Penélope Chauvié: “Cada vez que comienzo un proyecto, trato de descubrir una forma nueva de expresarme”

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

No existe una receta. A veces, un poco más de color, otras,  algo de líquido que diluya las formas, la temperatura justa en las miradas, una llamarada en los ojos, el fuego de una sonrisa, las palabras descongeladas a tiempo y sobre todo el reposo, el instante silencioso de la distancia entre el artista y su obra, el momento de soltarla.

No hay una receta sino un camino, como una muda repetición de la memoria que teje cada vez una historia nueva.

La ilustradora y diseñadora textil Penélope (Lope) Chauvié charló con ContArte Cultura de manera virtual para presentarnos su mundo de creaciones, tejido con palabras dibujadas.

—Comencemos esta charla virtual con un juego de presentación. Queremos poner en tus manos un objeto simbólico que en tu caso será una maceta, cuyas características dejamos suspendidas en el aire de tu imaginación. Dentro de ella nace una planta que tiene mucho de vos, ¿cómo la percibís? ¿Qué cosas de nuestra planta imaginaria te servirían para definirte?
—Si pienso en una maceta que me represente, se me viene a la mente una cilíndrica, con una gran base, que está firme sobre ella, segura del lugar que ocupa y sosteniendo lo que contiene con mucho amor. Y dentro crece una planta suculenta, firme por fuera y por dentro llena de líquido, de imaginación, de ideas que se mueven, que fluyen y que dan como resultado unas florcitas que salen cada tanto. Trabaja mucho por sacar las flores, recorre mucho en su interior, hace y deshace, hasta lograr el resultado que quiere.

—Si pudieras regresar al pasado en busca de la punta del hilo con el que se fue tejiendo tu gusto por el arte, ¿en qué lugar y en qué tiempo encontrarías ese comienzo, el punto de partida de tu camino como ilustradora?
—Recuerdo que en mi casa, desde muy chica, siempre hubo libros de arte. Me acuerdo en particular los de Matisse y del Bosco, que me encantaban, los miraba muchas veces y cada vez descubría algo nuevo. Además, tenía varios libros ilustrados que amaba y que al día de hoy a veces encuentro en mis producciones muchas referencias a ellos. Mi mamá y mi papá me incentivaron siempre en la creatividad. Desde los 3 años fui a un taller de arte que continué hasta los 18, cuando me mudé de ciudad para estudiar. Podría decir que mi relación con el dibujo nació en el momento en que tuve un lápiz en la mano.

—¿Qué temáticas disparan tu imaginación y tu creatividad? ¿Cuáles son los ingredientes necesarios para cocinar una historia ilustrada?
—Me inspiran las formas de la naturaleza, sobre todo la botánica y el fondo del mar. Siempre que puedo agrego flores y plantas a mis ilustraciones. Para mis proyectos ilustrados siempre parto de alguna premisa que quiero que se vea, que interpele al lector. Me interesa entrar en temas que por ahí no se hablan tanto, por ejemplo, ahora estoy trabajando en un proyecto que habla de los celos entre amigos. También hice dos, uno publicado y otro que está esperando a serlo pronto, acerca del trabajo doméstico no remunerado que recae siempre en las mujeres. Luego me meto en la técnica. Cada vez que comienzo un proyecto, trato de descubrir una forma nueva de expresarme, con nuevos materiales o nuevas formas de aplicarlos. Y otro elemento al cual le doy mucha importancia es al color. Disfruto mucho ese recorrido, buscar la paleta, los colores principales y las combinaciones que más me ayudan a contar lo que quiero.

—Mirando a tu alrededor, nombranos dos cosas de tu espacio de trabajo que sean fundamentales al momento de crear un personaje.
—Primero recurro al lápiz. Dibujo, redibujo, borro, calco y vuelvo a empezar. Pero a veces los personajes no salen tan fácilmente, entonces me vuelco a la tinta, hago manchas en las hojas y luego busco caras y cuerpos que voy puliendo para llegar a un personaje que me agrade y que transmita su personalidad.

—Y hablando de los personajes, ¿cómo se manifiestan en medio de los trazos o los colores? ¿Qué es lo primero que percibís de ellos?
—Cuando recurro a la mancha suelo hallar personajes un poco monstruosos, que es algo que me gusta mucho, que no sean cuerpos tan normalizados. Si son personas trato de hacerlas gordas, o con cuellos exagerados, despeinados, etc. Y si son animales suelo hacerlo poco realistas, creo que eso le da impronta a mi trabajo. Lo primero que percibo es una actitud o una reacción. Muchas veces mis personajes primero están enojados o asustados, y luego van apareciendo en sus facetas más amigables a medida que los voy puliendo.

—¿Un material que te represente para dar vida a tus obras?
—Tengo muchos, pero en este momento el lápiz y la textura que deja con el papel.

—¿Cuáles son las técnicas con las que trabajás habitualmente?
—Siempre hago un primer boceto a mano con lápiz, luego decido si voy por la opción digital o manual y digital. Si elijo la primera, escaneo y redibujo en la compu. Si elijo la segunda, hago el dibujo en hojas con texturas, le agrego tramas, sombras y detalles, para después escanearlo y darle color en la pc. Otra técnica que utilizo mucho es la témpera, me gusta su opacidad y la variedad de colores que ofrece.

—¿De qué manera nace un pattern? ¿Hay en esa repetición palabras escondidas?
—Los patterns surgen a partir del juego. Suelo hacer muchos motivos que luego voy combinando para formar una trama. Es un recorrido que disfruto mucho, sacar elementos, agregar, volver a dibujar y adaptar. A veces desde el principio sé qué quiero contar con un pattern o qué sensación quiero dar, pero otras veces eso se da a medida que lo voy haciendo.

—Contanos en qué proyectos estás trabajando actualmente.
—En estos días estoy con un proyecto de libro álbum de autoría integral y escribiendo nuevas historias para luego ilustrarlas. Además, estoy trabajando en ilustraciones únicas con motivos florales, que todavía no tienen un fin muy certero, pero que seguramente pronto encuentren su formato para ser parte de un proyecto.

—Volviendo a nuestra maceta del comienzo, ¿qué deseo te gustaría sembrar en su tierra fértil?
—Mi deseo es que todas y todos podamos tener acceso a historias ilustradas hechas con amor, que nos hagan pensar y disfrutar de la lectura y la ilustración.


Conocé más de Penélope Chauvié aquí.


1 comentario

  1. Que hermoso encontrar a este encanto de persona y de artista por acá. Tiene trazos únicos dónde genera pasajes maravillosos, en los que acarrea escencia y magia.
    Penélope escapa a los estereotipos, recoge lo invisible, e ilumina con una paleta tan particular que genera sensaciones únicas e impensadas para este medio.
    Agradezco mucho su arte💕

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*