Conéctate con nosotros

Entrevistas

Fabián “FAFO” Villamil: la ruta de un cancionista

Publicado

el

Por Walter Omar Buffarini 

“Músico y docente, en ese orden”, así se define Fabián ‘FAFO’ Villamil, rodeado de instrumentos en una de las aulas de Espacio Mapu, en donde recibió a ContArte Cultura, en el barrio platense de La Loma.

El lugar es tan grande como permita la imaginación. Una batería corona el espacio, en donde guitarras, bajos, teclados, amplificadores, micrófonos y cables conforman el ecosistema musical.

FAFO promete unos mates, pero la cebada se demora porque, según él mismo confiesa, “me gusta la situación de entrevista”. Y cómo hablamos de música, ese es el tema que más le interesa y el mate debe esperar.

“Toda mi vida estuvo relacionada con la música, empecé a aprender guitarra a los ocho años y después, fútbol de por medio, a los 14 comencé a estudiar con un maestro que se llamaba Gabriel Marotta, quien tenía la particularidad de ser un autodidacta y todo lo que había aprendido de algunos profesores lo había bajado a un formato súper práctico. Y su forma me marcó en la manera de vivir la música y es el sistema que hoy yo uso para enseñar”, recuerda FAFO, quien evoca sus comienzos con la misma pasión con la que hoy se describe como “un cancionista”.

La pava eléctrica aguarda, desenchufada y vacía, que FAFO se decida a calentar el agua y cumplir la promesa, pero el mate descansa en sus manos tan vacío de yerba como cuando se ubicó en el taburete del batero que eligió para sentarse.

Fabián sigue concentrado en lo que está contando y profundiza en la descripción de lo que narra: “A pesar de contar con dos títulos oficiales –Músico Profesional de la Escuela de Música Contemporánea y Profesor de Guitarra del Centro de Estudios Musicales-, me despegué de la cuestión netamente académica para vivir la cosa más desde la práctica y nunca dejé de tocar, siempre tuve bandas de distintos estilos, cuestión que se fue ampliando desde que empecé a estudiar. Así me volqué a la música popular, tuve bandas de rock, de cover, canté en una murga uruguaya, toqué candombe, folklore, cumbia, y con el tiempo me fui quedando con mis canciones, la música que a mí me brota”.

Y así redondea el concepto: “Soy cancionista, porque soy cantautor y también soy interprete”.

Y la razón de autodenominarse cancionista surge en el momento de tener que encuadrar su estilo musical: “Ese es un gran tema. Nos decimos cancionistas porque somos un montón de gente que venimos haciendo música y que básicamente nos engloba un sinnúmero de estilos. Está el rock metido ahí. Está el jazz, el folklore, la cumbia. Pero básicamente es la canción. Para nosotros es bien importante la letra. No nos da lo mismo ‘lo que dice’. No utilizamos la letra como una excusa para tocar algo, sino que partimos desde la letra”.

En este momento del relato de FAFO vuelve a aparecer el docente. Porque no duda resaltar el camino elegido y acentúa que “valoramos el sonido de la palabra y el sonido de la música, y desde ahí la pensamos. Y también desde ese lugar nos conectamos con la educación. Para nosotros las canciones son muchas veces la excusa para atraer a la gente hacia la música”.

Cancionistxs

Hace un impase y el ruido de la bombilla en el recipiente aún vacío lo saca por un breve instante de la entrevista. Entre risas cumple su promesa, prepara el mate, lo seba y se dispone a continuar la charla.

En el caso particular de FAFO, convertirse en un cancionista no fue una casualidad, sino que surgió como una necesidad de crecimiento artístico. “Desde hace un tiempo empecé a sentir la necesidad de darle una vuelta de tuerca a mis presentaciones, ya no me alcanzaba con ir y sólo cantar mis canciones”, detalla a la vez que explica: “Como siempre tuve ese ímpetu de armar cosas, veladas, noches, muestras de mis alumnos, y lo hice desde distintos lugares, es que tomé cosas de antiguas experiencias y comencé a delinear lo que hoy es el grupo Cancionistxs”.

