Karel Hänisch: “Para conocer y para vivir es necesario mirar desde lo profundo del alma”

Por Andrea Viveca Sanz

Inmerso en el mundo del arte, Karel Hänisch se sumerge en su mundo interior y rescata lo nuevo, aquello que sin forma definida es capaz de llamar su atención para convertirse en palabras.

Un ojo de mirada profunda bucea entre letras que dan vida a personajes capaces de arriesgarlo todo por amor.

Las ideas que aparecen de repente se adhieren a su imaginación y dan paso a los hechos que desean ser narrados. Cuando su mente llega a comprender el mensaje de las musas que lo inspiran, comienza a armar el rompecabezas que da lugar a cada una de sus novelas. Entonces, acompañado por la música, se dispone a narrar aquello que esos seres invisibles que caminan entre páginas van a contarle.

En diálogo con Contarte Cultura, el joven escritor nos cuenta sus vivencias en el mundo de los libros.

—Para presentarte ¿cómo sería la tapa del libro en el que Karel se convierte en protagonista (la imagen, el título o los colores que elegirías para representar a ese protagonista)?
—Gran pregunta. Y la verdad que esta es una de las cuestiones que más me planteé a lo largo de la entrevista. Después de pensarlo, lo que llegó a mi mente y lo que más sentí como un claro símbolo de lo que me representa, fue la idea de una tapa oscura. Una portada totalmente negra, y un ojo verde al lateral donde en la pupila se figura la imagen de un mundo; un planeta. La oscuridad porque representa lo alternativo, y se necesita mucho ímpetu para encontrar belleza en medio de la oscuridad y más aún, hacer de la noche un mundo; un refugio seguro. “¿Cuánto podrían apreciarse los colores sin un manto exiguo de oscuridad que los rodee? ¿Cuán mágicos serían estos momentos en compañía de las luciérnagas, si antes no hubiéramos estado inmersos en la opacidad?”. El ojo con un mundo en el interior porque para conocer y para vivir es necesario mirar desde lo profundo del alma, pero también es necesario formar un mundo de antemano para comprender y discernir correctamente lo nuevo. Un dicho afirma que el ojo sólo ve lo que la mente está preparada para entender.

—¿Cuándo inicias el camino de la escritura?
—Se podría decir que escribo desde niño… Desde que tengo memoria. Recuerdo que en mi infancia solía hacer cuentos e idear grandes historias. Mis juegos y quehaceres por la tarde, eran sentarme y pensar… pensar… sumergirme más y más entre personajes inventados, sucesos irreales o incluso actuar como dichos protagonistas de ficción. Con el tiempo mis historias comenzaron a ser más grandes y duraderas, lo que incentivó en mí la necesidad de escribirlas para no olvidar nada. Y la diferencia entre escribir un resumen, a escribir la historia en sí no fue muy extensa, hecho que me llevó sin lugar a dudas a desatarme en las primeras de mis obras.

—¿Qué te inspira para comenzar una historia de ficción?
—De la misma manera que un lector toma un libro por primera vez y adentra en sus páginas para conocer la historia, me sucede lo mismo al momento de idear y escribir: es como presenciar una obra de teatro en primera fila. Y al momento de dar creación a una nueva historia, sólo basta con un santiamén en el que surge un nombre, un título, un paisaje o una escena, y todo empieza a caer como una torre de naipes. Las ideas surgen de un instante a otro, sin siquiera llamarlas.

—¿En qué lugar o lugares se gestan tus creaciones?
—Las primeras ideas siempre aparecen sin previo aviso. Así que luego sólo basta en soledad juntar las piezas del rompecabezas y armar la imagen completa entre personajes, hechos, épocas y lugares. Ya al momento de escribir, cumplo mi pequeño “ritual costumbrista” que es sentarme frente al escritorio de mi habitación, apagar las luces, tomar una taza de café y escribir mientras me sumerjo con mis auriculares en buena música.

