La Biblioteca Popular Virrey del Pino y sus dos décadas de libros compartidos

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca)
Edición: Walter Omar Buffarini //

Clarisa Abaúnza tiene el privilegio de habitar un mundo de palabras, un universo pequeño en el que los libros son protagonistas y la impulsan a abrir las puertas hacia aquello que existe, aunque no siempre se ve.

En algún momento, algo se gestó en su interior, invisible, como un sueño que se puso en movimiento hacia una meta, como una primera letra a la que su unieron otras y otras, para apilarse en los deseos y dar vida a un espacio en el que la magia de la cultura es posible. De esta manera, el 6 de diciembre de 1999 nació la Biblioteca Popular Virrey del Pino, que actualmente dirige, y que es una puerta abierta para una gran movida cultural de la que muchos son protagonistas.

Porque detrás de los libros la cultura fluye como un río caudaloso que convoca, que reúne, que es lugar de encuentro y punto de partida, porque desde la palabra escrita, nacen otras palabras que se pliegan a la música, que se convierten en imágenes, que levantan vuelo para ponerse en movimiento sobre el movimiento mismo y transformar.

En diálogo con ContArte Cultura la docente, fundadora y directora de la Biblioteca cuenta la historia y la actualidad de ese espacio en el que la cultura transita, permanece y se comparte.

—Contanos un poco de la historia y de qué manera se gestó el proyecto que dio vida a la Biblioteca Popular Virrey del Pino, que dirigís.
—La fundamos tres bibliotecarias: Adolfina Deliantoni, Mónica Martínez y yo, quienes compartíamos el sueño de un espacio cultural y educativo no formal para la localidad. La Biblioteca Popular “Virrey del Pino” abrió sus puertas al público un 6 de diciembre de 1999.  En la actualidad cuenta con más de veinticuatro mil volúmenes para ser consultados y disfrutados por socios y usuarios vecinos de nuestra localidad y de su zona de influencia. Realiza en forma permanente actividades de extensión en Promoción del libro y la lectura con diferentes grupos de la comunidad: bebés y familias, niños y jóvenes, adultos mayores, jóvenes y adultos privados de la libertad, préstamo de baúles viajeros a instituciones con narradores y cuenta cuentos, cuenta con una biblioteca ambulante, “El Andariego”, que contiene más de mil quinientos libros seleccionados especialmente, visitando plazas, escuelas e instituciones con promotores culturales y actividades relacionadas con el arte y  las palabras. Organizamos la feria del libro de la localidad. Es un proyecto que fue creciendo y se ha transformado en el símbolo cultural zonal por excelencia. En su 10° edición (realizada en septiembre de 2016) fue visitada por más de diez mil personas. En cuatro oportunidades fue distinguida con el reconocimiento de interés por el Ministerio de Educación de la Nación (período 2011/ 2014). Nuestra última propuesta fue reconocida con la Primera Mención del Premio Nacional “Graciela Cabal” de Promoción de Lectura otorgado por la Conabip (Comisión Nacional de Bibliotecas Populares). En el 2010 fuimos distinguidos con el Premio Latinoamericano de Literatura Infantil y Juvenil “La Hormiguita Viajera”, otorgado por la Biblioteca Popular “Madre Teresa”. Y en el año 2012 hemos sido reconocidos con el Premio Pregonero en el rubro Biblioteca otorgado por la Fundación El Libro. Hoy seguimos trabajando en forma constante, posibilitándole a la comunidad el acceso libre y la democratización de los bienes culturales.

—¿Recordás cuál o cuáles fueron los primeros ejemplares que formaron parte de los cimientos de palabras de la biblioteca?
—¡Cómo no recordar los primeros libros que llegaron a nuestras manos ya en la biblioteca! Fue una colección de libros de literatura infantil editados por el periódico Página 12, que junto al sello Colihue conformaban nuestros primeros ejemplares: los del malabarista, los de Graciela Montes (creo que era una colección de mitología griega, Las mil y una noches, entre otros) que eran adaptaciones de los clásicos. Las bibliotecas personales de cada una de nosotras, y algunas donaciones súper importantes aportadas por vecinos y amigos. Cabe destacar que en ese momento también se adquirieron, con un aporte muy importante de la Cooperativa Telefónica, cerca de seiscientos libros de diversas temáticas que considerábamos infaltables en una entidad como la que estábamos abriendo.

