Conéctate con nosotros

Literatura

La Feria del Libro de Rosario vivió la edición más exitosa de su historia

Publicado

el

Con más de 360 mil visitantes, la Feria Internacional del Libro de Rosario cerró el fin de semana su edición más masiva hasta la fecha, un récord que pudo advertirse en las filas inmensas para firmar ejemplares o ingresar a las charlas y homenajes, y en las elevadas ventas que crecieron un 40 por ciento respecto al año anterior y que posicionaron al evento como una fiesta cultural, sin abandonar la escena social, política y ambiental como demostró el discurso inaugural de Claudia Piñeiro al denunciar el “ecocidio” que sufren los humedales del Delta del Paraná y que no deja respirar a los rosarinos.

Este año la agenda de la feria que ya lleva 24 ediciones, se tornó prolífica y heterogénea con un promedio de 25 actividades por día, en las que desde las distintas salas del Centro Cultural Fontanarrosa y a través de actividades encarnadas por figuras de la literatura local y nacional se cruzaron concurridas mesas y charlas sobre el Mundial de fútbol, la defensa de los humedales, el género de autoayuda, la política, el teatro y el feminismo

Con 57 stands de librerías y editoriales, 300 escritores e intelectuales invitados y un predio extendido que abarcó grandes espacios al aire libre, todo con entrada gratuita, la “fiesta de las letras rosarinas” nucleó a más de 360 mil visitantes, duplicando las convocatorias anteriores, lo que marca un hito en su historia.

La masiva afluencia del público se vio reflejada en muchos de los homenajes y las charlas en las que la carpa de 400 butacas se vio desbordada y cientos de lectores debieron seguir las actividades desde una pantalla gigante ubicada en el patio del predio ferial, que se convirtió en un auditorio improvisado, en donde desde el suelo y con bebidas y snacks, ningún visitante se perdió la agenda diaria de la feria.

Las charlas de Pedro Saborido, Rep, María de los Ángeles “Chiqui” González, Cecilia Ce, Samanta Schweblin (vía streaming), la función de teatro de Luis Machín y los homenajes a Gerardo Rozín, Angélica Gorodischer, Juan Forn y Roberto Fontanarrosa fueron los eventos más convocantes, según indicaron los organizadores. También autores de notoria popularidad como el periodista Charlie López -autor del libro “Somos lo que decimos”- y la escritora Camila Sosa Villada pasaron alrededor de 5 horas firmando libros y recibiendo a sus lectores, que hicieron filas de varias cuadras para conocerlos en persona, hacerse selfies y entregarle recuerdos y regalos.

Las intervenciones del psicoanalista Luciano Lutereau y del escritor y periodista Reynaldo Sietecase tuvieron también una convocatoria inesperada para la organización y más de la mitad de los espectadores se quedaron sin lugar en las salas.

En cuanto a las ventas registradas, editores y libreros estimaron que vendieron entre un 30 y un 40 por ciento más que en el 2018 y coincidieron en que son números alentadores “ante un contexto económico difícil, con aumentos en los precios de los libros y los materiales como el papel”. En ese sentido, los organizadores promovieron convenios con distintos bancos para generar opciones de financiación y descuentos de hasta un 30 por ciento en las compras en stands de librerías y editoriales.

Si bien las cifras no son definitivas, el stand que más vendió por su “variada oferta” y sus “precios competitivos” fue el de la Biblioteca Nacional (BN), que en su primera participación dentro de la feria rosarina debió renovar stock por la gran demanda de sus ediciones.

En el stand de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), se dispararon las ventas del reciente libro “La música de las cosas perdidas” (Eduvim y UNR Editora), del ganador del premio literario Casa de las Américas 2022, Javier Nuñez y entre las editoriales independientes de menor volumen comercial, Último Recurso Ediciones obtuvo ventas importantes de su catálogo completo, en el que sobresalieron los libros del periodista rosarino Carlos del Frade.

