Conéctate con nosotros

Música

Harry Styles en River: ese luminoso objeto del deseo

Publicado

el

Por Hernani Natale (*)

Ante una extasiada audiencia que colmó el estadio de River, Harry Styles completó la noche del domingo las dos jornadas del paso por nuestro país del “Love On Tour” con un efectivo concierto de corte estrictamente pop, en el que su sola figura bastó para colmar las expectativas de sus fans.

Precisamente, a diferencia de la gran mayoría de los grandes shows internacionales -y ahora también locales-, el espectáculo prescindió de una pomposa escenografía, un gran despliegue lumínico, pirotecnia o cualquier otro artilugio, por lo que la atención solo se centró en el protagonista de la velada, su banda y el impacto de las canciones.

En ese contexto, el carisma y magnetismo del ex One Direction, el gran desempeño de los músicos en escena y las melodías que obligaban como mínimo a mecer el cuerpo, apenas condimentado con unas modestas luces y pantallas, conformaron un irresistible cocktail en el que el pop tradicional se vio revitalizado.

Acaso la postergación de esta visita desde el 2020 por la pandemia de coronavirus fue el caldo de cultivo para que una suerte de histeria colectiva se apoderara del ambiente ante la mínima expresión ensayada por el artista británico, pero también es cierto que la oferta artística justificó la “harrymanía” manifestada desde temprano y a lo largo de todo el show.

Como no hay mal que por bien no venga, estas circunstancias permitieron que el joven artista llegara a la Argentina con un aclamado nuevo disco, “Harry´s House”, lanzado en mayo de este año, y casi la mitad del repertorio se basó en él.

Consciente de lo que despierta en su público, Harry Styles no privó a quienes asistieron de un sinfín de mohines, pero no reposó en eso y regaló también un puñado de muy buenas canciones, brillantemente interpretadas.

Allí contó con la complicidad de una notable banda conformada por seis músicos, tan aclamados por la concurrencia como al mismo artista británico, entre los que destacaron el guitarrista Mitch Rowland, la baterista Sarah Jones, el percusionista Pauli Lovejoy y la tecladista y guitarrista Ny Oh.

Y ante la ausencia de todo artilugio escénico, el gran impacto visual estuvo centrado en el protagonista de la noche y en la misma banda, vestida de overall y con un aparentemente estudiado equilibrio entre presencias femeninas, el toque racial en la figura de Pauli Lovejoy y el pulso rockero en los yeites de Rowland.

Tal como había ocurrido en la fecha del sábado 3, desde muy temprano el público se hizo notar con cánticos y un contagioso espíritu celebratorio, que explotó cuando minutos antes del inicio del show sonó en los parlantes “Modern Love” de David Bowie y “Bohemian Rhapsody” de Queen, para mantenerse en forma sostenida en la poco más de hora y media que duró el concierto.

En medio de gritos ensordecedores, al punto que por momento casi hacía imposible escuchar su voz, Harry Styles puso en marcha el ritual con una primera seguidilla conformada por “Music For A Sushi Restaurant”, “Golden” y “Adore You”.

Objeto de adoración, el artista puso el cuerpo al servicio de ello y se mostró por todo el escenario y las pasarelas que lo prolongaba hacia los costados y hacia el centro del campo de juego, mientras desgranaba pop de alto vuelo.

“Mi nombre es Harry y es un placer estar aquí esta noche”, saludó al término de la tercera canción, luego de incentivar expresamente el “olé olé” del público y antes de prometer “un gran show” y “una noche inolvidable”. En el mismo tono, a lo largo del recital, gritó varias veces “viva Argentina”, hizo alusión al Mundial de fútbol, mencionó a Lionel Messi y endulzó los oídos de la audiencia con elogios.

En un tono que combinaba un reposado pop y baladas de tintes románticos, fueron desfilando “Daylight”, “Cinema”, “Keep Driving”, “Satellite” y “She”. El clima intimista lo puso “Matilda”, la cual interpretó desde la pasarela que llevaba al centro del campo acompañado por las chicas de la banda; y lo continuó “Lights Up”.

Pero a partir de allí, el concierto pareció despegar definitivamente al ingresar decididamente en su pasaje más bailable con “Canyon Moon” y “Treat People With Kindness”; para finalmente enloquecer de manera definitiva al público con su recuerdo a su etapa en One Direction a través de “What Makes You Beautiful”.

Para el tramo final quedaron las festejadas “Late Night Talking”, “Watermelon Sugar” y “Love of My Life”, aunque todavía había tiempo para los bises.

Antes que regresara para sus últimas canciones, el clima mundialista que atraviesa a la mayoría del país pareció traicionar el amor del público hacia el artista cuando desde las tribunas bajó el cántico “el que no salta es un inglés”. Un pequeño momento en el transcurso general de la velada, pero suficiente para dar cuenta de uno de los más ridículos sinsentidos.

El artista, que el sábado había sorprendido al irrumpir muy temprano en el escenario para participar de los festejos por el triunfo argentino ante Australia en el Mundial, no acusó recibo y regresó para los bises, con nuevas palabras elogiosas para con los fans locales.

“Fue el más maravilloso fin de semana”, dijo, y encaró la despedida con la épica “Sign of the Times”, el más reciente hit “As It Was” y “Kiwi”. “Los amo. Hasta la próxima, Buenos Aires”, se despidió, no sin antes prometer un pronto regreso.

(*) Agencia de noticias Telam

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Debes iniciar sesión para publicar un comentario. Acceso

Deja una respuesta

Música

El Mañanero presenta su single “Blend”

Publicado

el

El Mañanero, grupo de música instrumental urbana, con fuertes raíces en el funk, el neosoul y el afrobeat, profundiza con “Blend”, su nuevo single, en su búsqueda de sonidos y texturas de la música electrónica, pero priorizando siempre “la tracción a sangre y el groove de la vieja escuela”.

