“Che, memorias de un año secreto”, por Cine.ar Play

El documental “Che, memorias de un año secreto”, ópera prima de la cubana radicada en Brasil Margarita Hernández, que narra aspectos desconocidos de la desaparición de Ernesto Guevara de la esfera pública en el año 1965, será estrenado este martes en Argentina a través de la plataforma Cine.ar play.

De la mano de un riguroso trabajo de investigación que incluye revelaciones de tres exagentes del servicio de inteligencia cubano acerca del Guevara dispuesto a ponerle el cuerpo a guerrillas revolucionarias, la documentalista echa renovada y atractiva luz sobre un período poco explorado en la vida personal y política del legendario combatiente argentino-cubano.

“Ya era sabido que el Che había estado en Tanzania y en Praga y luego había entrado clandestino a Cuba, pero este capítulo de su vida no había sido hilvanado en detalle, ni en sus biografías, ni en forma de documental”, señala Hernández a la agencia de noticias Télam desde Ceará, Brasil, donde dirige el Festival Iberoamericano de Cinema que desde el sábado cumplirá su 30ma. edición.

En comunicación a través del correo electrónico, detalla que para el filme “reuní a los protagonistas de la operación, viajé a Praga e investigué en los archivos del STB, antigua policía secreta checa, donde encontré documentos muy interesantes sobre la historia de la casa en que estuvo escondido, lugar que también sirvió de refugio a muchos guerrilleros latinoamericanos durante la guerra fría”.

Además, la cinta en que tomó parte la productora argentina Cinema 7 Films, recurre a testimonios de Jon Lee Anderson, Oscar Fernández Mel, Ulises Estrada, Víctor Dreke, Juan Carretero Ibáñez, Harry Villegas, Orlando Borrego, Luis Carlos García Gutiérrez, Abel Posse, Jitka Bílková, Tomek Propop, Juan Braun, Vlastimil Kalcky y Leonardo Tamayo Núñez.

Tras su abrupta salida de la plana principal de la conducción política en Cuba en donde ejercía el Ministerio de Industria y luego de una trunca experiencia en Congo, con identidad falsa y rostro transformado burla la vigilancia de la CIA y la curiosidad de la KGB y se esconde en Dar es Salaam, Tanzania, y después en Praga, esperando que el servicio de inteligencia cubano le prepare su próximo destino.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*