“Se trata de cinco cantautores por noche, o mejor dicho cinco cancionistas, que hacen cinco canciones cada uno, pero a su vez en esas noches también hay gente que dibuja, gente que pinta, o exposiciones de fotos. Todo por una sola razón, porque le hace bien a la música”, afirma Fabián Villamil, quien rememora al grupo De la Guarda, quien se transformó en punta de lanza en ese tipo de shows, continuados hoy por Fuerza Bruta. “Luego de presenciar aquellos espectáculos cambió mi forma de ver las cosas”, asegura.

“Hay algunos que se inclinan simplemente a tocar y no tanto a cantar, pero el ámbito en el cual estudiamos o las obras que abordamos son las canciones”

FAFO también recuerda un viaje al sur con sus hermanas actrices que influyó sin dudas en su forma de vivir el arte: “Vengo de una familia relacionada con el teatro. Cuando tenía 15 años compartí una experiencia por el sur con mis hermanas y un grupo en el que había actores, directores de orquesta, de teatro, cineastas. Ahí descubrí que todas las disciplinas tienen algo que comunicar desde lugares distintos y a todos nos involucran de diversas maneras. Y eso hace a la experiencia y a la sensibilidad”.

Si bien en los espectáculos de Cancionistxs “la idea es que todo lo que se hace tenga que ver entre sí”, Fabián confiesa que “a veces se da y a veces no. Es un poco difícil porque desde ya las cinco canciones de cada cancionista no están relacionadas, y ni hablar entre cada uno de ellos, pero, por ejemplo, sí se logra con los dibujantes, porque ellos casi siempre dibujan a quien está cantando, y eso lógicamente conecta el espectáculo y la gente se predispone de una manera diferente, especial”.

Para Fabián, otra de las cosas importantes es que “quien va a una presentación de Cancionistxs va a escuchar cinco cantautores, cada uno con cinco canciones, es decir veinticinco canciones originales y en versiones originales. Aunque haya escuchado el disco de alguno de ellos, Cancionistxs es acústico, por lo que las versiones siempre terminan siendo originales”.

Pensar la música sin prejuicios

La puerta de un salón continuo se abre y de allí sale uno de los alumnos de Espacio Mapu. El sonido de la guitarra había acompañado la entrevista y ahora el silencio hace ruido en la atmósfera musical que se respira.

La interrupción sirvió para empezar a hablar de las expectativas de quienes se acercan a aprender música y los mitos sobre qué es música y quién puede hacerla.

“Como músicos populares, la experiencia del trabajo nos demuestra que debemos agarrar nuestros prejuicios y guardarlos en un bolsillo. Con prejuicios no podés ser músico popular”, no dudó en asegurar FAFO, quien explicó que “cuando alguien viene y nos cuenta qué es lo que quiere, intentamos respetar su búsqueda, pero con el tiempo buscamos mostrarle el abanico de posibilidades que le brinda la música”.

Fabián y quienes lo acompañan en su función docente tienen la certeza de que “todos los estilos tienen algo para enseñar y también creo que todas las personas, de alguna manera, se pueden conectar con la música”.

“Lo que también creo es que no todas las personas pueden conectarse con todas las facetas musicales o con todos los instrumentos, y eso es lo que intentamos transmitir”, reflexiona.

Insistiendo en esa relación hombre-música, FAFO está convencido de que “cada persona tiene una sensibilidad especial que la conecta con algún instrumento en particular. No es lo mismo tocar percusión, que vos le pegás y suena, a un instrumento quizás más sofisticado como es el piano, o un instrumento con mucha más exposición como es cantar o tocar la guitarra. Esa conexión muchas veces tiene que ver con la personalidad de quien ejecuta”.

Componiendo un sueño

Por las características familiares, la decisión de Fabián de construir su futuro junto a la música no hizo demasiado ruido, y la coyuntura nacional tras la crisis de 2001 tal vez lo ayudaron a tomar y hacer pública la decisión. “Si los médicos manejaban taxis, qué peor me podía salir a mí”, recuerda haber analizado en aquel momento.