“El reencuentro con el público y poder volver a recomendar lecturas siempre es algo a valorar”, aseguró a la agencia de noticias Télam, Nicolas Manzi, director de la editorial de la UNR. Al hacer un balance de la feria desde su mirada de editor, consideró que “fue un esfuerzo grande porque son muchos días trabajando con extensas jornadas, pero queda la sensación de que las cosas salieron bien y eso genera que uno siempre quiera seguir apostando al libro”.

Por su parte, el coordinador de la Feria, Marcelo Scalona, dijo que “la cantidad de gente que circuló por el predio superó las expectativas y como esta es una feria también de la industria y las ventas fueron muy buenas, estamos más que felices”.

“Queríamos que fuese celebratoria del libro pero también de la cultura rosarina. Que los visitantes entraran al encuentro de los escritores, de sus libros, y que al salir se encontraran con toda una propuesta cultural amplia. Había personas que pensaban que este tipo de eventos no podían suceder en Rosario, por el estigma de la violencia y la inseguridad, pero quedó demostrado que los sucesos populares son acogidos por los rosarinos que disfrutan de apropiarse del espacio público”, destacó.

Al referirse al discurso de apertura a cargo de Claudia Piñeiro, reveló que “hubo cierta desconfianza a la hora de elegirla, cierto resquemor por lo que podría decir y yo tomé la decisión como director porque estaba seguro de su gran prestigio y de su capacidad para hablarnos de literatura desde su posición política”.

Claudia recordó, al igual que (Guillermo) Saccomanno en La Rural, la necesidad del escritor profesional que es un trabajador y que debe cobrar”, recuperó Scalona y a su vez, consideró que la escritora “puso el foco en uno de los temas más dramáticos de la región como es el ecocidio” y aseguró que “a los dos días de su discurso tuvimos la represalia con el recrudecimiento de las quemas que fueron de las peores en los últimos tres años”.

La apertura a cargo de la autora de “Catedrales” tuvo un fuerte tono político en un sentido amplio de la palabra y abrevó en un racconto por las leyes que hace 10 años que esperan en el Congreso para ser sancionadas. A partir de ahí, la feria estuvo signada por sus palabras y durante los diez días que duró el evento, las cuatro pantallas distribuidas por el Centro Cultural Fontanarrosa, mostraron leyendas como: “Basta de quemas”, “Queremos respirar” y “Ley de humedales ya”.

Los números de la Feria

Duración

  • 11 días.
  • 150 horas.

Exposición

  • 360.000 asistentes
  • 7.000 m2 de exposición
  • 668,50 m2 de stands
  • 57 stands
  • 84 expositores (51 de Rosario y 33 del resto del país)
  • 7 espacios con programación (Auditorio Angélica Gorodischer, Escenario exterior, Espacio para las infancias, Sala Beatriz Vallejos, Sala Beatriz Guido, Sala Jorge Riestra y Espacio Hugo Diz).

Programación

  • Más de 500 actos culturales en salas (talleres, charlas, presentaciones, homenajes,etc.).
  • Más de 50 espectáculos y performances fuera de sala.
  • 250 narradores participaron en el Encuentro Internacional de Narración Oral.
  • 12000 estudiantes con visita guiada.

Medios y Redes Sociales

  • 10.000 seguidores en Instagram.
  • Más de 160 notas de prensa en medios gráficos y digitales.
  • Más de 95.000 visitas a la web del evento.

(Fuente: Agencia de noticias Telam – Autor: Mateo Fabre)

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrevistas

Ángela Gentile: “La necesidad de testimoniar la existencia es lo que te lleva a escribir”

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Hay una migración de las sombras, un desplazamiento de palabras, el testimonio que rompe los límites del encierro y muta. Viaja por distintos territorios, reviste los silencios, los pájaros tejen una lengua nueva, verso sobre verso, memorias.

¿Quién recordará el aroma del naufragio? ¿Dónde irán los pies que emergen de nuestros laberintos?