—Están celebrando 20 años de trabajo en la difusión de bienes culturales, ¿qué cosas son las que rescatás en esos laberintos del tiempo en los que, seguramente, hubo muchos cambios?
—Indudablemente el evento más importante que realizó la biblioteca, y que ha quedado en la memoria de la comunidad, es la Feria del Libro durante 10 años consecutivos como explicaba anteriormente. Ha sido el evento por excelencia, porque nucleó todas las ramas del arte, y su influencia continua hasta nuestros días. Porque, como lo expresa en “La otra revolución”, el texto de María Teresa Andruetto dice: “Leer y dar de leer”, “como lo expresado por Michele Petit, mientras más difícil es el contexto, más necesario es mantener espacios para el ensueño, el pensamiento, la humanidad. Espacios abiertos hacia otra cosa. Espacios donde volver  a las fuentes, donde mantener la propia dignidad, porque la literatura es metáfora de la vida, una vida para los vivientes no siempre fácil de significar. Salir de uno mismo para ser por un momento otro, aunque sea de manera ilusoria, esto es, entre otras muchas cosas, lo que nos propone la literatura”. Y otro de los que me parece sustanciales es el proyecto de extensión y apertura comunitaria que va al encuentro de nuevos lectores, garantizando la llegada a todos los ciudadanos que habitan lugares distantes y desprotegidos de nuestra localidad., como lo es la Biblioteca Móvil “El Andariego”. Se promueven encuentros entre textos y lectores, observando las particularidades de las manifestaciones culturales de la población. Las actividades se llevan a cabo por parte de mediadores profesionales y voluntarios de la Biblioteca Popular. Se realiza animación a la lectura y al libro, en escenarios tradicionales comunitarios, pero especialmente en ámbitos no tradicionales con actividades en espacios a cielo abierto y en instituciones de la propia localidad y su zona de influencia. La presencia en esos espacios no convencionales constituye un desafío para que se hable de cómo, por qué, y para qué leemos, a vivir el libro y la lectura desde una visión más liberadora que encierra mensajes poderosos y estimulantes para la reflexión: Libros y Lectura para lectores y no lectores, y desde ahí el desafío de contribuir a formar lectores desde el no ser lector, conjugar formas de leer no tradicionales que los chicos y jóvenes manejan en general sin dificultades con la lectura convencional que parece ser patrimonio de otras generaciones. Y en eso consiste la promoción del libro y la lectura en diversos soportes para que lectores y no lectores de todas las edades y otros mediadores, puedan tener acceso de manera aparentemente informal en espacios no tradicionales a este mundo maravilloso y fascinante que está en permanente actualización…

—Hablemos de números, ¿con cuántos ejemplares cuenta hoy la biblioteca y cuál es el promedio de visitantes cada día?
—Actualmente estamos procesando el ejemplar número 24025 de nuestro inventario y el promedio de usuarios diarios es de alrededor de 50 personas. La biblioteca se encuentra muy actualizada, ya que todos los años participamos del Programa Libro %, y adquirimos las novedades editoriales y materiales solicitados por los socios de las más diversas temáticas.

—¿Es necesario asociarse para hacer uso de las instalaciones?
—Para usar las instalaciones no es necesario ser socio. Es un espacio gratuito, por eso somos una biblioteca popular, y el uso de los materiales en las salas se realiza sin ningún tipo de canon. Ser socio es necesario para retirar libros al domicilio particular. Asociarse a la Biblioteca Popular permite ser parte de esta entidad conformada como una asociación civil sin fines de lucro. Te posibilita participar activamente de las actividades que en ella se desarrollan, obteniendo como beneficios sociales una bonificación especial en talleres, seminarios y cursos. Las instituciones escolares o barriales pueden acceder a través de la asociación a visitas guiadas y baúles viajeros (préstamo quincenal de una colección de 80 ejemplares a elección de acuerdo a la temática que se encuentren trabajando) dos veces al año.