“Siempre fue difícil vivir sólo de tocar, pero eso no significa que no se pueda vivir de la música”, lo asegura hoy, despojado de la incertidumbre de otros momentos y con la experiencia de haber logrado encaminar su profesión.

Pensando el futuro referencia el pasado: “Cuando empecé a andar este camino, tocar en Buenos Aires parecía la meta a alcanzar. Hoy, por suerte, se convirtió en algo habitual y las expectativas están enfocadas en cosas nuevas”.

Y así, Fabián FAFO Villamil, integrante de la banda Lusber, solista, cancionista y docente de Espacio Mapu, sigue componiendo un sueño al que no renuncia, el de transitar un circuito en el que fluya la música.

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrevistas

Abril Oxalde: “Tengo mucha energía mental y poder plasmarla en la creatividad es lo que me salva”

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Desciende. La escalera, debajo. Todo se repite, círculos sobre círculos, olas detrás de las olas. Otra vez. El poema inconcluso en los pies, detritos de palabras. La  música sumergida. Movimiento. Tiempos sucesivos. El presente, va y viene, en la continuidad del oleaje.

Abril Oxalde es una cantautora de la ciudad de Berisso que por estos días está presentando su segundo EP “Mariposa ligadura de sombras”, surgido de la intersección de la poesía de Alfonsina Storni con su música, un encuentro artístico donde se funden las imágenes.

En diálogo con ContArte Cultura la artista cuenta cómo llegó a este punto del camino y qué proyectos la esperan en 2022.

—Comencemos esta charla con una imagen que nos acerque. Una mariposa suelta música en su vuelo, las alas pronuncian acordes como palabras livianas. Para presentarte, ¿cuál es la primera canción que se te representa en ese batir de alas? ¿Qué tiene que ver con vos esa música que da comienzo a esta entrevista?

—Una canción que para mí evoca imaginación y mariposas es Eco de David Aguilar

—Y si de vuelos se trata, podemos volar hacia atrás, moviendo las alas del tiempo hasta posar nuestros ojos en el instante donde la música comenzó a despertar dentro tuyo, ¿qué veríamos en ese escenario del pasado?

—Una casa llena de sonidos y acordes por parte de mi padre músico y mi madre amante de la música.

—¿Cuál es el instrumento musical con el que te sentís identificada? 

—Principalmente con la voz, porque la puedo llevar conmigo a todos lados. Sin embargo, ligado a mí en principio siempre va a estar el piano con sus armonías para acompañarme.

—¿De qué manera percibís el germen de una canción? ¿Cuáles son los caminos habituales en ese proceso de dar vida a cada tema?

—Son ideas que surgen en cualquier momento. Debí aprender a filtrar o a priorizar esas ideas porque tuve muchas y no todas contribuyen al camino que realmente deseo. Creo que primero está la idea. Tengo mucha energía mental y poder plasmarla en la creatividad es lo que me salva. Hay muchos caminos, pero la mayoría es reflexión, escribir el pensamiento en bloc de notas en forma más o menos de prosa y después, cuando toco el piano o la guitarra, encontrar los acordes y las melodías para poder juntar la poesía con la música.

—Si pudieras elegir una palabra y un color que represente la esencia de tu primer EP “La parte de mí”, ¿cuáles serían y por qué?

—Serían disco joven y rojo. Porque fue compuesto y producido en un momento muy adolescente de mi vida. Mucha intensidad, por momentos desordenada.

—Tu segundo EP, “Mariposa libadora de sombras”, es una fusión de música y poesía, ¿qué cosas cotidianas fueron despertando los temas del disco? 

—Fundamentalmente el encierro en ciertas etapas de la pandemia me obligaron a imaginar, y para fomentar esa imaginación me dediqué un poco a la lectura de la poesía de Alfonsina Storni, que creo que junta los dos mundos que me gustan en la literatura: la poesía introspectiva, reflexiva y sensible, y la imaginación surrealista.