Atravesar nuestros laberintos, abrir los límites de las sombras, naufragar y atreverse al vuelo, oler la palabra que surge de lo cotidiano, darle forma hasta que rompa los silencios o por el contrario, dejar que ella misma se convierta en silencio en la quietud de cada verso, sólo para que el encuentro suceda.

Ángela Gentile es escritora, profesora de lengua y literatura italiana y española. Nacida en la ciudad de Berisso, desde su infancia pudo recolectar fragmentos de historias, vivencias y en ese recorrido, hacerse parte del gran vuelo de las palabras.

Contarte Cultura  charló con ella para entrar en su mundo de vientos y naufragios, de voces y de lenguas que delimitan los territorios que logran deshabitarnos.

—Comencemos esta charla con una imagen que te sirva para presentarte. Como si las palabras delimitaran las formas, te invitamos a seguir con los ojos de tu imaginación el vuelo de un pájaro. Sus alas van tejiendo, una a una las letras, que poco a poco, entre plumas y cielo se convierten en el comienzo de un poema. ¿Cuál es el primer verso que se te representa y qué nos puede contar de vos?

“La memoria es la medida del pájaro que cubre la imaginación.”

—Viajo por distintos territorios y sé que los revisito cuando los necesito, sin que medie el tiempo porque en la memoria siempre nos reencontramos.

—Y si hablamos de vuelos, seguramente recordarás cuándo y cómo comenzaron tus primeros intentos de desplegar las alas de la imaginación y animarte a escribir, ¿cuál es la “foto” de la infancia que podría resumirnos esos primeros intentos en el arte de escribir?

—La foto representaría la voz de mi padre leyendo y narrando las historias de Emilio Salgari, Stevenson y Julio Verne por un lado; por otro, mi madre recitando poesía gauchesca y también de Rosalía de Castro, la gran poeta de Galicia. Esos instantes sin duda fueron mi primer contacto con la palabra.

—Detrás de todo escritor hay también un lector. ¿De qué manera se relacionan en vos la lectura y la escritura? ¿Quiénes han sido tus referentes en este camino de palabras sin fronteras?

—Uno tiene una biografía lectora, una marca indeleble. Alguien que escribe debe leer a los maestros que están en los libros, ese es su único alimento. Escribí alguna vez que “La lectura es la libertad conquistada” y también que “Leer es imprescindible, respirar tal vez”, dos frases que uso para acompañar e ilustrar algunos proyectos. De ese recorrido lector puedo nombrar algunos y algunas; aunque sé que me olvidaré de tantos y tantas: Paul Celán, Olga Orozco, Miguel Hernández, Roberto Juarroz, Themis Speroni, Wislawa Szymborska, Fernando Pessoa, Octavio Paz, Álvaro Mutis, Adonis, Eugenio Montale, Alda Merini, Giuseppe Ungaretti, Costantino Kavafis y tantos clásicos.

—Más allá de las lecturas, es probable que existan imágenes, hechos u objetos cotidianos que actúen como disparadores de tus escritos, ¿qué te inspira a la hora de escribir?

—No lo podría precisar de verdad, aunque creo que la necesidad de testimoniar la existencia es lo que te lleva a escribir y eso es tan variado como misterioso.

—¿Cuáles son los “imprescindibles” en tu espacio creativo?

—Papel y lápiz es suficiente. No tengo espacios preferidos, no fabrico ninguna situación. La vida se encarga de atravesarte en un momento dado y si tenés dónde escribir se inicia esa magia; pero nada te asegura que llegarás, todo se parece más a un naufragio continuo que a una orilla grata.

—¿Cómo llegaste a publicar tu primer libro de poemas?

