 2025 podamos pensar en un gran festival de la canción latinoamericana”.

El impacto de la crisis, aun en Cosquín, se advirtió también en las gestiones para que la pantalla de la TV Pública televise el festival, como ocurre todos los años. El conflicto -que se resolvió recién el miércoles- se había desatado a partir de la negativa de los funcionarios nacionales a que el Estado nacional aporte fondos para la generación de las imágenes.

“Se cedió de ambas partes. Hubo un esfuerzo mancomunado y habrá televisación”, explicó Cardinali, sin informar los términos puntuales del acuerdo.

La Fiesta Nacional de La Chaya (La Rioja), los Festivales de La Chacarera y La Salamanca (Santiago del Estero), el Fuerte de Andalgalá y la Fiesta de la Vendimia (Catamarca), el Festival de Fortines de Ranchos (Buenos Aires) son algunos de tradicionales festivales que en 2024 no se realizarán por la crisis.

El Festival de Cosquín se realiza desde 1961, impulsado por un grupo de habitantes de la ciudad cordobesa, que decidieron organizar un espectáculo folclórico durante las vacaciones de verano con el fin de promover el turismo e incentivar la economía local. Las presencias de Atahualpa Yupanqui, Eduardo Falú, Mercedes Sosa, entre más, consolidaron con los años la fuerza del festival.

Sin embargo la programación de esta 64ta. edición será más diversa: figuras como Abel Pintos, Diego Torres, Soledad, Pedro Aznar, La Juntada (Raly Barrionuevo, Dúo Coplanacu y Peteco Carabajal), Los Tekis, Sergio Galleguillo, La Delio Valdez y el Chaqueño Palavecino (que festejará sus 40 años de carrera) estarán entre los principales animadores.

La apertura se concretará el sábado desde las 22. Ese día subirán al escenario Atahualpa Yupanqui Las Voces de Orán, Franco Luciani, Horacio Banegas, Victoria Birchner, Ariel Ardit, Los Manseros Santiagueños, Flor Paz y Sergio Galleguillo. También los ganadores del Pre-Cosquín en las categorías “pareja de baile tradicional” y “solista vocal femenina”.

Si bien es evidente que este año la apuesta estará concentrada en figuras ajenas a las especies musicales folclóricas, uno de los puntos de atención ocurrirá sin embargo el miércoles 24 con una propuesta más tradicional.

Será el día en que está previsto el retorno de “La Juntada”, esa confluencia entre “Peteco” Carabajal, Dúo Coplanacu (Roberto Cantos y Julio Paz) y Raly Barrionuevo que en su momento dejó una huella mientras los intereses de los organizaciones de festivales miraban hacia otro lado.

En el terreno de las novedades habrá expectativa en el desempeño de los ganadores del Pre-Cosquín: en el rubro solista vocal, Matías Morales (San Martín, Buenos Aires) y Valeria Facelli (Santiago del Estero); como dúo vocal quedó Ñapinda (Rosario, Santa Fe); y en conjunto vocal se impuso Son del Río (Pirane, Formosa). Dentro del apartado instrumental, el solista elegido fue Lucio Tarango (Los Quirquinchos, Santa Fe); mientras que el conjunto resultó La Gómez Re (Santa Teresita, Buenos Aires); y el tema inédito escogido fue “Remolinos” (compuesto en la Ciudad de Buenos Aires).

Además de la actividad prevista en la Plaza Próspero Molina, habrá espacios complementarios: escenario Alfredo Ábalos (plaza San Martín); escenario Hernán Figueroa Reyes (balneario La Toma), escenario Santiago Ayala “El Chúcaro” (balneario ex Azud Nivelador, barrio Los Carolinos), escenario Jorge Cafrune (balneario Onofre Marimon), escenario Eduardo Falú (Bialet Massé) y Fogón Criollo (Av. San Martín 560).

Cosquín siempre está rodeado de debates. La edición 2024 no será la excepción. La incertidumbre girará en torno al modo en que esa tradición, tan bien afirmada, pueda continuar a futuro frente a la encrucijada política que se mece sobre ella.

Sigue leyendo


Propietaria/Directora: Andrea Viveca Sanz
Domicilio Legal: 135 nº 1472 Dto 2, La Plata, Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA Nº 2022-106152549
Edición Nº