—Alfonsina fue guiando tu camino compositivo, ¿cómo viviste ese movimiento de sus poemas en tu música?

—Como descubriendo una motivación hermosa, con muchas ideas y mucho material, que se tenía que concretar.

—¿Quiénes colaboraron en la producción de este EP?

—La producción estuvo a cargo Agustín Buaon.

—Por qué un fanzine para acompañar esta obra? ¿Qué te dejó esa experiencia artística hecha collage y papel?

—El fanzine nació de una necesidad de sustento físico. Un intercambio con el espectador más allá de algo abstracto y efímero como es la música. Además, también ayuda en lo económico, ya que en un momento los y las artistas independientes tenían como sustento el disco físico y quizás ya no esté tan vigente.

—¿Cuál es tu próximo vuelo musical?

—Actualmente estoy terminando de grabar mi próximo disco, con música y letras propias y con inspiración solo de la vida misma. Es un disco hermoso, un poco rockero y volador, con guitarras eléctricas que se acercan quizás a Radiohead pero siempre con mi estética personal como base. Lo produjeron Luis Volcoff y Guito Daverio, que además son grandes amigos.

—¿Dónde se puede escuchar tu música?

—La pueden hallar en Youtube, Spotify y en todas las plataformas digitales. También pueden encontrarme en Instagram como @abriloxalde. Este verano voy a estar subiendo algunos covers e interpretaciones en las redes, ya que estoy entre medio de discos y también información de nuevas fechas.

Sigue leyendo

Entrevistas

Allegra habla de su música y nos cuenta sobre el lanzamiento de su EP “Bisiesto”

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Algo gira. Adentro despierta la música, se expande. Hacia afuera. Un único hilo, el amor como una cuerda, vibra, se estira, tiene el sonido de las cosas simples. Un poco de azúcar, lo necesario. Las emociones flotan, giran en los giros de un año bisiesto. A veces, suenan.

La cantante y compositora Allegra charló con Contarte Cultura para presentar su nuevo disco “Bisiesto”. En esta nota nos cuenta qué cosas la llevaron a transitar el sendero de la música y cuáles son sus proyectos.

—Para comenzar vamos a poner en tus manos un objeto imaginario que te sirva para presentarte. Una cuerda se estira, vibra, produce un sonido, ¿cuál es la primera nota que percibís? ¿Qué nos pueden contar de vos esa cuerda que vibra y la nota que suena?

—La primera nota que percibo es un A abierto y brilloso. La nota fluye como el agua, casi como siento: profundo y brilloso. También te puede hablar de que me siento cómoda en notas agudas, porque soy soprano.

—Y sí seguimos las huellas de esa cuerda, ¿en qué lugar o lugares de tu infancia se encontraría el punto de partida de ese hilo musical que te recorre?

—En algún día de verano allá por mis 10 años, bajando de la cama marinera por la escalerita, cual si fuera estadio de fútbol, con un desodorante en la mano oficiando de micrófono y los peluches sacados, aplaudiendo.

—¿Cómo llevás adelante el proceso creativo de cada canción?

—Lo primero que surge, casi siempre, es la letra. Suelo escribirlo todo por necesidad, y algunos de esos escritos tienen música en mi cabeza. Después viene el proceso de tratar de que afuera se escuche igual que adentro. Otras veces una melodía que escuché por ahí me hace pensar en un sentimiento, y eso es un disparador.

—Antes de lanzarte como solista formaste parte de algunos grupos musicales, ¿qué te dejó esa experiencia?

—Si, participé de muchos grupos y muy variados. Lo que más me resuena como experiencia es precisamente el trabajo en grupo, el aprender a comunicar. Suele ser todo mucho más fácil cuando trabajás en equipo.

—”Único” es un single que formará parte de tu EP “Bisiesto”. Adelantanos algo de ese tema que habla del amor.

—Habla del amor de la forma más honesta posible. Sin edulcorante, pero con mucha azúcar. Lo más alejado del amor romántico que se pueda, pero dejando intacta la ternura. Porque si no hay amor, que no haya nada entonces.

