“Cuadernos de artistas”, de Santiago Bengolea, se expone en Nueva York

'Cuadernos de artistas'' reúne material privado de 16 jóvenes artistas argentinos.
Por Dolores Pruneda Paz (*)

El proyecto “Cuadernos de artistas”, de Santiago Bengolea, reúne material privado de 16 jóvenes artistas argentinos que hasta el 27 de septiembre exponen en Nueva York, conformando un fresco de época, un punteo de intereses contemporáneos que cruza anotaciones cotidianas, ficciones y relatos inesperados, al tiempo que revela los caminos de una obra en su gestación.

Los cuadernos exhibidos en la antigua biblioteca de lo que fue la Mansión Hollins, en el 12 West de la calle 56 de Manhattan donde hoy funciona el Consulado Argentino, contienen “todo tipo de temas e inquietudes -dice el curador, Bengolea-: algunos son bocetos, otros cuentan ideas o muestran sus diarios íntimos; muchos son tramas, ensayos o textos; las manifestaciones son diversas”.

Un artista narra el transcurrir de sus días con dibujos que remiten a una práctica adolescente, el mismo que ilustra los pájaros que parecen dar forma a un catálogo lírico y colorido. Trazos en fibra negra, perforaciones de punzón y papeles de tramas diferentes conforman un muestrario de texturas que dan paso, en otro cuaderno, a las fotos y dibujos con que otro artista bosquejó, hace más de 15 años, una muestra que exhibió en esa misma sala del consulado.

La muestra cruza la producción de 10 artistas que residen en Argentina: Cristián Fernández Ocampo, David López Mastrángelo, Gabriel Altamirano, Héctor Meana, Isabel Aquino, Jair Jesús Toledo, Javier Ferrante, Juan Malka, Julim Rosa y Marcos Mangani; y otros seis radicados en Nueva York: Diana Drake, Dolores Furtado, Lorenzo Bueno, Luciana Pinchiero, Rafael Bueno y Sofia Quirno.

Bengolea dispuso los cuadernos en series de tres, cada uno con su respectiva silla, a lo largo de largas mesas con lámparas de lectura que evocan a las de las antiguas bibliotecas públicas, y en los espacios libres, enfrentadas, dispuso las sillas destinadas a quienes en lugar de manipular esas páginas deseen ver las proyecciones de lo que hay en ellas.

De esa forma se crea una situación de voyeurismo, donde el que mira la proyección ve al otro mirar los cuadernos, el mismo ejercicio que se propone al mostrar la intimidad de las notas que anticiparon cada exposición de esos artistas.

La muestra reflexiona, asimismo, sobre “los ejercicios de la megalomanía de internet, cómo nos presentamos a nosotros mismos a través de las redes sociales y cómo el umbral tecnológico se convierte en ese velo privado entre la verdad y la mentira”; y sobre la capacidad de impacto del dibujo, sobre todo si se trata del “resultado directo del enfrentamiento privado entre el artista interior y exterior”, advierte en el texto de presentación Javier Aparicio.

Además, supone el reto de reflexionar si estamos preparados para lidiar con “la materialidad de las cosas” y a transitar cada una de las preguntas que, igual que en un texto, comienzan o delinearse en un boceto.

Inaugurada el 6 de septiembre, con entrada gratuita de lunes a viernes de 9 a 17, “Cuadernos de artista” convive en el consulado con “Abundancia”, una muestra montada en la sala que da a la calle 56, donde la pintora argentina Marcela Mouján rescata el valor simbólico cultural de árboles nativos.

Bengolea coordina el Espacio Contemporáneo de Fundación PROA; creó y dirige el Espacio Virtual REDgalería y la publicación digital Proyecto RED; es curador independiente especializado en site-specifics y proyectos relacionados al dibujo; diseñó el concepto expositivo y la museografía del Museo de Periodismo Argentino Margen del Mundo; y este año co-curó, con Monika Dillier, el proyecto “¿Quién está dónde?”, realizado junto a 15 artistas de Basilea y Buenos Aires en Villa Renata, Basel-Suiza.

—¿Qué aúna a quienes participan de la muestra “Cuadernos de artista”?
—A los artistas los seleccioné por la diversidad, son personas muy jóvenes que realizan prácticas muy distintas: hay arquitectos, publicistas, performers, trabajadores de la moda, ilustradores, la idea es que el espectro se amplíe mediante cada una de las disciplinas que desarrollaron en esos cuadernos, que son todos originales: algunos realizados para esta muestra y otros seleccionados por los propios artistas para la ocasión.

—Esta intervención parece establecer un juego con el espectador.
—Claro, el público con interacción hace cumplir varios estatutos del arte contemporáneo. Por un lado, son los visitantes quienes están convirtiendo en obra de arte a esos cuadernos, cuando los repasan con los guantes que se usan en los museos para manipular piezas sin dañarlas; por otra parte, en ese colocarse los guantes, tocar los cuadernos, trasladarse o prender y apagar las luces las luces hay un acto performático que no hacen los artistas, sino el público visitante.

—¿Puede hablarse de esta muestra como el nuevo capítulo de un proyecto mayor?
—Por supuesto que se vincula con las anteriores muestras curadas junto a Aparicio, aunque en este caso fue invitado a escribir el texto, que se suma a la muestra como una fotocopia del original manuscrito del boceto final del texto, como un cuaderno mías. Esta exhibición va completando el mismo proyecto que inicié con los murales en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (Mamba), “Site specific dibujo”, que invitaba a los artistas a intervenir los pasillos, y que tuvo otras dos expresiones en la galería Quimera con “bosquejar esbozar proyectar”.

—¿Cuál es el valor del dibujo rescatado en este y los demás proyectos?
—Este capítulo se monta sobre las ideas de proyección, intimidad y voyeurismo en particular y, en general, sobre la idea de rescatar el gesto del artista, volver a lo primario en un mundo plagado de imágenes a partir de dispositivos virtuales, digitales y maquínicos. En ese contexto, también es una manera de rescatar el pensamiento del artista que, al ser ta jóvenes en general, la mayoría son sub30, lo que me interesa es saber en qué están pensando. De alguna manera se trata de indagar en el futuro, indagar en lo que será el futuro.

(*) Agencia de noticias Telam

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*