La banda está integrada por Martín Jota Yubro en Guitarra, Rafael Sucheras en teclados, Lautaro Garro en batería y Martín Longoni en bajo, y cuentan con la colaboración de Papacho Salami en trompeta y Andrés Reboratti en saxo.

“Blend” es el primer adelanto del EP que se editará en los próximos meses.

(Fuente: La Vaquita Records)

Sigue leyendo

Mundo

Cuatro décadas del álbum que convirtió a Prince en una superestrella

Publicado

el

Prince diseñó “Purple Rain” como el proyecto que lo convertiría en una superestrella y, sorprendentemente, eso fue lo que sucedió. Más centrado y ambicioso que cualquiera de sus discos anteriores, el álbum editado hace 40 años encontró al músico consolidando sus raíces funk y R&B mientras avanzaba audazmente hacia el pop, el rock y el heavy metal, con nueve canciones magníficamente elaboradas.

Incluso sus canciones más conocidas no pisaron territorio convencional: “When Doves Cry”, sin bajo, es una obra maestra neopsicodélica inquietante y sobria; “Let’s Go Crazy” es una mezcla furiosa de guitarras metálicas, riffs stones y un ritmo de funk duro.

La canción principal, que da nombre al disco, es una balada majestuosa llena de brillantes adornos de guitarra. Aunque la composición de Prince estaba en su apogeo, la presencia de Revolution -grupo con el que sólo estuvo dos años- enfoca la música con mayor nitidez, dándole un toque más duro y agresivo. Y, con la guía de Wendy y Lisa, Prince se adentró fuertemente en la psicodelia, añadiendo hilos arremolinados al soñador “Take Me With U” y al hard rock de “Baby I’m a Star”.

Incluso con todas sus nuevas pero intransigentes incursiones en el pop, Prince no abandonó el funk, y la improvisación robótica de “Computer Blue” y el amenazante ruido de “Darling Nikki” se encuentran entre sus mejores canciones.

El álbum vendió más de 25 millones de copias y 2019 fue seleccionado para preservación en el Registro Nacional de Películas de los Estados Unidos por ser cultural, histórica o estéticamente significativa.

En conjunto, todos los experimentos estilísticos se suman a una sorprendente declaración de propósito y que hacen que “Purple Rain”, cuatro décadas después, sea uno de los álbumes de rock & roll más emocionantes jamás grabados.

Un film adelantada para su época

La película, que se lanzó el 27 de julio de 1984, fue coescrita y dirigida por Albert Magnoli. Inspirada libremente en la vida de Prince, el film recaudó más de US$70 millones en todo el mundo y ganó un Oscar a la mejor banda sonora original.

La cinta muestra a Prince en el papel de The Kid, un joven músico que lucha con sus demonios internos y la relación con su padre alcohólico, lo que se refleja en su música. Este retrato autobiográfico no solo fue un éxito en taquilla, sino que consolidó al músico como una estrella mundial desde una muy corta edad.

(Fuente: Agencia Noticias Argentinas)

Sigue leyendo

Música

Concierto de música de cámara con obras de Vivaldi y Händel

Publicado

el

El Ciclo de Música de Cámara del Teatro Argentino de La Plata continuará el jueves 23 de mayo, a las 20, con un concierto a cargo del Ensamble Vocal e Instrumental “Camerus”, que se realizará en la Sala Alberto Ginastera del complejo ubicado en Avenida 51 entre 9 y 10 de la capital bonaerense. Para este espectáculo, que integra las actividades programadas por el Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires, las entradas son gratuitas con reserva online.

El programa estará formado por “Gloria” en Re mayor, RV 589, de Antonio Vivaldi y “Dixit Dominus”, HWV 232, de Georg Friedrich Händel.

La dirección estará a cargo de Alejandro Nuss, fundador del Ensamble, y como cantantes solistas intervendrán Marisú Pavón (soprano I), Ayelén Isaia (soprano II) y María Kozlova (alto).

En 2014 Nuss (foto) creó y dirigió “Las Voces de la Usina”, para profundizar en el tratamiento del canto en la música de cámara. El grupo se presentó regularmente en la Usina del Arte hasta que en 2016 pasó a denominarse “Ensamble Camerus”. Se transformó en un conjunto vocal e instrumental dedicado a abordar con un enfoque camarístico un repertorio que abarca desde el barroco hasta el romanticismo.

Los integrantes del ensamble instrumental son destacados solistas y docentes especializados en estilo e interpretación histórica, por lo cual utilizan para sus actuaciones réplicas de instrumentos de época.

En sucesivas temporadas interpretaron grandes composiciones de Monteverdi, Bach, Mozart, Haydn y Brahms y este año, para celebrar su décimo aniversario, preparan tres programas barrocos sacros, con obras de Vivaldi, Händel, Schütz, Rameau y Charpentier.

Las entradas gratuitas, con reserva online, se podrán obtener a partir del martes 21 de mayo, a las 12, a través del link publicado en la Web y en las redes sociales del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires y el Teatro Argentino.

Las personas mayores de 65 años tendrán además la opción de reservar tickets de forma presencial, mediante un cupo de entradas destinadas a tal fin, el mismo martes 21 de mayo, de 12 a 18, acercándose a la boletería del Teatro y presentando su DNI.

Sigue leyendo


Propietaria/Directora: Andrea Viveca Sanz
Domicilio Legal: 135 nº 1472 Dto 2, La Plata, Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA Nº 2022-106152549
Edición Nº