—¿Cómo se gesta la idea de “Bisiesto”?

—Hace unos años tenía la idea de lanzar canciones propias, pero por diversas cuestiones no me animaba. El 2020, justo antes de la pandemia, festejé mi cumpleaños, como cada cuatro años (porque nací un veintinueve de febrero) y tome la decisión de que ese sería el año. Todos sabemos cómo sigue la historia. Pero en año bisiesto me decidí.

—¿De qué manera se entrelazan los temas que formarán parte de este EP? ¿Qué los une?

—Creo que un gran hilo conductor es el hecho de que todos expresan emociones y sensaciones profundas. Hay mucho de mi esencia pisciana en cada uno de ellos.

—¿Cuáles son los proyectos que se vienen para 2022?

—Arranco en febrero lanzando el segundo single. En marzo hacemos presentación en La Trastienda y después, ir mostrando el EP durante el año. Tengo muchísimas ganas de salir a tocar, conectarme con esa adrenalina, y también muchísima manija de que escuchen el resto de los temas.

—¿Dónde se puede escuchar tu música?

—En todas las plataformas digitales. Está el video en mi canal de YouTube también.

Sigue leyendo

Entrevistas

La escritora Graciela del Carmen Vidal presenta “Donde terminan las aguas”, su primera novela

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Hay dos mundos que se rozan en un punto sin distancias. Adentro se desvanece el pasado, sin embargo sigue allí, avanza desde otras tierras, desde otras aguas. Es un retazo de piel en pieles nuevas. La historia se balancea, va y viene como la marea, como el viento que sopla en distintas direcciones. Alguien lucha, da pelea a la tempestad que agita su cuerpo. Entre dos mundos.

Graciela del Carmen Vidal está presentando su primera novela “Dónde terminan las aguas”, editada por El Emporio. El relato se desplaza entre las tierras de Escocia y el virreinato del Río de la Plata en  tiempos de las invasiones inglesas.

Contarte Cultura charló con la escritora cordobesa para conocer los caminos recorridos hasta la publicación de su obra.

—Cuando un escritor narra una historia necesita que sus palabras se conviertan en imágenes, como si fueran fotos en movimiento. Para comenzar esta charla, nos gustaría que nos cuentes cuál sería para vos la imagen que representa la síntesis de tu primera novela “Dónde terminan las aguas”, ¿qué podríamos ver en ella?

—La imagen que representa la síntesis de mi novela es el Castillo Crathes, en Aberdeenshire, Escocia. Conocer ese lugar me transportó a otro tiempo, donde los personajes comenzaron a vivir a mí alrededor y al escribir intento llevar al lector a participar de sus historias. Los gabletes, los tejados, el parque inmenso, el verde por doquier, los árboles añosos en los bosques que lo rodean, los senderos sinuosos, la construcción imponente…

—Y si pensamos en imágenes sería interesante llegar al punto de partida de esta historia, ¿recordás cuándo y cómo se manifestó la primera imagen de la novela?

—Mientras contemplaba el Mar del Norte, a través de la ventana de mi habitación en Aberdeen, imaginé sucesos de otra época, que transcurrieron en esa zona.

—¿De qué manera se funden o complementan la medicina y la escritura en tu día a día?

—La medicina es una disciplina exigente, que insume todas las horas laborales, incluidas las del fin de semana; así lo fue durante muchos años y ahora transita por un sendero acotado para mí. El vuelo del espíritu está en la literatura. Cito a Antón Chejov: “La medicina es mi esposa y la literatura, mi amante”. Ambas conviven en mi presente.

—¿Cómo percibiste los rasgos físicos y psicológicos de tu protagonista Edwin Pack para comenzar a darle vida sobre las páginas?

—Edwin Pack es un militar apegado a su honor más que a su vida. El pasado es un presente en sus días. Sus principios son inquebrantables. Los sentimientos tienen una fuerza intensa en él, pero los sujeta a las circunstancias que le toca vivir.

