Conéctate con nosotros

Teatro

“El universo en un hilo”, en el Teatro Argentino

Publicado

el

La artista visual Marina de Caro estrena este sábado a las 21 en el Tacec (Centro de Experimentación y Creación del Teatro Argentino) de La Plata la ópera en tres actos y dos intermedios “El universo en un hilo”, en la que cruza la relación del tejido con la escritura a través de tres arquetipos femeninos de la creación lírica unidos por un poema visual.

Con composición y dirección musical de Luciano Azzigotti, dirección, guión, escenografía y vestuario de Marina De Caro, “El universo en un hilo” propone dos cantantes, una actriz y cinco músicos para una acción que da pie a la experiencia del cuerpo como caja de resonancia y que conjuga imagen, sonido, música y movimiento.

La artista visual Marina de Caro

“La etimología de la palabra texto es tejido -cuenta De Caro-, y eso es algo que yo trabajo todo el tiempo, esa relación del tejido como escritura y el tejido como texto; acá hay un taller de tejido pero es un taller de pensamiento, de desarrollo de un discurso textual, de una utopía, la obra empieza aparentando una situación de labor femenina clásica y termina siendo un centro de utopías ultraactivas y operativas”, dice la regisseur sobre la ópera que luego del sábado se verá el domingo 20, miércoles 23, jueves 24 y viernes 25 a las 21 en el teatro de 59 y 10 de La Plata.

Artista visual relacionada con el mundo del tejido, De Caro aborda el diseño de moda, el dibujo, la cerámica, la instalación y la performance y esta es la primera vez que trabaja con el cuerpo como caja de resonancia.

“Caja de resonancia en el sentido literal y metafórico -dice-. Caja de resonancia de las coyunturas históricas y como aparato sonoro; en este caso escribí un texto poético, un poema visual y para dialogar con esa idea de sonido me pareció que podía tensar y revisitar la ópera desde las artes visuales”.

De Caro cuenta que tomó tres arquetipos femeninos para dialogar con la ópera: Ofelia, (“Hamlet”) Melisande (“Peleas y Melisande”) ” y Margarita (“Fausto”), con la idea de “poder darles voz y que digan lo que tengan que decir y no pudieron decir, recuperar la voz de las mujeres desde un lugar de construcción utópico, político e imaginativo”.

Cada acto de “El universo en un hilo” representa una de las figuras femeninas, donde “en Melisande, que dos veces desobedeció las normas, está lo contracultural; en Ofelia hay una tensión entre locura y verdad, mientras que Margarita es como el momento de la alquimia entre lo femenino y lo masculino”.

Producida por el Tacec, “El universo en un hilo” tiene un elenco compuesto por Liza Casullo y Esteban Manzano (cantantes), Natalia Di Cienzo (actriz) y los músicos Victoria Inés Barquiza (flauta), Gabriela Czerednikow (arpa), Alejandra Becerra (violoncello) y Roberto Maqueda Domínguez y Víctor Lincoln Barceló-Suárez (percusión). La luz es de Karina Peisajovich, coreografía de Marina Giancaspro, y el maquillaje de Jazmín Calcarami

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Literatura

Llega la obra “Severino, el infierno tiene nombre”, ópera prima del poeta Gabriel Rodríguez Molina

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

La llama permanece encendida. Es un fuego profundo, se abre paso entre laberintos de silencio. Danza. Hace sombra la sombra, tambalean las palabras, una vez, muchas veces. Intentan fusilarla. Sin embargo, la poesía no ha muerto.

El escritor y poeta platense Gabriel Rodríguez Molina, luego de escribir la novela “Severino”, la historia del anarquista italiano Severino Di Giovani, presenta por estos días su ópera prima “Severino, el infierno tiene nombre”, que verá la luz el próximo 12 de agosto.

Contarte Cultura charló con él para recorrer a través de sus palabras las rutas que lo llevaron a contar la vida y el proceso de morir del conocido tipógrafo.

