Gabriela Exilart cuenta qué sucede “En la arena de Gijón”, su reciente novela

Por Andrea Viveca Sanz
(@andreaviveca) //

Sobre la playa de otros tiempos, justo en ese margen en el que la guerra divide los afectos, el amor extiende sus brazos y se manifiesta para entrelazar los destinos.

Con la pluma cargada de arena, Gabriela Exilart deja caer las partículas de una historia en la que las aguas de los sentimientos serán capaces de desmoronar los castillos de las conveniencias.

Un mar de letras mece a las palabras que se derraman como olas sobre cada una de las páginas de esta nueva novela y que esperan a los lectores para sumergirlos en un territorio de emociones vivas.

En diálogo con ContArte Cultura, la escritora marplatense emerge desde el fondo de su obra, y cuenta cómo llegó a construir “En la arena de Gijón”, novela que nos presenta.

—¿Cómo llegaste a internarte en las arenas de Gijón para atrapar las primeras partículas que se convirtieron en la playa sobre la que descansa tu nueva novela?
—Fue una inquietud personal, dado que mis abuelos maternos vivieron la guerra civil española. De chica siempre escuchaba a mi abuela hablar de Franco y de los rojos, yo no entendía a qué se refería. Después fui comprendiendo un poco más y me sorprendió el hecho que ella fuera franquista y él republicano; un matrimonio por demás difícil. Eso me llevó a investigar y me sumergí en la historia, dando nacimiento a la novela, que aclaro, es pura ficción.

—Si tuvieras que elegir un objeto y un aroma que representen la temática principal de esta historia, ¿cuáles elegirías y por qué?
Como objeto elegiría un zapato, porque hay una escena que transcurre en la playa donde ella escapa y deja olvidado su zapato. Hay ahí una clara referencia a Cenicienta, un guiño, y ese zapato es una especie de símbolo. Aromas… más que aroma el olor de las explosiones de las muchas bombas que caen sobre la ciudad de Gijón.

—Despleguemos un mapa imaginario, ¿por qué geografías caminarán tus personajes? ¿Qué rutas atravesarán a través de tus palabras?
—Hay muchos escenarios por donde los personajes se mueven. Desde la pujante ciudad de Oviedo de principios de siglo hasta la creciente Gijón, con sus playas y balnearios. También hay escenarios de montañas y líneas defensivas donde ocurren los enfrentamientos; la retaguardia de cada batalla con sus pueblos de abastecimiento.

—¿En qué momentos históricos se detendrá el reloj de tu relato para mostrar los sucesos que atraviesan los protagonistas?
—La acción principal transcurre entre 1936 y 1939, abarca toda la guerra civil, focalizada en la región de Asturias. También hay algunos capítulos ubicados en 1900 y 1911, que tienen que ver con los padres de los protagonistas.

—Contanos de ellos, ¿quiénes son y que rasgos físicos o psicológicos los caracterizan? ¿Cómo llegaron a vos?
—Hay muchos personajes, comenzando por Purita, que fue un personaje secundario de mi primera novela, Tormentas del pasado. No la describo demasiado, creo que es la que menos descripciones físicas tiene, sólo que es menuda, pero de gran carácter y determinación. Por otro lado, tenemos a Aitor, un vasco francés, empresario, alto, un hombre de carácter, imponente. De ojos grises como el acero que vende. Personajes totalmente opuestos son los hermanos Noriega, Marco y Bruno. Uno es bello, atractivo y carismático, aunque algo irresponsable. El otro es un hombre común, de trabajo, serio y recto. Parecen el día y la noche.

—¿Qué importancia tiene la arena que forma parte del título?
—Sobre la arena ocurren hechos determinantes para la trama de la novela. Hay muchas escenas que transcurren en la playa, con el mar y la arena como testigos.

—¿Algo le quedó a Gabriela Exilart después de haber soltado ésta historia hacia las manos de los lectores?
—Quedó mucho por contar, quedaron algunos cabos sueltos que serán desarrollados en otra novela, porque la historia de la guerra y la posguerra me atrapó tanto que me es imposible desprenderme tan fácilmente.

—Unas palabras finales para invitar a la lectura de tu nueva obra y una foto que elijas para representar la emoción que resume el nacimiento de este nuevo libro.
En la arena de Gijón es una novela donde se pone a prueba la lealtad en su sentido más amplio. Tanto en la guerra como en el amor las familias, los amigos, los hermanos, se ven enfrentados a sentimientos encontrados donde deberán decidir qué camino tomar. Hay mucha pasión y mucho aprendizaje a lo largo de sus páginas. Los invito a recorrerlas. Como foto… elegiría una playa con palmeras, arena dorada y mucho sol, con el ruido del mar de fondo para recostarme a leer nuevamente la novela, esta vez, como lectora.


Conocé algo más sobre Gabriela Exilart en la siguiente nota:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*