—A instancias de dos personas, una Antonio Dal Masetto quien conversando me dijo que debía publicar el libro que había recibido el Premio Nacional de Literatura (distinción suspendida durante los años de la dictadura). El Ministerio de Educación y Justica de La Nación en 1984 impulsó el Régimen a la Producción Artística y Literaria y convocó, concretándose en la Bienal 1985-87, que fue cuando lo recibí en nombre del Presidente de la República en el Palacio Errazuriz. La otra persona fue el helenista y poeta Horacio Castillo, quien me aseveró: “Ningún poeta es igual después de ver su primer libro publicado”. Ambos hicieron que me decidiera recién en el 2005.

—Y desde entonces fueron muchas las publicaciones y los reconocimientos…

—No llevo registro alguno. Escribo ensayos sobre problemáticas que me interesan como “Las lenguas y las canciones de cuna de la inmigración” (auspiciado por UNESCO); “Palabras, la voz de la mujeres indígenas” (Ediciones Hudson) y otros. Mi pasión es la poesía y dedico mucho tiempo a la reescritura porque se debe trabajar en una obra coherente y la misma no admite traiciones ni cansancio. Y como decía Federico García Lorca: “La poesía no busca seguidores, busca amantes”. Algunas distinciones, respondiendo a tu pregunta, fueron el premio nacional del cual ya di detalles, el Pregonero a la Prensa Gráfica (Fundación el Libro de Bs. As, 2009 por la revista Etruria que co-dirijo); distinción de la Asociación de Amigos de Nikos Kazantzakis (Suiza 2020); de la Academia de Letras Madrid, España (2020). Algunos momentos se transforman en premios de la vida como el haber sido invitada como poeta por la Universidad de Salamanca a las lecturas y posterior publicación por los 800 años de su creación en el año 2018, entrevistar a Umberto Eco para la revista Dall´Italia 2000 o ser incluida en la “Colección Juan Gelman de Poesía Argentina” del Ministerio de Justicia de la Nación.  Soy ciudadana distinguida de mi amada ciudad, Berisso, y hace unos días recibí la distinción al mejor guion en el Festival de Cine de la India (2022).

—Justamente, y porque las palabras circulan y van dibujando distintas historias, llegaste al guion del tan premiado corto “Out of mind”. ¿Cómo contacta a vos este proyecto y de qué manera viviste el proceso creativo?

Nicolás Isasi, un joven y talentoso platense que es director de cine, regisseur de ópera y músico, tuvo la amabilidad de convocarme. Un voto de confianza para mis poemas. Las palabras son increíblemente libres y te permiten recorrerlas para que se encuentren, se adecuen a las imágenes. Un ensamble de sentidos fue el proceso, una libertad absoluta.

—Para terminar y volviendo a nuestra imagen del comienzo, ¿cuál creés que será el próximo vuelo de Angela Gentile?

—Yo siempre estoy yendo, me gusta esa idea, y por ir tuve algunos recorridos inesperados como el que me llevó a  París donde la Editorial L´Harmattan publicó mi libro “Madrás” en francés y español. El mismo ya había sido publicado en Chile en la colección “Raúl Zurita” de Mago Editores y en Portugal, también bilingüe, en la Editorial Labirinto. El próximo vuelo espero me encuentre finalizando el ensayo sobre las danzas de la inmigración y el libro que mi agente literaria Marcela Hammerly aguarda que concluya sobre las mujeres artistas y escritoras italianas (un recorrido desde el Medioevo y varios siglos). Y los de poesía, que siempre son un trabajo de orfebrería, lento y hermoso.

Sigue leyendo

Literatura

Se desata la “Fiebre del libro” en la Biblioteca Nacional

Publicado

el

La Biblioteca Nacional organiza el próximo domingo la sexta edición de “Fiebre del libro”, una feria de libros y editoriales que apunta a difundir una parte importante (pero no siempre conocida) de la producción editorial local contemporánea, que tendrá lugar -en esta oportunidad en la Plaza del Lector Rayuela y en el Centro de Historieta y Humor Gráfico Argentinos.