“Severino –dice el autor- es mi primera obra de teatro. Acercarse a él ha sido acercarme a un fuego profundo. Tomar su voz es como tomar una antigua antorcha para alumbrar los oscuros laberintos de la historia y en sus paredes ver reflejada nuestra propia sombra que, de alguna manera, siempre ha sido testigo del fusilamiento de los poetas, es decir, del fusilamiento de la poesía”.

—Comencemos esta charla haciendo foco en el personaje que da nombre a tu libro y a la obra “Severino”, ¿cómo y cuándo se cruzó en tu camino?

—”Severino” se cruzó en mi camino al conocer, hace algunos años, a Osvaldo Bayer. Comenzaba el verano y yo había leído su primer libro de poemas, “Los cantos de la sed”, un trabajo muy bello y muy poco conocido. Magnetizado por esa obra llegué un día a su puerta para conversar de poesía, sobre todo, poesía alemana, que le gustaba más a él. En esa ocasión, ya habiendo leído su hermosa biografía publicada en 1970 sobre Severino Di Giovanni, le llevé el boceto de un relato, lo que luego se transformaría en la novela. Quedó en llamarme tras leer el relato pero ese llamado nunca existió, ya que un tiempo después él falleció. De alguna manera, la novela es una conversación implícita con él. Una forma de llenar ese silencio. 

—Luego de ese primer encuentro con Severino y su historia, llegó la novela, ¿cuáles fueron las rutas que recorriste para atravesar la historia y darle voz a tu protagonista?

—Las rutas podría decir que fueron dos: las de sus ojos y las de sus manos. Las de sus ojos en tanto que las poéticas que estaquean de alguna manera la obra son las de sus lecturas: Tolstoi, Nietzche, Shakspeare, Dante. Y las de sus manos en tanto que la poesía que se hilvana en la novela siempre corre por el surco de la carne. Las manos que escriben son las manos de un florista, de un docente, de un tipógrafo, de un anarquista, de un hacedor de bombas y también, claro, las manos de un poeta.  

—Y fue ese mismo recorrido el que te llevó a escribir tu primera obra como dramaturgo, “Severino, el infierno tiene nombre”. ¿De qué manera se desarrolló ese proceso de llevar a las tablas la historia del tipógrafo italiano?

—Entiendo que sí. La mirada y las manos de Severino se hicieron fuego en mí hasta que un día, tras un largo sueño, lo escuché hablar. Fue entonces que empecé a soñar con la obra. Pensar en su reencarnación a metros de dónde empezó su última persecución es, sin dudas y en palabras de un periodista con el que hablé hace poco, una reconquista del territorio. Se vuelve todo muy simbólico y ese silencio pasado por el misterioso filtro de la poesía hoy se vuelve grito. El proceso fue largo, ya que la idea comenzó a bocetarse a finales del 2020, aún encierro de por medio. Pero la espera, con el sólido equipo que se fue formando, de alguna manera hizo que la versión madurara y que cada palabra golpee como debe hacerlo. Eso ha sido un trabajo sutil de Mariano Dossena, quien ha sabido con paciencia y sensibilidad posarse también en los ojos de Severino para atravesar ese umbral. Hay también una belleza y una metafísica que ha ido adquiriendo la obra que tiene que ver con la lectura que han ido haciendo todos los que están trabajando alrededor de “Severino” desde la puesta, hasta la asistencia de Katiuska Francis, pasando por el trabajo de luces que propone Ana Heilpern

—Sobre el escenario se produce un diálogo entre el protagonista (encarnado por el actor Juan Manuel Correa) y la música de un bandoneón (Julio Coviello/Carla Vianello). Si pudieras elegir una palabra que represente ese intercambio que determina el ritmo de la historia, ¿cuál sería y por qué?

El actor Juan Manuel Correa interpreta a “Severino”. Ph: Matanza Viva.

