Celebraron a Spinetta en el Konex

Por Henani Natale (*)

Bajo la dirección musical de Javier Malosetti, figuras como León Gieco, Fabiana Cantilo, Los Tipitos, Celsa Mel Gowland, Rodolfo García, Emilio del Guercio y Machi Rufino, entre otros, se unieron este jueves para celebrar la obra de Luis Alberto Spinetta, a 70 años de su nacimiento, en la cuarta edición de “El Marcapiel”, que se llevó a cabo en Ciudad Cultural Konex, ubicado en el barrio porteño de Abasto.

Del encuentro, que se caracterizó por su excelencia musical en diversos pasajes, la interpretación de algunas joyas perdidas en el amplio repertorio del gran protagonista de la noche y el alto nivel de emotividad, participaron además músicos que lo acompañaron en distintas etapas de su carrera.

Entre ellos se anotaron los guitarristas Baltasar Comotto y Guille Arrom, los tecladistas Leo Sujatovich y Juan del Barrio, los bateristas Daniel Colombres y Daniel Rawsi; y Dhani Ferrón, quien asumió el rol de cantante en gran parte de los temas.

Más allá de algunos clásicos como “Ana no duerme”, “Rutas argentinas” y “Todas las hojas son del viento”, los intérpretes sorprendieron a los fans más acérrimos con piezas no tan habituales en este tipo de encuentros como “Nunca me oíste en tiempo”, “Dios de la adolescencia”, “Pleamar de águilas”, “Cuando el arte ataque”, “Leves instrucciones” y “Toma el tren hacia el sur”, entre otras.

Aunque a esta altura no sorprende el alto nivel que demuestran las intervenciones de Malosetti en el bajo, los incendiarios solos de Comotto, el buen gusto de Arrom, la precisión en el toque de Colombres o las sutilezas de Sujatovich, por citar sólo algunos puntos altos, el show contó con algunas gratas revelaciones, como la demoledora performance de Los Tipitos en “Ropa violeta”.

Todavía con la luz del día a pleno, el público encontró ya en su ingreso una cálida bienvenida con la voz del propio Spinetta sonando en los parlantes a través de “Ya no mires atrás”, el flamante nuevo álbum inédito lanzado hoy.

El show se puso en marcha poco antes de las 19.30, con Malosetti, Sujatovich, Colombres, Arrom, Comotto y Ferrón, como banda base, con el recuerdo de Almendra en la presencia de García y Del Guercio, quienes arremetieron con “El mundo entre tus manos” y “Fermín”.

En las dos horas y media siguientes, el concierto prácticamente no iba a dar respiro a los fans con emociones disparadas por el rescate de canciones entrañables y soberbias interpretaciones.

El espíritu de Almendra retornaría promediando el show con dos joyas poco revisitadas de su repertorio, como “Leves instrucciones” y “Toma el tren hacia el sur”, de la que se remarcó que sólo había sido tocada en vivo en la presentación del segundo disco del grupo y que sirvió para recordar la enorme base rítmica que la dupla Del Guercio y García solía conformar.

También hubo espacio para un clásico como “Ana no duerme” y “Rutas argentinas”, ya casi un infaltable a la hora de la gran zapada final.

Machi Rufino

Machi Rufino puso la magia de Invisible sobre el escenario con “Durazno sangrando” y, otra gran sorpresa de la noche, “Pleamar de águilas”, en una brillante interpretación vocal del bajista.

Más adelante, volvería a sorprender al desempolvar “Oboi”, la canción que abría el disco “Don Lucero”, de 1989, y que en los años de su presentación en vivo contaba con Fito Páez como invitado.

En tanto, la etapa más bailable y tecno de Spinetta, como lo fue el disco “Privé”, de 1986, dijo presente en la voz de Celsa Mel Gowland con “Pobre amor, llamenlo” y “No seas fanática”.

Celsa Mel Gowland

Con Sujatovich y Juan del Barrio en los teclados, la excursión por la era Jade fue un hecho en canciones como “Resumen porteño”, “Nunca me oíste en tiempo” y “Vida siempre”, entre otras, este último con la novedad del primero de los pianistas nombrados, autor de su música, en la voz.

Por su parte, Del Barrio también sumó un sonido de órgano Hammond a “Cementerio Club”, mientras que Comotto cobró protagonismo en “Tu vuelo al fin” y, especialmente, en el blues “Yo miro tu amor”, en donde se trenzó en un duelo de solos con Malosetti, quien distorsionó su bajo para la ocasión.

La voz maestra y la conocida gracia de Fabiana Cantilo engalanó dos bellas canciones, como lo son “Jardín de gente” y “Cuando el arte ataque”, esta última con agudos coros de Ferrón y Machi, y Malosetti sentado en la batería.

Fabiana Cantilo

Además de la mencionada “Ropa violeta”, Los Tipitos sumaron a León Gieco para “Todas las hojas son del viento” y “8 de octubre”, la canción dedicada a los alumnos del colegio Ecos que murieron en un accidente de tránsito.

Obviamente, en ese pasaje del concierto subieron al escenario los padres de las víctimas que forman el colectivo “Conduciendo a conciencia”, el cual contó desde su inicio con el apoyo de Spinetta.

Paradojas de la vida -o acaso de la muerte-, directivos de Sony le entregaron a Ferrón y García un disco de oro por las ventas alcanzadas por “Los amigo”, el primero de los álbumes póstumos de Spinetta, un artista que siempre padeció lo poco que se compraban sus trabajos a pesar del respeto unánime con el que contaba. Fue el preludio para la interpretación de “Iris”, el tema de difusión de esta placa.

Para el cierre se reservó la presencia de todos los invitados en el escenario para entonar junto al público las bellas estrofas de “Quedándote o yéndote” y la gran zapada de “Rutas argentinas”.

Las caras de felicidad y las lágrimas de emoción fueron la moneda corriente entre los artistas y el público que, una vez más, tuvieron la oportunidad de estar cara a cara con un puñado de composiciones que forman parte de los más excelso que ha dado la música popular.

(*) Agencia de noticias Telam

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*