De 14 a 19, se llevará a cabo una programación de espectáculos musicales, diversas actividades para grandes y chicos con la presencia de más de 80 editoriales. Además, se contará con un espacio dedicado a la historieta y el humor gráfico.

“La Fiebre del libro tuvo su primera edición en el 2016, se había interrumpido por la pandemia en 2020 y retomamos en el 2021 con otro nombre porque era un poco desafortunado hablar de fiebre. Pero este año volvimos a organizarlo con su nombre original, lo que nos pone muy contentos”, cuenta Jorgelina Núñez, del área de Publicaciones de la Biblioteca Nacional y organizadora del evento.

Núñez señala que la iniciativa consiste en “una feria de editoriales, en su mayoría independientes, que cubren todos los espectros; no solamente los literarios ya que hay libros de historia, de nutrición, para chicos, de ensayo, de poesía, de teatro”. La organizadora también celebra que en Argentina “es muy amplia y variada la oferta editorial”.

Más de 80 editoriales estarán presentes en esta oportunidad. Entre los stands, estará el de la editorial de la Biblioteca Nacional, que busca retomar a través del contacto directo con el lector “el significado tradicional de la feria como espacio de intercambio en el que la compra y la venta son parte de un acto cultural mayor que facilita el acceso al libro”, según informa la institución en un comunicado de prensa.

La “Fiebre del libro” comenzará a las 16 en la Plaza del Lector Rayuela con la presentación por parte de Ediciones Biblioteca Nacional del libro titulado “El banquete. Las cincuenta mejores entrevistas de un programa por amor al arte”, de Guillermo Saavedra, que recoge algunas de las casi cuatrocientas conversaciones realizadas por el crítico y ensayista en su emisión radial.

El autor conversará con el editor Sebastián Scolnik sobre “cómo surgió el programa de radio y la utilización de las grabaciones de las distintas emisiones para que se conviertan en libro”.

“Hablaremos también de la importancia de esas charlas por los personajes de lujo que han pasado como Ricardo Piglia, Abelardo Castillo, Ana María Shua, Luis Felipe Noé, Daniel Divinsky, Arturo Carrera David Viñas, Maitena Burundarena, Astor Piazzolla y Juana Bignozzi“, amplió el autor a la Biblioteca Nacional.

A las 17, el Centro de Historieta y Humor Gráfico Argentinos de la Biblioteca Nacional, se presentará la obra “Aún aprendo” de Lolo Amengual, un artista que transitó los más diversos caminos de la gráfica. Luego, a las 18, habrá un cierre musical de la cantante y compositora Maru Agostinelli, quien actualmente forma parte del proyecto de reggae “Rootment”, en la Plaza del Lector Rayuela.

Las editoriales que estarán presente en el evento son Kintsugi, Leteo, Ciccus, También el caracol, Años luz + Alto pogo, Conejos + Santos locos, Dualidad, Fiordo, Sudestada, Editorial de la flor, A-Marte, Cheuque, Nubífero, Párrafo Aparte, GES, Interzona, Factotum/Asunto Impreso, Marea, La Marca, Gourmet musical, Godot, Sigilo y Odelia.

También participarán El hilo de Ariadna, Seré breve, Clubcinco, Mochuelo, Eterna cadencia, Mardulce, Severled, Milena Caserola + Pocket, Miluno, Dedalus, Lenguaje claro + Motorlibros, Amauta&Yaguar, Tren en movimiento + Cúlmine ediciones también tendrán su lugar en la “Fiebre del libro” junto a Ediciones Winograd, Beatriz Viterbo, Hormigas negras, Pupek, Compañía naviera ilimitada, Riverside, Biblos, Didot, Paradiso, Crack-Up + Dragones de papel, Ediciones En danza, Omnívora, La bohemia y AFD ediciones.

