Olga Drennen: “Hoy hay abundante pereza creativa, pero también autores que crean y creen para ser creídos”

Por Andrea Viveca Sanz

Habitada por las palabras, Olga Drennen camina entre letras que se expanden en metáforas y se convierten en poesía para conducirnos a otros mundos, con olor a papel y gusto a todo.

Con pasión construye las imágenes que alimenta con su voz y se convierten en puentes por los que los lectores viajan a espacios imaginados. Lo que fue dicho vuelve a decirse de manera nueva, endulzado por su pluma para permanecer y ,muchas veces,  transformarse en leyenda.

En diálogo con ContArte Cultura la reconocida escritora alarga su mano y nos invita a recorrer esos universos de tinta en los que es posible perderse, al otro lado de cada uno de sus libros.

—¿Qué personaje de alguno de los libros que escribiste sentís que es el que mejor te representa?
—Hay dos personajes. Uno es Terry, hija de la vaca Aurora, de mi libro de cuentos para chicos Lobo Cola Gris. El otro es Mariquita, personaje secundario de La noche olía a jazmines… Ambos libros publicados por Quipu ediciones.

—¿Dónde nacen las palabras que habitan tus poesías?
—Se originan en mi infancia más temprana, provienen de la escucha de poemas (tuve una tía, alumna de Alfonsina Storni, excelente lectora en voz alta de poemas) después, y hasta hoy, de la lectura de grandes poetas de todos las épocas y lugares.

—¿Una imagen que simbolice tu lugar creativo?
—La luz del monitor de mi compu y una taza humeante de café. (Ahora mismo, tengo las dos frente a mí).

—¿Cómo construís un cuento infantil?
—Siempre imagino la historia con una estructura básica, su protagonista /antagonista/personajes secundarios, si los hubiera; conflicto, época y lugar. Después, la relleno con detalles.

—¿Cómo es la arquitectura de una novela infantil o juvenil?
—Es milagrosa. A veces, comienza por el techo, tiene ventanas en el suelo y la puerta está dentro de una montaña de fuego, de hielo o de chocolate. Todo depende.

—¿De qué manera lográs internarte en el mundo del terror para que los lectores puedan trascender el miedo?
—Esta respuesta es la más fácil de contestar: soy muy miedosa. Entonces, pienso en qué me da miedo y como casi todo me da miedo…

—¿Qué imágenes de la vida cotidiana pueden disparar tu creatividad?
—Diría que casi todas, por no decir todas, soy buena nadadora.

—¿Tenés algún truco en especial para la construcción de un personaje?
—No que yo sepa. Digo, que me dé cuenta. Es posible que siempre recurra a determinada técnica, pero para mí, lo más importante es tratar de “verlo vivo” con una personalidad determinada, que sirva para la ficción. Puede tratarse de un monstruo que, de pronto, llame asustado a su mamá, alguien que hasta puede ser ilógico, pero debe ser creíble.

—¿Cómo ves la literatura infantil y juvenil en este momento?
—En este momento, parece un paseo de espejos, es decir, aparece un título, un género, un tema y se replica, se replica, se replica. Hay poca imaginación y abundante pereza creativa. Pero reconozco que también hay islas. Es decir, autores que se juegan y crean y creen (en sí mismos) para ser creídos.

—¿Cuál sería el dibujo de tu próximo sueño?
—Sería algo así como un té a lo Alicia en el País de las Maravillas. Es una mesa a la que mi nieta y yo estamos sentadas. Una mesa en la que volvemos cuerdo al Sombrerero Loco y más loca a la Liebre de Marzo.


Olga Drennen

Conocé más de Olga Drennen aquí.

Nació en San Martín, provincia de Buenos Aires. Es docente, poeta, ensayista, editora, traductora y autora de libros de literatura infantil y juvenil.

Jurado de Alija, del Fondo Nacional de las Artes, de los Premios Nacionales de Literatura Infantil de la Secretaría de Cultura de Presidencia de la Nación, del Premio Fantasía Infantil, entre otros.

Participó como exponente en distintos congresos nacionales e internacionales. Ha obtenido distintos premios por sus obras. Colaboró en varios medios de la Argentina. Participó en numerosas antologías. De entre sus traducciones, se destaca el cuento La carta robada, de Edgar Allan Poe. Ha traducido Alicia para niños, de Latramaquetrama.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*