—¿Podrías contarnos los pasos que seguís para construir una novela?
—Como mencioné anteriormente, los primeros pasos para iniciar la construcción surgen solos. Desde el título del libro, la imagen de los protagonistas, los nombres o incluso una escena al azar. Una vez que todas las piezas del engranaje están listas, imagino la historia de principio a fin, escribo un resumen de cada capítulo en un documento digital, y una vez que concluyo con la sinopsis de todos los capítulos, comienzo con la escritura siguiendo la orden ya pautada.

—¿Cómo nace un personaje?
—La importancia de un personaje al momento de ser creado es en verdad cardinal. En mi caso personal, todo comienza con un nombre que me despierta la imaginación. A partir de eso, resuelvo al instante el aspecto físico (con cambios incluidos en la historia desde la infancia hasta la edad culminante) y luego continúo con la personalidad y demás rasgos a resaltar. Cabe destacar que siempre hay que tener presente, al momento de escribir, tanto los sentimientos como las ideas cruciales, las preocupaciones a futuro y hasta el entorno cultural. A veces siento que no tengo poder sobre mis personajes y sus acciones. Es como si tuvieran vida propia. Soy un simple narrador que observa sus vivencias.

Bajo la misma luna

—En pocas palabras ¿qué pueden encontrar los lectores en tu primera novela “Bajo la misma luna”?
Bajo la misma luna es una historia pasional de narrativa barroca. La escribí a mis 17 años. Narra las circunstancias de una joven española, Venecia Aznar, que es atravesada por la injusticia social del siglo XVIII. Vive en una aldea a las afueras de Valencia con su madre Paloma; una esclava refugiada de piel oscura, y su padre; un hombre de tez pálida. Los cazadores de esclavos atacan el asentamiento, asesinan a su padre y raptan a Paloma. Luego Venecia; una muchachita de piel blanca, aceptará ofrecerse en su lugar para dar salvación y libertad a su madre. La joven dama quedará esclavizada injustamente por un poderoso conde. Con el tiempo, un antiguo amor volverá a surgir ante sus ojos en un paseo por la ciudad. Pero ¿cómo hará Venecia para desatarse de la opresión y correr a los brazos de su hombre? En fin, Bajo la misma luna es una novela de amor, de escritura antigua y de confesiones al corazón, porque a lo largo de la obra se sostiene la misma pregunta como eje principal: “¿Qué tan lejos podemos estar, si aún respiramos bajo la misma luna?

—¿Entre qué horizontes se desplaza Ava, la protagonista de tu segunda novela?
Ava queda fragmentada por el poder de dos culturas, de dos corazones y de dos destinos que pelean constantemente entre espada y coraza. ¿Por qué? En primer lugar, Ava es una muchacha que nace al sur de España en los primeros años del siglo XIV. Con el paso del tiempo, la joven descubrirá de la mano de su primer amor un antiguo secreto que la empujará hacia la ciudadela de Fez, Marruecos. De ese modo nuestra protagonista se aleja de todo lo conocido y abre las puertas a una nueva cultura repleta de costumbres y viejas tradiciones, a la vez que es amparada bajo el techo de un hombre que le regala el corazón entre oro y enseñanzas del sagrado Islam. El tiempo hará que ambos horizontes colapsen. Su pasado en España y su nueva vida en Marruecos darán un vuelco, y es en ese entonces que Ava deberá escoger; entre dos caminos, dos creencias, dos amores y dos decisiones que podrían condenarla para siempre. Además, es en un constante vaivén de palabras que a lo largo de la novela se van apreciando los dos contrastes de aquel distante 1330 d.C. Se aprecian las reliquias culturales, la historia oriunda del Islam, las cruzadas entre cristianos y moros y los vastos paisajes tanto de Cartagena como asimismo Marruecos, con sus desiertos, ruinas y tierras bañadas por el sol.

