Conéctate con nosotros

Literatura

“Nuestra parte de noche”, de Mariana Enriquez, entre las 100 obras recomendadas por Time

Publicado

el

La novela “Nuestra parte de noche”, de Mariana Enriquez, quien este miércoles celebra sus 46 años, resultó una de las 100 lecturas recomendadas por la revista estadounidense Time y la única recomendación de autoría argentina que se incluyó en el reconocido listado que año a año hace un repaso por lo mejor de la literatura publicado durante el año en ese país.

“Nuestra parte de noche”, la novela lanzada en Argentina en 2019, llegó este año a Estados Unidos con el título “Our share of the night” manteniendo el exitoso camino que inauguró desde el llano argentino: se trata del único libro local recomendado por Time entre las 100 lecturas favoritas del año.

Editada como la novela ganadora del Premio Herralde 2019, “Nuestra parte de noche” obtuvo, el mismo año de su lanzamiento, los premios Kelvin 505 a la “Mejor novela original en castellano”, Celsius a la “Mejor novela de ciencia ficción, terror o fantasía escrita en español”, y el de la Crítica de Narrativa Castellana.

El libro de unas 700 páginas se convirtió en un éxito de crítica y de ventas, con una circulación marcada, en su primer año, por el impacto de la pandemia de coronavirus. En Hispanoamérica lleva 30 ediciones y fue traducida al italiano, francés, alemán y noruego, además del inglés.

En Estados Unidos “Nuestra parte de noche” fue un éxito desde comienzos de este año, con elogios de reconocidos medios con destacadas secciones dedicadas a la cultura literaria como The New York Times.

La novela recorre los años finales de la última dictadura argentina y los comienzos de la era democrática a través de la historia de un padre y un hijo con poderes otorgados por dioses antiguos y oscuros.

Ambos son médiums en una secta que los utiliza para comunicarse con lo que el libro presenta como la Oscuridad. La secta está manejada por la familia política del padre, Juan Petersen, que busca cortar todo vínculo, en un relato en el que se cruzan el terrorismo de Estado.

En la sinopsis se lee: “Un padre y un hijo atraviesan Argentina por carretera, desde Buenos Aires hacia las cataratas de Iguazú, en la frontera norte con Brasil. Son los años de la junta militar, hay controles de soldados armados y tensión en el ambiente. El hijo se llama Gaspar y el padre trata de protegerlo del destino que le ha sido asignado”.

Sobre la autora

Nacida el 6 de diciembre de 1973, Enriquez es una escritora argentina que ha generado un extraño fenómeno: sus lectores dan cuerpo a una masa de fanáticos y seguidores con gestos más parecidos a los que le prestan adoración a legendarios grupos de rock que a la fauna que puede encontrarse en cualquier evento librero.

Ayudada por la red social Instagram, la reconocida periodista -por su trabajo y crónicas literarias en publicaciones como el diario Página/12 o la Revista Anfibia– cruza constantemente su literatura con expresiones de arte popular, mayormente ilustraciones, que le envían los seguidores fanatizados con “Nuestra parte de noche” y otros cuentos y textos que además ha llevado al teatro y que, junto a muchos de sus escritos, forman parte de la exitosa presentación que desde marzo pasado viene realizando en escenarios de distintos puntos de la Argentina, “No traigan flores”.

En ese marco, tras agotar entradas para la función del 14 de diciembre en el Teatro Coliseo, Enriquez sumó una nueva el día 18 del mismo mes y, de esta manera la apuesta teatral que empezó como una experiencia performática regresa a la ciudad de Buenos Aires, junto al artista Alejandro Bustos y el contrabajo de Horacio “Mono” Hurtado.

Libros suyos de cuentos como “Los peligros de fumar en la cama” (The Dangers of Smoking in Bed), formaron parte de la “short list” (lista corta) del jurado del Booker Internacional 2021; el mismo año en que el por entonces flamante Premio Nobel de Literatura, el japonés Kazuo Ishiguro, lo elogió como uno de los mejores libros de ese ciclo.

Brujas, cementerios, espíritus y un fuerte espíritu de cultura pop que discute con la actualidad social, su obra de ficción incluye las novelas “Bajar es lo peor”, “Cómo desaparecer completamente” y “Este es el mar”; libros de cuentos como “Cuando hablábamos con los muertos” o “Ese verano a oscuras”, un cuento individual ilustrado.

