“Furia de libertad”, la nueva obra de Karel Hänisch, en la voz de su autor

Por Andrea Viveca Sanz

Los viajes son oportunidades para salir de lo cotidiano e internarse en lo desconocido. Al abrir las tapas de cada libro es posible avanzar sobre rutas imaginarias para internarnos en otros espacios, en otros tiempos, y de esa manera viajar con nuestra imaginación.

Kärel Hanisch en su nueva novela “Furia de libertad” invita a los lectores a recorrer con él las rutas marítimas que llevaron a sus personajes a vivir una historia dentro de la Historia y a rozar los bordes de una leyenda.

Ambientada en geografías y culturas atrapantes, esta obra promete un encuentro con el amor.

En diálogo con ContArte Cultura, el autor cordobés desanda el camino creativo y cuenta detalles del libro que presentará el 27 de julio en la ciudad de Córdoba.

—¿Cuál fue la primera gota que cayó en las aguas de tu imaginación para comenzar a navegar por el argumento de “Furia de libertad”?
—Desde el inicio atiné a crear una obra que pueda profundizar los valores del hinduismo. Desde las creencias a lo largo de la India, en aquel entonces dominada por el Imperio Mogol del Siglo XVII, hasta las tradiciones más desconocidas, las guerras y, sobre todo, el amor. Además, tuve como eje central la idea de mantener dos horizontes en la novela. Ya que por un lado tenemos una historia llevada a cabo en las tierras del Imperio Español frente a la Corona de la Monarquía Hispánica con la regencia del rey Felipe IV, mientras que en India se desarrolla una lucha de poderes donde aflorará el amor, la traición, y la muerte. Como detalle, recuerdo que en un principio, al idealizar la novela, quise crear una historia donde hubiera batallas navales, duras despedidas y un extenso paso del tiempo, además de interesantes desenlaces. Puesto que Furia de Libertad es de esas novelas que no se puede predecir el final, ni siquiera al penúltimo capítulo.

—¿En qué tiempos históricos se desarrolla tu nueva obra?
—En esta respuesta haré referencia a la bajada de portada:

  • El ocaso del Imperio Español del siglo XVII.  Y como conté recientemente, es una novela que se desarrolla a partir del año 1640, atravesando gran parte de lo que fue el descenso de poder por parte de la corona española a causa de la crisis, las pestes, La Guerra de los Treinta Años e incluso la sublevación de parte de Cataluña impulsada por los campesinos. Además, tenemos conflicto naval en la ruta marítima que en aquel tiempo se trazaba en mapas hacia Goa, India; llamada en aquel período “La Goa de Oro”.
  • Una lucha de poderes en la antigua India. Respecto a India, nos mantenemos situados en tres escenarios; las tierras costeras de Goa en sus aventuras marítimas, la ciudad de Delhi bajo la tutela del sultán Shekar Radhav, y en la esplendorosa ciudad de Agra, ante la vista marmolada del Taj Mahal y frente a la ojeriza del Emperador Aurangzeb sentado en el Trono del Pavo Real.
  • Dos almas unidas por una misma leyenda. Finalmente, ambos horizontes, ambos tiempos, son enlazados por una leyenda que se afianza directamente a las historias paseanderas del Panteón Védico, relacionado, a su vez, por el mítico Corazón de los Cielos.

—Contanos por qué escenarios se moverán tus personajes y de qué manera trabajaste para construirlos.
—La construcción de los escenarios llevó una honda investigación, más al remontarnos a aquella época distante. Fue así que para ambientar tanto las tierras de España como de India, los personajes de esta historia hacen un paseo constante entre los monumentos más sobresalientes de la época. De ejemplo tenemos el Fuerte Rojo, el Taj Mahal, La Torre del Oro, el alminar Qutab Minar e incluso los verdes Jardines de Lodi, como también infinidad de descripciones urbanas y paisajes de la más viva naturaleza. Desde bosques, mares y ríos hasta grandes patrimonios.

—¿Por qué el título que elegiste?
—Furia de Libertad; Los Guerreros de Váruna y el Corazón de los Cielos es un título que me enorgullece. En él experimentamos toda clase de sensaciones. De más está decir que hay una lucha por libertades de todo tipo, desde físicas hasta espirituales y mentales. También se podrá indagar en la Hermandad de los Guerreros de Váruna que dejo todos los detalles a descubrir en el libro, y el lazo que se produce con una reliquia de piedra turquesa. No puedo revelar más detalles, los lectores serán libres de descubrirlo por sí solos.

—¿Quiénes son los protagonistas de esta historia y qué te gustaría resaltar de ellos?
—En esta novela lo que pude disfrutar, es que además de sus dos protagonistas también hay un gran número de personajes secundarios que tienen un fuerte impacto a lo largo de la historia. Podría decir, a modo informal, que todos son protagonistas a su manera. Acacia y Alazán se separan tras un golpe del destino; ella en España y él en India. Desde aquel momento, cada uno vivirá su propia aventura en simultáneo, conociendo a una gran variedad de personajes. ¿Qué me gustaría resaltar? Por fortuna no hay nada que pueda mencionar con exactitud, ya que ellos se enfrentarán a un largo paso de años y de eventualidades que los obligarán a cambiar; a evolucionar. No obstante, comparten una sensación, una misma lucha: en ambos nacerá la furia de libertad.

—¿Existe algún personaje secundario que quisieras destacar?
—Todos los personajes secundarios tienen historias muy profundas y gran participación a lo largo del escrito. En especial, los Guerreros de Váruna; jóvenes fieles a su hermandad y súbditos a su vez de su dios; el Jefe de los Aditias, el Urano de los Hindúes. Los miembros de este grupo, además de luchar, tienen una fuerte conexión con la naturaleza y la sapiencia de la vida. Constantemente avanzan hacia una purificación espiritual, indagando los temas más intrínsecos de la vida y de la muerte. Entre ellos, me gustaría destacar al luchador Narendra y al arquero Jaidev. Pronto los lectores sabrán la razón… razón qué hará latir varios corazones.

—¿Cuál es la ruta con la que soñás para este nuevo libro?
—Esta obra generó un cambió en mí. Evolucioné con él; de mente y de corazón. Porque mientras mis personajes indagaban en los verdaderos sentires de la vida y la pureza espiritual, yo pude acompañarlos en su camino. Crecí con ellos, aprendí. ¿Y qué puedo querer más que mis lectores atraviesen lo mismo? Furia de Libertad nos permite conocer la sabiduría flotante de la vieja India; aquella tierra bañada por la gracia del Panteón Védico y bendecida por la luz de las almas más sabias. Dicen que el arte sana, que el arte cura, entonces quiero curar con mi arte y demostrar que la literatura es la herramienta más valiosa que tendrá la humanidad hasta el final de los tiempos y de los ciclos posteriores. ¿Por qué? Porque a este mundo vinimos a marcarlo y a hacer historia, vinimos a demostrarle al mismísimo universo que nuestra raza puede y hará una huella en el destino, una tan grande que jamás será opacada.


Conocé más de Kärel Hanisch en la siguiente nota:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*