—La palabra sería “ímpetu”. El ímpetu es la fuerza que mueve la obra. Es lo que movía la sangre de Severino. La música compuesta por Julio Coviello, e interpretada por él y por Carla, traducen el alma de Severino, desde la alborada de su juventud hasta su mítico final, sin dejar de lado las contradicciones que trazaron su camino. La voz del bandoneón, esa voz que desde las sombras jadea, es la voz de un segundo Severino que desde las nieblas retorna y perfora la trama histórica del relato para desnudar al actor y ponerlo cara a cara con la muerte, es decir, cara a cara con el vacío, es decir, con la eternidad. 

—Y si de palabras se trata, la poesía es otra de las protagonistas en escena, ¿de qué manera se filtra tu propia poesía en esta obra?

—Mi poesía, si se filtra, es a través de la fragilidad. Tomar una voz sanguínea como la de Severino y hacerla caminar por el terreno de la vacilación, de la duda, de la pregunta, es una apuesta poética. De allí brotan los momentos más curiosos de la obra donde el amor, la pasión, la tristeza, el dolor, se condensan para que esa ausencia, una ausencia existencial que todos llevamos dentro, se manifieste e irrumpa para desgarrar.  

—¿Qué te gustaría destacar de la escenografía y del vestuario?

Nicolás Nanni, encargado tanto de la escenografía y del vestuario, ha tenido a mí entender una lectura muy acertada de Severino. Lo coloca, por un lado, en el calabozo donde esperó la muerte, sin dudas cargado de un tinte reo. Y por otro lado, se desprende de esa representación, de ese espejo, para con sutileza, y gracias a un elemento central, romperlo, producir extrañeza, diálogos implícitos. La obra, el texto, el cuerpo del actor y la música, danzan alrededor de ese elemento haciendo que todo se pliegue, pero de otra manera, que da como resultado una visión muy original y muy abierta de la obra. 

Julio Coviello, Mariano Dossena, Gabriel Rodríguez Molina y Juan Manuel Correa. Ph: Matanza Viva

—¿Existe algún objeto simbólico dentro de esa escenografía que represente el espíritu o la temática principal de la obra?

—Sin dudas. Hay varios elementos donde se inscribe el alma de Severino y donde la poesía dialoga con la historia para expresar la verdadera condición humana: la dualidad, la duda, la pregunta, la incertidumbre, la eterna espera frente a la muerte, la posibilidad de mirar a los ojos al verdugo. ¡Ya los verán cuando vengan al teatro! (risas).

—¿Cuándo y dónde se podrá disfrutar de “Severino, el infierno tiene nombre”?

—“Severino” tendrá lugar los viernes de agosto (y muy posiblemente septiembre), a las 22.30, en el Centro Cultural de la Cooperación, de Avenida Corrientes al 1543 de la Ciudad de Buenos Aires. Como dijera aquel periodista que mencioné antes, y compartiendo su opinión, ponerlo de pie a pocos metros donde empezó su persecución final y 91 años después tras un largo silencio, es un acto de justicia poética. Quienes estén interesados, las entradas se pueden adquirir por Alternativa Teatral o en la boletería del teatro.

Sigue leyendo

Teatro

Repertorio clásico y obra de Piazzolla, por el Ballet del Teatro Argentino de La Plata

Publicado

el

El Ballet Estable del Teatro Argentino se presenta este fin de semana con un programa mixto con fragmentos de repertorio clásico de “El lago de los cisnes”, “Llamas de París”, “Diana y Acteón” y una obra de Piazzolla, con entrada gratuita en el marco de la agenda de actividades del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires.

Las funciones forman parte del ciclo “Invierno 2022”, enmarcado en el programa “Las Cuatro Estaciones-Cultura del Abrazo”, y se presentará este viernes y sábado a las 20, y el domingo 7 de agosto a las 18 en la Sala Astor Piazzolla del edificio ubicado en avenida 51 entre 9 y 10 de la capital bonaerense.