—Justamente, tu protagonista se mueve entre dos tierras, entre dos amores, como si algo estuviera dividido en su interior, ¿cuáles fueron los elementos geográficos e históricos que te ayudaron a construirlo y qué cosas tuyas, si las hay, te animaste a otorgarle?

—La vida lo lleva a habitar dos orillas del mundo, no existe división o dualismo  en él; en cada época, florecen los sentimientos, según los momentos. Considero que todo escritor vuelca algo de sí mismo en algunos personajes; no es biográfico, sólo surge del interior del narrador cuando uno les da vida.

—Si hacemos foco en esas geografías, ¿qué te gustaría destacar de la creación o recreación de esos escenarios?

—Lo antagónico de los lugares geográficos por donde circula el relato: llevo al lector en un viaje con detalles vivenciales precisos: comidas, vestimenta, costumbres, modos de viajar, climas…

—Un adelanto para los lectores y lectoras: en pocas palabras, ¿qué es lo que representa a las mujeres de Edwin?

Las mujeres en mi novela tienen una fuerza muy grande: sus creencias, sus maneras, sus ideales son tenidos en cuenta como hechos fundamentales en la trama, siempre teniendo en consideración la personalidad de cada una.

—¿Cómo fue el proceso de adentrarte en los documentos históricos y las diversas fuentes bibliográficas que te llevaron a la persona de José de San Martín?

—La investigación histórica centrada en la figura de José de San Martín me llevó a bucear en muchos libros, desde San Martín y la emancipación americana, de Bartolomé Mitre, El Santo de la Espada, de Ricardo Rojas, Maitland y San Martín, de Rodolfo Terragno, San Martín, una biografía política del Libertador, de Beatriz Bragoni, La Argentina, Historia del país y de su gente, de María Sáenz Quesada, Gran Bretaña en la Reina del Plata,de Alina Silveira y novelas históricas como Juanamanuela, mucha mujer, de Martha Mercader, El delicado umbral de la tempestad, de Jorge Castelli, Remedios de Escalada, de Silvia Puente y tantas otras obras. Es un placer investigar… ¡como en medicina!

—¿Terminan las aguas de esta historia?

—Las aguas no terminan en esta historia. Se dibujan en un horizonte. Para citar a Heráclito:Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos”

—Dónde se puede conseguir tu novela?

  • En Córdoba: El Emporio Libros, Mundo Lectura, Rubén Libros, El mundo del libro, Maidana, El Espejo, Librería del Palacio, Quade, Café del alba y Librería del sol. También en estos locales del interior provincial: El Emporio Libros (VAS – Villa Allende), Libre libro (Villa María), Casa del sol (La Falda), Librería Principito (Cosquín), Saber Libros (San Francisco), Distribuidora del Este (San Francisco), Librería Charles (Las Varillas), Librería del Sol (Carlos Paz) y Librería mi tesoro (Bell Ville).
  • En Buenos Aires: Witches Books y Laberinto, como así también en todas las sucursales de Cúspide (Village Recoleta, Village Caballito, Cabildo, Santa Fe, Corrientes, Suipacha, Cinema City, Scalabrini Ortiz, Avda. de Mayo y Rivadavia). A esta lista se le suman las sedes que la cadena tiene en Gran Buenos Aires (Village Pilar, Martínez, San Miguel, Ramos Mejía, San Isidro, La Plata, Moreno Shopping y Luján), en Rosario, Santa Fe, Córdoba, Mendoza, San Juan, San Luís, Tucumán, Santiago del Estero y Salta.
  • Otras provincias y ciudades: Klaxika (Paraná), Libros de la arena (Mar del Plata), Alicia Libros (Santa Fe), Faber Libros (Rafaela, Santa Fe), Bahía Libros (Bahía Blanca), Paloma Libros y Pluma y Papel (ambas en Sunchales, Santa Fe), Fundación Ros (Rosario), Antü Libros (Mendoza) y Homo Sapiens (Rosario).
Sigue leyendo


Propietaria/Directora: Andrea Viveca Sanz
Domicilio Legal: 135 nº 1472 Dto 2, La Plata, Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA Nº 2019-79370965 Edición Nº