Flor Garrido: “Hace un tiempo me desprendí de aquel disfraz que me hacía sentir una persona vulnerable”

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Detrás de los disfraces que nos protegen, es posible sentir el latido de la música, como si los sonidos necesitaran manifestarse en voces internas para convertirse en canciones.

La cantante platense Flor Garrido está atravesada por la música, sus días transcurren entre las cuerdas de su guitarra, lienzos sobre los que pinta sus canciones, refugio para dar vida a cada uno de sus temas.

ContArte Cultura se encontró virtualmente con ella para entrar a su mundo creativo y servir de canal para hacer posible su deseo de compartirlo.

—Vamos a comenzar con un juego de presentación: si pudieras elegir el “disfraz” que mejor te representa por éstos días, ¿cuál sería y por qué?
—Todos en algún momento de nuestras vidas llevamos un disfraz puesto, ya sea en alguna situación especial o personal. Hace un tiempo me desprendí de aquel disfraz que me hacía sentir una persona vulnerable, apagada y desanimada. Hoy puedo lucirme con mis defectos y virtudes, sin necesidad de disimular u ocultar lo que fui y lo que soy.

—¿Recordás en qué momento sentiste que la música era el camino por el que querías avanzar?
—Sí, tengo muchos recuerdos. Desde los 9 años sentí atracción por la música, fue cuando me encontré con una guitarra en pésimas condiciones. Pasaron unos pocos días y decidí empezar clases para aprender a tocarla. Desde ese momento no hubo un solo día que dejara de practicar o tocar alguna canción. Me interesaba mucho el folclore y fue el género musical con el que interpreté mis primeros acordes.

—¿Quiénes fueron o son tus referentes en ese camino?
—Soy muy partidaria de la música de los ‘80, esto viene de lo que siempre escuchó mi vieja, aunque en casa sonaba música de todos los estilos. Mis referentes son Electric Light Orchestra, The Beatles, Queen y Gustavo Cerati.

—¿Qué es lo primero que percibís en una canción que nace, su letra o su melodía?
—Hasta el momento siempre sale primero la melodía. A veces escribo frases sueltas que me están dando vueltas en la cabeza y para no olvidarlas las vuelco en la primera hoja o papel que encuentre, ya que podría funcionar en alguna composición.

—Contanos cómo llevás adelante el proceso creativo de tus temas.
—Ese proceso se da cuando menos lo espero ya que no soy de los que se sientan a armar una canción forzadamente. La melodía llega por sí sola, sin avisarme, y cuando la tengo automáticamente me pongo a grabar en la computadora y voy sumándole otros instrumentos para darle más color.¡Las horas se pasan volando en ese interín, al punto que hasta se te puede quemar la comida que está en el horno!

—Formaste parte de dos bandas, “La Mansa” y “Frenética”, ¿qué vivencias rescatás de esos trayectos del camino?
La Mansa fue un proyecto realmente fructífero, un grupo de amigos y músicos con los que transité momentos importantes llevando adelante el propósito de disfrutar de la música, compartiendo y pateando juntos. Eso fue lo que tanto nos unió, pero por diferentes motivos las cosas a veces llegan a su fin. Así, La Mansa se transformó en Frenética. Desde ese entonces se siguió adelante, pero con algunas dificultades, ya que quien les habla suele ser muy constante.

—¿Cómo viviste tu lanzamiento como solista? ¿Qué cambios implicó en tu carrera?
—Transitar el camino como solista no es fácil, pero después de varios años compartiendo los proyectos, sentí que había tomado la decisión correcta. Si bien esto implicó cargar todo yo sola, la verdad que me gusta porque es un desafío día a día. Todo cae sobre mí y todo lo impulso yo, aunque también recibo el apoyo de amigos y de los músicos con los que compartí los proyectos musicales que comenté anteriormente.

—“Disfraz” es tu primer disco, ¿qué cosas lo definen? ¿De qué manera se gestó la idea y cómo evolucionó hasta concretarla?
Disfraz es la palabra que elegí para definir mi primer álbum, y tiene relación con las canciones que a lo largo del disco muestran cómo dejamos de ser uno mismo frente a momentos inoportunos que nos da la vida. En esas ocasiones nos encontramos con una persona disfrazada, débil y apagada, cuando en realidad es todo lo contrario.

—¿En qué proyectos trabajás actualmente?
—Estoy presentando el disco y generando contenido audiovisual para darme a conocer. Además, suelo hacer canciones del rock nacional versionadas y me muestro tocando la guitarra, haciendo algunos solos de mis bandas favoritas.

—Un deseo que te gustaría soltar desde las cuerdas de tu guitarra.
—Disfruto mucho de hacer música, mi deseo es dar a conocer lo que nace en mí, eso que tanto me gusta compartir.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*