—¿Qué nos podés adelantar de la novela que estarás presentando en junio de este año?
—En junio de este prominente 2018 estaré dando a conocer mi tercera novela publicada junto a Tinta Libre Ediciones. Se titula En el corazón de Julieta y narra las vivencias de una joven rionegrina que sueña con convertirse en actriz. El tiempo y los desafueros de la vida la obligarán a huir de San Carlos de Bariloche y refugiarse de la mano de un famoso periodista de la ciudad de Buenos Aires. De esa manera y con el sostén del Teatro Maipo, Julieta Karlsson empezará a aventurarse en busca de sus deseos, mientras que parte de su corazón le recordará siempre aquel viejo amor que dejó en el sur argentino: Francisco Bauman. Esta historia transitará las épocas de mayor conflicto en la nación del celeste y blanco, avanzando desde el año 1958 hasta el intenso 1984. Claramente estará marcada a fuego la historia argentina, tanto en sus épocas de facto como la guerra por la soberanía de las Islas Malvinas.

En el corazón de Julieta (sinópsis)

Cuando en 1958 Julieta Karlsson presencia un crimen en su propio hogar se ve obligada a huir de la tierra que ama… la tierra que le causa suspiro e ilusión. Su corazón queda marcado a fuego por la pasión de Francisco Bauman y por los recuerdos pertinentes de aquel paraíso patagónico.

Las vías férreas la llevan directo a la ciudad porteña donde sus ansias por descubrir la magia del teatro y del cine se convierten en realidad. Conoce a un famoso periodista que le regala sus ojos y su razón: Leonardo Ruiz. Su vida toma entonces un rumbo nunca antes imaginado; pintarrajeado por los colores del teatro Maipo, las calles de Recoleta y los paseos por los lugares más admirados de Argentina.

¿Pero qué hará cuando resurjan los demonios del pasado y quede atravesaba por el amor de dos hombres? Julieta deberá escoger entre el QUERER y el DEBER. Entre las luces, el tango y el arte de Buenos Aires, y entre los bosques, el lago y los perfumes invernales de Bariloche.

Julieta será apuntalada por los años… surcando entre risas y llantos las épocas de mayor cambio en la sociedad. La democracia luchará por resistir, pero cuando la sangre corra sobre la patria del celeste y blanco, ¿de qué manera responderá Julieta, siendo además una de las celebridades más importantes del país? Las marchas del silencio, la persecución política, la restricción a la libertad y la guerra de Malvinas se convertirán para ella en un vínculo devastador. La actriz podrá seguir adelante si se aferra al cariño de su familia, pero ¿qué le dictará el amor y la razón cuando deba escoger entre Francisco y Leonardo?

Solo Julieta sabrá al final, lo que hay dentro de su corazón…

—¿Con qué sueña Karel Hänisch?
—Creo que siempre tengo la oportunidad de soñar despierto con cada una de mis historias. Es maravilloso vivirlas a flor de piel. Amo reír, llorar, angustiarme, y conmoverme, porque de eso se trata tanto la escritura como la lectura. ¿Y qué mejor que trasmitirle eso a mis lectores? Mi mayor sueño, es que la gente sienta cuando me lee. Porque a fin de cuentas de eso se trata todo, ¡de sentir y dejar que la historia fluya dentro de nosotros! ¡de sentir tan profundamente una novela, que queda guardada para siempre en nuestra memoria! Anhelo que mis novelas se conviertan en una auténtica realidad frente a los ojos y los corazones de mis lectores.


Karel Hänisch

Nació en el año 1997 en un paraje montañoso al oeste de la Provincia de Córdoba, Argentina. Siendo descendiente de los primeros alemanes que llegaron al distrito, desde corta edad, además del teatro y la pintura, su dedicación principal fue la literatura, donde logró hallar un rincón para camuflarse entre diversos sueños. Como si todo se tratase de un juego, fue con los incentivos de su abuelo, un soldado sobreviviente de la segunda guerra mundial, que emprendió distintos cuentos hasta decidir finalmente que lo suyo sería la escritura. Tras el paso de los años, el autor logró conciliar su primera obra impresa de la mano de una editorial en su país natal, dando muestra al título Bajo la misma luna. Identificándose ya con el género romántico, es en esta nueva oportunidad donde decidió lanzar otra de sus grandes historias de vida y demostrar así que en este mundo todavía se puede confiar en la esencia del amor.

Conocé más de Karel Hänisch aquí.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*