Además, tendrán su stand en el evento KerMés de libros, Mil botellas, Los lápices, Hygea, Cordelia, Museo Marítimo de Ushuaia, Longseller, Quipu, Riderchail, Corregidor, Artexto, Adriana Hidalgo, Clara Beter, Indómita luz, Calibroscopio, Alegría + Burlesque + Matraca, Maten al mensajero, Loco Rabia, Antelia + La nave ilustrada, Ampersand, Colihue, Argonauta, Mansalva, La mariposa y la iguana, Historieteca, Deriva Ediciones, Purple Books + Black Cat Studio, Promesa editorial, Universidad Nacional de Quilmes y Té para tres.

Sigue leyendo

Literatura

“Ficciones” de Borges y “Facundo” de Sarmiento, obras universales de la literatura

Publicado

el

“Ficciones” de Jorge Luis Borges y “Facundo o civilización y barbarie” de Domingo Faustino Sarmiento fueron elegidos en un ranking de los 100 mejores libros de la literatura universal que elaboró el medio español ABC con la participación de más de 50 críticos y escritores, convocados a seleccionar cada uno las diez obras en su opinión fundamentales de las letras.

Así, en el puesto 33 quedó sin dudas el autor más universal de la literatura argentina, Jorge Luis Borges, seleccionado en este caso por su volumen de relatos “Ficciones” (1944), que reúne textos como “El Sur” que el propio escritor definió como “acaso” uno de sus mejores cuentos. Mientras que en el número 78, se ubicó el político y educador Domingo Faustino Sarmiento con los ensayos de “Facundo o civilización y barbarie”, obra que comenzó a publicarse en folletín en 1845 y se convirtió en un texto de enorme influencia en el imaginario político-cultural y el paradigma de época.

Se trata de los únicos dos textos de autores argentinos que conforman la lista de los 100 libros de la literatura universal elaborada por el suplemento cultural del medio ABC de España, en el que convocaron a dar su veredicto a escritores y críticos como Fernando Aramburu, Rodrigo Fresán, Arturo Pérez-Reverte, Lorenzo Silva, Berta Vias Mahou, Enrique Vila-Matas y Manuel Vilas, entre otros. Como resultado, una lista que demuestra la fuerza y vigencia formadora de los textos clásicos: “El Quijote” de Cervantes, el primer lugar, seguido por “La odisea” y “La Ilíada” de Homero; “La divina comedia” de Alighieri; “Hamlet” de Shakespeare“; y en sexto lugar “La Biblia”.

De hecho, sólo tres libros de los últimos cien años ingresaron a los 25 primeros puestos. En ese pequeño espacio para obras del último siglo, en el número 24, y siendo el primer latinoamericano en asomar en esta lista, quedó el realismo mágico del colombiano Gabriel García Márquez con “Cien años de soledad”. El Premio Nobel de Literatura también se llevó otro lugar entre los 100 fundamentales con “El amor en los tiempos del cólera” en el puesto 53.

En cuanto a escritoras, la primera en aparecer en el puesto número 11 es Emily Bronte con “Cumbres borrascosas”, seguida por Emily Dickinson y sus “Poemas”; Natalia Ginzburg y “Léxico familiar”; Iris Murdoch y “El mar, el mar”; Santa Teresa de Jesús por “Las moradas” y Jane Austen por “Emma”.

Otras obras que integran el centenar de obras fundamentales según la opinión de los convocados son: “La invención de la soledad”, de Paul Auster; “El año de la muerte de Ricardo Reis”, de José Saramago; 70. “Frankenstein”, de Mary Shelley; “Sóngoro cosongo”, de Nicolás Guillén; “Una habitación propia”, de Virginia Woolf; “Poeta en Nueva York”, de Federico García Lorca; “La metamorfosis”, de Franz Kafka; o “Pedro Páramo” de Juan Rulfo.

Sigue leyendo


Propietaria/Directora: Andrea Viveca Sanz
Domicilio Legal: 135 nº 1472 Dto 2, La Plata, Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA Nº 2019-79370965 Edición Nº