María Rosa Yorio: “Recuperar mi música fue un encuentro con esa mujer que soy en estado puro”

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

La música está hecha de instantes, fragmentos de tiempo que se enredan en las voces, recuerdos que afloran a la superficie y se hacen historia, trozos de vida que permanecen en la memoria de cada canción.

María Rosa Yorio está hecha de música, sus canciones son parte de la historia pura del rock nacional y han permanecido como un recuerdo de un tiempo que sigue flotando en el aire.

Y en ese camino de historia viva, sus dos primeros trabajos como solista, “Con los ojos cerrados” y “Mandando todo a Singapur”, fueron remasterizados para avivar el recuerdo.

Con los derechos recientemente recuperados sobre esas obras, la artista dialogó virtualmente con ContArte Cultura para volver a desandar los caminos que dieron vida a sus canciones.

—En este relanzamiento “Con los ojos cerrados” y “Mandando todo a Singapur”, ¿qué cosas sentís que recuperaste, más allá de los derechos de las obras?
—Siento que rescaté y entregué a la gente grandes canciones de Charly, de David Lebon, Lerner, Miguel Cantilo, Miguel Mateos… temas inéditos para el gran público. Yo conservaba los vinilos y los copiaba y enviaba a todo aquel que lo requería, o los tocaba en mis shows, pero no es lo mismo. Ahora esas canciones están subidas a todas las plataformas del mundo, y algunas importantes playlists las sumaron. Pero sobre todo algo que yo no hacía fue sentarme especialmente a oírme. Y fue un encuentro con esa mujer que soy en estado puro, mi propia voz hablándome de mí, creo que está maravillosamente cantado con una soltura y entrega que me conmueven. Y también la remasterización le dio un touch y compactó el sonido. Los arreglos de Juan Carlos “Mono” Fontana son exquisitos y se fusionan con mi voz en gran vuelo.

—Volvamos el tiempo atrás y lleguemos al punto de partida de tu primer álbum como solista, ¿recordás el lugar y el momento en el que nació la idea de “Con los ojos cerrados”?
—Cuando Sui Generis se disuelve y Nito Mestre decide armar su propia banda (Nito Mestre y Los Desconocidos de Siempre) me convoca para ser su coequiper vocal -recomiendo la escucha de los tres álbumes- y en los shows yo cantaba un set de unas cinco canciones como solista. Era un momento que el público festejaba bastante, y entiendo que la grabación de “Con los ojos cerrados” fue el paso natural de esos momentos.

—¿Y cómo fue que apareció y se hizo realidad “Mandando todo a Singapur”?
—Otro paso natural: ¡El primero anduvo bien, vamos con el segundo! Claro que yo quería dar pasos como intérprete y necesitaba gritar, cantar cosas locas, denunciar malestares del mundo, en definitiva, rockear. Eso le planteé a Miguel Mateos, quien compuso canciones especialmente para mí, después de las charlas que recuerdo con tanto cariño donde se sumaba Graciela, su esposa, quien además fue diseñadora y fotógrafa de la tapa del disco.

—Toda obra está hecha de instantes, de voces e imágenes que permanecen en su memoria. Seguramente, al sumergirte en tu música deben aflorar muchos de esos instantes; si pudieras elegir sensaciones que representen a cada uno de estos trabajos ¿cuáles serían?
—Fuerza y ternura es lo que me trae la escucha de mis dos primeros discos y me vuelve a mostrar lo lejos que me encontraba de todo cálculo, de cualquier idea de carrera, de especulación monetaria o crédito. Es una absurda sensación de ser un ángel caído. Es la pieza de un mosaico que encaja ahora, para recordarme quién soy.

—¿Podés contarnos quiénes fueron los músicos que te acompañaron e hicieron posible cada una de estas obras?
—Esta pregunta me hace recordar también cómo me apoyan siempre los grandes músicos. Por ejemplo, “Parado en el medio de la vida”, primer tema del disco, es una canción que me dio para grabar David Lebon mucho antes de que lo hiciera Serú. Fue arreglada y tocó los teclados Juan Carlos ‘Mono’ Fontana, la guitarra acústica la tocó una muy niña María Gabriela Epumer y el saxo Bernardo Baraj.

En el “Blues desesperado”, gran canción inédita de Charly, también le pone su arreglo, toca el piano y la guitarra. Junto con David hacemos unos coros gospel extraordinarios y el tremendo solo de viola también es de él. Otra canción del disco que hizo huella es “A su majestad el mar”, de Alejandro Lerner. Él mismo toca el piano y varios teclados y el saxo es de Bernardo Baraj. Otro tema hermoso y muy querido para mí es “Sé que tendrá tus ojos”, otro tema que Charly compuso para nuestro hijo, y en donde los también los arreglos pertenecen a ‘Mono’ Fontana. En “Semana de una cantante” se suma al staff Alfredo Toht (Los Gatos y Los Desconocidos de Siempre). Él está en bajo y Claudio Martinez (Espíritu) en batería. Beto Satragni (Raíces) toca el bajo en “Las arenas del circo”. “Yo no te poseo”, tema de Miguel Cantilo, fue producido y tocado por Charly. Los músicos que me acompañan en Mandando Todo a Singapur son Miguel Mateos, quien hizo teclados, guitarras y coros, junto a quienes integraban en ese momento el grupo Zas: Alejandro Mateos en batería y coros, Fernando Lupano en bajo (luego paso a ser el bajista de la banda de Charly) y Ricardo Pegnotti en guitarras.

—En ambos álbumes hay algún tema cuya letra te pertenece, ¿recordás qué hilos te llevaron a tejer esas canciones?
—Particularmente destaco “Semana de una cantante”, que es una poesía mía que León Gieco hizo canción:

Por las mañanas soy ama de casa
por las tardes mi hijo al jardín
luego la noche me regalará sus estrellas
para sentirme bella y poder cantar.

Es la pintura de una vida simple y pura, dedicada a mi pequeño hijo Miguel y los tres o cuatro shows que realizábamos los fines de semana.

—¿Qué es lo que más te gustaría destacar de este reencuentro con tu propia música?
—Creo que debería haber escuchado esos primeros discos míos todos los días de mi vida. Pero me criticaron tanto que “me ha costado el tiempo para oírme otra vez” podría describir con las palabras de “Con los ojos cerrados”.

—¿En qué proyectos estás trabajando por estos días?
—Después de desarrollar los relanzamientos de Con los ojos cerrados y Mandando todo a Singapur, junto a la editorial Faro Latino y al más grosso productor artístico que es Horacio Nieto, vienen por supuesto las canciones nuevas, en su mayoría de mi autoría. Y los shows por streaming, que al parecer llegaron para quedarse. También continúo siempre ofreciendo mis clases de canto e interpretación, tarea que me nutre, me divierte y colabora para que siempre mi voz esté entrenada.

—Y para finalizar, decinos dónde podemos escuchar estás piezas de la historia del rock que definitivamente te pertenecen.
—Los invito a escucharlas en:

Y a seguir mi historia en:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*