La compañía dirigida por Leandro Ferreira Morais ofrecerá un programa mixto, que incluye el pas de deux del segundo acto de “El lago de los cisnes”, coreografía de Mario Galizzi, basada en los originales de Marius Petipa y Lev Ivanov, y música de Piotr Ilich Tchaikovsky, y el grand pas de deux “Llamas de París”, coreografía de Vasily Vainonen y música de Boris Asafiev.

El divertissement “Diana y Acteón”, coreografía de Agrippina Vagánova y música de Riccardo Drigo; el pas de deux “A Buenos Aires” (coreografía de Gustavo Mollajoli y música de Astor Piazzolla) y el ballet en un acto “Baile de graduados”, coreografía de David Lichine -en versión de Tamara Grigorieva y Mario Galizzi– y música de Johan Strauss II).

Las reposiciones coreográficas de “Llamas de París”, “Diana y Acteón” y “A Buenos Aires” le corresponden a la propia compañía, con Anabella Gatto como asistente de dirección del ballet y Darío Lesnik como maestro ensayista.

El pas de deux de “El lago de los cisnes” será interpretado por Julieta Paul, Elizabeth Antúnez y Lisandro Casco; “Llamas de París” por Clara Crowe y Emanuel Gómez y Aldana Jiménez y Valentín Fernández ; “Diana y Acteón” por Romina Panelo y Esteban Schenone y “A Buenos Aires” por Melisa Heredia y Miguel Ángel Klug y Agustina Verde y Marcos Becerra.

Por su parte, los principales roles de “Baile de graduados” serán asumidos por Mariela Milano, Clara Crowe, Marcos Becerra, Emanuel Gómez , Agustina Verde y Jimena Nahim.

El diseño de iluminación fue realizado por Gabriel Lorenti y el diseño de Escenografía y Vestuario es una producción del Teatro Argentino.

Las entradas gratuitas, con reserva previa online, se podrán solicitar ingresando en: gba.gob.ar/teatro_argentino/entradas y en las redes sociales del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires y el Teatro Argentino.

Sigue leyendo

Teatro

Lanzan convocatoria para subsidios al teatro independiente

Publicado

el

El Consejo Provincial de Teatro Independiente (CPTI) del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires, lanzó la convocatoria de los subsidios 2022, hasta el 15 de agosto, para la producción de obras, giras, festivales, congresos, encuentros, investigación, publicación editorial, mantenimiento y funcionamiento de sala, proyecto de gestión colectiva y equipamiento de grupos estables y teatros independientes. La misma estará vigente del 1 al 15 de agosto inclusive.

En ese marco, los representantes regionales del Consejo evaluarán cada proyecto, atendiendo también a las necesidades que presenta cada Región en particular, y decidirá en consecuencia cuáles son los proyectos seleccionados.

La convocatoria se encuentra destinada a grupalidades integradas por personas trabajadoras de las artes escénicas, con el objetivo de propiciar el desarrollo y concreción de experiencias creativas gestadas o enmarcadas en el contexto de emergencia sanitaria, que permitan ofrecer una renovada programación y oferta cultural a las audiencias de todo el territorio provincial.

Las cuatro líneas de subsidios son:

• Subsidio para la producción: obras, giras, festivales, congresos, encuentros, investigación, publicación editorial.

• Mantenimiento y Funcionamiento de Sala

• Proyecto de gestión colectiva

• Equipamiento de grupos estables y teatros independientes

Por informes y demás consultas comunicarse a: cpticomunicaciones@gmail.com

Mas información en: https://www.gba.gob.ar/cultura/cpti/convocatorias_vigentes

Sigue leyendo


Propietaria/Directora: Andrea Viveca Sanz
Domicilio Legal: 135 nº 1472 Dto 2, La Plata, Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA Nº 2019-79370965 Edición Nº