Dentro de la no ficción se encuentran títulos como “Alguien camina sobre tu tumba. Mis viajes a cementerios”, “La hermana menor. Un retrato de Silvina Ocampo”; el inclasificable “El año de la rata”, con ilustraciones de Dr. Alderete” y el recién publicado “Porque demasiado no es suficiente. Mi historia de amor con Suede”.

Sigue leyendo

Historias Reflejadas

“Telaraña de historias”

Publicado

el

Telaraña de historias

Las agujas del reloj del cosmos avanzan sin cansarse y en ese devenir de horas todo lo unen, aún aquello que pretender separar.

Cada cosa sucede en el momento exacto, en la sabiduría del tiempo que siempre repara. De repente lo malo se convierte en bueno y aquello que se encuentra perdido, es de pronto un encuentro sublime.

Huecos de dolor transformados en caricias, guerras sin sentido que resignifican a muchos, hambre que es cosecha, penas que son alegrías y maldiciones encerradas que se liberan en bendiciones.

Mujeres guerreras entregadas con pasión a luchar por aquello que aman. Guerreros cansados, desdibujados como fantasmas, hombres enceguecidos de poder convertidos en estatuas.

Unas y otros entrelazados por los hilos que se reciclan en instantes eternos. Lo que termina da comienzo a lo siguiente y de esta manera se cumplen los designios de los dioses.

Historias atrapadas en el constante latir de segundos continuos, interminables y eternos, conectan a la humanidad en una telaraña de sueños pasados que se hacen visibles en el presente buscando un futuro.

Andrea Viveca Sanz

Se reflejan en esta historia: “Una mujer de fin de siglo” de María Rosa Lojo, “Lágrimas de revolución” de Graciela Ramos, “El relicario” de Ernesto Mallo y “El sacramento” de Fernanda Pérez

Sigue leyendo

Historias Reflejadas

“El ojo del mundo”

Publicado

el

El ojo del mundo

Hay un ojo en el cual es posible encontrar nuestro reflejo. Internarse en la profundidad de su mirada para mirarnos y descubrir la auténtica dimensión de cada cosa.

Del otro lado, en las sombras de uno mismo, yace implacable la verdad.

En la red de la vida, huyen por agujeros imprudentes los recuerdos de lo que nunca fuimos, y nos esclavizan.

Una llave brilla en la memoria del tiempo y sólo ella será capaz de abrir las puertas de la sabiduría ancestral.

Nada es lo que parece. En el reverso del paisaje, las ovejas se convierten en lobos y ambos buscan su libertad.

Todo está perfectamente tejido; detrás de las rejas que nos encarcelan es posible recorrer distancias infinitas, para encontrar enterrado en el fango de lo desconocido, un deseo olvidado.

Una cadena de acontecimientos imposibles de deshacer, se enredan en el tiempo y se entrelazan en busca de la felicidad.

En el futuro existe un ojo capaz de mostrarnos el otro lado, reflejado por aquellos que antes estuvieron ahí y nos invitan a cruzar las fronteras en busca de la paz.

Andrea Viveca Sanz

Se reflejan en esta historia: “El rapto”, de Miriam Molero; “Falcó”, de Arturo Pérez Reverte; “La locura de Onelli”, de Leopoldo Brizuela; y “Operación Esmeralda”, de María Correa Luna.

