El ajedrez, una musa a lo largo de la historia del arte

Partida Final

Jaque mate. Se había deslizado confuso sobre las baldosas blancas y negras. Estaba rodeado. No sería fácil llegar. Tenía que prestar mucha atención. Dibujó estrategias que sus pies inmóviles no comprendieron. Meditó su defensa, el contraataque ya no era posible. Sus manos atadas, transpiraron. Todo era cuestión de táctica, habilidad y precisión. Debía concentrarse en los espacios vacíos que otros podían ocupar. El destino lo desafiaba y él, que estaba prisionero en ese tablero en el que la noche lo había encerrado, quería jugar.

La vio brillar perdida en un espacio cuadriculado que sus ojos no comprendían. Debía ser prudente en un el campo de batalla en el que no distinguía enemigos.

Jaque mate. El áspero sonido del despertador diluyó su figura alterada. El rey había ganado la partida. En el último minuto pudo ver como ella se esfumaba etérea entre las fichas caídas.

Andrea Viveca Sanz

El ajedrez en la historia

Desde tiempos remotos el ajedrez ha estado incorporado a la cultura de los pueblos. Hay muchas leyendas acerca de su verdadero origen, incluso en la mitología griega, aunque es muy posible que haya surgido a partir de un antiguo juego indio, la chaturanga o juego del ejército, de la que derivaron otros juegos similares. El ajedrez, como se conoce actualmente, data del siglo XV, época en la cual las piezas tomaron la forma de las actuales. Estas se han fabricado con diversos materiales a lo largo de los siglos tales como madera, marfil, plata, oro, bronce, hueso y cristal, entre otros. En los últimos tiempos, la tecnología ha permitido la creación del ajedrez electrónico que lleva a los jugadores a enfrentarse con una máquina.

El primer torneo internacional de ajedrez se celebró en Londres en 1851 y desde entonces se ha popularizado en todo el mundo.

Mucho más que un juego

Tigran Petrosian

“El ajedrez es un juego por su forma, un arte por su contenido y una ciencia por su dificultad. Pero si usted aprende a jugar bien, sentirá entonces una gran alegría”

Tal como dice el reconocido ajedrecista Petrosian, el ajedrez es mucho más que un juego. Se trata más bien de un continuo reto para la mente, en el que la táctica y la estrategia son dos pilares fundamentales.

El ajedrez es un misterio, es cautela, es previsión. Todo jugador necesitará paciencia, concentración e imaginación. Quien decida participar de esta maravillosa competencia seguramente desarrollará la memoria, la lógica y, por supuesto, la creatividad.

Son innumerables las combinaciones que se pueden presentar en el juego. Hay que saber elegir, como en la vida misma, cuál es el camino indicado. Las jugadas representarían nuestras elecciones diarias y la victoria será el producto final del esfuerzo y los aciertos.

Para muchos, el ajedrez representa al universo en el cual los ajedrecistas juegan a ser dioses que mueven las piezas en el momento oportuno.

En la literatura

Muchos son los autores de todos los tiempos que han incorporado al ajedrez en alguna de sus obras.

Lope de Vega asemeja al ajedrez con el mundo:

“Piezas somos de ajedrez y el loco mundo es la tabla, pero en la talega juntos peones y reyes andan”

Arturo Pérez Reverte en su libro “La tabla de Flandes” utiliza una partida de ajedrez como hilo conductor de una historia policial:

“Todo es un tablero de ajedrez de noches y días donde el destino juega con los hombres como piezas.”

El poema “El Ajedrez” de Jorge Luis Borges comienza de esta manera presentando lo que se desarrollará como una batalla:

“En su grave rincón, los jugadores
rigen las lentas piezas. El tablero
los demora hasta el alba en su severo
ámbito en que se odian dos colores”…

Julio Cortázar también utiliza el ajedrez en algunos de sus libros, en Rayuela, por ejemplo, relata:

“Un mundo donde te movías como un caballo de ajedrez que se moviera como una torre que se moviera como un alfil”

Gabriel García Márquez, en “El amor en los tiempos de cólera” juega al ajedrez a través de su personaje Juvenal Urbino de la Calle, quien era un apasionado del juego:

“En el escritorio, junto a un tarro con varias cachimbas de mar, estaba el tablero de ajedrez con una partida inconclusa. A pesar de su prisa y de su ánimo sombrío, el doctor Urbino no resistió la tentación de estudiarla”

Libros como “La máquina de ajedrez” de Robert Löhr, “La defensa” de Vladimir Nabokov, o “La novela de ajedrez” de Steffan Zweig, también tienen al popular juego como parte fundamental de su contenido.

Estos son sólo algunos ejemplos de la presencia del ajedrez en las historias de numerosos autores, porque como dice el ajedrecista Marcel Duchamp “Las piezas del ajedrez son las mayúsculas del alfabeto que da forma a los pensamientos; y estos pensamientos, aun componiendo un diseño visual en el tablero, expresan su belleza de forma abstracta, como un poema”.

En la pintura

“El tablero metamorfoseado” de Escher es un ejemplo de la fascinación que provoca una partida de ajedrez.

Desde su aparición hasta nuestros días, el ajedrez también ha formado parte de las artes plásticas, siendo incluido por gran cantidad de autores en sus trabajos artísticos.

En la Capilla de Palatine, en Palermo, se encuentra la primera pintura occidental sobre el ajedrez conocida en el mundo. Este trabajo data alrededor del año 1143, y fue encargo del rey de Normandía, Rogelio II de Hauteville.

Asimismo, algunos de los siguientes ejemplos de pinturas muestran de qué manera se ha incorporado este prestigioso juego a esta disciplina artística:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Duchamp jugando al ajedrez en una exposición de arte en Pasadena

En la historia de las artes plásticas, se sostiene que son pocos los artistas que fueran más controversiales que Marcel Duchamp.

La razón era simple: el artista y reconocido ajedrecista francés rompió con cualquier convención sobre las artes plásticas y visuales que existían en su tiempo.

En ese camino, Duchamp pintó su primer cuadro, de estilo impresionista, en 1902, el mismo año que aprendió a jugar al ajedrez, y realizaría a lo largo de su vida numerosas creaciones con esa temática.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*