Gisela Fantacuzzi: “Mientras me formaba como bailarina descubrí algo muy fuerte dentro, que necesitaba seguir”

Por Andrea Viveca Sanz

Atraída por el movimiento, Gisela Fantacuzzi escucha su voz interior y se deja llevar por la danza que la habita desde siempre. Sobre el escenario, se entrega confiada a los llamados de su cuerpo y revive, una y otra vez, los destellos de su memoria.

Con destreza logra transmitir la poesía que se despierta en su piel, entrenada para rescatarla, y la comparte con todos aquellos que tienen la oportunidad de vivenciar su espectáculo Todo lo que se extiende en el aire.

En diálogo con ContArte Cultura, la reconocida bailarina y coreógrafa deja en el aire sus emociones y nos cuenta su vínculo con la danza.

—¿En qué momento de tu vida sentiste el llamado de la danza?
—Bueno, desde siempre me interesó el cuerpo en movimiento.

—Hacés un tipo de danza no convencional, ¿cómo nace en vos esa necesidad de expresión que tiene que ver con la exploración y la improvisación?
—Creo que esa necesidad nació junto a mi. Sólo que, muy de a poco, fui descubriendo que las formas definidas, o las estructuras formales en la danza, no eran parte de mi. Entonces, a medida que avanzaba en mi formación como bailarina, fui descubriendo que había algo muy fuerte dentro, que necesitaba seguir. Como una voz interior que necesita ser escuchada. Sin darme cuenta seguí esa forma, en donde el movimiento es una consecuencia en la escena y no una finalidad.

—¿Es posible desandar los recuerdos a través del movimiento?
—Tal vez no desandarlos, pero si re-vivirlos con otra mirada. Revivirlos en estado poético.

—¿Podés contarnos a qué niveles físicos pueden llegar a actuar las técnicas complementarias para favorecer la expresión corporal?
—Pueden llegar a modificarnos a niveles muy profundos. Es como si liberara la calle de piedras, pozos, obstáculos. Entonces se puede transitar más fácilmente. En este caso, hablo desde mi conocimiento del Método Feldenkrais, que es el que conozco.

—¿Y en qué consiste ese método?
—El Método Feldenkrais es un proceso de aprendizaje, que permite desarrollar la conciencia y la inteligencia del cuerpo al moverse. Se basa en la capacidad de aprendizaje del sistema nervioso y en la toma de conciencia del cuerpo en movimiento para descubrir nuevas opciones al movernos y adaptarnos mejor al entorno en el que vivimos y trabajamos.

—Estás presentando en La Plata tu obra “Todo lo que se extiende en el aire” ¿Qué queda en el aire como resabio de los recuerdos y de qué manera queda grabado en nuestros cuerpos?
—Lo que queda en el aire son recuerdos, imágenes, voces, emociones… una continua búsqueda interna en la memoria de la piel, la memoria del alma. Pero yo podría hablar sólo de mi propia experiencia.

—¿Y esa experiencia individual es el camino para ponerte en movimiento hacia una experiencia colectiva o social?
—Entiendo que si.

—¿Un sueño que flote en el aire y atraviese tu cuerpo para hacerse realidad?
—Amor.


Gisela Fantacuzzi

Nació en Buenos Aires en el año 1981. Es bailarina, coreografa, investigadora, enseñante de movimiento. Desde hace más de 17 años se ocupa de la creación en el campo de las artes escénicas a través de la investigación e improvisación. Trabaja en la creación de performances y piezas de danza tanto en teatros como en espacios no convencionales.
Desde los ultimos tres años se concentra en su propio laboratorio de investigación en el movimiento para la performance “El cuerpo atravesado”, enseñando en Bélgica, Italia, Serbia, Macedonia, España y Argentina. En Italia, país donde vive hace 8 años, está terminando sus estudios de certificación como enseñante del Metodo Feldenkrais.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*