Sigue leyendo

Textos para escuchar

Un día de éstos – Gabriel García Márquez

Publicado

el


Gabriel García Márquez
lee su cuento Un día de éstos

El lunes amaneció tibio y sin lluvia. Don Aurelio Escovar, dentista sin título y buen madrugador, abrió su gabinete a las seis. Sacó de la vidriera una dentadura postiza montada aún en el molde de yeso y puso sobre la mesa un puñado de instrumentos que ordenó de mayor a menor, como en una exposición. Llevaba una camisa a rayas, sin cuello, cerrada arriba con un botón dorado, y los pantalones sostenidos con cargadores elásticos. Era rígido, enjuto, con una mirada que raras veces correspondía a la situación, como la mirada de los sordos.
Cuando tuvo las cosas dispuestas sobre la mesa rodó la fresa hacia el sillón de resortes y se sentó a pulir la dentadura postiza. Parecía no pensar en lo que hacía, pero trabajaba con obstinación, pedaleando en la fresa incluso cuando no se servía de ella.
Después de las ocho hizo una pausa para mirar el cielo por la ventana y vio dos gallinazos pensativos que se secaban al sol en el caballete de la casa vecina. Siguió trabajando con la idea de que antes del almuerzo volvería a llover. La voz destemplada de su hijo de once años lo sacó de su abstracción.
-Papá
-¿Qué?
-Dice el alcalde que si le sacas una muela.
-Dile que no estoy aquí.
Estaba puliendo un diente de oro. Lo retiró a la distancia del brazo y lo examinó con los ojos a medio cerrar. En la salita de espera volvió a gritar su hijo.
-Dice que sí estás porque te está oyendo.
El dentista siguió examinando el diente. Sólo cuando lo puso en la mesa con los trabajos terminados, dijo:
-Mejor.
Volvió a operar la fresa. De una cajita de cartón donde guardaba las cosas por hacer, sacó un puente de varias piezas y empezó a pulir el oro.
-Papá.
-¿Qué?
Aún no había cambiado de expresión.
-Dice que si no le sacas la muela te pega un tiro.
Sin apresurarse, con un movimiento extremadamente tranquilo, dejó de pedalear en la fresa, la retiró del sillón y abrió por completo la gaveta inferior de la mesa. Allí estaba el revólver.
-Bueno -dijo-. Dile que venga a pegármelo.
Hizo girar el sillón hasta quedar de frente a la puerta, la mano apoyada en el borde de la gaveta. El alcalde apareció en el umbral. Se había afeitado la mejilla izquierda, pero en la otra, hinchada y dolorida, tenía una barba de cinco días. El dentista vio en sus ojos marchitos muchas noches de desesperación. Cerró la gaveta con la punta de los dedos y dijo suavemente:
-Siéntese.
-Buenos días -dijo el alcalde.
-Buenos -dijo el dentista.
Mientras hervían los instrumentales, el alcalde apoyó el cráneo en el cabezal de la silla y se sintió mejor. Respiraba un olor glacial. Era un gabinete pobre: una vieja silla de madera, la fresa de pedal y una vidriera con pomos de loza. Frente a la silla, una ventana con un cancel de tela hasta la altura de un hombre. Cuando sintió que el dentista se acercaba, el alcalde afirmó los talones y abrió la boca. Don Aurelio Escovar le movió la cara hacia la luz. Después de observar la muela dañada, ajustó la mandíbula con una cautelosa presión de los dedos.
-Tiene que ser sin anestesia – dijo.
-¿Por qué?
-Porque tiene un absceso.
El alcalde lo miró en los ojos.
-Está bien -dijo, y trató de sonreír.
El dentista no le correspondió. Llevó a la mesa de trabajo la cacerola con los instrumentos hervidos y los sacó del agua con unas pinzas frías, todavía sin apresurarse. Después rodó la escupidera con la punta del zapato y fue a lavarse las manos en el aguamanil. Hizo todo sin mirar al alcalde. Pero el alcalde no lo perdió de vista.
Era un cordal inferior. El dentista abrió las piernas y apretó la muela con el gatillo caliente.
El alcalde se agarró a las barras de la silla, descargó toda su fuerza en los pies y sintió un vacío helado en los riñones, pero no soltó un suspiro. El dentista sólo movió la muñeca. Sin rencor, más bien con una amarga ternura, dijo:
-Aquí nos paga veinte muertos, teniente.
El alcalde sintió un crujido de huesos en la mandíbula y sus ojos se llenaron de lágrimas.
Pero no suspiró hasta que no sintió salir la muela. Entonces la vio a través de las lágrimas. Le pareció tan extraña a su dolor, que no pudo entender la tortura de sus cinco noches anteriores. Inclinado sobre la escupidera, sudoroso, jadeante, se desabotonó la guerrera y buscó a tientas el pañuelo en el bolsillo del pantalón. El dentista le dio un trapo limpio.
-Séquese las lágrimas -dijo.
El alcalde lo hizo. Estaba temblando. Mientras el dentista se lavaba las manos, vio el cielorraso desfondado y una telaraña polvorienta con huevos de araña e insectos muertos. El dentista regresó secándose las manos. “Acuéstese -dijo- y haga buches de agua de sal.” El alcalde se puso de pie, se despidió con un displicente saludo militar, y se dirigió a la puerta estirando las piernas, sin abotonarse la guerrera.
-Me pasa la cuenta -dijo.
-¿A usted o al municipio? -preguntó el dentista.
El alcalde no lo miró. Cerró la puerta, y dijo, a través de la red metálica:
-Qué carajo, es la misma vaina.

Sigue leyendo


Propietaria/Directora: Andrea Viveca Sanz
Domicilio Legal: 135 nº 1472 Dto 2, La Plata, Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA Nº 2022-106152549
Edición Nº