Patricia Coria: “Saber que alguien se emocionó con algo escrito por mí es lo más maravilloso que me puede pasar”

 Por Andrea Viveca Sanz

Atenta a las palabras que afloran de su interior, Patricia Coria se entrega a la apasionante tarea de contar historias.

Con dedicación, toma cada uno de los hilos que se enredan en la vida misma y los entrelaza en tramas que son el reflejo de la realidad que nos rodea.

En ellas da forma a los personajes, que guía con su pluma para que avancen entre las letras y dejen huellas en sus libros.

Después, esos mismos protagonistas avanzan  por un puente invisible que los conduce hacia los lectores, a los que atrapan para que caminen sus historias.

En diálogo con ContArte Cultura, la escritora marplatense comparte sus vivencias y nos presenta su última novela Como clavel del aire.

—Para presentarte: un color, una canción y un aroma que te definan.
—Sin dudarlo, un color que me define es el violeta; es un color que me da energía y paz a la vez. Una canción, “Honrar la vida”, de Eladia Blázquez. Puedo escucharla una y otra vez sin dejar de emocionarme; es sublime, profunda, un verdadero poema. Un aroma, el jazmín; tengo tres plantas inmensas en mi jardín. Cuando florecen es una fiesta sentarme al aire libre a escribir con ese perfume maravilloso.

—¿Cuándo empezó en vos el deseo de expresarte a través de la escritura?
—Siempre expresé mucho más profundamente mis sentimientos a través de la escritura. Desde muy chica escribo dedicatorias y cartas para ocasiones tanto felices como tristes, intentando llegar al alma de las personas a quienes van destinadas. Me cuesta mucho más desnudar mi corazón hablando que escribiendo. Fue Gabriela Exilart quien me incentivó a escribir; me invitó a uno de sus talleres y fue un camino de ida. Jamás me había imaginado escribiendo ficción. Fue algo mágico y ella supo sacar lo mejor de mí. De allí en más no dejé de escribir y, por supuesto, de estudiar para perfeccionarme. Creo que el aprendizaje es un proceso constante que nunca termina.

—¿Qué te inspira a la hora de dar forma a una historia de ficción?
—Me inspira la realidad: el amor, el desamor, la traición, la ambición, la búsqueda de uno mismo, las relaciones interpersonales con todas sus maravillas y también sus conflictos, las pérdidas, las renuncias, los encuentros y desencuentros. En síntesis, la vida misma. Me inspiran situaciones que a cualquiera le puedan suceder y los sentimientos que todo ello conlleva.

—Contanos cómo fue el proceso de construcción de tus novelas.
—Al escribir mis dos novelas he tenido un eje central, un tema principal que me ha inspirado. Sobre él giran diferentes conflictos, sentimientos y puntos de vista. Por supuesto que también hay subtemas; nadie transita en esta vida enfocado en una sola problemática o situación. Busco situarlas en diferentes escenarios y contar un poco el pasado de cada protagonista y antagonista, de forma tal que sus reacciones y decisiones sean coherentes con su propia historia.

—¿Cómo nacieron tus personajes?
—Me hace pensar mucho esta pregunta. ¿Construyo los personajes o vienen a buscarme? No es un trabajo arduo de armado; llegan naturalmente con la historia que imagino. Creo que construyo más su aspecto físico, profesiones u oficios y gustos, que sus personalidades. Escribo sus reacciones y decisiones en forma espontánea, sin traicionar sus personalidades. Están ahí y yo les doy vida. Sólo he basado en la realidad a los padres de Augusto Urrutia, en Sinfonía para mis heridas. Mercedes y Eusebio fueron mis abuelos paternos. Los amé tan profundamente que quise que estuvieran en mi primera novela. Gracias a Dios su hijo, o sea mi padre, nada tiene que ver con Augusto.

—Si tuvieras que elegir tres palabras para definir “Sinfonía para mis heridas” ¿cuáles serían y por qué?
—Fortaleza, integridad y amor. Fortaleza, porque Mariana debió enfrentar grandes sacudidas en su vida. Integridad, porque en cada decisión fue ella misma y fue fiel a sus sentimientos. Amor, porque atraviesa toda la historia: amor de pareja, de hijos, de padres, de amigas.

—¿Qué nos podés adelantar de tu segunda novela “Como clavel del aire” que estás por presentar?
—Te puedo adelantar que es una historia de sentimientos muy hondos, de situaciones que dejaron huellas indelebles en sus personajes. Son tres sus protagonistas, con historias de vida que los ha enfrentado a momentos duros en los cuales el mundo se les movió a sus pies.

—¿Qué se esconde en el título que elegiste?
—Algo muy significativo, y el lector descubrirá al final el porqué de su elección.

—¿Estás pensando en nuevos argumentos o te tomás un descanso al terminar cada obra?
—Cuando terminé de escribir Sinfonía para mis heridas ya tenía en mente el argumento de esta segunda novela. Culminé Como clavel del aire con el corazón conmocionado. Me costó despegarme de Pilar, Martín y Lautaro, pero ya tengo un argumento sobre el que estoy trabajando. Este fue un año en el que escribí varios cuentos que me llevaron mucha dedicación, y eso me ayudó a sacudir mi cabeza de esta última historia.

—¿Podés contarnos tus sueños como escritora?
—Continuar aprendiendo. Escribir todo aquello que me llene el alma y me dé placer, y que quienes lean mis novelas o cuentos sientan lo que trato de transmitir: arrancarles una sonrisa, una lágrima, darles alguna esperanza. Saber que alguien disfrutó, se emocionó o se sintió acompañado con algo escrito por mí es lo más maravilloso que me puede pasar en este camino de las letras.

(Cononé más de Patricia Coria aquí)


1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*