Ida De Vincenzo: “La pintura es un medio que me libera y puedo transmitir mis sentimientos más profundos”

Por Andrea Viveca Sanz

Atravesando el puente invisible que la une con sus raíces, Ida De Vicenzo camina entre formas y colores que la ayudan a rescatar y completar su historia.

Inmersa en el mundo de las imágenes, la artista plástica busca reflejar momentos y recuerdos que la atraviesan.

Una cámara fotográfica o un pincel son capaces de atrapar los instantes que la buscan para perpetuarse y que, más tarde, se convierten en chispas que iluminan detrás de cada una de sus obras.

En diálogo con ContArte Cultura la artista, tantas veces premiada por sus producciones, nos conduce a ellas a través de las palabras que pintan sus sueños.

—A modo de presentación, ¿qué color elegirías para definirte? ¿Qué palabras podrían simbolizar a tu tierra natal? ¿Hay algún aroma que te represente?
—Mi color es el Azul. Respecto de mi tierra, una palabra sería “sentimientos”. “Fuego”, como símbolo de pasión. “Armonía” con la naturaleza, “búsqueda” y “travesía” hacia mis raíces. Si hay un aroma con el que me siento identificada es el de azahar, el jazmín.

—¿En qué momento sentiste que el arte sería un camino en tu vida?
—En un momento de mi vida sentí que me faltaba algo. Era una mujer trabajadora, madre, esposa, hija, pero un día una amiga me invitó a su muestra, y cuando volví a mi casa le dije a mi marido “quiero hacer eso, no sé si podré, pero quiero intentarlo”. Había regresado del lugar enamorada de todo lo que significa el arte.

—¿Qué te atrapa de la fotografía?
—La oportunidad de congelar momentos irrepetibles, y poder revivirlos y compartirlos, de ver lo que me rodea de muchas maneras diferentes, de apreciar detalles. Algunas veces, después de que tomé la imagen me doy cuenta que no fui yo la que la busqué, ella me atrapó a mí. La fotografía es la manera que encontré para que los momentos no desaparezcan para siempre.

—¿La pintura te ayudó recuperar una parte de tu historia?
—Sí, sin ninguna duda. Es el instrumento que utilicé sin darme cuenta para volver a mis raíces, para amigarme de algún modo, para poder sentir en mi corazón a Italia y Argentina por igual. Creo que este relato lo puede resumir mejor:

“Tengo una historia parecida a muchas mujeres inmigrantes calabresas. Nací en Cropalati, Calabria, Italia, en un pueblito arriba de la montaña, que parece sacado de algún cuento, donde desde cualquier lugar se pueden ver hermosos paisajes. Nací cuando ya había pasado la segunda guerra mundial. Mi papá había estado combatiendo y habíamos sufrido las consecuencias, por eso emigramos. Yo tenía 2 años. Aunque los años pasaban, en la casa de mis padres siempre se hablaba de lo mismo: de la tierra lejana, de la nostalgia, de la familia y de cosas inherentes a la familia calabresa, por eso la cultura y la lengua italiana cobraron suma importancia en mi vida. Siempre estuve en contacto con mis raíces. Después de 50 años pude regresar, conocer y recibir el cariño de mi familia lejana. Quedé conmovida por el esplendor de los paisajes de un mundo que ahora reconozco como propio. Nací de nuevo, pude unir el ayer y el hoy. Es mi segunda casa, como me gusta llamarla, ya que en mi corazón están Italia y Argentina por igual. Hace algunos años, un hecho casual me acercó a la pintura y a la fotografía. Ellas están vinculadas con el alma y, sin buscarlo, se trasformó en un grito que surge de lo profundo de mi interior y se plasma en colores y vivencias recuperadas.”

—Contanos cómo nace y evoluciona cada una de tus obras.
—Cuando cumplí 50 años mi marido me dijo “es momento que vayas a reencontrarte con tu familia, con tu historia”, y así fue que realicé mi primer viaje sola. Fue tal la emoción y los sentimientos que eso provocó en mí, que cuando volví (hacía muy poco que había comenzado a pintar) pinté Cropalati, mi país, mi nostalgia, en agradecimiento al amor que había recibido de mi familia de origen y de las personas del pueblo en general. En ese momento estaban por comenzar las elecciones en Cropalati y el sindaco (alcalde) Fabrizio Grillo me pidió la imagen de mi obra y, sin buscarlo, se transformó en el escudo cívico de “Terra mia”.

Obra elegida como Escudo cívico de “Terra mia”

Al principio fueron las imágenes de los lugares que yo había vuelto a transitar, la casa en la que había nacido, las callecitas que invitan a transitarlas. Recuerdo que cuando las camine las personas se me acercaban y me contaban las historias de mi niñez, de mi familia. Entonces traté de plasmar los recuerdos, esas puertas y ventanas que me llevaron a preguntar qué pasaba detrás. Después surgieron otras. Al principio, cuando veo la tela en blanco, tengo miedo, una especie de zozobra, una búsqueda. Comienzo con una imagen y ella misma me va dando pistas por dónde seguir.

—¿Cuáles son tus fuentes de inspiración?
—Depende de cómo estoy en mi vida personal. La pintura es un medio que me libera y puedo transmitir mis sentimientos más profundos. Respecto de las imágenes, me tengo que enamorar de ellas para comenzar. Después las voy cambiando.

—Pintanos con palabras tu lugar creativo. ¿Qué no puede faltar allí?
—Algunas veces necesito soledad, concentrarme y perderme en mis pensamientos, sin que nadie esté a mi alrededor. Quietud.

Conocé más de Ida De Vincenzo aquí.

—¿Qué te gusta comunicar a través de las imágenes?
—Amor. Paz. Las historias de muchas personas, sacarlas del anonimato.

—¿Cuál es el sentimiento que predomina al ver aquello que imaginaste plasmado en el lienzo?
—Siento que podría haberlo hecho mejor.

—¿Cuáles son los sueños que aún no pudiste pintar?
—Los que están dando vueltas y todavía no pude descifrar.


Premio Reina del Plata 2018

El fin de semana del 11 y 12 de agosto, en el Hotel Claridge de la ciudad de Buenos Aires fueron entregados los premios Reina del Plata, en los cuales Ida De Vincenzo fue galardonada con el “Premio Doble Platino Artístico”.

Participaron del evento locutores, periodistas, animadores y artistas de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Chubut, Tucumán, Salta, San Juan y Mendoza, entre otras provincias. Y desde el exterior llegaron desde Colombia, Peru, Chile, Estados Unidos, Uruguay e Italia.

El Premio Reina del Plata es un galardón nacional que celebró su primera edición en el 2012 y es organizado por Ideas Creativas Grupo 4, con la idea de trabajar en la integración de los actores culturales y sociales de Latinoamérica.

3 comentarios

  1. Ida mis sinceras felicitaciones por tu relato fue una maravillosa expresión narrada desde el alma , desde tu propia voz interior que te trajo recuerdos de tu historia.
    Esa historia narrada por tus padres y que pudiste comprobar ,nada mas bello que poder cumplir tus sueños. Yo, habia prometido a mi padre que lo llevaria a su España cuando con mi trabajo de profesora de danzas españolas ,no pudo ser partió
    antes de ese tramo, solo quedo en mi lo marcado por el él amor por España y Nuestra Argentina que aun sigo sembrando su pasado a traves del arte folclorico desde 1961 hasta la actualidad 57 años de docencia .besos miles y gracias por compartirla. Bendiciones.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*