Guido Spina: “‘Pasaje al acto’ tiene que ver con lo que me estaba pasando y con lo que intuía que se me venía”

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca)
Edición: Walter Omar Buffarini //

La magia de los dedos habitados por la música se desplaza sobre las teclas, la danza comienza. Las notas ascienden sutiles y se dispersan en el aire, como mariposas de viento, para regresar y perderse en el motivo de cada melodía. Guido Spina, pianista, compositor y cantante, se deja llevar por esos motivos y se pone en marcha para transitar los senderos de la creatividad.

Enredado en las líneas del gran pentagrama de la vida, percibe los sonidos y los silencios, se hace parte del tiempo y entrega su arte, que planea por encima de los instrumentos que lo convocan.

En diálogo con ContArte Cultura, el músico porteño recorre las páginas en las que quedaron marcados sus pasos en el camino de la música y presenta su álbum “Pasaje al acto”, su última huella.

—Comencemos esta entrevista imaginando un gran teclado desde el que brota una canción que te representa, ¿cuál sería y por qué?
—Bueno, creo que podría cambiar esta respuesta cada semana, pero hoy te diría que si imagino un gran teclado pienso en Wonder, y se viene a la cabeza el tema Living for the city, ya que me parece una canción genial, muy pegadiza y con swing, además que tiene una letra social impresionante. Y eso hoy me representa como oyente y por el ideal de lo que me gustaría poder dar o ser como músico, claro que a años luz del genio único Stevie (risas).

—¿En qué página del libro que contiene tu historia podrías ubicar tu primer contacto con la música?
—Seguramente en la página uno, ya que mi viejo le ponía auriculares en la panza a mi mamá cuando estaba embarazada para que el bebé gestándose  escuche, particularmente los dos conciertos para piano de Brahms, y también desde muy chico escuchaba la música que ella solía poner: Sui Géneris, Bee Gees, Queen y ¡mil etceteras poperos!.

—¿Cuáles son los primeros nombres que vienen a tu mente al momento de destacar inspiradores o influencias en tu carrera?
—Son incontables y sumando nuevos a cada momento. Depende del estilo también. Bach, Beethoven, Mozart, Chopin, Debussy, Bartok. Charly, Spinetta, Cerati, Miguel Abuelo, Lennon, Freddie Mercury, Wonder, Phil Collins. Miles, Coltrane, Bill Evans, Duke Ellington, Ella Fitzgerald, Louis Armstrong. Contemporáneos, sin duda Wos, Marilina Bertoldi, Ca7riel, Paco Amoroso me parecen faros que guían e influyen. Pero dejé tantas y tantos afuera…

—¿Recordás en qué lugar tuviste tu primer encuentro con las teclas y de qué manera influyó ese momento en tu camino de músico?
—No sé el exacto momento, pero de chico, alrededor de los siete años, tomé unas clases de piano con un profesor alemán que se llamaba Klaus, pero no me enganchó mucho el método. Me gustaba más cantar en el coro del colegio. De adolescente, fue gracias a unos amigos que armaron sus primeras bandas y me invitaron a tocar. Ahí cambió todo, ya que lo empecé a sentir como una vocación real y se activó algo que comenzó con el canto pero enseguida me enganchó con el teclado como una cuestión casi inseparable.

—¿Cómo llevás adelante el proceso creativo de una canción?
—En general sale de una idea musical que me surge tocando y, si me gusta como material de exploración, le doy forma, ya sea una canción o una parte instrumental. Después le pongo letra en base a lo que me hace sentir esa melodía, esa sonoridad. A veces sucede al revés, pero en general siempre primero sale la música.

—Formaste parte de varias bandas de covers, ¿cómo viviste esa experiencia?
—Es una experiencia muy enriquecedora porque te planta primero ante el desafío de meterte en la estética de cada artista y llegar a interpretar cómo cada uno hacía su propia música. Después está el desafío de poder llegarle a la gente que te va a ver, ya conociendo las canciones de ante mano, y no podés fallarles. Requiere bastante laburo y es muy divertido, además de que te aporta muchísima data para tus cosas propias.

—Antes comentabas que te gustaba cantar en el coro del colegio, ¿qué vivencias rescatás de tu participación en el “Grupo Coral Monteverdi” o el “Coral Ciclos”?
—Rescato que te genera una responsabilidad con respecto al estudio, cuidado de la voz, convivencia grupal, armado de las obras. Ambos coros eran totalmente a capella y si bien eran repertorios bien distintos, uno de música renacentista y el otro de música argentina y latinoamericana, la esencia era la misma. Lograr esas sonoridades era extremadamente satisfactorio y muy “power” cuando sonaba pleno.

—Por estos días estás presentando tu álbum “Pasaje al acto”, contanos cómo surge la idea, de qué manera se hizo posible y quiénes te acompañan en esta obra.
—La idea surge después de tocar varios años en bandas de temas propios y empezar a volcarme a algo más personal de tiempo completo. Ahí mismo salió toda la idea del nombre y las canciones. Si bien Pasaje al acto es un concepto del psicoanálisis, la idea de atravesar y seguir, incluso con las pérdidas que ello conlleva, es algo que tiene mucho que ver con lo que me estaba pasando y con lo que inconscientemente intuía que se me venía. Y así fue.  

—¿Ya existen nuevos proyectos en los que estés trabajando actualmente?
—Me encuentro trabajando en canciones, en una dirección bastante opuesta a este disco. El año próximo seguro edite algo nuevo. Paralelamente, estoy con un proyecto de orquestación de algunas obras emblemáticas de nuestra música argentina, no sé ni cómo ni cuándo, pero espero poder llevarlo a cabo. En sí ya está todo escrito y craneado, solo falta productor/a. Y sigo tocando en simultáneo en la obra de teatro de Dario Sztajnszrajber, también acompañando a Lula Miranda, a María Rosa Yorio, en algunas bandas de covers como Canterville y The Shouts, y donde me inviten y me cope estar.

—Si pudieras guardar un sueño entre las teclas de nuestro piano imaginado, ¿cuál sería?
—Jugar una copa del mundo, posta. Y si es musical, te diría que siempre haya más lugar para los artistas emergentes, que es donde siempre surgen las cosas que vienen a transformar absolutamente todo y en todas las esferas.

(PH: DJ Cuiffo)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*