María Luz Malamud: “Quienes escribimos ofrecemos esa casa, ese espacio de reflexión, que son los libros”

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Por sus páginas ruedan palabras que riman la vida, unas sobre otras, arriba y abajo, sueltas, superpuestas, ágiles, quebradizas, letras inquietas que se mueven como peces, con el sabor de la menta, picantes, capaces de soñar una historia y atraparla.

María Luz Malamud, escritora y directora editorial de Pez Menta, charló virtualmente con ContArte Cultura para recorrer juntos su camino en el mundo de los libros.

Para comenzar y a modo de presentación, contanos qué imagen te sugiere en este momento la palabra libro. ¿Hay algo de vos en esa imagen?
—Me sugiere la imagen de una casa, un refugio, un lugar donde gestionar la realidad, donde transitar las cosas de la vida sabiendo que allí nada malo nos puede ocurrir. La ficción ayuda a gestionar lo que nos pasa en la vida, más en estos momentos tan difíciles. Puede que haya algo de mí. Quienes escribimos ofrecemos esa casa, ese refugio, ese espacio vivo de reflexión y de encuentro, que son los libros.

¿Recordás cuál fue el primer cuento o poema que escribiste?
—No recuerdo el primer texto, pero sí el primer libro que escribí, ilustré y encuaderné cuando tenía aproximadamente diez años. Eran aventuras en las que los protagonistas eran dos de mis hermanos. Siempre sentí fascinación por el libro como objeto.

¿En general, de qué manera se desata una historia en tu imaginación y qué pasos o rutinas seguís para atraparla con tus palabras y hacerla cuento?
—A veces las historias vienen solas y a veces hay algo que uno quiere decir y busca el modo de hacerlo, es una búsqueda. Lo más difícil es darle forma a esa idea, que lo que uno va a decir valga la pena. Para eso hay que pensar desde dónde lo vamos a decir, desde quién, todo ese proceso que es transformar una anécdota interesante en literatura. Para eso hay que sentarse y escribir, estar dispuesto a reescribir, a no apurarse, porque la escritura es un proceso de encuentro con las palabras, con el sentido. Lo que trato de tener es una rutina de escritura diaria, porque el ejercicio es importante, pero sobre todo el de lectura diaria. La lectura es el alimento de todo escritor.

¿Cuáles son las temáticas que te inspiran a la hora de escribir?
—Cualquier tema que comprometa mis emociones, que interpele al lector, que lo movilice.

¿Cómo construís a tus personajes? ¿Hay un trabajo conjunto con los ilustradores?
—Me gusta jugar cuando creo. A veces puedo tomar prestados personajes de la realidad y exagerar sus características o agregarle algunas disparatadas o fantásticas. También suele pasar que aparecen solos ante determinada situación. Muy pocas veces he podido pensar personajes con los ilustradores, pero ahora como editora voy a poder darme ese gusto.

Contanos tu experiencia editorial en las escuelas a través del taller “Hacedores de libros”.
—Hace ya dos años que no formo parte de la editorial que lleva adelante el proyecto, pero lo interesante de este es que los lectores participan de las distintas etapas de creación de un libro. Es gratificante, porque materializan sus creaciones y salen cosas muy buenas.

¿Cuándo y cómo nació Pez Menta, la editorial que dirigís junto al ilustrador Fernando Carmona? ¿Qué obras forman parte de su catálogo?
Pez Menta surgió en noviembre de 2019, hace muy poquito, y recién estamos dando los primeros pasos. Empezamos publicando una colección de poesía con seis títulos, resultado de un taller que coordino que se llama Rima Limón, y enseguida nos entusiasmamos y armamos un plan editorial para 2020. Lamentablemente la pandemia alteró esos planes. Recién estamos sacando el primer título, pero estamos con muchas ganas y explorando nuevos formatos de lectura.

¿Qué nos podés contar de tu último libro “Donde vive la música”, ilustrado por Nadia Romero Marchesini?
—Es un libro con una estética muy poética, que acompaña a la perfección los textos. La ilustradora supo crear pequeños universos poéticos para leer más allá de las palabras. Por mi parte, me interesaba que las palabras sonaran, que se enlazaran y crearan música, también que tuvieran sus propias imágenes. Estoy muy contenta con el resultado final, me parece muy importante poder llevar poesía en momentos tan poco poéticos.

¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?
—Estamos terminando un libro con Fernando Carmona que se llama ¿Usted, sabe? para Pez Menta, que saldrá después de Donde vive la música, y en uno de Nelvy Bustamante que se llama Hay duendes.

10- Como cierre, te dejamos un espacio en blanco para que sueltes un deseo.
—Que la cultura sea valorada, que haya muchos lectores y que los libros puedan encontrarse con ellos. Que no sea tan difícil vivir de los libros y la literatura. Que podamos seguir soñando y haciendo esto que tanto nos gusta.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*