Actividades destacadas

Bebeteca: Espacio destinado a fortalecer el vínculo entre el bebé, el adulto y la lectura. (Para niños de 45 días a 3 años)

Narración de cuentos: Destinado a acercar la literatura y al arte de escuchar cuentos a los niñes.

Ludoteca: Espacio destinado a reencontrarse con el placer de jugar y compartir el tiempo lúdico con otros (Para niños de 6 a 99 años)

Banco de Lectores Narradores sociales “Curander@s de palabras”: Grupo de donadores de lecturas enmarcados en el proyecto Argentina Narrada de María Héguiz

Talleres experimentales:

Percusión Espacio de experimentación con instrumentos para chicos de 7 a 12 años y para jóvenes y adultos

Historieta  (para mayores de 12 años)

Dibujo y caricaturas: Para niños y jóvenes

Taller de Música con orientación en Guitarra (Arancelado)

Encuentro Regional de Historieta e historietistas

Festival Roldandevetacheada: Festival literario destinado a promover y difundir la obra literaria de Gustavo Roldán y Laura Devetach

Ciclo: “Agendado cita a las 18.00 hs.” Espacio mensual destinado a la presentación de novedades editoriales por parte de sus autores y sus ilustradores.

Cine Club: Espacio destinado a encontrarse, mirar y charlar sobre diferentes propuestas cinéfilas.


—La puerta de la biblioteca es una boca de entrada hacia la cultura en sus diversas formas, pero también una boca por la que salen “palabras viajeras” que pretenden llegar más allá, ¿cómo se vive la experiencia de la biblioteca ambulante “El Andariego” y qué son los “Baúles viajeros”?
—La experiencia con El Andariego es altamente satisfactoria, es una forma diferente de acercar y llevar libros y literatura a espacios no formales: plazas, sociedades de fomento, entre otros sitios. Por su parte, un baúl viajero, es como un cofre del tesoro, donde los libros brillan como piedras preciosas, maravillan como collares de perlas, pesan como verdaderas monedas de oro, es un botín esperando ser encontrado, descubierto. El mapa es fácil de seguir, unos cuantos pasos hacia la derecha, otros menos hacia la izquierda, subiendo las escaleras. Una colección de ochenta libros seleccionados especialmente para las instituciones asociadas que lo requieran.

—¿Cómo es un día típico entre los libros? ¿Quiénes son los que más consultan y qué buscan?
—El día es variado. Hay momentos de proceso del material bibliográfico, visitas guiadas de distintas instituciones, atención de usuarios, preparación de eventos, atención y seguimiento de redes sociales, planificación de nuevos proyectos. Tienden a ser vertiginosos algunos y otros más serenos, depende también de la época del año, de las propuestas para ser desarrolladas en ese tiempo, entre otras circunstancias que puedan darse. Nuestros usuarios mayoritariamente buscan literatura de autor. Contamos con un consumo de literatura infantil y juvenil muy importante. Nuestra sala infantil “Graciela Cabal”, es una sala excepcional de la biblioteca. También son un clásico los textos escolares para la realización de tareas. La biblioteca ofrece wifi gratis, lo que atrae al público adolescente, que además permite el uso del sector de historietas. 

—Un sueño que te gustaría compartir con nosotros para ese mundo de letras del que formas parte.
—El gran sueño creo que es poder contar con una casa o espacio propio para la entidad, donde seguir desarrollando este trabajo que nos acerca y nos permite acercar a otros al maravilloso mundo de las palabras.


Lo que resta de 2019

  • Encuentro de títeres gratuito a cielo abierto.
  • Encuentro con autores en el marco de “Agendado: Cita a las 18 hs.”
  • Talleres.
  • Imposición de la biblioteca abierta (casita de libros) en la plaza central de nuestro barrio.
  • Puesta en marcha de dos proyectos innovadores: la “Biblioteca de semillas” y la “Botica literaria”.
  • Festejos por la conmemoración de nuestros primeros veinte años de vida.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*